GILT

Un mo­de­lo de ne­go­cio que, sim­ple­men­te, de­jó de fun­cio­nar

Emprendedores - - Gestión -

Fun­da­da por cin­co em­pren­de­do­res en 2007, Gilt es­ta­ba lla­ma­da a pro­ta­go­ni­zar un éxi­to si­mi­lar al de Ama­zon. Si es­ta se ini­ció ven­dien­do li­bros, Gilt des­em­bar­có en un sec­tor más gla­mu­ro­so y ren­ta­ble: la ven­ta de se­ries cor­tas de mo­da y ar­tícu­los de lu­jo ba­jo el mo­de­lo flash, es de­cir, li­mi­ta­das en el tiem­po. Y la ver­dad es que el éxi­to de Gilt fue in­me­dia­to. Su fac­tu­ra­ción subió co­mo la es­pu­ma y pa­só de 25 mi­llo­nes de dó­la­res en 2008 a 650 mi­llo­nes en 2014. Era el lí­der de las ven­tas flash. Su gran mo­men­to, cuan­do lle­gó a ser la star­tup más po­pu­lar de Nue­va York, fue cuan­do pu­so a la ven­ta za­pa­tos de

Ch­ris­tian Lou­bou­tin al 50% de su pre­cio. El si­te es­tu­vo a pun­to de co­lap­sar­se con de­ce­nas de mi­les de pe­ti­cio­nes.

To­do em­pe­zó cuan­do Ke­vin

Ryan, el lí­der del gru­po y un em­pren­de­dor en se­rie, de­ci­dió lan­zar el si­te de e-com­mer­ce y li­festy­le al ver el éxi­to de la fran­ce­sa Ven­te-Pri­vee. Y se apre­su­ró a ha­cer­lo an­tes de que es­ta abrie­ra en Es­ta­dos Uni­dos. La idea gus­tó tan­to a los in­ver­so­res y su con­fian­za en Ryan y sus co­le­gas era tal que apor­ta­ron ca­si 300 mi­llo­nes en fi­nan­cia­ción. Gilt lle­gó a va­ler 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en su me­jor mo­men­to. Pe­ro, de re­pen­te y ca­si sor­pre­si­va­men­te, la com­pa­ñía em­pe­zó a su­frir brus­cas y con­ti­nua­das caí­das de sus ven­tas: to­do un desas­tre ya que, em­bar­ca­da en un fuer­te pro­ce­so de ex­pan­sión ha­bi­tual en el e-com­mer­ce –al­ma­ce­nes, trans­por­te…– Gilt aún es­ta­ba le­jos de ser ren­ta­ble.

An­te la re­nuen­cia de sus in­ver­so­res a po­ner más di­ne­ro, los ac­cio­nis­tas tra­ta­ron de sa­car la em­pre­sa a bol­sa, una idea que ve­nía de 2014 y que los ban­cos des­acon­se­ja­ron por lo que se des­es­ti­mó. Al fi­nal, la em­pre­sa fue ven­di­da en 2016 al pro­pie­ta­rio de Saks Fifth Ave­nue, el cé­le­bre

In­ten­tó re­pro­du­cir el éxi­to de Ven­te-Pri­vee en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro el cam­bio de es­tra­te­gia de las mar­cas de lu­jo fue le­tal pa­ra Gilt

gran al­ma­cén de Nue­va York, por 250 mi­llo­nes, me­nos que lo que ha­bían pues­to los in­ver­so­res. La gran pre­gun­ta es por qué és­tos le re­ti­ra­ron su apo­yo, jus­to a los dos años de ha­ber em­pe­za­do a caer, sin es­pe­rar que se re­cu­pe­ra­ra. A fin de cuen­tas, los in­ver­so­res de Ama­zon aguan­ta­ron 20 años sin be­ne­fi­cios. La res­pues­ta es que, mien­tras Ama­zon nun­ca pa­ró de cre­cer, el mo­de­lo de ne­go­cio de Gilt sim­ple­men­te de­jó de fun­cio­nar: tan­to pa­ra es­ta com­pa­ñía co­mo pa­ra las de­más que se de­di­ca­ban a las ven­tas on­li­ne de lu­jo.

Si du­ran­te la cri­sis las gran­des mar­cas de lu­jo es­ta­ban de­seo­sas de ce­der el ex­ce­so de in­ven­ta­rio a es­tas webs de ven­tas con des­cuen­to, una vez re­cu­pe­ra­da la eco­no­mía sim­ple­men­te de­ja­ron de ha­cer­lo.

Ke­vin Ryan La em­pre­sa fun­da­da por es­te em­pren­de­dor en se­rie qui­so emu­lar a Ama­zon, pe­ro no le acom­pa­ña­ron las ven­tas. _ ABRIL 2018 /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.