RDIO RDIO

Ba­jo el sín­dro­me de Spo­tify

Emprendedores - - Gestión -

Alos dos fun­da­do­res de es­te ser­vi­cio de mú­si­ca por strea­ming, los sue­cos Ni­klas Zenns­tröm y Ja­nus Friis, no se les po­día acu­sar de ser no­va­tos. An­tes de fun­dar Rdio Rdio en Es­ta­dos Uni­dos, ha­bían crea­do star­tups de enor­me éxi­to, en­tre ellas Sky­pe, que ven­die­ron a Mi­cro­soft por 8.500 mi­llo­nes de dó­la­res. Igual que en el ca­so de Gilt con Ven­te-Pri­vee, la idea de los dos em­pren­de­do­res era ade­lan­tar­se a la pre­vis­ta en­tra­da de Spo­tify en EE UU y ha­cer­se fuer­te an­tes de que la apli­ca­ción de strea­ming sue­ca lle­ga­ra al país: lo que ex­pli­ca que

Zenns­tröm y Friis ini­cia­ran las ope­ra­cio­nes de Rdio

Rdio en agos­to de 2010, año y me­dio des­pués de la fun­da­ción de Spo­tify.

La idea les pa­re­ció tan bue­na a los in­ver­so­res que la com­pa­ñía aca­bó re­cau­dan­do 125 mi­llo­nes de dó­la­res en fi­nan­cia­ción: su va­lo­ra­ción ex­ce­de­ría los 500 mi­llo­nes de dó­la­res, a los po­cos me­ses de em­pe­zar a fun­cio­nar. Ade­más, la va­lo­ra­ción de su ser­vi­cio no po­día ser me­jor. La re­vis­ta En­ter­tain­ment Weekly, des­pués de com­pa­rar va­rias apli­ca­cio­nes de strea­ming de mú­si­ca, con­cluía que la me­jor era la de Rdio Rdio: “Tie­ne el me­jor in­ter­fa­ce y es la que re­sul­ta más fá­cil de uti­li­zar”. Su web lle­gó a dar ser­vi­cio en 85 paí­ses con 24 mi­llo­nes de usua­rios.

Al fi­nal, sin em­bar­go, la apues­ta con­tra Spo­tify re­sul­tó frus­tra­da. En cuan­to la app sue­ca em­pe­zó a ex­ten­der­se en Es­ta­dos Uni­dos, Rdio Rdio em­pe­zó a per­der usua­rios y ven­tas. A pos­te­rio­ri, se­gún los ex­per­tos, no era tan­to una cues­tión de cuál era la me­jor sino de que ha­bía enor­mes ex­pec­ta­ti­vas pues­tas en Spo­tify en el mer­ca­do ame­ri­cano. Ha­bía un an­sia por apun­tar­se a la web sue­ca, a la que lla­ma­ban la ‘iTu­nes gra­tis’, por­que Spo­tify te­nía una ofer­ta gra­tis (free­mium), a cam­bio de pu­bli­ci­dad, al­go iné­di­to en Es­ta­dos Uni­dos y que no te­nía Rdio Rdio, que tar­dó mu­chos me­ses en reac­cio­nar y ofre­cer un ser­vio si­mi­lar. Cuan­do ya era tar­de. Por eso, en el sec­tor se con­si­de­ra que los dos em­pren­de­do­res sue­cos, si bien fue­ron ca­pa­ces de di­se­ñar un pro­duc­to ex­ce­len­te, fa­lla­ron por­que pres­ta­ban po­ca aten­ción a los te­mas de mar­ke­ting y dis­tri­bu­ción.

Lue­go, por si Spo­tify ya no fue­ra su­fi­cien­te, fue­ron sur­gien­do otros ser­vi­cios de strea­ming co­mo Dee­zer, MOG, Naps­ter o Rhap­sody, con lo que el am­bien­te com­pe­ti­ti­vo se vol­vió irres­pi­ra­ble. Pa­ra to­dos, me­nos pa­ra Spo­tify. En 2013, con el ob­je­ti­vo de bus­car un en­torno me­nos re­ñi­do, la em­pre­sa lan­zó Vdio, un ser­vi­cio de strea­ming de pe­lí­cu­las y se­ries al es­ti­lo de Net­flix. Fue un pro­yec­to frus­tra­do. Al fi­nal la em­pre­sa no pu­do re­sis­tir la pér­di­da de usua­rios, ven­tas y los nú­me­ros ro­jos cre­cien­tes y en 2015, cin­co años des­pués de su fun­da­ción, se de­cla­ra­ba en ban­ca­rro­ta y aca­ba­ba ven­di­da a Pan­do­ra Me­dia por una frac­ción del di­ne­ro pues­to por los in­ver­so­res, 75 mi­llo­nes de dó­la­res.

Te­nían un pro­duc­to ex­ce­len­te, se­gún los ex­per­tos, pe­ro fa­lla­ron por­que pres­ta­ban po­ca aten­ción al mar­ke­ting y la dis­tri­bu­ción

Ni­klas Zenns­trön. Fun­dó, jun­to a Ja­nus Friis, el ser­vi­cio mu­si­cal Rdio Rdio. No pu­die­ron com­pe­tir con el éxi­to de Spo­tify.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.