Pe­pe Ro­drí­guez,

Ha he­cho de la ne­ce­si­dad vir­tud al con­ver­tir la obli­ga­ción de co­ci­nar en el res­tau­ran­te fa­mi­liar en su pa­sión. Ha sal­ta­do a la fa­ma co­mo ju­ra­do del pro­gra­ma Mas­te­rchef, pe­ro él es an­te to­do un co­ci­ne­ro y un em­pren­de­dor. Nos cuen­ta sus re­ce­tas pa­ra ges­tion

Emprendedores - - [Sumario] - ISA­BEL GAR­CÍA MÉN­DEZ

chef de El Bohío y po­pu­lar pre­sen­ta­dor de Mas­te­rchef, cuen­ta su mé­to­do pa­ra ges­tio­nar un res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lín.

Una de las re­glas em­pre­sa­ria­les más acep­ta­das es la de que só­lo se triun­fa en aque­llo que nos apa­sio­na, por eso siem­pre se acon­se­ja a los em­pren­de­do­res que re­bus­quen en sus vo­ca­cio­nes pa­ra arran­car un pro­yec­to. Pe­ro, co­mo en to­da ley, exis­te la ex­cep­ción que la cum­ple. Y el ca­so de Pe­pe Ro­drí­guez, chef de El Bohío y ju­ra­do de Mas­te­rchef, la per­so­ni­fi­ca a la per­fec­ción. Lo que em­pe­zó sien­do una obli­ga­ción se ha con­ver­ti­do en una pa­sión que le ha gran­jea­do in­fi­ni­dad de re­co­no­ci­mien­tos, des­de una es­tre­lla Mi­che­lín o dos So­les Rep­sol has­ta el Premio Co­ci­ne­ro del Año o el Premio Na­cio­nal de Gas­tro­no­mía, en­tre otros.

“No pen­sé ja­más que me de­di­ca­ría a la co­ci­na. Cuan­do mi ma­dre en­fer­mó, mi her­mano y yo tu­vi­mos que tur­nar­nos en la co­ci­na. Pe­ro des­cu­brí una chis­pa que me conquistó y me que­dé yo. La co­ci­na es muy crea­ti­va y eso aca­ba en­gan­chan­do. Su­pon­go que es co­mo cuan­do odias el agua y tu pa­dre te ti­ra a la pis­ci­na y te di­ce: “si quie­res sa­lir, na­da”. Y no te que­da más re­me­dio que dar una bra­za­da tras otra has­ta que aca­bas ga­nan­do me­da­llas. Es una cues­tión de es­fuer­zo, te­són y sa­cri­fi­cio”. Así re­cuer­da Ro­drí­guez su ate­rri­za­je en las co­ci­nas de El Bohío, el res­tau­ran­te fa­mi­liar fun­da­do por su abue­la y su tía en 1934 al re­gre­sar de Cu­ba y que, tras un pa­rén­te­sis, fue reabier­to por sus pa­dres en 1971. Hoy, re­pre­sen­ta jun­to a su her­mano Die­go, di­rec­tor de sa­la, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción al fren­te del lo­cal. “Mi ma­dre me en­se­ñó los pri­me­ros pa­sos, pe­ro que­ría apren­der y em­pe­cé a ir du­ran­te los ve­ra­nos en que ce­rra­ba el res­tau­ran­te a for­mar­me con los gran­des, con Be­ra­sa­te­gui, Ar­zak, Mu­gu­ru­za, Jean Luc Fi­gue­ras… Es im­por­tan­te te­ner es­pe­jos don­de mi­rar­se. Y ac­ti­tud y ga­nas de su­pera­ción. Yo pa­so más ho­ras en la co­ci­na que un de­por­tis­ta de éli­te en­tre­nan­do”.

EL PA­PEL DE LA SUER­TE

La lle­ga­da de Mas­te­rchef fue ca­si pro­vi­den­cial por­que “ca­yó jus­to en me­dio de la cri­sis y nos vino de ma­ra­vi­lla. Los pro­duc­to­res des­cu­brie­ron unos ví­deos de You­tu­be que yo ha­bía he­cho y me lla­ma­ron. La suer­te jue­ga un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo en la vi­da. Mi abue­la me de­cía siem­pre: ‘suer­te te dé Dios, que sa­ber na­da te va­le’. Y es cier­to, ¡cuán­ta gen­te hay que sa­be mu­cho a la que no le pa­só nun­ca el tren! Es cru­cial es­tar en el si­tio jus­to, en el mo­men­to jus­to y a la ho­ra jus­ta. Yo no soy un hom­bre de te­le­vi­sión y es­ta­ba en una co­ci­na, pe­ro pen­sé ¿por qué no? Con la cri­sis te­nía to­do el tiem­po del mun­do así que de­ci­dí pro­bar. Eso me ha per­mi­ti­do des­cu­brir una se­gun­da pro­fe­sión, con la que me di­vier­to mu­chí­si­mo”.

De su es­ti­lo de ges­tión de El Bohío des­ta­ca­mos dos lec­cio­nes de em­pre­sa muy úti­les:

Tra­ba­jar ba­jo pre­sión. Las co­ci­nas de un es­tre­lla Mi­che­lín re­zu­man adre­na­li­na y pre­sión. ¿Có­mo se re­suel­ve es­ta ten­sión? “Con na­tu­ra­li­dad. Si co­cino bien, si lo pre­pa­ro bien, si lo pre­sen­to bien y lo sir­vo bien, el clien­te se irá sa­tis­fe­cho. No me qui­ta el sue­ño una va­lo­ra­ción me­dio­cre en una guía, pe­ro sí la crí­ti­ca de un clien­te. Me voy a ca­sa mal­hu­mo­ra­do y no de­jo de dar­le vuel­tas has­ta que en­cuen­tro la so­lu­ción”.

Ac­tuar co­mo en­tre­na­dor. “La cla­ve es con­se­guir que el equi­po flu­ya so­lo. La gran ma­yo­ría de la gen­te de nues­tra co­ci­na ha em­pe­za­do de prác­ti­cas. Al ca­bo del año pue­den pa­sar 50 por el res­tau­ran­te. Mi pa­pel es el de en­tre­na­dor, iden­ti­fi­car dón­de en­ca­ja mejor ca­da per­fil: quién tie­ne ma­de­ra de lí­der pa­ra con­ver­tir­se en mi se­gun­do, quién es­tá mejor en sa­la, quién mejor en co­ci­na, quién va de­lan­te, quién de­trás… Se tra­ta de en­ca­jar a ca­da uno en su pues­to y alec­cio­nar­los”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.