PLD Spa­ce

Atis­bar un ni­cho de ne­go­cio sin cu­brir en el mer­ca­do es­pa­cial eu­ro­peo y lan­zar­se a la aven­tu­ra de cons­truir un lan­za­dor de minisatélites de ta­ma­ño re­du­ci­do y a ba­jo cos­te. Fue la idea que es­tu­vo en el ori­gen de PLD Spa­ce. -

Emprendedores - - [Sumario] - EVA R. SO­LER

cons­tru­ye lan­za­do­res de sa­té­li­tes de ta­ma­ño re­du­ci­do y ba­jo cos­te. Un pro­yec­to crea­do por Raúl To­rres y Raúl Verdú.

El pro­yec­to con­ven­ció a los gran­des del sec­tor de la ae­ro­náu­ti­ca y, en me­nos de sie­te años, PLD Spa­ce ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so: de los 9 me­tros cua­dra­dos de su pe­que­ña sa­la de in­ves­ti­ga­cio­nes han pa­sa­do a unas ins­ta­la­cio­nes de 3.000 me­tros, ade­más de un ban­co de prue­bas en el ae­ró­dro­mo de Te­ruel. Su equi­po ha cre­ci­do de seis a vein­te em­plea­dos. En 2018 es­pe­ran ce­rrar una ron­da de in­ver­sión de 8.000.000 de eu­ros.

ASÍ NA­CIÓ LA IDEA

Cons­truir un pe­que­ño cohe­te es­pa­cial pa­ra lan­zar minisatélites en ór­bi­ta. Esa idea se les ocu­rrió ha­ce sie­te años a dos jó­ve­nes in­ge­nie­ros, Raúl To­rres y Raúl Verdú, en un con­cur­so de es­tu­dian­tes or­ga­ni­za­do por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea. To­rres y Verdú se die­ron cuen­ta de que en el mer­ca­do es­pa­cial ha­bía un ni­cho im­por­tan­te sin cu­brir. “El mer­ca­do de los sa­té­li­tes es­pa­cia­les ha evo­lu­cio­na­do mu­cho. Sa­té­li­tes que an­tes te­nían el ta­ma­ño de un au­to­bús hoy ca­ben en el ma­le­te­ro de un co­che o en la pal­ma de una mano. Sin em­bar­go, el ta­ma­ño de los cohe­tes que lan­zan es­tos sa­té­li­tes no ha cam­bia­do y pa­ra po­ner en ór­bi­ta un sa­té­li­te del ta­ma­ño de una si­lla se si­gue uti­li­zan­do un cohe­te de una al­tu­ra de vein­te plan­tas”, ex­pli­can.

Es­ta iló­gi­ca si­tua­ción les mo­ti­vó a crear PLD Spa­ce, un pro­yec­to in­dus­trial ca­ro y arries­ga­do y “en un país don­de es­te ti­po de ini­cia­ti­vas se mi­ra con re­ce­lo y des­de le­jos”. Pe­ro To­rres y Verdú lo te­nían cla­ro e in­tu­ye­ron que el fu­tu­ro de la ae­ro­náu­ti­ca es­ta­ba en esos pe­que­ños cohe­tes: “Es un ne­go­cio que no ren­ta­ba a las gran­des em­pre­sas del sec­tor (175 mi­llo­nes de dó­la­res por cohe­te fren­te a 5 mi­llo­nes). Es­te ne­go­cio só­lo po­día rea­li­zar­los una em­pre­sa pe­que­ña y ha­bía mu­cha tar­ta que re­par­tir: el 70% del mer­ca­do lo com­po­nen los pe­que­ños sa­té­li­tes”. Y así na­ció, en 2011, la pri­me­ra star­tup es­pa­ño­la de la in­dus­tria es­pa­cial eu­ro­pea.

Pa­ra el con­cur­so don­de se ges­tó la idea, ‘los Raú­les’ desa­rro­lla­ron de ma­ne­ra ca­si ar­te­sa­nal, y con só­lo 1.500 eu­ros, un pe­que­ño cohe­te de 1 ki­ló­me­tro de al­tu­ra y que por­ta­ba en su in­te­rior dos Ca­nSat (sa­té­li­tes la­ta). Y co­mo creían en su pro­yec­to es­tu­dia­ron la via­bi­li­dad de ha­cer un cohe­te más gran­de y más po­ten­te que fue­se ca­paz de lle­gar al es­pa­cio. Lo bau­ti­za­ron co­mo AIRON 1.

UN PRI­MER MI­LLÓN DE EU­ROS PA­RA FI­NAN­CIAR EL PRO­YEC­TO

Cons­ti­tui­da la em­pre­sa con el nom­bre de PLD Spa­ce, To­rres y Verdú dan el si­guien­te pa­so: con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra desa­rro­llar un lan­za­dor más pe­que­ño, ba­ra­to y ren­ta­ble, lo que con­ven­ció al Cen­tro de De­sa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co In­dus­trial (CEDETI) que les ofre­ció 250.000 eu­ros con la con­di­ción de con­se­guir por sus me­dios otros 750.000 eu­ros. Re­to que tam­bién lo­gra­ron. ¿Có­mo?

“Gra­cias al apo­yo de pe­que­ños in­ver­so­res pri­va­dos que apos­ta­ron por una em­pre­sa dis­rup­ti­va en el ám­bi­to in­dus­trial y no en el de In­ter­net”, ex­pli­can los fun­da­do­res. “Con es­te pri­mer mi­llón, desa­rro­lla­mos una tec­no­lo­gía de pro­pul­sión líquida de que­ro­seno más oxí­geno lí­qui­do (ke­ro­lox), que só­lo ha­bían desa­rro­lla­do gi­gan­tes co­mo Air­bus y Rolls Roi­ce”.

De es­ta for­ma, PLD Spa­ce se con­vier­te, par­tien­do de ce­ro, en la pri­me­ra star­tup en Eu­ro­pa que tra­ba­ja con pro­pul­sión líquida pa­ra sa­té­li­tes: “un sis­te­ma com­ple­jo que com­bi­na oxí­geno lí­qui­do a 185 gra­dos ba­jo ce­ro y que­ro­seno a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te”. Es­te lo­gro lla­ma la aten­ción de la Agen­cia Es­pa­cial Ale­ma­na (DLR), que se con­vier­te en su pri­mer clien­te.

LLE­GAN LOS GRAN­DES APOYOS INS­TI­TU­CIO­NA­LES

Ese im­pul­so les abre nue­vas puer­tas. “Dos años más tar­de CEDETI vuel­ve a apo­yar­nos y el Go­bierno es­pa­ñol aprue­ba el pro­yec­to TEPREL (Tec­no­lo­gía Es­pa­ño­la de Pro­pul­sión Re­uti­li­za­ble Es­pa­cial pa­ra Lan­za­do­res) que más tar­de desem­bo­ca­rá en el cohe­te Arion 1.

En 2016 con­si­guen una nue­va ron­da de in­ver­sión pri­va­da de GMV, im­por­tan­te com­pa­ñía de soft­wa­re pa­ra sa­té­li­tes y lan­za­do­res, que se con­vier­te en ac­cio­nis­ta de PLD Spa­ce, tras fir­mar un acuer­do en enero de 2017. Ade­más, con­si­guen el apo­yo de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) pa­ra desa­rro­llar tec­no­lo­gías de sis­te­mas de lan­za­mien­to re­uti­li­za­bles.

“Co­mien­za pa­ra no­so­tros un gran desafío: el pro­yec­to LPSR (Li­quid Pro­pul­sion Spa­ce Re­co­very) que no es otra co­sa que lan­zar un cohe­te al es­pa­cio, re­cu­pe­rar­lo y re­uti­li­zar­lo”. En Eu­ro­pa só­lo exis­tía know how en cohe­tes con com­bus­ti­ble só­li­do, de for­ma que PLD Spa­ce se con­vier­te, una vez más, en pio­ne­ra.

/ AGOS­TO 2018 Raúl Verdú (a la iz­quier­da) y Raúl To­rres, fun­da­do­res de PLD Spa­ce.

Se­gún los fun­da­do­res de PLD Spa­ce, el mer­ca­do de mi­cro lan­za­do­res se­gui­rá cre­cien­do sin pa­rar. Su ob­je­ti­vo: con­ver­tir­se en el gran lí­der eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.