Ige­ne­ris

Ige­ne­ris pro­mue­ve el in­tra­em­pren­di­mien­to en las em­pre­sas. Se ins­ta­lan en sus ofi­ci­nas y ven po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio que los pro­pios de­par­ta­men­tos de I+D, en­fras­ca­dos en el día a día, ni si­quie­ra lle­gan a sos­pe­char. Es un mé­to­do que han im­plan­ta­do con éxi

Emprendedores - - [Sumario] - DA­VID RA­MOS

es una pe­cu­liar con­sul­to­ra de innovación que pro­mue­ve el in­tra­em­pren­di­mien­to en el in­te­rior de las em­pre­sas.

Se­gu­ro que al­gu­na vez has vis­to las con­sig­nas inteligentes Ho­mePaq de Co­rreos, ins­ta­la­das en cen­tros co­mer­cia­les, co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos, etc. Y es po­si­ble que te ha­ya in­tere­sa­do sa­ber cuán­to cos­ta­ría po­ner pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos en tu te­ja­do pa­ra au­to­abas­te­cer­te de elec­tri­ci­dad. Si es así, es muy pro­ba­ble que ha­yas lle­ga­do a la web de Vies­go So­lar. Pues es­tas dos ini­cia­ti­vas tie­nen al­go en co­mún: han si­do desa­rro­lla­das por la con­sul­to­ra de innovación Ige­ne­ris.

En los úl­ti­mos años es­ta­mos vien­do que las ma­yo­res in­no­va­cio­nes pro­ce­den de star­tups rompe­doras, que crean nue­vos mo­de­los de ne­go­cio pa­ra ex­plo­tar ni­chos mer­ca­do ‘vír­ge­nes’. És­ta pa­re­ce la úni­ca ma­ne­ra de me­jo­rar ven­tas en sec­to­res ma­du­ros, don­de la du­ra com­pe­ten­cia y la es­tre­chez de már­ge­nes de­ja po­co es­pa­cio pa­ra cre­cer. Y aquí en­tra en es­ce­na Ige­ne­ris, es­pe­cia­li­za­da en in­ven­tar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio cons­trui­dos en el pe­rí­me­tro de la ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de las com­pa­ñías o que ex­plo­ren una for­ma di­fe­ren­te de di­ri­gir­se al mer­ca­do, opor­tu­ni­da­des que no sue­len de­tec­tar los de­par­ta­men­tos de I+D+i tra­di­cio­na­les, más orien­ta­dos ha­cia una innovación “con­ven­cio­nal”.

“La innovación en el mo­de­lo de ne­go­cio se es­ta­ba uti­li­zan­do po­co. To­da­vía no en­con­tra­mos ni una so­la em­pre­sa que lo ha­ga real­men­te bien, más allá de los Ama­zon, Goo­gle, etc. De­tec­ta­mos un hue­co por­que veía­mos que era una ne­ce­si­dad. Y más aún en ese mo­men­to –en 2011, año de crea­ción de Ige­ne­ris-, por­que Es­pa­ña es­ta­ba en cri­sis. El mer­ca­do se ha­bía pa­ra­do, por lo que te­nía sen­ti­do po­ner en mar­cha nue­vas ideas pa­ra sa­lir del ho­yo”, afir­ma Jo­sé Ló­pez, CEO de la com­pa­ñía.

MO­DE­LOS ‘LLA­VE EN MANO’

Sus pri­me­ros clien­tes fue­ron Co­rreos y Cam­po­frío. Des­pués lle­ga­rían otras gran­des com­pa­ñías, co­mo San­tan­der, Idi­lia Foods, SM, Al­ge­co, Vies­go, Ilu­nion o Ze­na. Aún no han da­do el sal­to in­ter­na­cio­nal pe­ro es­tá en sus pla­nes pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio, pro­ba­ble­men­te de la mano de al­gún clien­te con pre­sen­cia fue­ra de nues­tro país. Mé­xi­co y Chi­le po­drían ser sus pri­me­ros des­ti­nos.

Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na es­te ti­po de con­sul­to­ría? Los ex­per­tos de Ige­ne­ris se ins­ta­lan en las ofi­ci­nas del clien­te pa­ra en­ten­der mejor sus re­tos, su cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va, có­mo pien­san los em­plea­dos, cuá­les son sus pun­tos fuer­tes, etc. “Una vez que ve­mos las opor­tu­ni­da­des exis­ten­tes, ge­ne­ra­mos un ring con­cre­to de innovación, que in­ten­ta­mos de­fi­nir muy bien. En una eléc­tri­ca, por ejem­plo, si nos cen­tra­mos en au­to­con­su­mo de ener­gía fo­to­vol­tai­ca, no nos des­via­mos ha­cia pro­pues­tas re­fe­ri­das a la red de dis­tri­bu­ción. Des­pués ana­li­za­mos ese ring a par­tir de cin­co án­gu­los di­fe­ren­tes, des­de ele­men­tos muy pe­ga­dos a la com­pa­ñía has­ta otros to­tal­men­te ale­ja­dos. Los más cer­ca­nos se­rían sus com­pe­ten­cias cla­ve que le apor­ta va­lor. Los más ale­ja­dos se­rían nue­vos pa­ra­dig­mas y nue­vas tec­no­lo­gías, que es­tán ya en el mer­ca­do pe­ro que qui­zá no se han plan­tea­do. Y en­tre me­dias es­tán las ne­ce­si­da­des del clien­te, las opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do o los dog­mas de la in­dus­tria”, ex­pli­ca

Mi­guel Urre­cha, ma­na­ger de la com­pa­ñía. Es­te aná­li­sis mul­ti­pers­pec­ti­va es la ba­se so­bre la que se ge­ne­ran las ideas. “Al­gu­nas só­lo in­no­van en una pe­que­ña par­te del mo­de­lo, co­mo una nue­va pro­pues­ta de va­lor, una ma­ne­ra di­fe­ren­te de co­brar, un cam­bio en las alian­zas con po­si­bles part­ners, etc. Nos que­da­mos con dos o tres pro­yec­tos que tra­ba­ja­mos en pro­fun­di­dad, ha­cien­do un plan fi­nan­cie­ro ex­haus­ti­vo”, pre­ci­sa Urre­cha.

A par­tir de es­ta se­lec­ción, el clien­te es­co­ge el pro­yec­to que desea desa­rro­llar. El di­se­ño de mo­de­lo

de ne­go­cio lle­va al­re­de­dor de tres me­ses. Y des­pués lle­ga una fa­se de prue­ba pa­ra va­li­dar las hi­pó­te­sis (tres me­ses más). Al fi­nal, en­tre­ga un mo­de­lo lla­ve en mano. “Nos com­pro­me­te­mos a que esa idea ori­gi­nal pue­da es­tar ya fac­tu­ran­do cuan­do la en­tre­ga­mos. Y nos com­pro­me­te­mos a lo­grar me­jo­ras in­cre­men­ta­les con al­go nue­vo y dis­rup­ti­vo. El pay­back de la in­ver­sión del clien­te es in­me­dia­to”.

HO­MEPAQ DE CO­RREOS: UN SIS­TE­MA PIO­NE­RO

Co­rreos fue el pri­mer clien­te de Ige­ne­ris. “Su ne­go­cio nu­clear era la car­ta or­di­na­ria, que ba­ja­ba en­tre el 10% y el 20% to­dos los años. Hi­cie­ron un plan pa­ra rein­ven­tar­se, con­vo­can­do un con­cur­so que ga­na­mos. Así sur­gió Ho­mePaq”, ex­pli­ca Ló­pez.

Es un sis­te­ma de con­sig­nas inteligentes co­lo­ca­das en lu­ga­res co­mu­nes (cen­tros co­mer­cia­les, co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos…), don­de se pue­de re­ci­bir y en­viar pa­que­tes con se­gu­ri­dad. “Fue­ron los pri­me­ros en ins­ta­lar­lo (fun­cio­na des­de 2014) y aho­ra la com­pe­ten­cia es­tá in­ten­tan­do re­pli­car la idea”.

Pa­ra lle­gar a es­ta so­lu­ción se tu­vie­ron en cuen­ta tan­to las ne­ce­si­da­des del clien­te co­mo los pun­tos fuer­tes de

Co­rreos: “Ca­da vez se com­pra­ba más en ecom­mer­ce y ha­bía mu­chos pro­ble­mas en las en­tre­gas. Re­vi­sa­mos las com­pe­ten­cias de Co­rreos y vi­mos que era la úni­ca em­pre­sa de Es­pa­ña que lle­ga­ba to­dos los días a to­dos los por­ta­les del país. Uni­mos am­bas pie­zas has­ta que en­ca­jó el puz­le”, co­men­ta Urre­cha.

AL­GE­CO: CA­SE­TAS DE OBRA LOW COST

Otro ejem­plo de innovación desa­rro­lla­do por Ige­ne­ris fue el rea­li­za­do pa­ra Al­ge­co, em­pre­sa de ven­ta y al­qui­ler de ca­se­tas de obra y de cons­truc­cio­nes mo­du­la­res. “Vi­mos que en el pro­ce­so de con­tra­tar una ca­se­ta, des­de la pri­me­ra lla­ma­da que ha­ce el je­fe de obra al co­mer­cial, ha­bía que dar 17 pa­sos”, se­ña­la Ló­pez. Ade­más, mu­chas ope­ra­cio­nes se caían al con­sul­tar el in­for­me de ries­gos. Las cons­truc­to­ras em­pie­zan a pa­gar a sus pro­vee­do­res a 180 días, por lo que ha­bía que ase­gu­rar­se de que tu­vie­ran li­qui­dez tras ter­mi­nar la obra. Sin em­bar­go, pue­de que se tra­ta­se de clien­tes que te­nían di­ne­ro al so­li­ci­tar la ca­se­ta, an­tes de co­men­zar.

“Di­se­ña­mos una ca­se­ta ‘co­mo­di­ti­zan­do’ to­da­vía más el pro­duc­to. Ade­más, usa­mos in­ter­net pa­ra ven­der­lo, pe­se a ser un ca­nal no usa­do pa­ra es­to. En vez pa­gar a 180 días, se pa­ga­ba to­do el al­qui­ler por ade­lan­ta­do. Nos di­je­ron que el sec­tor no fun­cio­na­ba así pe­ro em­pe­za­mos a tes­tar­lo”, ex­pli­ca.

Ige­ne­ris creó la mar­ca Ca­se­ting.com y se po­si­cio­nó en una fran­ja de pre­cio ba­jo. “Tu­vi­mos una con­ver­sión muy bue­na y co­men­za­mos a pro­bar la elas­ti­ci­dad del pre­cio. La con­ver­sión iba ba­jan­do pe­ro se man­te­nía en ni­ve­les al­tos. Apren­di­mos que ha­bía un ni­cho con mu­cha elas­ti­ci­dad, di­ri­gi­do a clien­tes que te­nían el di­ne­ro y ne­ce­si­ta­ban las ca­se­tas, por lo que es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar por ade­lan­ta­do”, es­pe­ci­fi­ca Ló­pez.

VIES­GO: AU­TO­CON­SU­MO FO­TO­VOL­TAI­CO

Ige­ne­ris co­la­bo­ró con la eléc­tri­ca Vies­go en el ne­go­cio de ener­gía so­lar fo­to­vol­tai­ca de au­to­con­su­mo. Hi­zo un es­tu­dio de mer­ca­do y se de­tec­tó que los in­tere­ses reales de los con­su­mi­do­res no coin­ci­dían exac­ta­men­te con los que se po­drían es­pe­rar. “La gen­te mu­chas ve­ces mien­te. To­do el mun­do de­cía que com­pra­ría un sis­te­ma fo­to­vol­tai­co por­que es eco­ló­gi­co, etc. Pe­ro a la par de las lla­ma­das, crea­mos una web con una par­te so­bre as­pec­tos eco­ló­gi­cos (si­mu­la­dor de CO2 que de­ja de emi­tir­se, etc.) y otra con in­for­ma­ción del pre­cio y aho­rro que ge­ne­ra. La gen­te pa­sa­ba mu­cho más tiem­po en la par­te del pre­cio que en la de eco­lo­gía. Vi­mos que lo ver­de es un add-on, que es­tá muy bien pe­ro no es un dri­ver de com­pa. Si te po­si­cio­nas só­lo en lo eco­ló­gi­co, lle­gas a un pe­que­ño ni­cho de mer­ca­do, que son los que ya es­tán con­ven­ci­dos de que lo quie­ren ha­cer”, pun­tua­li­za.

Se creó una web con un si­mu­la­dor con el que los in­tere­sa­dos pue­den re­ci­bir una preofer­ta se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de su pro­pio te­ja­do. A los dos días, se les ofre­ce un pre­su­pues­to de­ta­lla­do. El mé­to­do ob­tu­vo muy bue­nos re­sul­ta­dos.

/ AGOS­TO 2018

Ige­ne­ris sur­gió co­mo res­pues­ta a la ne­ce­si­dad de las gran­des em­pre­sas de en­con­trar nue­vos in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.