El sec­tor in­mo­bi­lia­rio, opor­tu­ni­dad pa­ra em­pren­de­do­res

Emprendedores - - Opinión - JUAN FER­NÁN­DEZ-ACEY­TUNO / Con­se­je­ro de­le­ga­do de So­cie­dad de Ta­sa­ción.

Los aná­li­sis so­bre la evo­lu­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio sue­len to­mar co­mo re­fe­ren­cia los in­cre­men­tos de pre­cio y no la ge­ne­ra­ción de va­lor. El au­tor re­fle­xio­na so­bre es­ta cues­tión y nos ofre­ce va­lio­sas pis­tas de las op­cio­nes pa­ra em­pren­der en un sec­tor lleno de opor­tu­ni­da­des.

Es­ta épo­ca del año pa­re­ce que in­vi­ta a ha­cer ba­lan­ce pa­ra to­mar im­pul­so y lle­var a buen puer­to los pro­pó­si­tos pen­dien­tes del sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Aun­que tí­mi­da­men­te to­da­vía, cree­mos que los es­fuer­zos que se han rea­li­za­do, tan­to des­de el ám­bi­to pú­bli­co en ma­te­ria de re­gu­la­ción, co­mo des­de el pro­pio sec­tor pa­ra re­ge­ne­rar un mer­ca­do tan con­ser­va­dor y tra­di­cio­nal­men­te fal­to de trans­pa­ren­cia co­mo el in­mo­bi­lia­rio, em­pie­zan a dar sus fru­tos y co­mien­zan a vis­lum­brar­se una se­rie de opor­tu­ni­da­des en el horizonte que, sin lu­gar a du­das, mar­ca­rán nues­tro fu­tu­ro. Es qui­zás mo­men­to ya de ana­li­zar el sec­tor des­de el pun­to de vis­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra em­pren­der pro­yec­tos, in­dus­trias y ser­vi­cios au­xi­lia­res, apor­tan­do in­no­va­ción y so­lu­cio­nes, sean tec­no­ló­gi­cas o no. Vea­mos cuá­les po­drían ser al­gu­nas de ellas…

PEN­SAN­DO EN EL CLIEN­TE

¿Quién es el clien­te en una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria? Aun­que pue­da sor­pren­der, des­de el pun­to de vis­ta de un aná­li­sis trans­ver­sal de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que po­de­mos ofre­cer, pue­den ser va­rios los clien­tes. Tra­di­cio­nal­men­te el mer­ca­do se ha cen­tra­do en acer­car­se al ven­de­dor de la vi­vien­da, que in­tui­ti­va­men­te es el pri­me­ro que ne­ce­si­ta ase­so­ra­mien­to tan­to téc­ni­co co­mo co­mer­cial a la ho­ra de po­ner un ac­ti­vo en ven­ta, que es quien re­quie­re de me­dios de co­mu­ni­ca­ción o por­ta­les que anun­cien su pi­so, etc. Sin em­bar­go, en un mer­ca­do de ex­ce­so de ofer­ta y fal­ta de de­man­da de vi­vien­da co­mo es el que nos en­con­tra­mos, el pro­ta­go­nis­ta es el com­pra­dor. Ini­cia­ti­vas de pro­fe­sio­na­les y he­rra­mien­tas que tra­ba­jen en ex­clu­si­va pa­ra és­te, con­se­gui­rán di­fe­ren­ciar­se y en­con­trar un ni­cho de ne­go­cio po­co desa­rro­lla­do has­ta el mo­men­to.

FOR­MA­CIÓN PRO­FE­SIO­NAL CUA­LI­FI­CA­DA

Pue­de sor­pren­der, pe­ro vol­ve­mos a los tiem­pos don­de la dis­po­ni­bi­li­dad de ofer­ta de pro­fe­sio­na­les del sec­tor se echa de me­nos. Los cos­tes de cons­truc­ción se es­tán dis­pa­ran­do por fal­ta de mano de obra. Quien con­si­ga for­mar, atraer y coor­di­nar pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos, ya sea de otras re­gio­nes o de otros paí­ses ha­cia las áreas don­de se de­man­dan pa­ra desa­rro­llar y cons­truir pro­yec­tos, tie­ne una opor­tu­ni­dad. Los ex­ce­sos del ci­clo an­te­rior ex­pul­sa­ron a mu­chos pro­fe­sio­na­les que hoy en­con­tra­rían tra­ba­jo en 24 ho­ras.

LA DI­GI­TA­LI­ZA­CIÓN Y EL BIG DA­TA.

En los úl­ti­mos años he­mos asis­ti­do a un sur­gi­mien­to de start ups al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­das con en­fo­que en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio que han da­do lu­gar a una ca­te­go­ría que se ha de­no­mi­na­do “Prop­tech”. Des­de so­lu­cio­nes de va­lo­ra­cio­nes, aná­li­sis de ries­gos, pa­san­do por do­mó­ti­ca o ins­ta­la­cio­nes que me­jo­ran la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la tec­no­lo­gía y el big da­ta apli­ca­do a la pre­dic­ción de da­tos y la to­ma de de­ci­sio­nes, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial…To­do ello ha he­cho evo­lu­cio­nar en muy po­co tiem­po un sec­tor tra­di­cio­nal­men­te po­co in­no­va­dor, ge­ne­ran-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.