Es­tas star­tups na­cie­ron en un au­la

En los úl­ti­mos años los cen­tros pa­ra em­pren­de­do­res de las es­cue­las de ne­go­cios es­pa­ño­las han con­tri­bui­do a crear de­ce­nas de star­tups, al­gu­nas muy exi­to­sas.

Emprendedores - - Gestión - FER­NAN­DO BARCIELA

Que una bue­na par­te de los em­pren­de­do­res es­pa­ño­les han cur­sa­do un Master o un MBA en al­gu­na de las gran­des es­cue­las de ne­go­cios es al­go ya sa­bi­do. Pe­ro que mu­chos de ellos han idea­do su star­tup o han re­ci­bi­do apo­yo pa­ra ella en las pro­pias au­las, es al­go me­nos co­no­ci­do. Y, sin em­bar­go, es­ta es una op­ción ca­da vez más bus­ca­da por los alum­nos. Un ejem­plo: en IE el 25% de sus gra­dua­dos aca­ban crean­do su em­pre­sa.

En la ac­tua­li­dad, las ci­fras de en­tre­pre­neurs­hip en las es­cue­las de ne­go­cios em­pie­zan a ser im­pre­sio­nan­tes. Por el Área 31 de IE Bu­si­ness School, pa­san más de 150 pro­yec­tos al año y los bu­si­ness

an­gels, li­ga­dos al cen­tro con­tri­bu­yen a fi­nan­ciar más de 20 pro­yec­tos ca­da año. De ahí que la lis­ta de em­pren­de­do­res que han ini­ci­dao sus em­pre­sas, apo­ya­dos en los vi­ve­ros, in­cu­ba­do­ras y ace­le­ra­do­res de star­tups de es­tas es­cue­las, y fi­nan­ciar sus pro­yec­to con la ayu­da de sus fo­ros de in­ver­sión, es ca­da vez más am­plia e in­clu­ye a em­pren­de­do­res ya tan asen­ta­dos co­mo Lu­cas Car­né y Jo­sé Ma­nuel Villanueva, de Pri­va­lia (IE­SE); Phi­lip­pe Ge­lis y An­to­ni Ra­mi, de Kan­tox (ESA­DE); Carlota Pi, de Ho­la­luz (IE­SE); Mein­rad Spen­ger, de Ma­sMo­vil (IE); Bern­hard Nies­ner, de Bu­suu (IE); Ti­mo Bue­te­fisch, de Cool­tra (IE­SE); Mi­guel Vicente, de Wa­lla­pop (IE) o Jau­me Go­má, de Ula­box (ESA­DE). En es­te re­por­ta­je, cin­co de es­tos em­pren­de­do­res cuen­tan su ex­pe­rien­cia de crea­ción em­pre­sa­rial en el au­la.

En Bu­suu, una pla­ta­for­ma pa­ra el apren­di­za­je com­par­ti­do de idio­mas, ase­qui­ble des­de In­ter­net y Mó­vil, pre­su­men de ser la red so­cial más gran­de del mun­do en su es­pe­cia­li­dad. Y se­gu­ro que no mien­ten. Fun­da­da en 2008, la red cuen­ta aho­ra con 80 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en 190 paí­ses, 10 mi­llo­nes más de los que te­nía ha­ce un año, lo que di­ce mu­cho de su es­pec­ta­cu­lar rit­mo de cre­ci­mien­to: de 25.000 a 30.000 nue­vos usua­rios al día.

EL SO­CIO ADE­CUA­DO

La em­pre­sa, que ofer­ta el apren­di­za­je de do­ce idio­mas, tu­vo un fuer­te im­pul­so en 2015 tras la fir­ma de un acuer­do con McG­raw-Hill Edu­ca­tion, que im­pli­có, ade­más, una in­ver­sión de 6 mi­llo­nes de dó­la­res. De mo­men­to, los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros son muy sa­tis­fac­to­rios. Pe­se a que sus fun­da­do­res no quie­ren re­ve­lar la ci­fra de ne­go­cio, re­co­no­cen al me­nos que el año pa­sa­do Bu­suu ya fac­tu­ró por en­ci­ma de los 10 mi­llo­nes de eu­ros. La com­pa­ñía ha con­se­gui­do más de 15 mi­llo­nes de eu­ros en fi­nan­cia­ción. Al­go ló­gi­co te­nien­do en cuen­ta que es­te mer­ca­do, el de los idio­mas, mue­ve más de 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. En es­tos mo­men­tos, mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do es­tu­dian in­glés: y so­lo un 4% lo ha­cen on­li­ne. Las pers­pec­ti­vas pa­re­cen, pues, in­fi­ni­tas. Es­ta star­tup se ges­tó na­da me­nos que en IE Bu­si­ness School en Ma­drid, don­de es­tu­dia­ban sus dos fun­da­do­res, Bern­hard

Nies­ner, aus­tría­co, y Adrian Hil­ti, sui­zo. “Los dos ha­cía­mos el MBA in­ter­na­cio­nal en IE. Nos co­no­ci­mos en un even­to de net­wor­king or­ga­ni­za­do por la es­cue­la”, co­men­ta Bern­hard, de 38 años. Con­ge­nia­ron in­me­dia­ta­men­te. “Adrían te­nía ya la idea y bus­ca­ba equi­po y yo bus­ca­ba po­si­bles pro­yec­tos”. Se pu­sie­ron, pues, ma­nos en la obra en las mis­mas ins­ta­la­cio­nes de IE en el mar­co del Ven­tu­re Lab de la es­cue­la, don­de “for­ma­mos una es­pe­cie de equi­po en los úl­ti­mos seis me­ses del MBA y rea­li­za­mos el bu­si­ness plan y la pri­me­ra ver­sión de la web”. En pa­ra­le­lo a su pro­pio tra­ba­jo, los dos jó­ve­nes re­ci­bie­ron un in­ten­so apo­yo de men­to­ri­za­ción por par­te de va­rios de los pro­fe­so­res de la es­cue­la, y tam­bién de los pro­pios com­pa­ñe­ros, los alum­nos. “Los uti­li­za­mos pa­ra que pro­ba­ran el pro­duc­to y po­der así co­rre­gir erro­res”. La es­cue­la les pu­so tam­bién en con­tac­to con los pri­me­ros in­ver­so­res, el pri­me­ro de ellos un em­pre­sa­rio aus­tría­co que te­nía una far­ma­céu­ti­ca en Al­ca­lá de He­na­res. “El se­gun­do –aña­de Nies­ner– fue Mar­tin Var­savs­ki, en 2011, que era pro­fe­sor nues­tro en la es­cue­la”. Y es­to no fue to­do. Al IE le pa­re­ció tan in­tere­san­te el mé­to­do pues­to en mar­cha por los dos alum­nos que se con­vir­tió en su pri­mer clien­te. “Ac­tual­men­te, to­dos los alum­nos de Mas­ters y MBA de IE Bu­si­ness School re­ci­ben una cuen­ta pre­mium con la que ac­ce­den a to­da la pla­ta­for­ma pa­ra es­tu­diar in­glés o es­pa­ñol”. Pe­se a to­dos es­tos apo­yos, al ca­bo de unos años los dos ami­gos de­ci­die­ron tras­la­dar la se­de de la com­pa­ñía, que aho­ra es­tá en Lon­dres. “Lo hi­ci­mos por­que nos es­ta­ba re­sul­tan­do di­fí­cil en­con­trar ta­len­to en Es­pa­ña. Lon­dres nos pa­re­ció la me­jor op­ción”.

“He­mos re­ci­bi­do un fuer­te apo­yo de men­to­ri­za­ción por par­te de los pro­fe­so­res”

Bern­hard Nies­ner(en la fo­to) y Adrian Hil­tin crea­ron una pla­ta­for­ma de apren­di­za­je com­par­ti­do de idio­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.