La dis­rup­ción lle­gó al sec­tor de las au­to­es­cue­las

Emprendedores - - Emprendedores Con Ingenio - https://dri­bo.es

En Dri­bo pen­sa­mos que apren­der a con­du­cir pue­de ser una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te, trans­pa­ren­te y ame­na, adap­ta­da a la reali­dad en la que vi­vi­mos. Por ello, he­mos di­gi­ta­li­za­do el pro­ce­so for­ma­ti­vo, a par­tir de un nue­vo mé­to­do ga­mi­fi­ca­do pro­pio y una ges­tión in­te­gral in app, tan­to en la tra­mi­ta­ción de los do­cu­men­tos co­mo en la re­ser­va y pa­go de exa­men o prác­ti­cas”, de­ta­lla

En­ric Ro­me­ro, CEO y uno de los co­fun­da­do­res de es­ta star­tup, que quie­re re­vo­lu­cio­nar es­ta ac­ti­vi­dad tra­di­cio­nal.

GRA­TI­FI­CAN­TE. La idea sur­gió a par­tir del en­cuen­tro de dos ideas com­ple­men­ta­rias. To­do em­pe­zó cuan­do Ós­car

Ga­llo, pro­pie­ta­rio de dos au­to­es­cue­las, co­no­ció a Ro­me­ro, que di­ri­gía su pro­pia agen­cia de pu­bli­ci­dad di­gi­tal (En­re­now). “Ós­car que­ría mo­der­ni­zar y di­gi­ta­li­zar sus au­to­es­cue­las. Tras ana­li­zar en pro­fun­di­dad el mer­ca­do, nos di­mos cuen­ta de la enor­me opor­tu­ni­dad que ha­bía. Nos en­con­trá­ba­mos fren­te a un sec­tor po­co di­gi­ta­li­za­do y con una ma­la per­cep­ción por par­te de la ma­yo­ría de usua­rios. Al­go que de­be­ría ser gra­ti­fi­can­te, por el sim­bo­lis­mo e im­pac­to que tie­ne en la vi­da de una per­so­na, era per­ci­bi­do co­mo un gran pain [do­lor]”, re­cuer­da Ro­me­ro. Pa­ra­le­la­men­te, Al­ber­to Pas­tor –otro de los so­cios– es­ta­ba desa­rro­llan­do por su cuen­ta un soft­wa­re pa­ra au­to­es­cue­las. Sin co­no­cer pre­via­men­te al res­to del equi­po, ha­bía de­tec­ta­do una opor­tu­ni­dad de in­no­var en el sec­tor de la for­ma­ción vial. “Una ter­ce­ra per­so­na pu­so en con­tac­to a Ós­car y a Al­ber­to y fue, a par­tir de en­ton­ces, cuan­do Dri­bo em­pe­zó a co­brar for­ma, al ver to­do el po­ten­cial que ha­bía de­trás”. El úl­ti­mo en su­mar­se al pro­yec­to fue Ma­nuel Cal­das, que ha­bía si­do alumno de Ga­llo y que, pa­ra en­ton­ces, ya ha­bía tra­ba­ja­do en el mun­do de las star­tup (In­te­lec­tium Bu­si­ness y McKin­ley Ven­tu­res). El fun­cio­na­mien­to de Dri­bo se ba­sa en la op­ti­mi­za­ción de to­do el pro­ce­so de ob­ten­ción del car­net de con­du­cir, “ya que la par­te teó­ri­ca se rea­li­za a tra­vés de la app (mLear­ning), mien­tras que la prác­ti­ca, a tra­vés de vehícu­los pro­pios y acuer­dos con au­to­es­cue­las (mar­ket­pla­ce).

Nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio se sus­ten­ta so­bre dos ejes: el co­bro por la ges­tión del exa­men (B2C) a los usua­rios y tam­bién por la co­mi­sión del ser­vi­cio B2B (au­to­es­cue­las)”, sub­ra­ya Ro­me­ro.

La in­ver­sión ini­cial fue de 40.000

eu­ros

FI­NAN­CIA­CIÓN.

Los so­cios de Dri­bo in­vir­tie­ron ini­cial­men­te unos 40.000 eu­ros, que des­ti­na­ron a la com­pra de ac­ti­vos, mar­ke­ting y di­se­ño. A prin­ci­pios de 2018, ce­rra­ron su pri­me­ra ron­da de fi­nan­cia­ción de 250.000 eu­ros, en­tre ca­pi­tal pú­bli­co y pri­va­do (in­ver­so­res pro­fe­sio­na­les de De­loit­te, Cua­tre­ca­sas, Bos­ton Con­sul­ting Group, McKin­sey & Co, Ama­zon y An­tai y Eni­sa), que han des­ti­na­do a con­so­li­dar el pro­yec­to, am­pliar el equi­po pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad y usa­bi­li­dad de sus ser­vi­cios y po­der ex­pan­dir­se a ni­vel na­cio­nal.

/ Dri­bo /De iz­da. a dcha., Ós­car Ga­llo, Ma­nuel Cal­das, Al­ber­to Pas­tor y En­ric Ro­me­ro, con­fun­da­do­res de es­ta star­tup que cap­tó 250.000 en su pri­me­ra ron­da de fi­nan­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.