Una ac­ti­vi­dad ba­sa­da en el tra­to hu­mano

Ba­jo el ca­li­fi­ca­ti­vo de ser­vi­cios de aten­ción a do­mi­ci­lio, tam­bién co­no­ci­dos con la si­gla SAD, se en­glo­ba a to­do un con­jun­to de re­cur­sos di­ri­gi­dos a pres­tar apo­yo y cui­da­dos en su do­mi­ci­lio a las per­so­nas cuan­do, por cual­quier cir­cuns­tan­cia, de­jan de ser

Emprendedores - - Plan De Negocio - SIL­VIA MAZ­ZO­LI

La ofer­ta es­tá muy ato­mi­za­da, aun­que se per­ci­be una ten­den­cia a la con­cen­tra­ción

Los seg­men­tos sus­cep­ti­bles de re­ci­bir es­tos ti­pos de aten­cio­nes y cui­da­dos son: per­so­nas ma­yo­res, ni­ños, per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das y en­fer­mos en si­tua­ción de de­pen­den­cia.

Ac­tual­men­te el seg­men­to de las per­so­nas ma­yo­res de­pen­dien­tes es el que cuen­ta con un ma­yor po­ten­cial. La es­pe­ran­za de vi­da cre­ce año tras año y el de­seo pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en­tre los ma­yo­res de en­ve­je­cer en ca­sa, jun­to al aho­rro en los cos­tes, han im­pul­sa­do la de­man­da de la asis­ten­cia a do­mi­ci­lio muy por en­ci­ma de cual­quier otro sis­te­ma de aten­ción. El 90% de los ma­yo­res de­pen­dien­tes per­ma­ne­cen en sus ca­sas, pe­ro ne­ce­si­tan de un apo­yo que les per­mi­ta vi­vir con ca­li­dad. Se es­ti­ma que al­go más de cua­tro per­so­nas ma­yo­res de ca­da cien son hoy en día usua­rias del SAD.

Tam­bién la Ley de De­pen­den­cia arro­ja cla­ras opor­tu­ni­da­des. La Red de Ser­vi­cios So­cia­les de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, ade­más de los cen­tros pú­bli­cos, cuen­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te con la in­fra­es­truc­tu­ra de la em­pre­sa pri­va­da pa­ra ha­cer fren­te a sus enor­mes re­tos. Exis­te pues un mer­ca­do am­plio pa­ra quien quie­ra em­pren­der la ac­ti­vi­dad de ser­vi­cios asis­ten­cia­les a do­mi­ci­lio, que es po­si­ble em­pe­zar tan so­lo con una pe­que­ña in­ver­sión. Las em­pre­sas pri­va­das (unas mil, prin­ci­pal­men­te de pe­que­ño ta­ma­ño), jue­gan un pa­pel pri­mor­dial y la ofer­ta es­tá muy ato­mi­za­da, aun­que en los úl­ti­mos años se ha apre­cia­do una pro­gre­si­va con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad, re­sul­ta­do de la com­pra de pe­que­ños ope­ra­do­res por par­te de gru­pos de ma­yor ta­ma­ño. Asi­mis­mo han pro­li­fe­ra­do las fran­qui­cias, con la po­si­bi­li­dad de ope­rar ba­jo sus si­glas, me­dian­te una in­ver­sión que os­ci­la en­tre los 10.000 y los 50.000 eu­ros.

Eso sí, pa­ra em­pren­der en es­te sec­tor, de­bes te­ner una fuer­te mo­ti­va­ción.

Die­go Fer­nán­dez, ex­per­to en la aten­ción a per­so­nas ma­yo­res y coau­tor de la guía prác­ti­ca Mon­tar una em­pre­sa de aten­ción a los ma­yo­res, nos re­cuer­da la im­por­tan­cia de “em­pren­der des­de la aten­ción cen­tra­da en las per­so­nas, con áni­mo de ayu­dar y con afec­to y res­pe­to por las per­so­nas de­pen­dien­tes. Eso im­pli­ca mu­cho es­fuer­zo y, por otro la­do, una ex­pe­rien­cia muy sa­tis­fac­to­ria al com­pro­bar que las per­so­nas a tu car­go dis­fru­tan y es­tán bien cui­da­das”.

LOS SER­VI­CIOS

Los ser­vi­cios bá­si­cos de SAD son aque­llos vin­cu­la­dos a la aten­ción per­so­nal y con­ti­nua­da de las per­so­nas de­pen­dien­tes, en los si­guien­tes tres ám­bi­tos de ac­tua­ción:

1)

Ser­vi­cios de aten­ción per­so­nal. In­clu­ye ac­ti­vi­da­des de hi­gie­ne y cui­da­do de la per­so­na, ayu­da fí­si­co­mo­triz, es­ti­mu­la­ción, mo­vi­li­za­cio­nes, con­trol de la me­di­ca­ción, acom­pa­ña­mien­to a con­sul­tas mé­di­cas o rea­li­za­ción de ges­tio­nes, ser­vi­cios de apo­yo en el ho­gar, com­pras, pre­pa­ra­ción de co­mi­das, lim­pie­za y arre­glo ge­ne­ral del ho­gar, y la­va­do y plan­cha­do de la ro­pa

2)

In­te­gra­ción en el en­torno. Los ser­vi­cios com­pren­di­dos en es­te apar­ta­do son: pa­seos, vi­si­tas a fa­mi­lia­res o ami­gos, asis­ten­cia a es­pec­tácu­los, ci­nes

o tea­tros, y ac­ti­vi­da­des pa­ra el man­te­ni­mien­to de las fa­cul­ta­des cog­ni­ti­vas.

3)

Otros ser­vi­cios. In­clui­ría­mos aquí ac­ti­vi­da­des de en­fer­me­ría, fi­sio­te­ra­pia, po­do­lo­gía, cu­ras, pe­lu­que­ría, lo­go­pe­dia, adap­ta­ción del ho­gar y trans­por­te adap­ta­do.

PRE­CIOS VA­RIA­DOS

El SAD pue­de pres­tar­se por ho­ras, jor­na­das com­ple­tas, en días la­bo­ra­les, fes­ti­vos y fi­nes de se­ma­na, así co­mo en do­mi­ci­lios, re­si­den­cias u hos­pi­ta­les.

Se­gún da­tos ofi­cia­les, el pre­cio pú­bli­co del SAD se si­túa co­mo me­dia na­cio­nal en 14,67 eu­ros/ho­ra/usua­rio, aun­que con sig­ni­fi­ca­ti­vas di­fe­ren­cias en­tre las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des. Las ta­ri­fas fi­ja­das por la Ad­mi­nis­tra­ción sue­len ser una

GES­TIÓN DE LOS CO­LA­BO­RA­DO­RES

re­fe­ren­cia pa­ra la fi­ja­ción de pre­cios de las em­pre­sas pri­va­das, que ade­más de­ben te­ner en cuen­ta la si­tua­ción lo­cal de la ofer­ta y la de­man­da, el ser­vi­cio so­li­ci­ta­do, el nú­me­ro de ho­ras con­tra­ta­das, las noc­tur­nas, las fes­ti­vas, etc.

El pre­cio del ser­vi­cio se re­fle­ja en una fac­tu­ra al clien­te, ge­ne­ral­men­te men­sual, con IVA, aho­rran­do al usua­rio los trá­mi­tes de ha­cer­se car­go di­rec­ta­men­te de la con­tra­ta­ción del cui­da­dor, que po­dría re­sul­tar­le en­go­rro­sa. Una de las prin­ci­pa­les cla­ves pa­ra el éxi­to en es­ta ac­ti­vi­dad es­tá en ro­dear­se de los co­la­bo­ra­do­res ade­cua­dos. En es­te sen­ti­do, la se­lec­ción mi­nu­cio­sa, la mo­ti­va­ción y la ges­tión del per­so­nal re­sul­tan cru­cia­les. Tra­ba­ja­do­res so­cia­les, ge­ro­cul­to­res o pue­ri­cul­to­res, au­xi­lia­res de en­fer­me­ría y de ayu­da a do­mi­ci­lio son los per­fi­les tí­pi­cos.

Se les exi­ge pro­fe­sio­na­li­dad, for­ma­ción, ex­pe­rien­cia, ni­vel de com­pro­mi­so, em­pa­tía (hay per­so­nas ma­yo­res que no quie­ren de­jar­se cui­dar) y, en al­gu­nos ca­sos, es­pe­cia­li­za­ción en fun­ción de las ne­ce­si­da­des (alz­hei­mer, ni­ños, mo­vi­li­dad re­du­ci­da, etc.). Evi­tar la ro­ta­ción de per­so­nal (la con­ti­nui­dad de los au­xi­lia­res del SAD es muy im­por­tan­te pa­ra el usua­rio y su fa­mi­lia) y la coor­di­na­ción del ser­vi­cio son otros as­pec­tos a cui­dar. Los cos­tes sa­la­ria­les re­pre­sen­tan más del 80% de los cos­tes to­ta­les de es­ta ac­ti­vi­dad.

Co­mo orien­ta­ción, el Con­ve­nio Mar­co Es­ta­tal fi­ja­ba pa­ra 2017 en 1.972 eu­ros

la re­tri­bu­ción men­sual de un res­pon­sa­ble de coor­di­na­ción y en 967 eu­ros la de un au­xi­liar de ayu­da a do­mi­ci­lio.

PU­BLI­CI­DAD NE­CE­SA­RIA

Pá­gi­na web, re­des so­cia­les, anun­cios en pren­sa o por­ta­les de re­cur­sos so­cia­les, mar­ke­ting di­rec­to, re­par­to de pro­pa­gan­da en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos, pres­crip­to­res, re­la­cio­nes pú­bli­cas, co­mo por ejem­plo no­tas de pren­sa y par­ti­ci­pa­ción en even­tos sec­to­ria­les pa­ra ga­nar pres­ti­gio y repu­tación co­mo ex­per­tos del sec­tor, son al­gu­nos de los me­dios uti­li­za­dos por las em­pre­sas del sec­tor pa­ra dar­se a co­no­cer. Aun­que la me­jor pu­bli­ci­dad si­gue sien­do la re­co­men­da­ción es­pon­tá­nea a su en­torno por par­te de los clien­tes sa­tis­fe­chos y de sus fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.