El ren­ting más sos­te­ni­ble

LA ME­JOR OP­CIÓN EN UN EN­TORNO CON­DI­CIO­NA­DO POR EL COM­PRO­MI­SO ME­DIOAM­BIEN­TAL

Emprendedores - - Especial Renting -

Zo­nas res­trin­gi­das al trá­fi­co, en­ca­re­ci­mien­to del dié­sel, más con­tro­les a los fa­bri­can­tes… Las ad­mi­nis­tra­cio­nes anun­cian me­di­das más con­tun­den­tes con­tra la con­ta­mi­na­ción. Pe­ro el mer­ca­do aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra la me­ta de ce­ro emi­sio­nes. En un es­ce­na­rio de in­cer­ti­dum­bre, el ren­ting es la me­jor op­ción pa­ra in­ver­tir con ba­jo ries­go en los vehícu­los de em­pre­sa.

Re­du­cir la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca es vi­tal en el ac­tual mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vi­mos, so­bre to­do en las gran­des ciu­da­des. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­dio Am­bien­te, las par­tí­cu­las y ga­ses no­ci­vos que res­pi­ra­mos cau­san en Es­pa­ña unas 30.000 muer­tes pre­ma­tu­ras ca­da año. En su in­for­me anual so­bre la ca­li­dad del ai­re, Eco­lo­gis­tas en Ac­ción in­ci­de en es­te da­to y de­nun­cia que “la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la po­bla­ción es­pa­ño­la y eu­ro­pea vie­ne res­pi­ran­do ai­re con­ta­mi­na­do”.

El ori­gen del pro­ble­ma es­tá prin­ci­pal­men­te en las emi­sio­nes ori­gi­na­das por el trá­fi­co ro­da­do, se­gui­das a dis­tan­cia por las que pro­vie­nen de las ca­le­fac­cio­nes, los puer­tos y ae­ro­puer­tos y de­ter­mi­na­das in­dus­trias. Co­mo se­ña­la el Li­bro Blan­co El fu­tu­ro de los vehícu­los de com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos, edi­ta­do por el ope­ra­dor de ren­ting ALD Au­to­mo­ti­ve, “el trans­por­te por ca­rre­te­ra con­tri­bu­ye con el 20-30% de con­ta­mi­nan­tes a la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca”, y “se es­ti­ma que los vehícu­los dié­sel ori­gi­nan el 80% de las emi­sio­nes de óxi­dos de ni­tró­geno (NOx) aso­cia­das al trá­fi­co”, las más da­ñi­nas. Pa­ra lu­char con­tra es­ta ame­na­za, la Unión Eu­ro­pea es­tá au­men­tan­do la pre­sión so­bre la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca. La le­gis­la­ción co­mu­ni­ta­ria es­ta­ble­ce que, en 2021, la emi­sión me­dia de la flo­ta de nue­vos vehícu­los de­be­rá re­du­cir­se de 130 gra­mos de CO2 por km, a 95 gra­mos. Ade­más, tras el re­cien­te es­cán­da­lo de las emi­sio­nes, se han en­du­re­ci­do los con­tro­les so­bre los sis­te­mas de me­di­ción de emi­sio­nes de NOx.

Bru­se­las tam­bién es­tá exi­gien­do un com­pro­mi­so más efec­ti­vo a los es­ta­dos miem­bros y ha im­pues­to un ca­len­da­rio de re­duc­ción de las emi­sio­nes de óxi­dos de ni­tró­geno (NOx), dió­xi­do de azu­fre (SO2), com­pues­tos or­gá­ni­cos vo­lá­ti­les no me­tá­ni­cos (COVNM), amo­nía­co (NH3) y par­tí­cu­las fi­nas (PM2,5),

con ob­je­ti­vos con­cre­tos que se de­ben cum­plir en­tre 2020 y 2030.

En esa lí­nea, con el ob­je­ti­vo de des­in­cen­ti­var el con­su­mo de dié­sel, el pa­sa­do mes de ju­lio, el Go­bierno plan­tea­ba su in­ten­ción de au­men­tar la car­ga fis­cal so­bre es­te com­bus­ti­ble pa­ra ir equi­pa­ran­do su pre­cio al de la ga­so­li­na.

Di­cha me­di­da se su­ma a las de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes, co­mo los ayun­ta­mien­tos de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, que cuen­tan ya con pla­nes glo­ba­les di­ri­gi­dos a re­du­cir pro­gre­si­va­men­te, e in­clu­so eli­mi­nar, el trá­fi­co de los vehícu­los más con­ta­mi­nan­tes. Con­cre­ta­men­te, el Plan A del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, que se pu­so en mar­cha el año pa­sa­do, da­rá un nue­vo pa­so el pró­xi­mo mes de no­viem­bre, pa­ra con­ver­tir to­do el dis­tri­to Cen­tro en zo­na Ce­ro Emi­sio­nes, ex­clu­si­va pa­ra vehícu­los eléc­tri­cos. De es­ta for­ma, se prohí­be el ac­ce­so a los vehícu­los sin dis­tin­ti­vo am­bien­tal (ga­so­li­na ma­tri­cu­la­dos an­tes del año 2000, dié­sel an­te­rio­res a 2006 y mo­tos sin eti­que­ta), y se per­mi­ti­rá el pa­so de los que ten­gan dis­tin­ti­vos B, C y Eco, so­lo si se di­ri­gen a un apar­ca­mien­to pri­va­do.

AME­NA­ZA A LA IN­DUS­TRIA

La preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad del ai­re es com­par­ti­da ac­tual­men­te por to­dos los sec­to­res eco­nó­mi­cos y por la opi­nión pú­bli­ca en ge­ne­ral. No obs­tan­te, la subida del pre­cio del dié­sel se plan­tea co­mo una ame­na­za di­rec­ta con­tra la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca.

Se­gún la aso­cia­ción de fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les AN­FAC, “más de 40.000 em­pleos y 17 fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les en Es­pa­ña es­tán di­rec­ta­men­te vin­cu­la­das a la pro­duc­ción y ven­ta de vehícu­los dié­sel”, que su­po­nen el 42% de la pro­duc­ción.

Ade­más, en con­tra de lo que se es­pe­ra, re­du­cir la cuo­ta del dié­sel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.