De­rro­chan­do in­ge­nio a es­puer­tas

Una em­pre­sa que es­con­de tu cla­ve de Bit­coin en ADN, un ne­go­cio que ven­de agua con gas por sus­crip­ción y una pla­ta­for­ma que en­se­ña a es­cri­bir bes­tse­llers.

Emprendedores - - Negocios - RAFA GA­LÁN

TU ADN, A BUEN RE­CAU­DO.

Mien­tras que tú, que es­tás le­yen­do es­to, y yo, que lo he es­cri­to, nos pre­gun­ta­mos con ai­re de su­pe­rio­ri­dad

có­mo pue­de ser que al­guien en su sano jui­cio (ojo, sal­vo que sea una ope­ra­ción de la­va­do de ca­pi­tal) ha­ya pa­ga­do 170.000 dó­la­res (na­da más y na­da me­nos que 600 Et­he­reum) por un crip­to­ga­to (Dra­gon Kitty) en el po­pu­lar jue­go de block­chain Cry­pto­kit­ties, nos es­ta­mos per­dien­do la lar­ga lis­ta de ne­go­cios que na­cen al ca­lor de las crip­to­mo­ne­das. Que sí, que po­nen los pe­los de pun­ta, pe­ro que pue­den ha­ber vis­to al­go que a no­so­tros se nos es­ca­pa. Si el jue­go cry­pto­kit­ties ya es ra­ro, ima­gí­na­te un ban­co de ADN pa­ra guar­dar las cla­ves de Bit­coin y Et­he­reum. Por­que la cien­cia ha des­cu­bier­to una nue­va for­ma de al­ma­ce­nar da­tos: en ADN sin­té­ti­co crea­do en un la­bo­ra­to­rio. Y, cla­ro, es­to se ha con­ver­ti­do en ne­go­cio. A una em­pre­sa, Car­verr, se le ha ocu­rri­do que el ADN pue­de ser un buen lu­gar pa­ra al­ma­ce­nar cla­ves de... ¿bit­coin? Tal cual lo lees. Co­mo si el mun­do de las crip­to­mo­ne­das no fue­ra ya su­fi­cien­te­men­te lo­co. El sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to de Car­verr es úni­co por­que trans­for­ma los da­tos de in­for­ma­ción di­gi­tal a bio­ló­gi­ca y, por tan­to, no re­quie­re ac­tua­li­za­cio­nes de soft­wa­re ni co­ne­xión a In­ter­net. Al no es­tar co­nec­ta­do a In­ter­net, es­tá pro­te­gi­do de los pi­ra­tas in­for­má­ti­cos y, co­mo su có­di­go es­tá con­te­ni­do en un fi­la­men­to de ADN, nun­ca pue­de vol­ver­se ob­so­le­to.

VEN­DER AGUA CON GAS POR SUS­CRIP­CIÓN. No creía­mos que vi­vi­ría­mos pa­ra con­tar­lo, pe­ro lo he­mos con­se­gui­do. Os pre­sen­ta­mos una em­pre­sa que, ejem, ofre­ce un ser­vi­cio de sus­crip­ción de... ¡agua con gas!

Con­cre­ta­men­te de agua de Sel­tzer. Co­mo sa­bes, el agua de Sel­tzer es agua car­bo­na­ta­da ar­ti­fi­cial­men­te y de­be su nom­bre a la ciu­dad ale­ma­na de Sel­tzer, fa­mo­sa por sus ma­nan­tia­les na­tu­ra­les. El agua de Sel­tzer se in­tro­du­jo por pri­me­ra vez co­mo una al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca al agua mi­ne­ral con gas… No tie­ne mu­cho gla­mour, sal­vo, cla­ro, que lo con­vier­tas en un ser­vi­cio de sus­crip­ción con un nom­bre pin­tón. ¿Qué te pa­re­ce Ugly Drinks? Ugly se lan­zó en el Reino Uni­do en agos­to de 2017 y lle­gó a EE.UU. en ma­yo pa­sa­do. Ade­más de en al­gu­nos su­per­mer­ca­dos, la mar­ca tie­ne un ser­vi­cio de sus­crip­ción on­li­ne. Por­que re­sul­ta que a los mi­llen­nials les pi­rra el agua con gas. Los co­fun­da­do­res de Ugly, Hugh Tho­mas y Joe Benn, tra­ba­ja­ban co­mo di­rec­to­res de mar­ke­ting y ven­tas pa­ra Vita Co­co ha­ce va­rios años, y ba­jo su es­tra­te­gia de co­mer­cia­li­za­ción, con­si­guie­ron sa­car al agua de co­co de la os­cu­ri­dad. Las ven­tas de Ugly en Reino Uni­do se han du­pli­ca­do des­de abril pa­sa­do, y tie­nen más de 1.000 sus­crip­to­res en los Es­ta­dos Uni­dos des­de que abrie­ron allí su ofi­ci­na ha­ce so­lo 4 me­ses.

CLA­SES DE FA­MO­SOS. Da­vid Ro­gier, fun­da­dor de Mas­ter­Class, una pla­ta­for­ma on­li­ne de cur­sos im­par­ti­dos por es­tre­llas del ci­ne, la te­le­vi­sión y el de­por­te,

quie­re que J.K. Row­ling nos en­se­ñe a es­cri­bir bes­tse­llers. Y tam­bién que Elon Musk y un tal Reid Hoff­man nos en­se­ñen a mon­tar em­pre­sas. Si su ne­go­cio no hu­bie­ra si­do ca­paz de re­cau­dar 80 mi­llo­nes de dó­la­res en una se­rie D (has­ta aho­ra ha­bía con­se­gui­do 54 mi­llo­nes) pa­ra atraer a más ce­le­bri­da­des a su pla­ta­for­ma, la ver­dad es que ha­bría­mos pen­sa­do que es­ta­ba sen­ci­lla­men­te lo­co. De mo­men­to tie­ne 39 cla­ses im­par­ti­das por ex­per­tos co­mo Da­vid Lynch (ci­ne), Ste­ve Mar­tin (co­me­dia), Mar­ga­ret At­wood (li­te­ra­tu­ra), Se­re­na Wi­lliams (te­nis) o Mal­colm Glad­well (pe­rio­dis­mo), en­tre otros. Tal es la am­bi­ción de es­te pro­yec­to. Cuan­do na­ció en 2015, to­dos pen­sa­ban que Ro­gier es­ta­ba chi­fla­do. Y la idea, no lo ne­ga­rás, es muy lo­ca. O muy bri­llan­te. Las cla­ses tie­nen una ta­ri­fa anual de 180 dó­la­res.

02 /UGLY www.ugly­drinks.com Es­ta em­pre­sa in­gle­sa tu­vo la ocu­rren­cia de ven­der agua con gas por sus­crip­ción. Y ya es­tá triun­fan­do en Es­ta­dos Uni­dos._ 02

03 / MAS­TER­CLASS www.mas­ter­class. comEl fun­da­dor de Mas­ter­Class pre­ten­de que gran­des ce­le­bri­da­des im­par­tan cla­ses en su pla­ta­for­ma. 03

01 01 /CAR­VERR www.car­verr.comA es­ta em­pre­sa se le ha ocu­rri­do que el ADN pue­de ser un buen lu­gar pa­ra es­con­der cla­ves de bit­coin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.