Ló­pez de He­re­dia.

Emprendedores - - Sumario - JOANA URI­BE

Cuan­do so­lo se ha­bla de I+D y dis­rup­ción, es­ta bo­de­ba ba­sa su éxi­to jus­to en lo con­tra­rio: cam­biar lo me­nos po­si­ble y ela­bo­rar vi­nos co­mo el bi­sa­bue­lo.

Ma­ría Jo­sé y Mer­ce­des Ló­pez de He­re­dia re­pre­sen­tan la cuar­ta ge­ne­ra­ción de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar que des­de 1877 ela­bo­ra vi­nos en Ha­ro (La Rio­ja). Jun­to a su her­mano Ju­lio Cé­sar di­ri­gen la com­pa­ñía y ase­gu­ran que pue­den dis­cu­tir por el pe­dal de un trac­tor pe­ro ja­más por lo fun­da­men­tal.

Es la bo­de­ga más an­ti­gua de Ha­ro y la ter­ce­ra de la Rio­ja (des­pués de Mar­qués de Mu­rrie­ta y Mar­qués de Ris­cal) de las que con­ti­núan en ac­ti­vo. La fun­dó en 1877 Ra­fael

Ló­pez de He­re­dia, un au­tén­ti­co em­pren­de­dor, na­ci­do en Chi­le de pa­dres vas­cos, que tu­vo que huir a Fran­cia tras las gue­rras car­lis­tas y en Bur­deos co­no­ció el mun­do del vino que tras­la­dó des­pués a la Rio­ja. El fun­da­dor es ve­ne­ra­do por sus des­cen­dien­tes. In­clu­so en sus tar­je­tas Ma­ría Jo­sé Ló­pez de

He­re­dia po­ne “biz­nie­ta”, co­mo car­go ca­si más im­por­tan­te que el de di­rec­to­ra ge­ne­ral. Fue él quien sen­tó las ba­ses de la com­pa­ñía y de su mar­ca más co­no­ci­da: Vi­ña Ton­do­nia. Y fue él tam­bién quien apro­ve­chó los mo­men­tos de la fi­lo­xe­ra fran­ce­sa pa­ra ven­der allí a gra­nel, aun­que rá­pi­da­men­te (1883) qui­so pres­ti­giar su mar­ca em­bo­te­llan­do. Su fi­lo­so­fía ha se­gui­do inal­te­ra­ble a lo lar­go de los años, por­que pa­ra es­ta fa­mi­lia, emu­lan­do el tan­go, 141 años no es na­da.

COM­PE­TIR HA­CIEN­DO LO DE SIEM­PRE.

Cuan­do se pre­gun­ta a cual­quier miem­bro de la fa­mi­lia qué ha cam­bia­do en la bo­de­ga du­ran­te es­tos años la res­pues­ta es siem­pre la mis­ma: na­da. Po­dría de­cir­se que su má­xi­ma in­no­va­ción es pre­ci­sa­men­te no in­no­var. La Rio­ja su­frió una re­no­va­ción en­tre los 80 y 90 con vi­nos más es­truc­tu­ra­dos, in­ten­sos y fru­ta­les, pe­ro la fa­mi­lia si­guió ela­bo­ran­do el vino de siem­pre, el que el bi­sa­bue­lo lla­ma­ba Rio­ja Su­pre­mo. No en vano fue uno de los que con­tri­bu­yó a dar per­so­na­li­dad pro­pia a los rio­jas. Di­cen que en­ton­ces has­ta Ar­zak lla­mó pa­ra re­ven­der los ton­do­nias que te­nía. “Pre­ci­sa­men­te que los otros cam­bia­ran nos ha da­do va­lor, por­que el Ton­do­nia es el rio­ja ori­gi­nal”, ase­gu­ran.

Ela­bo­ran só­lo con uva pro­ce­den­te de sus pro­pios vi­ñe­dos. Si tie­nen oca­sión, com­pran tie­rras co­lin­dan­tes pa­ra no te­ner ve­ci­nos que no tra­ten bien la tie­rra. Has­ta aho­ra tie­nen 170 hec­tá­reas de te­rreno de las que 100 son un her­mo­so vi­ñe­do en el mar­gen de­re­cho del Ebro don­de se cul­ti­va la jo­ya de la co­ro­na: el Vi­ña Ton­do­nia.

“Así con­tro­la­mos me­jor la ca­li­dad. La­bra­mos co­mo ha­ce 100 años, aun­que no usa­mos ca­ba- lle­ría (ríe) pe­ro sí trac­to­res no in­va­si­vos y me­jor ma­qui­na­ria. Aho­ra so­mos mu­cho más ren­ta­bles. Pe­ro en lo esen­cial no va­ria­mos”.

En su bo­de­ga no hay ti­nas de ace­ro inoxi­da­ble, ya que di­cen que las de ma­de­ra pre­ser­van la flo­ra mi­cro­bia­na in­dí­ge­na y dan per­so­na­li­dad al vino. Tan­to la fer­men­ta­ción co­mo la crian­za se ha­cen en es­tos en­va­ses de ro­ble por pro­ce­di­mien­tos ar­te­sa­nos. Se cla­ri­fi­ca con cla­ra de hue­vo y se em­bo­te­lla sin fil­trar. Tie­nen to­ne­le­ría pro­pia: fa­bri­can sus ba­rri­cas con ma­de­ra com­pra­da en ori­gen. “Me pre­gun­tan có­mo man­te­ne­mos las ti­nas va­cías o có­mo las ha­ce­mos y yo les di­go: mon­ta tu pro­pia to­ne­le­ría”, di­ce Ma­ría Jo­sé. La po­da y re­co­lec­ción es ma­nual.

LO CLÁ­SI­CO ES­TÁ DE MO­DA.

Apa­ren­te­men­te no cam­bia­mos –aña­de Ma­ría Jo­sé– pe­ro se da la cir­cuns­tan­cia que lo que aho­ra se es­tá po­nien­do de mo­da es lo que no­so­tros ve­ni­mos ha­cien­do des­de ha­ce 141 años, vi­nos clá­si­cos”. Se va a los vi­nos eco­ló­gi­cos, cul­ti­vos bio­di­ná­mi­cos, res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. “Se in­ves­ti­ga en as­pec­tos eco­ló­gi­cos pa­ra vol­ver a ni­chos an­te­rio­res, por ejem­plo plan­tan­do al­men­dros u oli­vos. Son pro­to­co­los de sa­lud meioam­bien­tal”, ex­pli­ca Mer­ce­des. Se vuel­ve a los cor­chos na­tu­ra­les sin tra­ta­mien­tos de su­per­fi­cie. E in­clu­so con­tra­ria­men­te a lo que se­ría más eco­ló­gi­co la mo­da es imi­tar las bo­te­llas an­ti­guas más grue­sas y pe­sa­das.

“So­mos cons­cien­tes de que si que­re­mos man­te­ner la mis­ma ela­bo­ra­ción te­ne­mos que sa­cri­fi­car la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca”, di­ce Ma­ría Jo­sé. Y Mer­ce­des apos­ti­lla: “Es una fi­lo­so­fía di­fe­ren­te a la que el mun­do nos tie­ne acos­tum­bra­dos. ¿Que­rre­mos que nues­tros hi­jos ha­gan em­pre­sa­ria­les, echen nú­me­ros y nos cam­bien la bo­de­ga? Nues­tra for­ma de ela­bo­rar vino es una fi­lo­so­fía de vi­da.”

LAR­GAS CRIANZAS.

Sus cal­dos son to­dos re­ser­va o gran re­ser­va. Los pri­me­ros tie­nen un mí­ni­mo de 12 años, los se­gun­dos de 18. Mu­chos co­lec­cio­nis­tas bus­can sus cal­dos en el mer­ca­do. “Mi bi­sa­bue­lo de­cía que que­ría

ha­cer un vino ele­gan­te que pu­die­ra es­tar a la al­tu­ra de los me­jo­res de Fran­cia que eran los que se va­lo­ra­ban. Y mi abue­lo ase­gu­ra­ba que só­lo sa­bía ha­cer vino de una ma­ne­ra y esa era cos­to­sa”, di­ce Ma­ría Jo­sé. Ase­gu­ra que su pa­dre ha­bla­ba de que en la épo­ca de su abue­lo se be­bía más, pe­ro que en la de él ha­bía más com­pe­ten­cia. “Mi pa­dre no con­ta­ba con los chi­nos”, di­ce en­tre ri­sas mien­tras ex­pli­ca que en es­te mo­men­to la em­pre­sa ex­por­ta ya el 50% de su pro­duc­ción ci­fra­da anual­men­te en unas 450.000 bo­te­llas. A prin­ci­pios de 2000 se ex­por­ta­ba só­lo el 10%.

“Pa­ra­dó­ji­ca­men­te la cri­sis nos es­tá ayu­dan­do. En la re­la­ción ca­li­dad pre­cio los vi­nos es­pa­ño­les son muy com­pe­ti­ti­vos. En Es­ta­dos Uni­dos se ven­den muy bien” El 80% de sus ven­tas pro­vie­ne del Vi­ña Ton­do­nia. El blan­co no lle­ga al 5%. Ló­pez de He­re­dia tie­ne tam­bién otros vi­ñe­dos en la Rio­ja Al­ta: Vi­ña Cu­bi­llo, Vi­ña Bos­co­nia y Vi­ña Za­co­nia. To­dos son dis­tri­bui­dos por Pri­me­ras Mar­cas, fir­ma dis­tri­bui­do­ra só­lo de vi­nos y des­ti­la­dos de ca­li­dad. Uno de sus gran­des re­ser­vas cues­ta unos 60 eu­ros. “Hay gen­te que pue­de ven­der un vino a 800 eu­ros. Pa­ra mí eso ra­ya en la in­mo­ra­li­dad. Los ri­cos pue­den pa­gar­lo, pe­ro ¿una bo­de­ga pue­de so­bre­vi­vir a la lar­ga con vi­nos de 800 eu­ros? Creo que no. A pe­sar de su cla­si­cis­mo en el vino, no ha po­di­do evi­tar un to­que de mo­der­ni­dad al en­car­gar a Zaha Ha­did la cu­bier­ta pa­ra su tien­da y se­de so­cial. “He he­cho lo mis­mo que mi bi­sa­bue­lo, bus­car una ar­qui­tec­tu­ra bo­ni­ta”. El bi­sa­bue­lo, co­mo se ve, siem­pre es­tá pre­sen­te.

Los vi­nos de Ló­pez de He­re­dia se dis­tri­bu­yen a tra­vés de la fir­ma Pri­me­ras Mar­cas es­pe­cia­li­za­da en pro­duc­tos de al­ta ga­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.