No­ti­cias, en­tre­vis­tas, even­tos y no­ve­da­des del sec­tor.

Emprendedores - - Sumario -

Los pro­duc­tos fres­cos, bio y con for­ma­tos re­du­ci­dos se abren pa­so en la ces­ta

Las ca­de­nas de ali­men­ta­ción se han echa­do a los bra­zos de la pro­xi­mi­dad pa­ra cre­cer, lo que les obli­ga a desa­rro­llar nue­vos for­ma­tos -y fór­mu­las­pa­ra es­tre­char las re­la­cio­nes con los clien­tes a dia­rio. Un desafío, por cier­to, que les exi­ge mi­rar más allá de con­fi­gu­rar una ofer­ta com­pe­ti­ti­va.

-

Zoe tie­ne cua­tro añi­tos. To­dos los días, a las seis de la tar­de, su pa­dre es­pe­ra en la puer­ta del co­le­gio y jun­tos em­pren­den ru­ta al par­que. De vuel­ta a ca­sa ha­cen una pa­ra­da en el sú­per. Y ahí den­tro, cuan­do ya es­tán a mi­tad de la com­pra -o al fi­nal, co­mo ca­si siem­pre ocu­rre-, a la pe­que­ña le en­tran unas ga­nas irre­fre­na­bles de ir al ba­ño… Y, a esas ho­ras del día, con el can­san­cio acu­mu­la­do, la re­mo­ta po­si­bi­li­dad de que no pu­die­se ir se­gu­ro des­en­ca­de­na­ría una he­ca­tom­be nu­clear de llo­ros… así que va al ba­ño que uti­li­zan los em­plea­dos, en el me­dio del al­ma­cén. Lo que ha con­se­gui­do ese sú­per es un mi­la­gro de la mer­ca­do­tec­nia. Sin ser el más ba­ra­to -ni mu­cho me­nos- ni con­tar con la ofer­ta más am­plia -ni mu­cho me­nos-, ha lo­gra­do te­ner a un pú­bli­co cau­ti­vo –so­bre to­do el pa­dre de Zoe– y lle­var la pro­xi­mi­dad –eso a lo que hoy as­pi­ran to­das las mar­cas– a un ni­vel es­tra­tos­fé­ri­co. Y to­do, gra­cias a la atrac­ción que ese ba­ño –y no otro– ejer­ce en esa clien­ta di­mi­nu­ta. Bueno, y tam­bién a que los tra­ba­ja­do­res del sú­per son en­can­ta­do­res.

Al mar­gen de ilus­trar has­ta qué pun­to las ca­de­nas de ali­men­ta­ción for­man par­te de nues­tra vi­da co­ti­dia­na, el epi­so­dio re­la­ta­do es una pri­me­ra alu­sión a la ‘pro­xi­mi­dad’, ese con­cep­to al que se han afe­rra­do las com­pa­ñías pa­ra cre­cer y que no es otra co­sa que desa­rro­llar fór­mu­las que fa­ci­li­ten la com­pra dia­ria a un clien­te con quien se bus­ca una re­la­ción más cer­ca­na, en opo­si­ción al es­pí­ri­tu de los hi­per­mer­ca­dos. Clau­dio Es­té­vez, di­rec­tor de Fran­qui­cias de Ca­pra­bo, pro­fun­di­za en es­te fe­nó­meno: “En los úl­ti­mos tiem­pos la gen­te se de­can­ta por la pro­xi­mi­dad y los ope­ra­do­res ne­ce­si­ta­mos ofre­cer­les for­ma­tos ur­ba­nos don­de pue­dan rea­li­zar una com­pra fá­cil, rá­pi­da y com­ple­ta, con unos pre­cios com­pe­ti­ti­vos. Prue­ba de ello es el desa­rro­llo de nues­tra en­se­ña Ra­pid, don­de el clien­te en­cuen­tra más de 3.500 re­fe­ren­cias en ape­nas 150 me­tros cua­dra­dos de sa­la de ven­ta, con un ho­ra­rio de aper­tu­ra que se am­plía de lu­nes a do­min­go”.

Pe­ro las vías pa­ra lo­grar la com­pli­ci­dad con el pú­bli­co van más allá. Al mar­gen de re­for­zar la ofer­ta de pro­duc­tos fres­cos y lo­ca­les, sur­gen ini­cia­ti­vas más so­fis­ti­ca­das, co­mo la que des­plie­ga Ca­pra­bo a tra­vés de Chef Ca­pra­bo, un es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co ubi­ca­do en el su­per­mer­ca­do del Cen­tro Co­mer­cial L‘Illa Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na don­de se im­par­ten ta­lle­res de co­ci­na de te­má­ti­ca di­ver­sa. En una lí­nea si­mi­lar –pe­ro con el pú­bli­co jo­ven co­mo fo­co– Ca­rre­four

mon­tó el pa­sa­do ve­rano su­per­mer­ca­dos efí­me­ros en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Be­ni­càs­sim (FIB) y en el BBK Li­ve de Bil­bao. Man­te­ne­mos el tono mu­si­cal con Ve­gal­sa-Eros­ki, que lle­vó sus ta­lle­res de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble pa­ra ni­ños al Re­su­kids, en el mar­co del Re­su­rrec­tion Fest de Vi­vei­ro, mien­tras que Ca­rre­four –de nue­vo– avan­zó en su apues­ta por el uni­ver­so gour­met, con la inau­gu­ra­ción, en Ali­can­te, del Mer­ca­do de Fi­nes­trat, que in­te­gra cin­co es­pa­cios gour­met de res­tau­ra­ción. Co­mo ob­ser­va­mos, las ca­de­nas am­plían ho­ri­zon­tes y re­do­blan es­fuer­zos pa­ra lle­gar al má­xi­mo nú­me­ro de usua­rios.

UNA NUE­VA ALI­MEN­TA­CIÓN REN­TA­BLE

En­rai­za­das, co­mo ve­mos, en nues­tro día a día, las en­se­ñas de ali­men­ta­ción han de es­cu­char de for­ma cons­tan­te a ese clien­te –a sus de­man­das–, con el horizonte úl­ti­mo de ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. “El nú­me­ro de miem­bros de la uni­dad fa­mi­liar se es­tá re­du­cien­do, al­go que, uni­do al rit­mo la­bo­ral, pro­vo­ca que el con­su­mi­dor ca­da vez de­di­que me­nos tiem­po a ha­cer la com­pra y a co­ci­nar”, re­fle­xio­na Es­té­vez. “A par­tir de aquí, se ne­ce­si­ta­rán pro­duc­tos que se pue­dan pre­pa­rar sin ne­ce­si­dad de sa­ber co­ci­nar y de ma­ne­ra rá­pi­da, pe­ro tam­bién se­rá im­por­tan­te que el con­su­mi­dor pue­da en­con­trar for­ma­tos in­di­vi­dua­les o de ta­ma­ño re­du­ci­do que le per­mi­tan apro­ve­char to­do el con­te­ni­do y así no ti­re par­te de él. Se­rán es­tos ar­tícu­los los que ex­pe­ri­men­ten un ma­yor cre­ci­mien­to en el fu­tu­ro in­me­dia­to”.

Je­sús Ber­me­jo, di­rec­tor de Tien­das de Pro­xi­mi­dad y Fran­qui­cias de Ca­rre­four Es­pa­ña, di­ri­ge la mi­ra­da al bi­no­mio sa­lud-ali­men­ta­ción. “En

2017 lan­za­mos una Tien­da Bio con más de 2.000 re­fe­ren­cias bio y que hoy cuen­ta con pre­sen­cia en Ma­drid y en Bar­ce­lo­na”. A es­to es ne­ce­sa­rio su­mar una “se­ña­li­za­ción es­pe­cí­fi­ca con la que des­ta­car los pro­duc­tos pa­ra die­tas es­pe­cí­fi­cas, in­to­le­ran­cias así co­mo ali­men­ta­ción ve­ga­na, ba­ja en sal, no glu­ten y no lac­to­sa”.

Pa­ra Da­niel Ló­pez, ge­ren­te de la en­se­ña de vi­nos y des­ti­la­dos Vi­na­lium, más que los pro­duc­tos, “lo que pue­de crear opor­tu­ni­da­des en un fu­tu­ro pró­xi­mo son aque­llos ser­vi­cios des­ti­na­dos a la me­jo­ra de la per­cep­ción del clien­te so­bre el con­su­mo de esos ar­tí­cu- los”. ¿Al­gún ejem­plo de es­ta ten­den­cia? “En nues­tra em­pre­sa ha­ce un tiem­po que em­pe­za­mos a or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des en las tien­das, co­mo ca­tas, cur­sos, ma­ri­da­jes, pre­sen­ta­cio­nes de bo­de­gas, de­gus­ta­cio­nes... Y es­to ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos años, sien­do po­si­ble a día de hoy que el clien­te di­se­ñe su pro­pia ca­ta de vi­nos o cur­sos de cual­quier ti­po. En es­te sen­ti­do, pue­den ser pre­sen­ta­cio­nes de vi­nos a do­mi­ci­lio, don­de se or­ga­ni­za una ca­ta o un ma­ri­da­je en ca­sa del usua­rio, con los con­te­ni­dos que él es­co­ja, o ase­so­ra­do por el su­mi­ller de la em­pre­sa, has­ta even­tos en em­pre­sas, gru­pos, en­tre otras ac­ti­vi­da­des”.

Des­de Su­per­mer­ca­dos Masy­mas in­ci­den en la im­por­tan­cia de apor­tar va­lo­res aña­di­dos que con­tri­bu­yan a una ex­pe­rien­cia de com­pra úni­ca. “Ade­más de una me­jo­ra cons­tan­te del sur­ti­do, hay que in­cor­po­rar ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res en las sec­cio­nes, co­mo sis­te­mas in­no­va­do­res de zu­mos ex­pri­mi­dos en la fru­te­ría o, en la pa­na­de­ría, mo­der­nas fór­mu­las de au­to­ser­vi­cio”, de­ta­llan des­de la cen­tral. “Y res­pec­to a la ofer­ta, pro­duc­tos re­gio­na­les que se di­fe­ren­cian por su ca­li­dad, co­mo la si­dra o que­sos as­tu­ria­nos con de­no­mi­na­ción de ori­gen, cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta po­ten­te de cre­ci­mien­to y fi­de­li­za­cion”.

UNA VEZ ABRES EL NE­GO­CIO...

Pa­ra fi­na­li­zar, una cues­tión en la que los fran­qui­cia­do­res con­sul­ta­dos han in­sis­ti­do de for­ma muy en­fá­ti­ca. El apo­yo tras la aper­tu­ra –siem­pre im­por­tan­te– aquí es crí­ti­co, de ahí que el aso­cia­do de­ba exi­gir a la cen­tral una es­truc­tu­ra pen­sa­da por y pa­ra ese co­me­ti­do. “En nues­tro ca­so exis­te una or­ga­ni­za­ción a su ser­vi­cio pa­ra que el día a día del fran­qui­cia­do se li­mi­te a la ges­tión del es­ta­ble­ci­mien­to”, ex­pli­ca Ber­me­jo. “Con­ta­mos con con­se­je­ros de Fran­qui­cias que vi­si­tan las tien­das pa­ra ayu­dar a me­jo­rar sus ven­tas y su ren­ta­bi­li­dad, ade­más de una di­rec­ción de Con­cep­to Co­mer­cial que rea­li­za me­jo­ras cons­tan­tes en el sur­ti­do y en la ofer­ta co­mer­cial”.

Las mar­cas im­pul­san fór­mu­las pa­ra es­tre­char víncu­los con el pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.