Cons­truir op­cio­nes pa­ra una vi­da de 100 años

Lin­da Grat­ton y An­drew Scott pre­di­cen, en el li­bro La vi­da de 100 años, las im­por­tan­tes trans­for­ma­cio­nes que vi­vi­rá la so­cie­dad con el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da. Cam­bios que tie­nen gran­des con­se­cuen­cias en el te­rreno pro­fe­sio­nal.

Emprendedores - - Biblioteca De Gestión - Re­se­ña rea­li­za­da por En­ri­que Ti­tos

Si pu­dié­ra­mos sim­pli­fi­car la vi­da hu­ma­na y re­pre­sen­tar­la a tra­vés de dos di­men­sio­nes, es­pa­cio/en­torno y tiem­po, qui­zá di­ría­mos que es­ta­mos vi­vien­do una de las eta­pas de cam­bio más apa­sio­nan­tes de la His­to­ria. Co­mo con­se­cuen­cia de la glo­ba­li­za­ción y de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, sin du­da es­ta­mos vi­vien­do una eta­pa de cam­bio ace­le­ra­do sin pre­ce­den­tes.

Nun­ca an­tes co­mo aho­ra ha­bía­mos con­si­de­ra­do tan­to La Tie­rra co­mo nues­tro es­pa­cio vi­tal de re­fe­ren­cia, en­ten­di­do co­mo ám­bi­to que co­no­ce­mos y se­gui­mos, en el que vi­vi­mos, tra­ba­ja­mos, nos mo­ve­mos y ha­ce­mos ne­go­cios de for­ma fí­si­ca o vir­tual. Den­tro de su ri­que­za y com­ple­ji­dad, el mun­do se ha con­ver­ti­do al me­nos en nues­tra per­cep­ción en una reali­dad más cer­ca­na y pal­pa­ble. No ol­vi­de­mos que ha­ce me­nos de 200.000 años éra­mos tri­bus dis­per­sas de ho­mo sa­piens re­co­lec­to­res, li­mi­ta­dos a vi­vir en zo­nas geo­grá­fi­cas no muy ex­ten­sas, y con re­la­cio­nes es­po­rá­di­cas con otros gru­pos.

Mu­cho me­nos he­mos avan­za­do en am­pliar nues­tro tiem­po de vi­da bio­ló­gi­ca, al me­nos has­ta el si­glo XX, y ello ha si­do gra­cias a los avan­ces

¿CÓ­MO NOS AFEC­TA­RÁ UNA VI­DA DE 100 AÑOS EN UN CON­TEX­TO DE CAM­BIOS ACE­LE­RA­DOS?

mé­di­cos, me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y tra­ba­jo, jun­to con una ma­yor con­cien­cia­ción res­pec­to a há­bi­tos sa­lu­da­bles.

Co­mo nues­tro tiem­po de vi­da bio­ló­gi­ca es re­la­ti­va­men­te cor­to (le­yen­das bí­bli­cas apar­te co­mo Ma­tu­sa­lén), ten­de­mos a no ver la evo­lu­ción con su­fi­cien­te pers­pec­ti­va. Nos pa­re­ce que la es­pe­ran­za de vi­da cam­bia muy, muy len­ta­men­te. Al­gu­nas co­rrien­tes ex­tre­mas del trans­hu­ma­nis­mo ha­blan de que va­mos a ven­cer la muer­te y que los avan­ces tec­no­cien­tí­fi­cos aca­ba­rán con ella: a fin de cuen­tas la muer­te bio­ló­gi­ca es una en­fer­me­dad pro­duc­to de un de­te­rio­ro y fa­llo en ca­de­na de los com­po­nen­tes que con­for­man el cuer­po hu­mano.

Pe­ro el ob­je­ti­vo no es en­trar en de­ba­tes cuer­po-al­ma, sino en re­fle­xio­nar so­bre lo que ya co­men­za­mos a pal­par: una vi­da de 100 años, o más, em­pie­za a ser una reali­dad ge­ne­ral ca­da vez más cer­ca­na y sus im­pli­ca­cio­nes en las per­so­nas, en la so­cie­dad co­mo la co­no­ce­mos, en los tra­ba­jos o en las re­la­cio­nes per­so­na­les es sim­ple­men­te enor­me. Aun más si co­mo pa­re­ce se re­du­cen los pe­río­dos de se­nec­tud. Si ade­más uni­mos una ma­yor lon­ge­vi­dad bio­ló­gi­ca con el nue­vo mar­co crea­do por la glo­ba­li­za­ción, la com­pe­ten­cia y el cam­bio tec­no­ló­gi­co y sus efec­tos en nues­tro es­pa­cio vi­tal, te­ne­mos to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra una nue­va Eta­pa.

Woody Allen di­jo: “me in­tere­sa el fu­tu­ro por­que es el lu­gar don­de quie­ro pa­sar el res­to de mi vi­da”. ¿Por qué no pen­sar en có­mo pue­de afec­tar­nos una vi­da de 100 años en un con­tex­to glo­ba­li­za­do y de cam­bios ace­le­ra­dos por los avan­ces en cien­cia y tec­no­lo­gía?

Dé­mo­nos cuen­ta de que es­ta es una cues­tión per­so­nal. No res­pon­de­rá lo mis­mo una per­so­na na­ci­da en 1997, en 1980, o en 1955. Es po­si­ble que la pri­me­ra ten­ga una vi­da más lar­ga, pe­ro es ca­si se­gu­ro que to­das ellas aca­ba­rán vi­vien­do más años que la es­pe­ran­za de vi­da que res­pec­ti­va­men­te te­nían cuan­do na­cie­ron. Por tan­to, sus ac­ti­tu­des an­te el fu­tu­ro han de ser di­fe­ren­tes aho­ra, en 2018. A con­ti­nua­ción es­bo­za­ré una sem­blan­za ge­ne­ral de es­tos po­si­bles per­fi­les que per­mi­te una cier­ta ex­tra­po­la­ción.

La per­so­na na­ci­da en 1955 aho­ra tie­ne 63 años. Pue­de es­tar pre­ju­bi­la­da o cer­ca de la ju­bi­la­ción. No le que­da mu­cho tiem­po pa­ra tra­ba­jar por cuen­ta aje­na, po­si­ble­men­te ha cons­trui­do una fa­mi­lia cu­yos hi­jos es­tán cer­ca de in­de­pen­di­zar­se, ha tra­ba­ja­do con re­la­ti­va­men­te po­cos pe­río­dos de pa­ro, se­gu­ra­men­te sin cam­biar de sec­tor y ha cons­trui­do una cier­ta au­to­no­mía fi­nan­cie­ra pa­ra vi­vir una vi­da al­go más lar­ga. Re­ci­bi­rá una pensión pú­bli­ca en po­cos años, que com­ple­men­ta­rá con sus aho­rros.

La per­so­na que na­ció en 1980 tie­ne aho­ra 38 años. Vi­ve con su pa­re­ja, es­tán pen­san­do en te­ner su pri­mer hi­jo, qui­zá no han com­pra­do aún su pri­me­ra vi­vien­da y si­guen de al­qui­ler. Am­bos tra­ba­jan, aun­que han cam­bia­do de em­pre­sa y tra­ba­jo en va­rias oca­sio­nes, y en al­gún ca­so tra­ba­jan en ciu­da­des dis­tin­tas du­ran­te pe­río­dos. Tie­nen una vi­da eco­nó­mi­ca­men­te hol­ga­da sin ex­ce­sos. Sa­ben que tie­nen que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra los cam­bios y se for­man con cier­ta fre­cuen­cia pa­ra me­jo­rar su em­plea­bi­li­dad. Aún no ven cer­cano el horizonte de la ju­bi­la­ción y no quie­ren pen­sar en ello, pe­ro no cuen­tan con que la pensión pú­bli­ca sea una so­lu­ción pa­ra ellos. Sa­ben que ten­drán que tra­ba­jar más allá de los 65 años pa­ra fi­nan­ciar una vi­da más lar­ga.

La per­so­na na­ci­da en 1997 tie­ne aho­ra 21 años, es­tá ter­mi­nan­do una ca­rre­ra que de­ci­dió de­ma­sia­do pron­to en una vi­da que no le ha for­za­do a ma­du­rar tem­prano. Tra­ba­jar es una prio­ri­dad pe­ro no sa­be si le gus­ta­rá lo que en­cuen­tre. Ade­más, sa­be que los con­tra­tos se­rán tem­po­ra­les o fá­cil­men­te res­cin­di­bles y no sa­be si tra­ba­ja­rá en su país o en otro. No pien­sa que en po­cos años va­ya a cons­truir una fa­mi­lia co­mo hi­cie­ron sus pa­dres que aho­ra tie­nen 50 años.

Qui­zá no lo sa­be y se­gu­ra­men­te no ha pen­sa­do en ello, pe­ro tam­po­co se va a ju­bi­lar a los 67 años, la pensión pú­bli­ca se­rá re­si­dual (¿qui­zá sus­ti­tui­da por un mí­ni­mo vi­tal o ren­ta bá­si­ca?), va a te­ner una vi­da bio­ló­gi­ca más lar­ga, ple­na y sa­lu­da­ble, va a es­tar tem­po­ra­das en pa­ro o en años sa­bá­ti­cos pa­ra re­con­du­cir su vi­da, va a cam­biar de sec­tor, de em­pre­sa y país de tra­ba­jo, es po­si­ble que tra­ba­je más tiem­po co­mo au­tó­no­mo que co­mo em­plea­do por cuen­ta aje­na, va a te­ner que au­to­for­mar­se (bus­can­do en qué for­mar­se), pue­de que ten­ga hi­jos, pe­ro se­rá más tar­de y de­be­rá com­ple­men­tar­se con su pa­re­ja pa­ra cui­dar y ha­cer cre­cer a sus pe­que­ños.

Pa­ra la pri­me­ra per­so­na, es fun­da­men­tal abor­dar el fu­tu­ro pen­san­do en desa­rro­llar y cui­dar re­la­cio­nes emo­cio­na­les, a su pa­re­ja, fa­mi­lia y ami­gos, y al tiem­po usar la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da pa­ra apor­tar a pro­yec­tos en los que par­ti­ci­pa, aun­que qui­zá no ya en la lí­nea de res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta, o in­clu­so pa­ra ini­ciar nue­vos pro­yec­tos don­de su ex­pe­rien­cia uni­da con su vi­sión de fu­tu­ro le ha­cen mu­cho más va­lio­so que cuan­do era más jo­ven. Si­gue no obs­tan­te for­mán­do­se por­que sa­be que es fun­da­men­tal pa­ra su adap­ta­ción.

La se­gun­da y ter­ce­ra per­so­nas de­be­rían ser cons­cien­tes de que van a vi­vir una vi­da más lar­ga don­de los cam­bios les afec­ta­rán más pro­fun­da­men­te. Pa­ra ellos es fun­da­men­tal adap­tar­se de for­ma con­ti­nua al nue­vo mar­co de­ter­mi­na­do por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la glo­ba­li­za­ción y sus efec­tos en el tra­ba­jo. Han de ver las opor­tu­ni­da­des y ries­gos de los tra­ba­jos nue­vos fren­te a los tra­di­cio­na­les en cur­so de cam­bio, de mo­do que se man­ten­gan ac­ti­va­dos pro­fe­sio­nal­men­te, in­gre­san­do di­ne­ro pa­ra vi­vir una vi­da más cohe­ren­te con sus prin­ci­pios. Tam­bién es po­si­ble que ca­da vez más per­so­nas, al me­nos en una par­te de su vi­da, se sien­tan atraí­das por pro­yec­tos de al­can­ce so­cial, don­de ga­nar di­ne­ro no es lo prio­ri­ta­rio.

Aho­ra, más que nun­ca, tie­ne vi­gen­cia la fra­se del em­pre­sa­rio Jim Rohn: “If you don’t de­sign your own li­fe plan, chan­ces are you’ll fall in­to so­meo­ne el­se’s plan. And guess what they ha­ve plan­ned for you? Not much!”.

O es­ta otra de Dwight D. Ei­sen­ho­wer: “In pre­pa­ring for the battle, I ha­ve al­ways found that plans are use­less, but plan­ning is in­dis­pen­sa­ble”.

Una vi­da más lar­ga, sea o no de 100 años, rom­pe la se­cuen­cia pre­de­ci­ble que la ge­ne­ra­ción an­te­rior a los na­ci­dos en 1955 te­nía: ra­zo­na­ble­men­te se ter­mi­na­ban los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios cer­ca de la vein­te­na, tra­ba­jo de por vi­da has­ta los 65 en la ciu­dad pro­pia o en el país, y una vi­da res­tan­te re­la­ti­va­men­te cor­ta en una ac­ti­tud más de des­can­so que de ac­ti­vi­dad. Aho­ra, el nú­me­ro de eta­pas vi­ta­les se in­cre­men­ta, las eta­pas son más dis­con­ti­nuas, o du­ran más. An­te es­te pa­no­ra­ma, es so­bre to­do ne­ce­sa­ria una ac­ti­tud di­fe­ren­te res­pec­to al mo­do de vi­da an­te­rior. Una ac­ti­tud ex­plo­ra­ti­va, cu­rio­sa, em­pá­ti­ca, pla­ni­fi­ca­do­ra, al tiem­po que re­si­lien­te an­te los re­ve­ses.

La vi­da de 100 años no afec­ta só­lo a las per­so­nas, sino a la so­cie­dad en sen­ti­do am­plio.

Pen­se­mos que pa­sa­re­mos de una vi­da de cohor­tes o gru­pos de edad re­la­ti­va­men­te ce­rra­dos (los vei­tea­ñe­ros, los se­sen­to­nes...) a una ma­yor hi­bri­da­ción mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal. En las fa­mi­lias vol­ve­rán a con­vi­vir hi­jos con pa­dres, abue­los y qui­zá has­ta bi­sa­bue­los. Las eta­pas de la vi­da de­jan de ser se­cuen­cia­les (es­tu­dio/tra­ba­jo/ ju­bi­la­ción) y se con­vier­ten en in­ter­cam­bia­bles: la for­ma­ción es más con­ti­nua, te­ne­mos pe­río­dos de pa­ra­da o sa­bá­ti­cos pa­ra reorien­tar­nos, sal­ta­mos de un sec­tor a otro y, so­bre to­do, tra­ta­re­mos de ju­bi­lar­nos más tar­de. So­bre to­do, ha­bre­mos de desa­rro­llar una iden­ti­dad más com­ple­ja y al tiem­po ri­ca, más acor­de con la plé­ya­de de cam­bios y ex­pe­rien­cias a los que nos da op­ción una vi­da más lar­ga y cam­bian­te. Es po­si­ble que de­je­mos de ser du­ran­te nues­tra vi­da ac­ti­va só­lo fun­cio­na­rio, mé­di­co o abo­ga­do con­for­me se van des­ple­gan­do nue­vas po­si­bi­li­da­des y re­tos.

Los go­bier­nos han de pla­ni­fi­car las ne­ce­si­da­des de sus po­bla­cio­nes y pre­ver­lo en sus po­lí­ti­cas, así co­mo el desa­rro­llo del pool de ta­len­to que son sus po­bla­cio­nes. Las em­pre­sas no pue­den pen­sar só­lo en las per­so­nas jó­ve­nes co­mo re­em­pla­zo de los que

VA­MOS A TE­NER QUE VI­VIR EN UN MO­DO DE APREN­DI­ZA­JE CON­TI­NUO EN ES­TA NUE­VA ERA

HAY QUE SER CONS­CIEN­TES DE QUE VA­MOS A NE­CE­SI­TAR MÁS RE­CUR­SOS FI­NAN­CIE­ROS PA­RA UNA VI­DA MÁS LAR­GA

van cum­plien­do años, y han de apos­tar por el re­ci­cla­je con­ti­nuo de ca­pa­ci­da­des en to­das las eda­des. Los sis­te­mas edu­ca­ti­vos han de com­bi­nar la edu­ca­ción de par­ti­da con el apren­di­za­je con­ti­nuo (li­fe­long lear­ning). To­dos los paí­ses es­tán en es­ta mis­ma “com­pe­ti­ción” por ac­tua­li­zar su ta­len­to, con in­de­pen­den­cia de su ni­vel de desa­rro­llo re­la­ti­vo. El fu­tu­ro triun­fo o el fra­ca­so de las na­cio­nes de­pen­de­rá en bue­na me­di­da de la vi­sión y ac­ción de sus go­ber­nan­tes an­te la irre­ver­si­bi­li­dad de las con­se­cuen­cias de una vi­da de 100 años.

Tres son las prin­ci­pa­les ac­cio­nes que las per­so­nas te­ne­mos an­te no­so­tros an­te una vi­da de 100 años:

1) De una par­te, he­mos de ser cons­cien­tes que que va­mos a ne­ce­si­tar más re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra una vi­da más lar­ga y, ade­más, una cre­cien­te pro­por­ción ha­brá de ser au­to­ge­ne­ra­da ya que las pen­sio­nes pú­bli­cas no se­rán una so­lu­ción. Por tan­to, he­mos de pla­ni­fi­car la cons­truc­ción de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros y pa­ra ellos se­rá in­dis­pen­sa­ble man­te­ner ac­tua­li­za­das com­pe­ten­cias va­lio­sas que nos ha­gan úti­les o úni­cos, man­te­nien­do una repu­tación y re­co­no­ci­mien­to que nos ha­ga can­di­da­tos a las opor­tu­ni­da­des que sur­jan.

2) An­te una vi­da de cam­bio más con­ti­nuo y ace­le­ra­do que afec­ta a las em­pre­sas co­mo em­plea­do­res fun­da­men­ta­les de las per­so­nas, nos co­rres­pon­de in­vi­dual­men­te to­mar res­pon­sa­bi­li­dad de cuán­do y en qué for­mar­nos du­ran­te nues­tra vi­da ac­ti­va, de­ci­dir los cam­bios de rum­bo cam­bian­do de sec­tor, em­pre­sa o pues­to, in­clu­yen­do el desa­rro­llar co­mo em­pren­de­do­res o au­tó­no­mos nues­tros pro­yec­tos. Na­da va a se­guir igual den­tro de unos años y las per­so­nas ha­bre­mos de es­tar en un mo­do de apren­di­za­je con­ti­nuo. A es­to lo lla­ma­mos cons­truir con­ti­nua­men­te nues­tros ac­ti­vos trans­for­ma­cio­na­les.

3) Fi­nal­men­te, y es­pe­cial­men­te en las eta­pas de me­nor ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, se­rá cla­ve con­tar con sa­lud, una vi­da equi­li­bra­da y una agen­da de re­la­cio­nes y amis­ta­des re­ge­ne­ra­ti­vas que per­mi­tan re­for­zar nues­tro víncu­lo emo­cio­nal con las per­so­nas y com­par­tir pro­yec­tos o ex­pe­rien­cias. Son ac­ti­vos vi­ta­les e in­tan­gi­bles, sin du­da no me­nos im­por­tan­tes que te­ner di­ne­ro pa­ra una vi­da más lar­ga.

En teo­ría fi­nan­cie­ra, una op­ción es un de­re­cho a com­prar un ac­ti­vo a pre­cio fi­jo du­ran­te un pe­río­do de­ter­mi­na­do y el pre­cio de la op­ción es tan­to ma­yor cuan­to más lar­go es el pe­río­do, ya que a más pla­zo más in­cer­ti­dum­bre.

La for­ma en la que ac­túa ca­da uno de los tres gru­pos de edad a que an­tes nos re­fe­ría­mos re­fle­ja las op­cio­nes que es­tá eli­gien­do. En par­ti­cu­lar, el gru­po de 18 a 30 años (la post ado­les­cen­cia), el gru­po de los tres que tie­ne más vi­da por de­lan­te, es­tá de­mo­ran­do de­ci­sio­nes clá­si­cas que an­tes aso­ciá­ba­mos con la ma­du­rez (tra­ba­jar, ca­sar­se, te­ner hi­jos, com­prar una vi­vien­da) no só­lo por­que no pue­den, sino por­que ade­más es­tán cons­tru­yen­do sus pro­pias op­cio­nes in­vir­tien­do en re­la­cio­nes, con­tac­tos, ex­plo­ra­ción, ex­pe­rien­cias o nue­vas ha­bi­li­da­des, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos que son crea­do­res de op­cio­nes de fu­tu­ro. Son los nue­vos Yahos (Young Adults Hand­ling Op­tions).

Por tan­to, es­tá en ca­da per­so­na el “cons­truir op­cio­nes” con su ac­ti­tud y sus ac­cio­nes pa­ra que una vi­da de 100 años no se con­vier­ta a al­go pa­re­ci­do a la mal­di­ción de Ondy­ne, la nin­fa que con­de­nó a su ma­ri­do a no dor­mir nun­ca por ha­ber­le si­do in­fiel con otra mu­jer. Una vi­da de 100 años es só­lo la evo­lu­ción na­tu­ral de un pro­ce­so don­de el ho­mo sa­piens se en­cuen­tra an­te una nue­va fa­se de su adap­ta­ción vi­tal. Pa­ra no­so­tros es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te: se tra­ta de nues­tra pro­pia vi­da.

Lin­da Grat­ton y An­drew ScottGa­na­dor Pre­mio Know Squa­re 2017La vi­da de 100 años

OC­TU­BRE 2018 /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.