Haz que tu CO­MER­CIO sea más SE­GU­RO

Emprendedores - - Gestión -

Ar­cos de se­gu­ri­dad en la sa­li­da de tien­da, alar­mas, vi­deo­vi­gi­lan­cia, eti­que­tas an­ti­hur­to RFID, y aho­ra los efec­ti­vos ge­ne­ra­do­res de nie­bla. Las so­lu­cio­nes de se­gu­ri­dad que ofre­ce el mer­ca­do son mu­chas, tan­tas que el pe­que­ño co­mer­cian­te pue­de ver­se abru­ma­do. El con­se­jo es ha­cer un buen aná­li­sis de ries­go y do­tar­se de los sis­te­mas más acor­des a sus ne­ce­si­da­des y po­si­bles.

Ra­quel du­da an­te el es­pe­jo del pro­ba­dor. No sa­be por cuál de las dos ca­mi­se­tas de­ci­dir­se: “¿y si me lle­vo las dos?”. Pe­ro cuan­do pa­sa por ca­ja so­lo pa­ga una. La otra va ocul­ta ba­jo su jer­sey. Es po­co pro­ba­ble que cuan­do Ra­quel ro­ba es­ta pren­da (“ca­si por un im­pul­so irre­fre­na­ble”, co­mo más tar­de ex­pli­có), sea cons­cien­te del da­ño que es­tá ha­cien­do. Ese mis­mo ac­to re­pe­ti­do a dia­rio abo­ca anual­men­te a la rui­na a mu­chos pe­que­ños co­mer­cios, que en un es­ce­na­rio de fuer­te com­pe­ten­cia no pue­den asu­mir que el 0,82% de las mer­can­cías des­apa­rez­ca, por­cen­ta­je que so­por­ta la gran dis­tri­bu­ción en con­cep­to de pér­di­da des­co­no­ci­da. La cir­cuns­tan­cia es aún más dra­má­ti­ca si el su­pues­to es el de un ro­bo noc­turno, don­de a la sus­trac­ción de la mer­can­cía hay que su­mar los da­ños en el es­ta­ble­ci­mien­to y los días de inac­ti­vi­dad mien­tras se re­pa­ra.

La gran dis­tri­bu­ción ha­ce un ex­haus­ti­vo se­gui­mien­to del im­pac­to de la pér­di­da des­co­no­ci­da, que va­lo­ra en unos 1.800 mi­llo­nes de eu­ros al año en Es­pa­ña. Cir­cuns­tan­cia en bue­na me­di­da tras­la­da­ble al co­mer­cio in­de­pen­dien­te de cen­tro ciu­dad o in­clu­so de ba­rrio. Es­te da­to cuan­ti­fi­ca­do por Ae­coc (Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Gran Con­su­mo) y la con­sul­to­ra EY en su in­for­me La pér­di­da en la gran dis­tri­bu­ción co­mer­cial 2017, cons­tan­ta la im­por­tan­cia de pro­te­ger­se fren­te a los aman­tes de lo ajeno.

“Una ma­la ges­tión de la se­gu­ri­dad es un cie­rre de tien­da. Es­toy con­ven­ci­do”. Con es­ta ro­tun­di­dad se ex­pli­ca Ós­car Ol­mos, res­pon­sa­ble de Se­gu­ri­dad de Le­roy Mer­lin, ca­de­na de bri­co­la­je con 71 tien­das en Es­pa­ña y unas ven­tas de 1.931 mi­llo­nes de eu­ros al año. Ol­mos es cons­cien­te de que la reali­dad del pe­que­ño co­mer­cio no es equi­pa­ra­ble al día a día de una gran su­per­fi­cie, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que, del mis­mo mo­do que el co­mer­cian­te es ex­per­to en ven­ta y mar­ke­ting, ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas, tam­bién de­be ser­lo en se­gu­ri­dad: “Ha­ce un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra que su ne­go­cio sea ren­ta­ble, y de­be sa­ber que de lo efi­cien­te o no que sea en ma­te­ria se­gu­ri­dad, tam­bién va a de­pen­der la mar­cha de su ne­go­cio”. Ob­je­ti­vo pa­ra el que de­be con­tar con la asis­ten­cia de un pro­fe­sio­nal o em­pre­sa pa­ra im­plan­tar so­lu­cio­nes a su me­di­da.

CA­DA VEZ MÁS PO­SI­BI­LI­DA­DES

“La tec­no­lo­gía adap­ta­da a la se­gu­ri­dad del co­mer­cio avan­za ca­da vez más rá­pi­do”, ad­vier­te Da­vid

Pé­rez, di­rec­tor ge­ne­ral de Chec­kPoint Ibe­ria, una de las em­pre­sas lí­de­res en el sec­tor con más de 45 años de ex­pe­rien­cia en el con­trol a stock de mer­can­cías ga­ran­ti­zan­do su vi­si­bi­li­dad y se­gu­ri­dad: “Hay so­lu­cio­nes pa­ra to­dos los bol­si­llos, que ayu­dan a la ges­tión del ne­go­cio y a dar un me­jor ser­vi­cio”.

Pe­ro el plan de se­gu­ri­dad de­be con­tem­plar una am­plia ca­suís­ti­ca: el atra­co en ho­ra­rio co­mer­cial y el ro­bo noc­turno, el hur­to ex­terno en tien­da

(res­pon­sa­ble del 59% de la pér­di­da des­co­no­ci­da), el hur­to in­terno de los pro­pios em­plea­dos (22% del to­tal so­bre las pér­di­das), y el oca­sio­na­do por los erro­res de ges­tión (un mal eti­que­ta­do de pro­duc­to, fa­llos en de­vo­lu­cio­nes o frau­de del pro­vee­dor son res­pon­sa­bles del 19% del to­tal de pér­di­da des­co­no­ci­da).

LA SE­GU­RI­DAD EXI­GE UN PLAN

Cons­cien­tes de que ese ideal de ries­go ce­ro no exis­te, Ángel García Co­llan­tes, pro­fe­sor de De­re­cho y Cri­mi­no­lo­gía y res­pon­sa­ble del cur­so de Di­rec­tor de Se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad a Dis­tan­cia de Ma­drid (Udi­ma), con­si­de­ra que sí es po­si­ble “re­du­cir el ries­go al mí­ni­mo”. En su opi­nión, “no hay una úni­ca so­lu­ción. Lo me­jor es con­tar con el ase­so­ra­mien­to de un es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad, que de­be­rá di­se­ñar unas me­di­das e im­ple­men­tar­las se­gún el ti­po de ne­go­cio, clien­te y mer­can­cía, sien­do lo me­jor la com­bi­na­ción de dis­tin­tas ac­cio­nes”.

Ade­más de ser un ex­per­to en ven­ta y ad­mi­nis­tra­ción, el co­mer­cian­te de­be te­ner al­tos co­no­ci­mien­tos de se­gu­ri­dad. De ello de­pen­de­rá su su­per­vi­ven­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.