El so­ni­do de Sut­her­land

LO CONOCES POR SUS TRA­BA­JOS DE AC­TOR EN HOLLY­WOOD, PE­RO AHO­RA LLE­GA A ES­PA­ÑA PA­RA DE­MOS­TRAR QUE TAM­BIÉN ES UNA ES­TRE­LLA DEL COUNTRY

Esquire (Spain) - - Sumario - TEXTO HÉC­TOR LLA­NOS MAR­TÍ­NEZ FO­TO­GRA­FÍA FRAZER HARRISON

Char­la­mos con el re­cor­da­do pro­ta­go­nis­ta de la se­rie 24, que ate­rri­za en ju­nio en Es­pa­ña con su ban­da de country.

ME IM­POR­TA UNA MIER­DA LO QUE PIENSES. Es lo úni­co que le pue­do de­cir a aquel que crea que lo que ha­go con mi ban­da es so­lo un capricho y que no hay ta­len­to ni es­fuer­zo de­trás. Cla­ro que me im­por­ta gus­tar al pú­bli­co cuan­do me subo a un es­ce­na­rio a to­car, pe­ro tam­bién soy cons­cien­te de que mu­cha gen­te se em­pe­ña en guiar­se por el cli­ché del ac­tor que tam­bién es mú­si­co.

QUIEN ME VEA IN­TER­PRE­TAN­DO COUNTRY SO­BRE EL ES­CE­NA­RIO, que se­pa que es­tá vien­do la me­jor ver­sión de mí mis­mo… aun­que las can­cio­nes sean al­go trá­gi­cas.

IR DE GI­RA CON MI BAN­DA MITIGA LA SOLEDAD, aun­que es me­nos gla­mu­ro­so que Holly­wood. Por­que co­mo ciu­dad Los Án­ge­les se­rá bo­ni­ta, pe­ro pue­de lle­gar a ser un lu­gar muy com­pli­ca­do y ais­lar­te por com­ple­to.

HA­BLAR DE PE­NAS QUE ES IM­PO­SI­BLE AHOGAR EN AL­COHOL ES AL­GO QUE SÍ NOS DES­CRI­BE a Jack Bauer (mi per­so­na­je en la se­rie 24) y a mí. Él y yo so­mos ti­pos muy di­fe­ren­tes, pe­ro creo que el des­ga­rro de mis can­cio­nes, co­mo Not Enough Whis­key, nos une. ¿Que si Bauer es­cu­cha­ría mi mú­si­ca? Sin du­da.

EL ESPECTADOR EU­RO­PEO SUE­LE TE­NER LA MEN­TE MÁS ABIER­TA RES­PEC­TO AL CI­NE Y LA MÚ­SI­CA. Lo he com­pro­ba­do a lo lar­go de mi ca­rre­ra. To­da­vía no he to­ca­do en Es­pa­ña, pe­ro ya he es­ta­do en Eu­ro­pa de gi­ra ha­ce un par de años. En mi pri­mer dis­co, Down in a Ho­le, ha­go mú­si­ca country folk y creo que al pú­bli­co es­pa­ñol le va a gus­tar, a pe­sar de que es un gé­ne­ro muy ame­ri­cano.

CO­MO MÚ­SI­CO, LO MÁS EXCITANTE QUE HE HE­CHO es una fo­to a una ga­so­li­ne­ra de la Amé­ri­ca pro­fun­da pa­ra com­par­tir en mis re­des so­cia­les. Aun así me com­pen­sa. Y eso que co­mo ac­tor via­jo a los me­jo­res lu­ga­res del mun­do pre­sen­tan­do mis pe­lí­cu­las y se­ries.

A PE­SAR DE QUE SOY UN DEBUTANTE, el pú­bli­co del Grand Ole Opry –el es­ce­na­rio más le­gen­da­rio de la mú­si­ca country, en Nash­vi­lle, don­de han ac­tua­do gran­des le­yen­das co­mo Johnny Cash– me ha aco­gi­do con los bra­zos abier­tos las dos ve­ces que he pa­sa­do por allí. Es co­mo una gran her­man­dad.

ES UNA EX­PE­RIEN­CIA LIBERADORA SER YO EL QUE CUEN­TO MI VI­DA AHO­RA so­bre un es­ce­na­rio a tra­vés de mis can­cio­nes. Es muy cu­rio­so. Cuan­do la pren­sa se en­tro­me­tía en mi vi­da pri­va­da en los años 80 y 90, me re­sul­ta­ba muy in­có­mo­do y me pro­te­gía to­do lo que po­día.

EN MI BAN­DA LA BA­TE­RÍA LA TO­CA UNA MU­JER. Y cuan­do ha­ce años creé mi pro­pio se­llo mu­si­cal, fi­ché a gru­pos en los que ha­bía mu­je­res. Siem­pre las he ele­gi­do por­que eran las me­jo­res pa­ra el pues­to, no por cum­plir con nin­gu­na cuo­ta. Pe­ro cla­ro que hay ma­chis­mo en el mun­do de la mú­si­ca country, co­mo en ca­si to­das las fa­ce­tas de es­ta vi­da.

ME HI­CE AC­TOR POR CUL­PA DE MI MA­DRE, NO POR MI PA­DRE, Do­nald Sut­her­land, co­mo ca­si to­do el mun­do cree. Ella me com­pró un vio­lín con 4 años y se preo­cu­pó de que apren­die­ra a to­car­lo. La pri­me­ra vez que par­ti­ci­pé en una obra de tea­tro fue to­cán­do­lo y, des­de que me subí a ese es­ce­na­rio, no he po­di­do des­en­gan­char­me de la pro­fe­sión de ac­tor.

COLECCIONO GUITARRAS, AUN­QUE IN­TEN­TO CONTROLARME. He lle­ga­do a te­ner cien­tos de ellas. Una que si­go con­ser­van­do es una es­pa­ño­la, clá­si­ca, pre­cio­sa, que com­pré en Ma­drid du­ran­te la pro­mo­ción de la se­rie 24. Cuan­do lle­gue a Es­pa­ña, en ju­nio, quie­ro ir a una de esas tien­das ar­te­sa­na­les pa­ra lle­var­me otra gui­ta­rra.

YO HE TE­NI­DO UNA “NO­CHE MÁS LAR­GA QUE MI VI­DA”, al fin y al ca­bo soy una es­tre­lla de la mú­si­ca… ¿No de­cía Jack Bauer ca­da tem­po­ra­da que ha­bía si­do el día más lar­go de su vi­da? Pues en mi ca­so ha si­do una no­che.

DO­NALD TRUMP LO TEN­DRÍA MUY DI­FÍ­CIL PA­RA TE­NER A JACK BAUER DE SU LA­DO. Es­te de­tec­ti­ve siem­pre ha si­do fiel a su país.

“Cuan­do lle­gue a Es­pa­ña en ju­nio, quie­ro ir a una de esas tien­das ar­te­sa­na­les pa­ra com­prar­me otra gui­ta­rra”

To­dos y ca­da uno de los mi­les de afi­cio­na­dos que acu­den ca­da se­ma­na al es­ta­dio Pe­trovs­ki de San Pe­ters­bur­go de­ben su­pe­rar dos ex­haus­ti­vos ca­cheos rea­li­za­dos por per­so­nal del club sin con­tra­tiem­pos. Po­co an­tes de su­pe­rar la pri­me­ra ver­ja de ac­ce­so, de­ce­nas de agen­tes po­li­cia­les, con el ros­tro ten­so y equi­pa­dos con ma­te­rial an­ti­dis­tur­bios, se han co­lo­ca­do en lí­nea, for­man­do un tor­vo cor­dón po­li­cial pres­to a ac­tuar en cuan­to se pro­duz­ca el pri­mer co­na­to de des­or­den. El úl­ti­mo fltro es def­ni­ti­vo: una cá­ma­ra de te­le­vi­sión que flma el ros­tro de ca­da af­cio­na­do y co­te­ja las imá­ge­nes ob­te­ni­das con una ba­se de da­tos don­de fgu­ran los más des­ta­ca­dos al­bo­ro­ta­do­res ya iden­ti­fi­ca­dos por la po­li­cía. “Si es­tán ahí, no se les per­mi­ti­rá la en­tra­da”, me con­fe­sa uno de los guar­das.

Bien­ve­ni­dos a Ru­sia, se­de de la Copa del Mun­do de Fút­bol de 2018.

En es­ta at­mós­fe­ra de ten­sión y psi­co­sis de se­gu­ri­dad se ce­le­bra­rán es­te ve­rano, con­cre­ta­men­te en­tre el 14 de ju­nio y 15 de ju­lio, los 64 par­ti­dos de los que se com­po­ne el tor­neo y que ten­drán co­mo es­ce­na­rio 12 es­ta­dios en 11 ciu­da­des del país. A pe­sar de que los epi­so­dios de vio­len­cia en­tre hin­cha­das ri­va­les y los co­na­tos de ra­cis­mo pro­ta­go­ni­zan, des­de ha­ce ya años, la cró­ni­ca de­por­ti­va en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ru­sos, las alar­mas so­lo han sal­ta­do a raíz de los in­ci­den­tes re­gis­tra­dos du­ran­te la ce­le­bra­ción del úl­ti­mo Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Fút­bol, ce­le­bra­do en 2016 en Fran­cia y, más con­cre­ta­men­te, a raíz de las pe­leas en Mar­se­lla du­ran­te el par­ti­do en­tre las se­lec­cio­nes de Ru­sia e In­gla­te­rra, en el que dos af­cio­na­dos bri­tá­ni­cos re­sul­ta­ron gra­ve­men­te he­ri­dos y fue­ron hos­pi­ta­li­za­dos en co­ma tras ha­ber si­do ata­ca­dos con mar­ti­llos y ba­rras.

NI NEGROS NI HO­MO­SE­XUA­LES

La reac­ción del Go­bierno ru­so a los des­ór­de­nes pro­vo­ca­dos en el país ga­lo por sus con­ciu­da­da­nos in­quie­tó a las au­to­ri­da­des mun­dia­les del de­por­te tan­to o más que los in­ci­den­tes mis­mos pro- vo­ca­dos por los hoo­li­gans. Dipu­tados co­mo Igor Lé­be­dev, del par­ti­do ul­tra­na­cio­na­lis­ta LDPR y miem­bro de la Unión Ru­sa de Fút­bol, ani­ma­ron a los af­cio­na­dos de su país a con­ti­nuar con las pe­leas. “Bien he­cho, chi­cos. ¡Se­guid así!”, di­jo mien­tras arre­cia­ba la po­lé­mi­ca en las pri­me­ras pá­gi­nas de la pren­sa mun­dial. In­clu­so el pro­pio pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, pa­re­ció ja­lear en al­gún mo­men­to el com­por­ta­mien­to y la hom­bría de los ra­di­ca­les de su país en los in­ci­den­tes del sur de Fran­cia. Tras cri­ti­car bre­ve­men­te los al­ter­ca­dos en una in­ter­ven­ción en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de San Pe­ters­bur­go, pro­nun­ció, an­te las car­ca­ja­das del pú­bli­co asis­ten­te, una ve­la­da ala­ban­za a la efec­ti­vi­dad de sus agre­si­vos hin­chas: “No en­tien­do có­mo 200 de nues­tros fans pu­die­ron con mi­les de in­gle­ses”.

El Zé­nit de San Pe­ters­bur­go es uno de los equi­pos de la li­ga ru­sa, jun­to con el CSKA, el Spar­tak y el Torpe­do, cu­yos se­gui­do­res aca­rrean peor fa­ma. En 2012, en una car­ta abier­ta pu­bli­ca­da en la pá­gi­na web de su hin­cha­da, se exi­gía in­clu­so a los miem­bros de la di­rec­ti­va que se abs­tu­vie­ran de con­tra­tar a ju­ga­do­res ho­mo­se­xua­les o de co­lor. Of­cial­men­te no hu­bo res­pues­ta por par­te del li­de­raz­go del club, pe­ro des­de en­ton­ces ese pa­re­ce que ha si­do el pa­trón a la ho­ra de in­cor­po­rar nue­vos ju­ga­do­res al equi­po. En re­pe­ti­das oca­sio­nes, fut­bo­lis­tas ex­tran­je­ros de co­lor que jue­gan en la li­ga ru­sa o en equi­pos eu­ro­peos a los que se en­fren­ta el Zé­nit se han que­ja­do del com­por­ta­mien­to del pú­bli­co pe­ters­bur­gués, al que acu­san de com­por­ta­mien­tos ve­ja­to­rios co­mo imi­tar el ja­deo de un mono cuan­do to­can la pe­lo­ta o in­clu­so de lan­zar­les cás­ca­ras de plá­tano.

“Es una po­lí­ti­ca no ofi­cial”, ad­mi­te Alek­séi, un espectador del par­ti­do con­tra el AZ Alk­maar, mien­tras ce­le­bra, uno tras uno, los cin­co go­les que su equi­po en­do­só a la es­cua­dra ho­lan­de­sa en aque­lla fría tar­de oto­ñal. “No me pa­re­ce un pro­ble­ma que los se­gui­do­res de­ci­dan qué ju­ga­do­res pue­den ser con­tra­ta­dos; ca­da club de­be ser li­bre de fjar su po­lí­ti­ca de con­tra­ta­ción, es lo que ha­ce el Ath­le­tic de Bil­bao con los ju­ga­do­res vas­cos”, se jus­tif­ca. “Son ellos quie­nes así lo de­man­dan”, ase­gu­ra, se­ña­lan­do con el de­do al gol sur, don­de se ins­ta­la par­ti­do tras par­ti­do la hin­cha­da ra­di­cal del Zé­nit.

“Po­de­mos acep­tar a ju­ga­do­res co­mo ‘Hulk’, pe­ro no más”, con­ti­núa. Gui­va­nil­do Vie­ra de Sou­sa, alias ‘Hulk’, es un ju­ga­dor bra­si­le­ño de piel mes­ti­za que reite­ra­da­men­te se ha que­ja­do de epi­so­dios ra­cis­tas “en ca­si ca­da par­ti­do” que ju­ga­ba en Ru­sia. Ha­ce po­co más de un año fue tras­pa­sa­do a la li­ga de Chi­na, con­cre­ta­men­te al club Shan­gai SIGP.

Tras los al­ter­ca­dos de MAR­SE­LLA, le­jos de fre­nar la ten­sión, Pu­tin di­jo iró­ni­co: “No en­tien­do có­mo 200 nues­tros pu­die­ron con mi­les de in­gle­ses”

¿Por qué la di­rec­ti­va del Zé­nit no se de­ci­de a po­ner co­to al com­por­ta­mien­to de su hin­cha­da más fa­na­ti­za­da? Lo cier­to es que el prin­ci­pal equi­po de San Pe­ters­bur­go, que se ha im­pues­to en va­rias oca­sio­nes en el cam­peo­na­to na­cio­nal ru­so y se co­dea con los me­jo­res de Eu­ro­pa, lle­gan­do a dispu­tar en al­gu­nas oca­sio­nes la Li­ga de Cam­peo­nes, se­ría uno muy di­fe­ren­te si su fans más ex­tre­mis­tas no exis­tie­ran. El gol sur cons­ti­tu­ye apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del afo­ro del es­ta­dio y, sin su pú­bli­co más ra­di­cal, las gra­das, ha­bi­li­ta­das pa­ra 21.000 es­pec­ta­do­res, ofre­ce­rían un as­pec­to tris­te y des­an­ge­la­do. No ha­ce fal­ta más que com­pro­bar el abun­dan­te ce­men­to a la vis­ta en ca­da oca­sión en que jue­gan equi­pos de ciu­da­des de pro­vin­cia y ta­ma­ño me­dio de Ru­sia pa­ra caer en la cuen­ta de que el fút­bol, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Es­pa­ña, no es un de­por­te de ma­sas en es­te país. To­do lo con­tra­rio: ne­ce­si­ta a to­dos sus hin­chas, in­clu­so a los más ex­tre­mis­tas, pa­ra man­te­ner unos ni­ve­les de asis­ten­cia dig­nos y al tiem­po sa­near las fnan­zas in­ter­nas.

Aun­que en los es­ta­dios la si­tua­ción pa­re­ce es­tar ba­jo con­trol, fue­ra de ellos la po­li­cía ru­sa se ha mos­tra­do has­ta la fe­cha in­ca­paz, im­po­ten­te o ca­ren­te de vo­lun­tad pa­ra fre­nar la vio­len­cia en­tre hin­cha­das ri­va­les que se ci­tan en bos­ques y par­ques pa­ra gol­pear­se. Son epi­so­dios que in­clu­so per­mi­ten a sus pro­ta­go­nis­tas ser ‘pro­mo­cio­na­dos’ den­tro de una or­ga­ni­za­ción que rin­de cul­to a la agre­si­vi­dad y mar­gi­na a los pu­si­lá­ni­mes. Rus­lán Du­bov, re­por­te­ro de De­por­tes de Nó­va­ya Ga­ze­ta y a su vez se­gui­dor del Spar­tak de Mos­cú, ex­pli­ca des­de la re­dac­ción mos­co­vi­ta de su pu­bli­ca­ción có­mo se de­sa­rro­llan es­tas ba­ta­llas cam­pa­les en­tre hoo­li­gans le­jos del es­cru­ti­nio de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. “Las pe­leas y re­yer­tas en par­ques y bos­ques se ce­le­bran al me­nos una vez por se­ma­na; se fja el lu­gar y la ho­ra a tra­vés de las re­des so­cia­les”, re­la­ta Du­bov. Las re­glas tam­bién se es­ta­ble­cen de an­te­mano, in­clu­yen­do el ti­po de uten­si­lios que se per­mi­te uti­li­zar en la re­yer­ta. “So­lo se pue­den em­plear los pu­ños y en nin­gún ca­so ar­mas de fue­go”, acla­ra.

Quie­nes de­mues­tran arro­jo y hom­bría en es­tas oca­sio­nes son “pro­mo­cio­na­dos” den­tro del es­ca­la­fón de man­do de la hin­cha­da y, una vez al año, re­su­me el pe­rio­dis­ta, se or­ga­ni­za una gran re­frie­ga “en la que par­ti­ci­pan un ele­va­do nú­me­ro de af­cio­na­dos”. “Los fans lla­man a es­ta gran pe­lea anual o bi­a­nual ‘ obs­hak’”, una pa­la­bra que pro­ce­de de la jer­ga cri­mi­nal y ma­fo­sa y vie­ne a sig­nif­car en idio­ma ru­so al­go así co­mo ‘pe­lea co­mún’.

CRE­CE LA TEN­SIÓN

¿Se re­pe­ti­rán los in­ci­den­tes de Mar­se­lla du­ran­te el Mun­dial de Ru­sia es­te ve­rano? ¿Ten­drán lu­gar pe­leas, con­cer­ta­das a tra­vés de los mó­vi­les y las re­des so­cia­les, en­tre hin­cha­das ri­va­les? Da­do el ac­tual cli­ma de ten­sión in­ter­na­cio­nal en­tre Ru­sia y Oc­ci­den­te, en par­ti­cu­lar con

el Reino Uni­do, ¿có­mo reac­cio­na­rán los af­cio­na­dos de am­bos paí­ses en el hi­po­té­ti­co ca­so de que las dos es­cua­dras se en­fren­ten en un cru­ce de eli­mi­na­to­rias, po­si­ble en se­mif­na­les?

Des­de las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas ru­sas y las aso­cia­cio­nes de se­gui­do­res se in­ten­ta trans­mi­tir un men­sa­je de cal­ma, y se re­cuer­da que los des­plie­gues po­li­cia­les han pre­ve­ni­do los in­ci­den­tes en los es­ta­dios has­ta el mo­men­to. “No me pue­do ima­gi­nar que se re­pi­tan los al­ter­ca­dos de Mar­se­lla en Mos­cú”, in­di­ca, en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca, An­dréí Ma­lo­só­lov, co­fun­da­dor de la Unión de Fans Ru­sos. “Las me­di­das de se­gu­ri­dad [en Ru­sia] son muy efec­ti­vas y nos cau­san mu­chos pro­ble­mas, ta­les co­mo re­tra­sos en la en­tra­da”, se que­ja Ma­ló­sov, hin­cha de un equi­po mos­co­vi­ta.

EL FES­TI­VAL DE LA VIO­LEN­CIA

Las de­cla­ra­cio­nes que han rea­li­za­do al­gu­nos de los al­bo­ro­ta­do­res que par­ti­ci­pa­ron en los in­ci­den­tes de Mar­se­lla no con­fir­man el op­ti­mis­mo de Ma­ló­sov; más bien apun­tan ha­cia to­do lo con­tra­rio. De un do­cu­men­tal ela­bo­ra­do por la BBC con en­tre­vis­tas con al­gu­nos hin­chas ra­di­ca­les ru­sos, se des­pren­de que gru­pos ex­tre­mis­tas es­tán pre­pa­ran­do des­de ha­ce me­ses em­bos­ca­das con­tra los in­gle­ses.

“Hay una fran­ja de bos­que cer­ca del es­ta­dio; es­tá muy cer­ca de es­te, por lo que la gen­te se pue­de es­con­der en­tre los ár­bo­les, na­dar y pla­near em­bos­ca­das; bá­si­ca­men­te pue­den ha­cer lo que ellos quie­ran”, de­cla­ró un fan, cu­bier­to con una más­ca­ra y ori­gi­na­rio de Ros­tov, ciu­dad del sur de Ru­sia no le­jos de Vol­gro­gra­do, don­de la se­lec­ción in­gle­sa ju­ga­rá su pri­mer par­ti­do. “Pa­ra al­gu­nos se­rá un fes­ti­val de fút­bol, pa­ra otros, un fes­ti­val de vio­len­cia”, con­clu­yó.

“No veo pro­ble­ma en que de­ci­da­mos qué ju­ga­do­res que­re­mos (y que no ha­ya negros en el equi­po). Es lo que ha­ce el ATH­LE­TIC DE BIL­BAO con los vas­cos”

GRU­POS OR­GA­NI­ZA­DOS Y ES­TRA­TE­GIAS OR­QUES­TA­DAS “So­mos los sol­da­dos de Vla­dí­mir Pu­tin”. La fra­se, di­cha por Vla­dí­mir el ase­sino (aba­jo, lle­ván­do­se la mano a la bo­ca) y gra­ba­da con una cá­ma­ra ocul­ta pa­ra la BBC en su re­por­ta­je Ru­sia´s Hoo­li­gan Army,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.