MALDITA FA­MA

Esquire (Spain) - - ■ Best Version - TEXTO: MAR­TA TO­RRES RUIZ FO­TO­GRA­FÍA: JUANKR

El éxi­to les lle­gó con tan­ta ra­pi­dez que ca­si se los tra­ga. Por eso Ian Axel y Chad King des­apa­re­cie­ron de un plu­ma­zo, in­ca­pa­ces de di­ge­rir sus vi­das. Aho­ra re­gre­san, se­re­nos y sin pre­sio­nes, con un ter­cer ál­bum

Lo su­yo fue de au­tén­ti­ca lo­cu­ra. De re­cién li­cen­cia­dos en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU) pa­sa­ron a con­ver­tir­se en ído­los de mi­llen­nials. Y des­pués, de la no­che a la ma­ña­na, a po­ner mú­si­ca a la ca­be­ce­ra de un pro­gra­ma de la MTV. Lue­go fue­ron ver­sio­na­dos por una de las se­ries de más éxi­to en Es­ta­dos Uni­dos, Glee, y po­co más tar­de la ar­chi­fa­mo­sa Ch­ris­ti­na Agui­le­ra les pro­pu­so can­tar jun­tos por­que se ha­bía vuel­to lo­ca con uno de sus te­mas. Pe­ro ¿quié­nes son es­tos cha­va­les que se ha­cen lla­mar A Great Big World, que to­ca­ron el cie­lo con sus pri­me­ros te­mas y des­apa­re­cie­ron des­pués co­mo si se los hu­bie­ra tra­ga­do la tie­rra?

Sus nom­bres son Ian Axel (Nue­va Jer­sey, 1985) y Chad King (Flo­ri­da, 1985) y son el dúo de mú­si­ca pop que, con ape­nas dos te­mas – This Is the New Year (2011) y Say So­met­hing (2014), in­clui­dos en su pri­mer ál­bum de es­tu­dio Is The­re Any­body Out The­re? ( 2014)–, arra­sa­ron en­tre pú­bli­co e in­dus­tria. To­dos que­rían ver­les to­car, to­dos que­rían can­tar con ellos y to­dos pe­dían nue­vas can­cio­nes. Así na­ció un se­gun­do ál­bum com­ple­to, When the Mor­ning Co­mes (2015), que hi­cie­ron a to­da pri­sa pre­sio­na­dos por las cir­cuns­tan­cias y no por las ga­nas de com­po­ner. Por eso de­ci­die­ron fre­nar y des­apa­re­cer. Por­que ya no eran lo que ha­bían si­do, por­que no que­rían con­ver­tir­se en lo que los de­más que­rían, por­que ne­ce­si­ta­ban vol­ver a ser lo que les die­ra la ga­na.

SU VI­DA EN CAN­CIO­NES

Re­se­tea­dos, aho­ra vuel­ven con el sin­gle Youn­ger, una can­ción que re­me­mo­ra su épo­ca ju­ve­nil con la que, sin du­da, su pú­bli­co se sen­ti­rá iden­ti­fi­ca­do. En los pró­xi­mos me­ses lle­ga­rá el ter­cer ál­bum al que per­te­ne­ce es­te te­ma, que han gra­ba­do en el Stu­dio G. Ubi­ca­do en Brooklyn, en el ba­rrio de Wi­lliams­burg –po­bla­do por híps­ters y mi­llen­nials–, es el lu­gar don­de ci­tan a Es­qui­re pa­ra ha­blar de su nue­vo y es­pe­ra­dí­si­mo tra­ba­jo.

Aho­ra sí es­tán con­ven­ci­dos de lo que han he­cho. “Es­te dis­co es dis­tin­to del res­to. Lo pro­du­ci­mos y lo gra­ba­mos con nues­tra ban­da, que son gran­des ami­gos. Cuan­do es­cri­bes una can­ción y la gra­bas, pue­des per­der par­te de su esen­cia, pe­ro creo que en es­te ca­so la man­tu­vi­mos. Hay mu­cho rui­do a nues­tro al­re­de­dor. Pe­ro he­mos si­do ca­pa­ces de apar­tar­lo y ha­cer lo que que­ría­mos. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos. To­das las can­cio­nes tie­nen his­to­rias de nues­tras vi­das”, cuen­ta Axel, cons­cien­te de la ex­pec­ta­ción que han le­van­ta­do des­pués de es­tos años de si­len­cio crea­ti­vo. Por su as­pec­to ju­ve­nil se les po­dría con­fun­dir con un par de ami­gos que aca­ban de sa­lir de cla­se. En cier­to mo­do es así. Han pa­sa­do ya unos años, pe­ro se co­no­cie­ron en la NYU. Axel es la vi­va ima­gen del alumno apli­ca­do; King, el tí­pi­co que se sien­ta en una es­qui­na del au­la mien­tras ti­ra al res­to de la cla­se to­do lo que pi­lla. En un mo­men­to de la en­tre­vis­ta, Axel mi­ra a King mien­tras es­te bro­mea. “Te­nía­mos que vol­ver. Sen­tía­mos cier­ta pre­sión por so­nar otra vez. De­ja­mos de ser lo que éra­mos, pe­ro es­te ál­bum es una vuel­ta a nues­tros orí­ge­nes. Tu­vi­mos que ale­jar­nos de to­do: de la ca­sa dis­co­grá­fi­ca, de los re­pre­sen­tan­tes, de los ami­gos… Te­nía­mos que con­fiar en no­so­tros otra vez”, ex­pli­ca Axel re­cor­dan­do la épo­ca en la que la fa­ma y el éxi­to se les vi­nie­ron en­ci­ma co­mo un tsu­na­mi. Epic Re­cords, se­llo de Sony Mu­sic En­ter­tain­ment, les ha­bía fi­cha­do cuan­do el dúo se bus­ca­ba la vi­da con­si­guien­do fi­nan­cia­ción pa­ra sa­car sus can­cio­nes a tra­vés de in­ter­net. Ese fue el mo­men­to en que to­do cam­bió. Fue­ron ele­gi­dos ar­tis­tas del mes por El­vis Du­ran, cu­yo pro­gra­ma de ra­dio se es­cu­cha en to­do Es­ta­dos Uni­dos. Una de sus can­cio­nes so­nó en el con­cur­so de bai­le de te­le­vi­sión So­you Think­you Can Dan­ce, crea­do por los pro­duc­to­res de Ame­ri­can Idol. La co­la­bo­ra­ción con Ch­ris­ti­na Agui­le­ra. El anun­cio de su ac­tua­ción en el des­fi­le de Vic­to­ria’s Se­cret… Se les es­ta­ba yen­do de las ma­nos y la única vía de sal­va­ción que en­con­tra­ron fue pa­rar.

UN GOL­PE DE SUER­TE

Axel re­cuer­da que nin­guno se ha­bía pro­pues­to nun­ca vi­vir de la mú­si­ca, es más, él em­pe­zó a es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción y Ges­tión de Em­pre­sas: “Aun­que no me gus­ta­ba na­da. En­ton­ces en­con­tré un pro­gra­ma so­bre mú­si­ca en la NYU y pen­sé: “No co­noz­co a na­die en el mun­do de la mú­si­ca, pe­ro quie­ro pro­bar”. Me ma­tri­cu­lé y Chad me di­jo: “Tie­nes que can­tar”. Fue co­mo mi re­pre­sen­tan­te al prin­ci­pio. Y en­ton­ces com­pu­si­mos la mú­si­ca jun­tos”. “Yo que­ría ser con­se­je­ro de­le­ga­do de una dis­co­grá­fi­ca, te­ner mi pro­pio se­llo. En­ton­ces, co­no­cí a Ian y to­do cam­bió. Me di cuen­ta de que que­ría com­po­ner, de que que­ría can­tar”, re­la­ta King.

Co­mo su­ce­de con la ma­yo­ría de las his­to­rias que hay de­trás de los mú­si­cos de éxi­to, pa­ra la de es­ta pa­re­ja, a mo­do de re­su­men, bas­ta­ría con ex­pli­car que tu­vie­ron un gran gol­pe de suer­te. Sin em­bar­go, si re­pa­sa­mos los de­ta­lles de su tra­yec­to­ria hay que des­ta­car que su ca­rre­ra es­tá apun­ta­la­da por una só­li­da for­ma­ción mu­si­cal. No hay más que es­cu­char la can­ción This Is New Year, que fue pin­cha­da en 2011 en di­fe­ren­tes ca­na­les de te­le­vi­sión y más tar­de co­mo te­ma de ca­be­ce­ra – que ya men­cio­na­mos– en el pro­gra­ma I Used To Be Fat de MTV. Eso sí, a los ex­per­tos y, so­bre to­do, a sus fans les co­rres­pon­de de­ci­dir si es­te fue su gran pun­to de in­fle­xión. Por­que pa­ra otros su gran mo­men­to fue

“De­ja­mos de ser lo que éra­mos, pe­ro es­te ál­bum es una vuel­ta a nues­tros orí­ge­nes”

cuan­do les ver­sio­nó la co­no­ci­da se­rie Glee, emi­ti­da en Es­pa­ña en Fox Li­fe, Neox y Atre­se­ries. Con la can­ción Youn­ger y el res­to del ter­cer ál­bum, King ad­mi­te que han de­ja­do que la ins­pi­ra­ción y la crea­ti­vi­dad flu­yan. “Y no de­ja­mos que na­die es­cu­che lo que es­ta­mos ha­cien­do has­ta que lo ter­mi­na­mos, po­día in­ter­fe­rir en el pro­ce­so. Nues­tro pri­mer ál­bum fue una co­lec­ción de can­cio­nes que ha­bía­mos com­pues­to du­ran­te cin­co años. El se­gun­do, un tra­ba­jo rá­pi­do. En es­te que­re­mos dar un pa­so atrás, te­ner la opor­tu­ni­dad de sen­tir la mú­si­ca”, ex­pli­ca. King y Axel tra­ba­jan co­do con co­do unas 7 u 8 ho­ras al día y, co­mo cual­quie­ra, tie­nen otras res­pon­sa­bi­li­da­des. “Mu­chas ve­ces es­ta­mos en una sa­la tra­ba­jan­do en una can­ción y de re­pen­te em­pie­zo a to­car al­go y veo que fun­cio­na. Se ha­bla mu­cho del ge­nio crea­ti­vo, pe­ro otras ve­ces no apa­re­ce… En­ton­ces ha­bla­mos con el ge­nio y nos que­ja­mos ( ri­sas). Tam­bién sa­li­mos jun­tos a ver mu­si­ca­les o re­pa­sa­mos ví­deos de los 80”, di­ce Axel en­tre car­ca­ja­das so­bre su ma­ne­ra de tra­ba­jar. Él re­co­no­ce que siem­pre in­ten­ta lle­gar a ca­sa pron­to por­que tie­ne un ni­ño que pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en su je­fe. “A mi hi­jo le can­to mu­chas can­cio­nes, tam­bién cuan­do com­pon­go. Le he de­di­ca­do una en es­te úl­ti­mo ál­bum”, in­di­ca.

Con el pri­mer dis­co hu­bo di­vi­sión de opi­nio­nes por par­te de la crí­ti­ca. Ti­mothy Mon­ger, de All­mu­sic –la guía mu­si­cal de in­ter­net con ma­yor ba­se de da­tos de la in­dus­tria–, apun­tó que pa­re­cían en­con­trar­se en te­rri­to­rio clas­sic pop. Ja­son Lips­chutz, de Bill­board, se­ña­ló que era un tra­ba­jo sin­ce­ro, pe­ro con un “es­tra­fa­la­rio op­ti­mis­mo”. Glenn Gam­boa, de News­day, des­ta­có la “pasión” de su mú­si­ca, mien­tras que Ely­sa Gard­ner, del USA To­day, re­sal­tó que el ál­bum los con­ver­tía en ar­tis­tas pop a te­ner en cuen­ta. Pe­ro las crí­ti­cas de los pe­rió­di­cos New York Daily News y The New York Ti­mes fue­ron real­men­te du­ras. Opi­nio­nes apar­te, el dis­co de­bu­tó ter­ce­ro en la lis­ta de ál­bu­mes del Bill­board 200 con 48.000 co­pias ven­di­das y una ci­fra to­tal de 165.000 con fe­cha de oc­tu­bre de 2015. Unos da­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra sus se­gui­do­res. Es cier­to que sus can­cio­nes a ve­ces son muy ro­mán­ti­cas y nos­tál­gi­cas, co­mo pa­ra mi­llen­nials. Un per­fil de pú­bli­co que, por otro la­do, se en­cuen­tra muy bien re­pre­sen­ta­do en am­bas cos­tas de Es­ta­dos Uni­dos. En­ton­ces, ¿ por qué no aca­ban de con­ven­cer en su pro­pia ca­sa cuan­do pa­re­cen ha­ber da­do con la cla­ve que bus­can to­dos los em­pre­sa­rios del sec­tor? Por­que su tra­ba­jo go­za de gran éxi­to fue­ra del país, con se­gui­do­res so­bre to­do de Ca­na­dá, Reino Uni­do, Ir­lan­da, Sue­cia, Aus­tria, Nue­va Ze­lan­da y Aus­tra­lia.

A pe­sar de los fans, de las ven­tas y de la fa­ma, a es­tas al­tu­ras to­da­vía re­co­no­cen que, cuan­do ac­túan de­lan­te de su pú­bli­co, se si­guen po­nien­do ner­vio­sos. “To­da­vía me da mie­do sa­lir al es­ce­na­rio. Soy una per­so­na muy in­tro­ver­ti­da. Tí­mi­da. Que na­die pien­se que no soy una per­so­na so­cial, aun­que pre­fie­ro que­dar­me en ca­sa”, con­fie­sa Axel, mien­tras ex­pli­ca co­mo pue­de sus con­tra­dic­cio­nes. “Pri­me­ro sal­go muy ner­vio­so y al se­gun­do se me dis­pa­ra la adre­na­li­na. Es en­ton­ces cuan­do lo dis­fru­to, pe­ro lue­go no me acuer­do. Me pa­sa siem­pre”, con­ti­núa. A King le ocu­rre al­go pa­re­ci­do: “Sí, me sien­to muy in­se­gu­ro an­tes de sa­lir, pe­ro no hay op­ción y, ade­más, el pú­bli­co nos de­mues­tra que quie­re que es­te­mos allí. A ve­ces es di­fí­cil en­ten­der­lo”.

“Me sien­to muy in­se­gu­ro an­tes de sa­lir al es­ce­na­rio, pe­ro no hay op­ción”, di­ce King Ian Axel: “A mi hi­jo le can­to mu­chas can­cio­nes. Tam­bién cuan­do com­pon­go”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.