“TE­NÍA­MOS DE­MA­SIA­DO MA­TE­RIAL REAL”

Esquire (Spain) - - ■ Best Version - POR AL­BER­TO REY

Seis ho­ras de lo­cu­ra co­lec­ti­va, wes­tern, in­ten­tos de ase­si­na­to... Si crees que ‘Wild Wild Country’ fue una pa­ra­noia, te equi­vo­cas, por­que ocu­rrió. Y nos lo cuen­tan sus crea­do­res

Ma Anand Shee­la, la ro­ba­pla­nos ab­so­lu­ta de Wild Wild Country, la se­rie do­cu­men­tal de Net­flix di­ri­gi­da por los her­ma­nos Chap­man y Ma­clain Way, es ya un icono pop. No es­tá mal pa­ra una se­ño­ra que vi­ve en un pe­que­ño pue­blo sui­zo ale­ja­da de to­do.

MIE­DO A LO EX­TRAN­JE­RO

Lo cier­to es que es­ta apa­ren­te­men­te frá­gil mu­jer ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das fas­ci­nó y ate­mo­ri­zó a un pe­que­ño pue­blo, An­te­lo­pe, lue­go a un es­ta­do, Ore­gón, y des­pués a un país en­te­ro, Es­ta­dos Uni­dos. Shee­la fue du­ran­te años la mano de­re­cha de Bhag­wan Sh­ree Raj­neesh, un gu­rú in­dio que, tras ser re­cha­za­do por las au­to­ri­da­des de su país a prin­ci­pios de los años ochen­ta, de­ci­de tras­la­dar su chi­rin­gui­to pseu­do­re­li­gio­so al oes­te nor­te­ame­ri­cano. Así em­pie­za Wild Wild Country, con una pre­mi­sa dig­na de una co­me­dia de Sa­cha Ba­ron Cohen: el san­tón es­pa­bi­la­do que se va a Amé­ri­ca a ven­der el nir­va­na a quie­nes pue­dan pa­gar­lo. Sin em­bar­go, co­mo to­das las his­to­rias real­men­te lo­cas, es­ta es ver­da­de­ra. “Des­pués de ha­blar con ella nos di­mos cuen­ta de que po­día­mos ha­cer un muy buen do­cu­men­tal”, me cuen­tan los her­ma­nos Way de su en­cuen­tro con la ya se­xa­ge­na­ria Shee­la. Fue­ron va­rios días de en­tre­vis­tas (y no des­ve­la­re­mos con qué fra­se ge­nial ter­mi­nan), pe­ro qué son unos días en com­pa­ra­ción con los cua­tro años que ha tar­da­do Wild Wild Country en ver la luz. Al­go ló­gi­co si te­ne­mos en cuen­ta el ma­te­rial del que par­tían sus di­rec­to­res: unas 300 ho­ras de me­tra­je bru­to, pro­ce­den­te en su ma­yo­ría de la Ore­gon His­to­ri­cal So­ciety. La ex­cep­cio­na­li­dad del ha­llaz­go la ex­pli­ca Chap­man Way: “nor­mal­men­te uno so­lo dis­po­ne de ar­chi­vos que ya han si­do emi­ti­dos, clips de dos o tres mi­nu­tos, pe­ro no­so­tros te­nía­mos mu­chas to­mas de más de una ho­ra sin edi­tar”. So­bre to­do gra­ba­cio­nes rea­li­za­das en el gi­gan­tes­co ran­cho que el cul­to de Bhag­wan, más co­no­ci­do co­mo Os­ho, ad­qui­rió pa­ra le­van­tar una ciu­dad que hi­cie­ra reali­dad su uto­pía. Pe­ro el pro­yec­to, pe­se a ser más ca­pi­ta­lis­ta que el ca­pi­ta­lis­mo mis­mo, cho­ca­ba

fron­tal­men­te con la Nor­tea­mé­ri­ca real. “Es el mie­do a lo ex­tran­je­ro”, lle­ga a ver­ba­li­zar uno de los re­si­den­tes de An­te­lo­pe, ató­ni­to an­te la que se ha lia­do en lo que an­tes no era más que una enor­me ex­ten­sión de tie­rra ol­vi­da­da. Con Os­ho ca­si siem­pre en la som­bra y Shee­la con­ver­ti­da en ma­te­rial de pri­me­ra pa­ra talk shows pro­vo­ca­do­res, la ciu­dad de Raj­neesh­pu­ram cre­cía y cre­cía mien­tras la Amé­ri­ca blan­ca y cris­tia­na no sa­bía có­mo reac­cio­nar. “Lo que pa­ra una per­so­na es una sec­ta pa­ra otra es su re­li­gión”, sen­ten­cia Mcla­ne Chap­man so­bre el con­flic­to cen­tral de Wild Wild Country: ¿có­mo ata­car a una co­mu­ni­dad que en el fon­do re­pre­sen­ta to­do aque­llo por lo que Es­ta­dos Uni­dos en teo­ría lu­cha? Así es­ta­ban las co­sas en Ore­gón… has­ta que el asun­to se les fue de las ma­nos. A to­dos. Shee­la ter­mi­nó en la cár­cel.

EL NIR­VA­NA EN ORE­GÓN

En Wild Wild Country pa­sa de to­do por­que en Raj­neesh­pu­ram, Ore­gón, Es­ta­dos Uni­dos, la reali­dad su­peró a la fic­ción. A cual­quier fic­ción. Sus di­rec­to­res que­rían mos­trar­lo fiel­men­te y pa­ra eso ne­ce­si­ta­ban una se­rie. Pri­me­ro por­que “pa­ra mu­chas de las per­so­nas que apa­re­cen en el do­cu­men­tal, es­tos he­chos son lo más im­por­tan­te que les ha pa­sa­do en la vi­da” y se­gun­do por­que no sa­bían có­mo me­ter­lo to­do en no­ven­ta mi­nu­tos. Cuan­do se­ries co­mo Ma­king a Mur­de­rer o The Jinx to­da­vía no exis­tían, los her­ma­nos Way co­men­za­ron a dar for­ma a los seis epi­so­dios que for­man Wild Wild Country. Seis ho­ras de dis­to­pía, wes­tern, me­di­ta­ción, bai­le, ar­mas, dro­gas, in­ten­tos de ase­si­na­to, ro­pas ro­jas, en­ve­ne­na­mien­tos, re­lo­jes de lu­jo y cas­to­res. Aun­que así enu­me­ra­do sue­ne ab­sur­do, tie­ne sen­ti­do. Tie­ne sen­ti­do por­que ocu­rrió. El nir­va­na qui­zá no exis­ta, pe­ro Shee­la sí.

Con Shee­la con­ver­ti­da en es­tre­lla de ‘talk shows’ pro­vo­ca­do­res, la ciu­dad cre­cía y cre­cía y Amé­ri­ca no sa­bía có­mo reac­cio­nar

Los her­ma­nos Way, Chap­man y Ma­clain, te­nían, se­gún nos co­men­tan en la en­tre­vis­ta, can­ti­da­des in­gen­tes de ma­te­rial ori­gi­nal pa­ra los 6 ca­pí­tu­los de es­ta se­rie do­cu­men­tal. Lo di­fí­cil fue no uti­li­zar­lo to­do.

La sec­ta fue ex­pul­sa­da de la In­dia y en­con­tra­ron en mi­tad del de­sier­to de Ore­gón su nue­vo ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.