CÓ­MO (NO) COM­PRAR AR­TE RO­BA­DO

¡FELICIDADES! YA ERES EL OR­GU­LLO­SO PRO­PIE­TA­RIO DE UNA LITOGRAFÍA DE PI­CAS­SO, UN AN­TI­GUO JA­RRÓN O UN DI­BU­JO DE EL GRECO. GE­NIAL, PE­RO ¿CÓ­MO SABES QUE LO QUE ACABAS DE COM­PRAR NO ES UNA FALSIFICACIÓN O UNA PIE­ZA ROBADA?

Esquire (Spain) - - Negocios - TEXTO: NOAH CHARNEY ILUSTRACIÓN: JA­VIER MUÑOZ

¿Te imaginas com­prar, por ejem­plo, una ca­sa muy ca­ra por un mi­llón de eu­ros sin co­no­cer al an­te­rior pro­pie­ta­rio o sin sa­ber có­mo la ad­qui­rió, sin nin­gún pa­pel que ates­ti­güe su pro­pie­dad o man­te­ni­mien­to, por un pre­cio ar­bi­tra­rio y sin sa­ber real­men­te si es­tá he­cha de la­dri­llos? ¿Te imaginas que te obli­gan a pa­gar en efec­ti­vo (po­si­ble­men­te trans­fi­rien­do el di­ne­ro a una cuen­ta en un ban­co sui­zo) y que no se te per­mi­te in­ves­ti­gar más so­bre la ca­sa an­tes de com­prar­la? Bien­ve­ni­do al mun­do del ar­te, don­de es­te ti­po de co­sas son lo más nor­mal, y lo ha si­do así du­ran­te si­glos. La opa­ci­dad del co­mer­cio del ar­te tie­ne va­rias fa­ce­tas. Cuan­do se fun­da­ron las pri­me­ras ca­sas de subastas, Sot­heby’s y Ch­ris­tie’s, en el si­glo XVIII, su ne­go­cio prin­ci­pal era li­qui­dar las co­lec­cio­nes de ar­te de aris­tó­cra­tas que an­tes eran ri­cos y que ya no po­dían per­mi­tir­se una vi­da lu­jo­sa, con la Re­vo­lu­ción In­dus­trial cam­bian­do la for­ma en que se ga­na­ba el di­ne­ro y el sis­te­ma feu­dal hu­yen­do por la ven­ta­na. Esos aris­tó­cra­tas no que­rían ha­cer pú­bli­cos sus apu­ros fi­nan­cie­ros, y los subas­ta­do­res se vie­ron obli­ga­dos a ne­gar­se a di­vul­gar la iden­ti­dad del ven­de­dor, sim­ple­men­te re­fi rién­do­se a ellos co­mo una “da­ma” o un “ca­ba­lle­ro”. In­clu­so hoy en día, la po­li­cía a ve­ces ne­ce­si­ta una or­den pa­ra obli­gar a las ga­le­rías o a las ca­sas de subastas a re­ve­lar quién les con­sig­nó las obras. Lue­go es­tá la fal­ta de co­no­ci­mien­to. Aun­que pro­ba­ble­men­te de­be­ría exis­tir, nun­ca ha ha­bi­do una tra­di­ción de com­pra­do­res que in­sis­tan en ver re­sul­ta­dos de prue­bas fo­ren­ses que in­di­quen la au­ten­ti­ci­dad de una obra a la ven­ta. Los com­pra­do­res son in­for­ma­dos me­dian­te el tra­ba­jo de un ex­per­to que de­ci­de lo que quie­re re­ve­lar so­bre la au­to­ría, te­ma, es­ta­do de con­ser­va­ción, his­to­ria, pro­ce­den­cia… Y eso es to­do. Tó­ma­lo o dé­ja­lo. Com­pra­dor, ten cui­da­do. Co­mo au­tor de va­rios libros so­bre crí­me­nes ar­tís­ti­cos y ha­bien­do en­se­ña­do la his­to­ria de los crí­me­nes ar­tís­ti­cos du­ran­te mu­chos años, co­noz­co de­ce­nas de tru­cos que la­dro­nes, fal­si­fi­ca­do­res y es­ta­fa­do­res han uti­li­za­do con éxi­to en el pa­sa­do. Es­tu­dia­mos la his­to­ria pa­ra no re­pe­tir los erro­res del pa­sa­do, y a par­tir de es­tos es­tu­dios po­de­mos ex­traer lec­cio­nes pa­ra no ser en­ga­ña­dos en el fu­tu­ro. Los es­ta­fa­do­res in­te­li­gen­tes siem­pre en­con­tra­rán nue­vas for­mas de en­ga­ñar, pe­ro no es­tá de más echar un vis­ta­zo a es­tos cin­co con­se­jos pa­ra sa­ber có­mo com­prar ar­te au­tén­ti­co y le­gal, sin im­por­tar el es­ti­lo o el pre­su­pues­to.

CO­TE­JA LA OBRA CON UNA BA­SE DE DA­TOS DE AR­TE RO­BA­DO

Pa­ra no ser pe­nal­men­te res­pon­sa­ble en ca­so de que ha­yas com­pra­do (sin sa­ber­lo) ar­te usur­pa­do, ne­ce­si­tas de­mos­trar dos co­sas: di­li­gen­cia de­bi­da y una com­pra de bue­na fe. La bue­na fe sig­ni­fi­ca que de­bes ser ca­paz de ar­gu­men­tar que real­men­te pen­sa­bas que el ob­je­to era le­gí­ti­mo cuan­do lo com­pras­te; la di­li­gen­cia de­bi­da sig­ni­fi­ca que has de­bi­do in­da­gar en ba­ses de da­tos de ar­te ro­ba­do (co­mo la del Gru­po de Re­cu­pe­ra­ción de Ar­te) y con­fir­mar que el ob­je­to no es­ta­ba en la lis­ta. Es­to es lo mí­ni­mo, ojo, ya que el he­cho de que una obra no fi­gu­re en esas lis­tas no sig­ni­fi­ca que no sea pro­ble­má­ti­ca (por ejem­plo, cual­quier an­ti­güe­dad sa­ca­da de una ex­ca­va­ción no apa­re­ce­rá, por­que fue vis­ta por úl­ti­ma vez ha­ce si­glos o mi­le­nios).

PRE­GUN­TA SO­BRE LA PRO­CE­DEN­CIA... Y VERIFÍCALA

La pro­ce­den­cia es la his­to­ria do­cu­men­ta­da de un ob­je­to. Si no se pue­de ras­trear to­da la his­to­ria de un ar­tícu­lo, eso no es en sí mis­mo cau­sa de sos­pe­cha (po­cos ob­je­tos, apar­te de los muy re­cien­tes, tie­nen una his­to­ria de pro­pie­dad com­ple­ta). Pe­ro pre­gun­ta so­bre la pro­ce­den­cia. Las an­ti­güe­da­des de­ben ir acom­pa­ña­das de do­cu­men­ta­ción que de­mues­tre que fue­ron ex­ca­va­das y ex­por­ta­das an­tes de 1970 pa­ra po­der ser co­mer­cia­li­za­das (an­tes de la con­ven­ción de la UNESCO de ese año, las le­yes eran in­co­ne­xas y se apli­ca­ban irre­gu­lar­men­te, por lo que se con­ce­de una es­pe­cie de am­nis­tía a los ob­je­tos co­mer­cia­li­za­dos an­tes de aquel año). Cuan­ta más pro­ce­den­cia en­cuen­tre, más se­gu­ro pue­des es­tar de que la obra es a) au­tén­ti­ca, si tie­ne un his­to­rial de per­so­nas que pien­san que es au­tén­ti­ca, y b) que no ha si­do robada ni sa­quea­da. Pe­ro, en reali­dad, po­ca gen­te com­prue­ba la pro­ce­den­cia. Si, di­ga­mos, de una pin­tu­ra se di­ce que ha si­do ex­pues­ta en tres ga­le­rías di­fe­ren­tes, ca­da una de las ga­le­rías y fe­chas de ex­po­si­ción de­ben ser re­vi­sa­das. La ban­de­ra ro­ja apa­re­ce cuan­do nin­gu­na de las pro­ce­den­cias pue­de ser fá­cil­men­te ve­ri­fi­ca­da (por ejem­plo, si las tres ga­le­rías ya es­tán ce­rra­das, o si los an­ti­guos pro­pie­ta­rios han fa­lle­ci­do). A ve­ces los la­dro­nes in­di­can una pro­ce­den­cia que en reali­dad no es­tá re­la­cio­na­da con el ob­je­to en cues­tión.

MI­RA LA PAR­TE DE ATRÁS DE LA OBRA, SIN MAR­COS

Los re­ver­sos de pin­tu­ras y gra­ba­dos (y los fon­dos de es­cul­tu­ras) con­tie­nen gran can­ti­dad de in­for­ma­ción: co­sas co­mo pe­ga­ti­nas o se­llos de an­ti­guos pro­pie­ta­rios o ven­de­do­res, per­mi­sos de adua­nas, así co­mo el des­gas­te nor­mal que se es­pe­ra­ría en un ob­je­to que pue­de te­ner cien­tos de años de an­ti­güe­dad. Los fal­si­fi­ca­do­res tien­den a ser pe­re­zo­sos al re­crear las par­tes de las obras que nor­mal­men­te es­tán ocul­tas. Los ob­je­tos ar­tís­ti­cos más fal­si­fi­ca­dos son las li­to­gra­fías del si­glo XX de Da­lí, Mi­ró, Cha­gall y Pi­cas­so (que es tam­bién, con di­fe­ren­cia, el ar­tis­ta más fal­si­fi­ca­do). Se ven­den nor­mal­men­te en­mar­ca­das, y pa­re­ce una lás­ti­ma des­mon­tar­las pa­ra ver la par­te pos­te­rior del tra­ba­jo. Pe­ro una im­pre­sión lá­ser de ca­li­dad ac­tual en el pa­pel apro­pia­do se pa­re­ce mu­cho a una litografía en­mar­ca­da en la dé­ca­da de 1950.

PI­DE PRUE­BAS FO­REN­SES PA­RA CON­FIR­MAR SU AU­TEN­TI­CI­DAD

No hay nin­gu­na bue­na ra­zón pa­ra que las prue­bas fo­ren­ses de obras de ar­te an­tes de su ven­ta no sean al­go es­tán­dar.

Co­mo los com­pra­do­res no in­sis­ten en es­to, no hay nin­gún in­cen­ti­vo pa­ra que los ven­de­do­res lo ha­gan; así que se su­po­ne que hay que con­fiar ex­clu­si­va­men­te en la opi­nión de los ex­per­tos. Siem­pre acon­se­jo a los co­lec­cio­nis­tas que se in­for­men so­bre los re­sul­ta­dos de las prue­bas fo­ren­ses y, si no las hay, pre­gun­tar si se pue­den rea­li­zar an­tes de la com­pra. En la ac­tua­li­dad no son ne­ce­sa­ria­men­te in­va­si­vas y pue­den cos­tar unos po­cos cien­tos de eu­ros. No es mu­cho di­ne­ro por que­dar­te tran­qui­lo si es­tás a pun­to de pa­gar seis o sie­te ci­fras. Tam­bién ten en cuen­ta la reac­ción del ven­de­dor. Si se nie­ga, alé­ja­te. ¿O com­pra­rías un co­che de se­gun­da mano sin que te de­ja­ran que lo re­vi­sa­ra un me­cá­ni­co?

NO COM­PRES NA­DA QUE PROCEDA DE ZO­NAS EN CON­FLIC­TO

Re­cien­tes do­cu­men­ta­les e in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do có­mo al­gu­nas ma­las per­so­nas ven­den a sa­bien­das en el co­mer­cio del ar­te an­ti­güe­da­des sa­quea­das o ro­ba­das de zo­nas de con­flic­to, lo que pue­de sig­ni­fi­car que tu com­pra es­tá fi­nan­cian­do a gru­pos te­rro­ris­tas (si quie­res ver có­mo fun­cio­na es­to, tie­nes que ver la pe­lí­cu­la Blood

An­ti­ques). No for­mes par­te de es­to, ni si­quie­ra in­cons­cien­te­men­te. Es di­fí­cil pe­dir una mo­ra­to­ria en la com­pra de an­ti­güe­da­des de Orien­te, pe­ro a me­nos que ven­gan con una pro­ce­den­cia ex­ten­sa (y ve­ri­fi­ca­ble) pa­ra de­mos­trar que han per­te­ne­ci­do a co­lec­cio­nes ex­tran­je­ras du­ran­te dé­ca­das, ni si­quie­ra las con­si­de­ra­ría. Noah Charney es pro­fe­sor de His­to­ria del Ar­te y au­tor de ‘The Art of For­gery’ y ‘The Mu­seum of Lost Art’ (Phai­don). En­se­ña his­to­ria del cri­men ar­tís­ti­co to­dos los ve­ra­nos co­mo par­te del Pro­gra­ma de Post­gra­do de ARCA en De­li­to Ar­tís­ti­co y Pro­tec­ción del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral. (www.art­cri­me­re­search.org).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.