Ai­re a las ca­nas.

APA­RE­CEN EN LA MA­DU­REZ, PE­RO NO A TO­DOS NOS HA­CEN IN­TERE­SAN­TES. PRE­VE­NIR­LAS, CUI­DAR­LAS CUAN­DO SA­LEN Y, LLE­GA­DO EL MO­MEN­TO, TEÑIRLAS CON ME­SU­RA TE AYU­DA­RÁ A TE­NER LAS CA­NAS CO­MO PA­TRICK DEMPSEY POR AMOR SÁEZ

Esquire (Spain) - - Sumario -

Su apa­ri­ción en la cua­ren­te­na es un drama. Así pue­des pre­ve­nir­las y cui­dar­las cuan­do sa­len.

Des­pués de la cal­vi­cie, las ca­nas son la prin­ci­pal preocupación de los hom­bres. Y es que, por más que Geor­ge Clooney, Ri­chard Ge­re, Pa­trick Dempsey o Ro­bert Dow­ney Jr. ha­yan sa­bi­do ha­cer de ellas un ar­ma de seducción, no a to­dos nos que­dan tan bien y, pa­ra la ma­yo­ría, su apa­ri­ción se con­vier­te en un au­tén­ti­co ‘drama’. ¿Por qué? No nos lle­ve­mos a en­ga­ño: el ca­be­llo blan­co es si­nó­ni­mo de en­ve­je­ci­mien­to. De he­cho, aun­que que­ra­mos echar­le la cul­pa al es­trés, las ca­nas son, so­bre to­do, fru­to de la edad. “La se­ñal más ob­via del en­ve­je­ci­mien­to del ca­be­llo es la pér­di­da de co­lor y la apa­ri­ción de las ca­nas. La me­la­ni­na es el pig­men­to res­pon­sa­ble del tono na­tu­ral del ca­be­llo y la pro­du­cen los me­la­no­ci­tos de los fo­lícu­los del pe­lo. Con la edad, de­jan de fa­bri­car pig­men­to, y es­to da lu­gar a ca­be­llos gri­ses o blan­cos”, ase­gu­ra la tri­có­lo­ga Ri­ta Ro­dri­gues. ¿Y a par­tir de qué edad te­ne­mos que echar­nos a tem­blar? Al­re­de­dor de los 40 años ya las lu­cen un 40% de los hom­bres, aun­que em­pie­zan a sa­lir a los 35. Con­sué­la­te, mal de mu­chos... Pe­ro no es­tá to­do per­di­do: pue­des di­si­mu­lar­las o, al me­nos, lle­var­las con dig­ni­dad.

MÁS VA­LE PRE­VE­NIR...

La pri­me­ra so­lu­ción cuan­do apa­re­cen es cor­tar­se el pe­lo muy cor­to, a lo An­to­nio Ban­de­ras. No es ma­la idea, por­que las ca­nas so­bre un ca­be­llo lar­go no sue­len fa­vo­re­cer de­ma­sia­do y, sin em­bar­go, so­bre uno más cor­to dan un as­pec­to ele­gan­te e in­tere­san­te. Tam­bién hay que mi­mar el pe­lo más que de cos­tum­bre, pa­ra evi­tar que las ca­nas ama­ri­lleen y ter­mi­nes pa­re­cien­do un Gu­si­luz. “El ca­be­llo ca­no­so, al te­ner me­nos me­la­ni­na, es­tá más des­pro­te­gi­do de los ra­yos UV, el hu­mo, la con­ta­mi­na­ción y los me­ta­les pe­sa­dos –co­bre y clo­ro– del agua del gri­fo, y es fá­cil que tien­da a ama­ri­llear”, ad­vier­te la doc­to­ra Ro­dri­gues. Pa­ra mi­ni­mi­zar­lo, hay cham­pús y sprays an­ti­rre­si­duos, co­mo el [1] Cham­pú em­be­lle­ce­dor (12,88 €) y el [2] Spray em­be­lle­ce­dor en me­ta­li­za­do o pla­tea­do (15,73 € ca­da uno) de Sch­warz­kopf, que pro­te­gen de los ra­yos UV y con­tie­nen pig­men­tos me­ta­li­za­dos o pla­tea­dos que neu­tra­li­zan los to­nos ama­ri­llos. Y pa­ra que las ca­nas no se mul­ti­pli­quen co­mo es­po­ras de la no­che a la mañana con­vie­ne uti­li­zar un tra­ta­mien­to que ac­ti­ve la pro­duc­ción de me­la­ni­na na­tu­ral, co­mo el [3] Sé­rum RE30 de Phy­to (49 €). Pe­ro ¿có­mo lo ha­ce? Con­tie­ne un pép­ti­do (con­jun­to de ami­noá­ci­dos) que ac­ti­va un 39% la pro­duc­ción de me­la­ni­na des­pués de tres me­ses de uso. Eso sí, hay que uti­li­zar­lo a dia­rio pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de re­sul­ta­dos. Y al­go más: to­mar un su­ple­men­to, co­mo [4] An­ti­ca­nas de Re­den­hair (42 €), que con­ten­ga ca­ta­la­sa, co­bre y vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes: pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to ca­pi­lar y ayuda a pre­ser­var su co­lor ori­gi­nal. “Con­vie­ne to­mar­lo du­ran­te los me­ses de ma­yor ex­po­si­ción so­lar, en pri­ma­ve­ra y ve­rano”, re­co­mien­da Ro­dri­gues.

EL EFEC­TO OR­TE­GA CANO

Pe­ro cuan­do las ca­nas ya es­tán ins­ta­la­das y se ex­pan­den a sus an­chas por tu ca­be­lle­ra, pa­re­ce que so­lo que­da una al­ter­na­ti­va: te­ñir­se. ¡Ho­rror! La de­ci­sión de dar el pa­so a uti­li­zar tin­te se vi­ve con au­tén­ti­co te­mor en­tre los hom­bres. Pe­dir­lo

en la far­ma­cia da más cor­te que pre­gun­tar por pre­ser­va­ti­vos: “¿Y si me des­cu­bren?”. De he­cho, so­lo dos de ca­da cien hom­bres se las ti­ñen. Según la psi­có­lo­ga Asun­ción Me­na, “creen que si pa­san esa puer­ta ya no hay mar­cha atrás. El re­sul­ta­do y el mie­do al qué di­rán ge­ne­ran mu­cha in­cer­ti­dum­bre. Se vi­ve con ver­da­de­ro pánico mi­rar­se al es­pe­jo y pa­re­cer otra per­so­na”, amén de lo en­go­rro­so que pue­de ser apli­car­se el tin­te en ca­sa. Por eso, si quie­res evi­tar­te dis­gus­tos, lo me­jor es que acu­das a un sa­lón de pe­lu­que­ría. El tin­te sin amo­nia­co [5] Co­lor Ca­mo de Red­ken Brews (25 €) con­si­gue re­sul­ta­dos na­tu­ra­les y cus­to­mi­za­bles, según el gra­do de co­ber­tu­ra de ca­nas que desees. Aho­ra bien, si no eres tan va­lien­te de­bes sa­ber que tam­bién hay al­ter­na­ti­vas al tin­te per­ma­nen­te que no de­jan ‘efec­to Or­te­ga Cano’: se van con los la­va­dos y os­cu­re­cen la ca­na de for­ma tem­po­ral. Hay des­de cham­pús a mas­ca­ri­llas con pig­men­tos ve­ge­ta­les. Un ejem­plo es el cham­pú in­te­li­gen­te [6] Control GX con y sin acon­di­cio­na­dor (9,95 € ca­da uno) de Just for Men, que re­du­ce gra­dual­men­te las ca­nas con los la­va­dos su­ce­si­vos. ¿Có­mo fun­cio­na? Es fá­cil: al ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do se li­be­ran unas pe­que­ñas mo­lé­cu­las de co­lor que van os­cu­re­cien­do la ca­na. Hay que uti­li­zar­lo du­ran­te dos se­ma­nas se­gui­das y des­pués se pue­de usar un par de ve­ces a la se­ma­na pa­ra man­te­ner el efec­to. Tam­bién al­gu­nas mas­ca­ri­llas, co­mo [7] Co­lor & Cream de La Mota (29 €), cu­bren las ca­nas con un pig­men­to ve­ge­tal que se va eli­mi­nan­do gra­dual­men­te con los la­va­dos, además de hi­dra­tar­las pro­fun­da­men­te y apor­tar­les ke­ra­ti­na, pro­teí­nas y ami­noá­ci­dos. So­lu­cio­nes, ha­ber­las ‘hay­las’. Aho­ra es­tá en tu mano lle­var­las bien o ca­mu­flar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.