AN­TE LA DU­DA, RALPH LAU­REN

ES­TE JUDIO VEN­DE­DOR DE COR­BA­TAS NUN­CA PEN­SÓ QUE, 50 AÑOS DES­PUÉS, TEN­DRÍA UN IM­PE­RIO QUE LLENARÍA LOS AR­MA­RIOS DE PO­DE­RO­SOS DE TO­DO EL MUN­DO. EN ‘ES­QUI­RE’ HE­MOS PEN­SA­DO QUE NA­DIE ME­JOR QUE JO­SIE, EX­PER­TO EN MO­DA Y UNO DE SUS FANS MÁS FIE­LES, PA­RA HA­CER­LE

Esquire (Spain) - - Guru -

La fra­se que da tí­tu­lo a es­te ar­tícu­lo y que pro­nun­cié en mi pro­gra­ma, El Ar­ma­rio de Jo­sie, en 2011 me ha per­se­gui­do des­de en­ton­ces. El con­tex­to en el que la for­mu­lé fue re­sol­vien­do un es­ti­lis­mo de un in­die du­bi­ta­ti­vo pa­ra asis­tir al Pri­ma­ve­ra Sound, y su re­per­cu­sión fue tal que has­ta apa­re­cía en una apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les con au­dios de fra­ses fa­mo­sas. Des­de la emi­sión de es­te ca­pí­tu­lo, ha si­do una de mis lec­cio­nes de mo­da más re­pe­ti­das, por­que creo frme­men­te que sin­te­ti­za a la per­fec­ción el con­se­jo que hay que dar a al­guien que pa­sa de ves­tir­se, que no le gus­ta ir de com­pras y nun­ca sa­be qué po­ner­se... A ese ti­po de ele­fan­te, si hay que dar­le una ca­cha­rre­ría de la que sa­lir in­dem­ne, que no sea otra que una tien­da de Ralph Lau­ren. Por­que, se pon­ga lo que se pon­ga (mien­tras que no se de­can­te por el big pony o al­go así), siem­pre irá im­pe­ca­ble, sin ape­nas pre­ten­der­lo. Es fá­cil acer­tar: hay ro­pa bue­na y con un len­gua­je com­pren­si­ble pa­ra to­dos los pú­bli­cos mas­cu­li­nos, ade­más de des­per­di­ga­da es­tra­té­gi­ca­men­te en unos re­cin­tos tan ge­ne­ro­sos en pro­duc­tos de di­fe­ren­tes li­gas co­mo en me­tros cua­dra­dos de pa­re­des re­ves­ti­das de no­ble boi­se­rie. La mis­ma que ha da­do con­fan­za des­de la fun­da­ción de es­ta mar­ca en 1967 a los blan­cos an­glo­sa­jo­nes pro­tes­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos (WASP, Whi­te An­gloSa­xon Pro­tes­tant) y a nues­tros EBSC (Es­pa­ño­les Ba­rrio-sal­man­ti­nos Ca­tó­li­cos).

Pe­ro, ade­más de es­te pú­bli­co in­con­di­cio­nal, Ralph Lau­ren tam­bién re­sul­ta atrac­ti­vo, des­de ha­ce cin­cuen­ta años, a aque­llos que sue­ñan con al­can­zar un look bá­si­co e im­pe­ca­ble, de ele­va­do norm­co­re y con el con­si­guien­te avi­tua­lla­mien­to pa­ra esos días en los que no sa­bes qué po­ner­te.

Y por úl­ti­mo, es­tán aque­llos fans que lle­van ya subidos al­gu­nos pel­da­ños en la as­cé­ti­ca escalera del es­ti­lo y que bus­can en­con­trar pren­das in­só­li­tas, por ra­ras, que de­ri­van en un feís­mo ca­paz de su­pe­rar los mo­lo­nes looks de la tec­noin­te­lec­tua­li­dad ita­lia­ni­zan­te de los años 90. No sé si me ex­pli­co. Ha­blo de esos ejer­ci­cios de es­ti­lo que yo sue­lo lla­mar ‘ra­re­zas de Ralph Lau­ren’ y que mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.