‘ESQUIRES’, LA REALE­ZA BRI­TÁ­NI­CA Y LORD BY­RON

JA­MÁS IMAGINARÍAS LO QUE ES­CON­DE EL NÚ­ME­RO 3 DE LA FA­MO­SA SAINT JA­MES’S STREET DE LON­DRES. EN­TRAR EN BERRY BROS. & RUDD TE ASE­GU­RA SA­LIR CON VA­RIAS CON­VA­LI­DA­CIO­NES DEL GRA­DO DE HIS­TO­RIA Y CON UNO DE LOS ME­JO­RES DES­TI­LA­DOS DEL MER­CA­DO POR SA­RA FERCO

Esquire (Spain) - - Gastro -

No exis­te tien­da fí­si­ca que se pa­rez­ca a es­ta, crée­nos. Al me­nos, en el mun­do real. La fa­cha­da y las vi­drie­ras de Berry Bros. & Rudd, si­tua­do en el nú­me­ro 3 de la ca­lle St. Ja­mes’s de Lon­dres, re­cuer­dan a la fa­mo­sa tien­da del ca­lle­jón Dia­gón, Olli­van­ders, don­de Harry Pot­ter com­pró su pri­me­ra va­ri­ta má­gi­ca. Una vez cru­zas el um­bral y lle­gas a su hall, es­pe­ras in­cons­cien­te­men­te la ‘cá­li­da’ bien­ve­ni­da de Tommy Shelby y to­da su tro­pa. Si te di­cen que ro­da­ron allí Peaky Blin­ders, te lo crees.

El sue­lo es­tá cu­bier­to de unas plan­chas de ma­de­ra in­cli­na­das que lle­van allí des­de que la viu­da Bour­ne fun­dó la ca­sa en 1698, cuan­do em­pe­zó co­mo pun­to de ven­ta de ca­fé y es­pe­cias. De he­cho, aún cuel­ga en la fa­cha­da el vie­jo car­tel con el di­bu­jo de un mo­li­ni­llo de ca­fé. En el siglo XVII, se con­su­mía en la clan­des­ti­ni­dad de­bi­do a su exotismo, y fue así co­mo em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar los lla­ma­dos ‘ca­fés’ o clu­bes pri­va­dos; lo que aho­ra ven­drían a ser los ca­fés li­te­ra­rios o los lo­ca­les de ca­fé de es­pe­cia­li­dad don­de to­do híps­ter que se pre­cie en­tra en bus­ca de wif y un buen cold brew. Bueno, no era exac­ta­men­te lo mis­mo: es­tos clu­bes eran al­go mu­cho más ex­clu­si­vo y se­cre­to.

Des­de la fun­da­ción de la ca­sa en el siglo XVII, la ca­lle St. Ja­me’s, y to­da la zo­na, co­men­zó a lle­nar­se. Por tan­to, de es­tos lo­ca­les pri­va­dos, de­di­ca­dos al ca­fé, a los des­ti­la­dos y de uso ex­clu­si­vo pa­ra hom­bres, pa­ra gentle­men, pa­ra los lla­ma­dos esquires. Es­te he­cho des­en­ca­de­nó la aper­tu­ra de ne­go­cios en­fo­ca­dos a es­tos con­su­mi­do­res: bar­be­rías, som­bre­re­rías, sas­tre­rías… Jus­to al la­do de Berry Bros. & Rudd es­tá la tien­da de los fa­mo­sos tra­jes que ins­pi­ra­ron la pe­lí­cu­la Kings­man.

ÁREA DE LOS ‘DANDYS’

Asom­bro­sa­men­te, hoy to­do si­gue igual: las ca­lles que ro­dean Berry Bros. & Rudd y la an­ti­gua re­si­den­cia del prín­ci­pe Car­los hue­len a Brum­mel. Una es­ta­tua del hom­bre más ele­gan­te de la his­to­ria, Geor­ge Br­yan Brum­mell, acom­pa­ña a los pa­sean­tes de la ca­lle Jermyn. Y es que to­da la zo­na es­tá de­di­ca­da en cuer­po y al­ma al dandy in­glés.

Es cons­tan­te la en­tra­da y sa­li­da de clien­tes de la tien­da más an­ti­gua de Lon­dres, que man­tie­ne in­tac­to su as­pec­to des­de que Na­po­león III o Lord By­ron se de­ja­ron ver por aque­llos la­res. La­be­rín­ti­cos pa­si­llos que suben y ba­jan nos con­du­cen has­ta el Par­lour, don­de se to­ma­ron de­ci­sio­nes que cam­bia­rían el trans­cur­so del tiem­po. Las pa­re­des es­tán de­co­ra­das con ma­ra­vi­llo­sos re­tra­tos de gen­te co­no­ci­da de la épo­ca, y en un apa­ra­dor a caballo en­tre el siglo XVII y el XVIII des­can­sa una bo­te­lla del whisky más le­gen­da­rio, el fa­mo­so Cutty Sark, que se ideó en­tre va­sos de bour­bon en esa mis­ma es­tan­cia. Al­gu­nos pi­sos más aba­jo nos lle­van al só­tano, don­de Na­po­león III se atrin­che­ró y don­de aho­ra im­par­ten cur­sos pa­ra em­pre­sa­rios en­fo­ca­dos a la des­ti­le­ría y el vino. En una zo­na apar­ta­da de ese mis­mo só­tano, una me­sa de unos ca­si 30 co­men­sa­les es­tá ca­si lis­ta. Tam­bién se or­ga­ni­zan even­tos: co­mi­das, ce­nas, fes­tas...

No le fal­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle al lo­cal. To­do es­tá me­di­do y pe­sa­do. Has­ta el mis­mí­si­mo Lord By­ron se pe­só allí: un enor­me con­jun­to de ba­lan­zas im­pre­sio­na al en­trar en la tien­da y cual­quie­ra que pa­sa­ra por allí po­día pe­sar­se y apun­tar­lo. Lord By­ron en­gor­dó lo que no es­tá es­cri­to du­ran­te los años en los que Berry Bros. & Rudd, su tien­da fa­vo­ri­ta, se con­vir­tió en su se­gun­da ca­sa, y así cons­ta en los li­bros que la tien­da tie­ne a buen re­cau­do.

Ni que de­cir tie­ne que es­te lo­cal es, cuan­to me­nos,

es­pe­cial. Sus bo­de­gas es­tán re­ple­tas de au­tén­ti­cas le­yen­das. Vino, whisky o ginebra, sea lo que quie­ra que desees, en Berry Bros. & Rudd lo tie­nen. La Ca­sa Real bri­tá­ni­ca ha si­do siem­pre su clien­te más que­ri­do: des­de el rei­na­do de Jor­ge III, to­do lo que se ha be­bi­do en Buc­king­ham Pa­la­ce ha si­do cor­te­sía de es­ta fan­tás­ti­ca y cu­rio­sa ca­sa de des­ti­la­dos.

No­so­tros no pu­di­mos de­jar es­ca­par la oca­sión de lle­var­nos una bo­te­lla de Lon­don Dry Gin N.º 3 cuan­do en Du­kes, el mí­ti­co bar de Ja­mes Bond, tam­bién si­tua­do en la zo­na de los esquires, el ba­ris­ta Ales­san­dro Pa­laz­zi nos sir­vió el me­jor dry martini de la ciu­dad. Si tú tam­bién quie­res vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia po­drás ha­cer­lo muy pron­to en Ma­drid, el 8 de no­viem­bre, cuan­do el fa­mo­so Par­lour de Berry Bros. & Rudd ten­drá su ré­pli­ca en el Club Ar­go (Pla­za San­ta Ana, 7). Más in­for­ma­ción en la cuen­ta de Ins­ta­gram de la mar­ca: @no3­gin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.