MI­SIÓN: DES­TRUIR A

MA­RIO CA­SAS

Esquire (Spain) - - Grooming -

Msa­rio Ca­sas tie­ne en su ha­ber unos cuan­tos pre­mios ya. Va­rios Fo­to­gra­mas de Pla­ta, una Biz­na­ga de Pla­ta del Fes­ti­val de Má­la­ga, tres pre­mios Fe­roz y un ACE, que en­tre­gan los cro­nis­tas de es­pec­tácu­los de Nue­va York. En 2016, en el Fes­ti­val de Sit­ges, re­ci­bió un pre­mio por “su es­pí­ri­tu in­do­ma­ble y lu­cha cons­tan­te en su ca­rre­ra”. Y es se­gu­ra­men­te es­te el que me­jor def­ne a Ma­rio Ca­sas, un actor que no re­nun­cia a su par­te más sal­va­je en ca­da tra­ba­jo y que es cu­rran­te. Muy cu­rran­te. Con vein­te pe­lí­cu­las y una se­rie de pa­pe­les cla­ve en las pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas de los úl­ti­mos años, es uno de los ac­to­res más ta­qui­lle­ros del ci­ne es­pa­ñol. Pal­me­ras en la nie­ve re­cau­dó 16 mi­llo­nes de eu­ros (y ob­tu­vo en te­le­vi­sión una cuo­ta de pan­ta­lla de más del 19%); Tres me­tros so­bre el cie­lo, 9; y Los 33: una his­to­ria de es­pe­ran­za y Con­tra­tiem­po, más de 25.

Tie­ne en su con­tra, pa­ra em­pe­zar, que la crí­ti­ca más se­su­da nun­ca se ha to­ma­do en se­rio a los ac­to­res mains­tream, des­de Cha­plin a Ha­rri­son Ford. Y si ade­más el actor es ce­ro pe­lo­ta con la in­dus­tria, él so­li­to se au­to­co­lo­ca en el la­do de los out­si­ders. Tam­po­co se to­ma de­ma­sia­do en se­rio a ac­to­res que, co­mo él, vie­nen acom­pa­ña­dos por un cuer­po de diez. Pe­ro sea­mos cla­ros: es­to le pa­sa fac­tu­ra por­que si­gue lle­nan­do ti­tu­la­res que ha­blan de sus pa­re­jas y de sus ab­do­mi­na­les. ¿En se­rio? ¿Aún?

UN OBRE­RO TRAS LA ES­TRE­LLA

Es­qui­re pa­sa de to­do eso y que­da con el actor, in­can­sa­ble, in­des­truc­ti­ble y (creo que es­to ya lo he di­cho, pe­ro no me can­so de re­pe­tir­lo) cu­rran­te. En­tre ro­da­je y ro­da­je, via­je y via­je, es­cu­cha aten­to, es­pe­ra pa­cien­te. Es­to no es in­com­pa­ti­ble con los per­so­na­jes fe­ro­ces que ha in­ter­pre­ta­do tan­tas ve­ces.

Que­da­mos con él en un gim­na­sio lleno de so­cios. Le me­te­mos en una pis­ci­na, le po­ne­mos a dar pu­ñe­ta­zos a un sa­co, le afea­mos, que­re­mos que su­de. Sin em­bar­go, él, edu­ca­do y aten­to, di­ce que sí a to­das nues­tras pro­pues­tas. Tres ho­ras de se­sión pa­ra ha­blar­nos, en­tre otras co­sas, del pa­pel que más es­fuer­zo fí­si­co le ha re­que­ri­do: el de Fran­cesc Boix en El fo­tó­gra­fo de Maut­hau­sen (que tie­ne al­go de él, de su pi­car­día y su es­pí­ri­tu inago­ta­ble.

Pa­ra dar vi­da a es­te per­so­na­je real, Ca­sas per­dió 15 ki­los y se so­me­tió a ho­ras de ma­qui­lla­je que le de­ja­ron el as­pec­to de­gra­da­do y mu­grien­to que tie­ne en to­do el flme. Y se em­pa­pó de la vi­da real de Fran­cesc Boix, un re­pu­bli­cano es­pa­ñol que sal­vó de Maut­hau­sen los ne­ga­ti­vos que mos­tra­ban las atro­ci­da­des que allí se rea­li­za­ron, que él fo­to­gra­fó y que fue­ron mos­tra­das en los jui­cios de Nú­rem­berg. “Los cam­bios fí­si­cos, so­bre to­do tan mar­ca­dos co­mo es­te, me ayu­dan siem­pre en mi tra­ba­jo del per­so­na­je. Es una ma­ne­ra de se­pa­rar­te com­ple­ta­men­te de ti co­mo per­so­na. Mi­rar­te al es­pe­jo y ver­te sin pe­lo, con bar­ba y fla­co te su­mer­ge en lu­ga­res no co­ti­dia­nos, te trans­for­ma y te ayu­da con el per­so­na­je que em­pie­zas a crear”, ase­gu­ra. Así que cen­tra­mos la en­tre­vis­ta con él en torno a esa idea: la trans­for­ma­ción. Por­que no so­lo él, co­mo actor, se trans­for­ma en un su­per­vi­vien­te pí­ca­ro e in­te­li­gen­te, sino que el mis­mo Boix se trans­for­ma en el flme y pa­sa de ser un me­ro su­per­vi­vien­te a al­guien com­pro­me­ti­do. El cam­bio tie­ne cier­tas su­ti­le­zas y ha de pro­du­cir­se so­lo en 90 mi­nu­tos. “A di­fe­ren­cia del ci­ne, la te­le­vi­sión te per­mi­te te­ner un aba­ni­co mu­cho más am­plio de crea­ción de per­so­na­jes y pue­des dar mu­cha in­for­ma­ción. Pe­ro se pier­den ma­ti­ces, co­sa que en el ci­ne no pue­de pa­sar por­que tie­nes po­co tiem­po, es más con­cre­to. Me gus­ta mu­cho por­que se va más al grano”, ex­pli­ca Ca­sas. Su Fran­cesc Boix es­tá cons­trui­do des­de la hu­ma­ni­dad. Es un hom­bre de cu­yo pa­sa­do no se sa­be na­da (de he­cho, has­ta bien en­tra­do el flme ni si­quie­ra se sa­be que es co­mu­nis­ta). Es un pri­vi­le­gia­do den­tro del cam­po: ha­ce fo­to­gra­fías y no es­tá en cons­tan­te peligro de muer­te a ma­nos de un na­zi lo­co por­que otro na­zi le ne­ce­si­ta en su la­bo­ra­to­rio. “No lo

tra­ba­jé des­de el as­pec­to po­lí­ti­co, por­que real­men­te no creo que eso fue­ra lo que le mo­ti­va­se, sino des­de un pro­fun­do de­seo de jus­ti­cia con la his­to­ria: lo que aquí pa­sa se tie­ne que sa­ber. Me sor­pren­dió que un gru­po de es­pa­ño­les en un cam­po de con­cen­tra­ción se lo ju­ga­ran to­do por sal­var unas fo­tos. Lo po­co que de­bía va­ler su vi­da pa­ra no im­por­tar­les ju­gár­se­la así”, con­fe­sa.

UN FU­TU­RO TRAS LAS CÁ­MA­RAS

Ma­rio, que ya ha sa­li­do de la pis­ci­na y pro­ce­de a dar gol­pes a un sa­co de bo­xeo, me ha­bla en­ton­ces del guion. Una tie­ne la sen­sa­ción de que se to­ma igual de en se­rio ca­da co­sa que ha­ce, co­mo su Fran­cesc, con el que di­ce ha­ber­se “de­ja­do la vi­da” por­que pa­ra él era muy im­por­tan­te no arre­ba­tar­le ni un ápi­ce de cre­di­bi­li­dad. “Que si to­da­vía que­da al­guien vi­vo que le ha­ya co­no­ci­do se sien­ta or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo”, di­ce. Y pa­ra ello echó los restos en la crea­ción del per­so­na­je. “Ca­da guion es un mun­do. Los ma­ti­ces en­tre un per­so­na­je que ha exis­ti­do y otro de fc­ción, pro­ce­den­te de una no­ve­la, son muy dis­tin­tos. A Boix lo in­ves­ti­gué: sa­bía que era muy lis­to y son­rien­te, que ha­bla­ba va­rios idio­mas, que se sa­bía mo­ver por el cam­po... Leí mu­cho so­bre él. Lo me­tí to­do en una bol­sa y a par­tir de ahí lo creé. Pe­ro sin fus­ti­gar­me si no re­sul­ta­ba ser idén­ti­co. Lo pri­me­ro es la his­to­ria. Lue­go en­tra el per­so­na­je”, apun­ta.

En­ton­ces le pre­gun­to por lo que ven­drá, por có­mo se ve a me­dio pla­zo. A lo que con­tes­ta ca­si sin pen­sar: “Ti­rán­do­me a la pis­ci­na, sin du­da, crean­do per­so­na­jes de to­da cla­se y dis­tin­tos. Me da igual si es una pe­lí­cu­la gran­de, pe­que­ña o más o me­nos co­mer­cial: me im­por­ta el pro­yec­to. Me ape­te­ce arries­gar. Ahí creo que ra­di­ca mi pro­pio cre­ci­mien­to per­so­nal”. A fn de cuen­tas, tie­ne 32 años y a es­te rit­mo, con 40, no sé qué Ma­rio Ca­sas po­de­mos en­con­trar­nos: “Pues se­gu­ra­men­te uno que se ha­ya equi­vo­ca­do va­rias ve­ces, pe­ro que ha­brá apren­di­do mu­chí­si­mo... Y a ver si pa­ra esa edad ya he he­cho al­go con el gu­sa­ni­llo que ten­go por di­ri­gir, que siem­pre es­tá ahí”, ter­mi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.