ISABEL Y SU BAN­DE­RA RO­SA

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - AL­BER­TO PÉREZ DE VAR­GAS al­pe­de­va@te­le­fo­ni­ca.net

NO he lle­ga­do a co­no­cer a Isabel Can­to, no he te­ni­do esa suer­te. Pe­ro lo im­por­tan­te es su exis­ten­cia y la gran­de­za que que­da de su pa­so y de su ac­ti­tud. Ese dis­po­ner­se a mi­ti­gar la ac­ción de­vas­ta­do­ra de la ima­gi­na­ción ne­ga­ti­va y si­tuar­se en la reali­dad; vi­vir con la ma­yor ple­ni­tud el in­for­tu­nio. Ese qué pue­do ha­cer por mí y por los de­más, al que per­so­nas co­mo Isabel res­pon­den tan ac­ti­va y afec­ti­va­men­te, es el prin­ci­pio del ca­mino que con­du­ce a, ex­tra­yen­do el fru­to de la pro­pia cons­cien­cia y ex­pe­rien­cia, po­ner­se al ser­vi­cio de los de­más. Cuan­do la en­fer­me­dad gra­ve apa­re­ce es­ta­mos an­te un acon­te­ci­mien­to des­co­no­ci­do que nos apor­ta mie­do, ma­les­tar y una in­quie­tud que se nos an­to­ja in­so­por­ta­ble. Sin em­bar­go ello no es ex­tra­ño a la vi­da mis­ma. La en­fer­me­dad for­ma par­te de la vi­da si­tuán­do­se co­mo un obs­tácu­lo per­tur­ba­dor. Pe­ro se en­fer­ma por­que se es­tá vi­vo y por cuan­to su­po­ne so­me­ter­se tá­ci­ta­men­te al ries­go de vi­vir.

La aso­cia­ción Ban­de­ra Ro­sa na­ció ha­ce al­go más de dos pri­ma­ve­ras, co­man­da­da por Isabel, Án­ge­les Es­co­bar y Car­men López. De ám­bi­to co­mar­cal y se­de en Al­ge­ci­ras, com­po­ne una ini­cia­ti­va pa­ra al­ber­gar emo­cio­nes, rear­mar el áni­mo an­te las frus­tra­cio­nes y, en ge­ne­ral, pa­ra ac­tuar fren­te al cán­cer de ma­ma, de apa­ri­ción ca­da vez más tem­pra­na y cu­yo diag­nós­ti­co pre­coz es, co­mo en to­dos los ca­sos y es­pe­cial­men­te en los más gra­ves, esen­cial. Es­tas mu­je­res han he­cho po­si­ble que las afec­ta­das (no es­tán des­car­ta­dos los hom­bres, si bien el por­cen­ta­je no lle­ga al 1%) en­cuen­tren un lu­gar ha­bi­ta­do por per­so­nas con las que es po­si­ble una iden­ti­fi­ca­ción e in­ter­lo­cu­ción in­me­dia­ta en esos mo­men­tos tan agu­da­men­te di­fí­ci­les.

La en­fer­me­dad ha­ce po­si­ble que sur­jan per­so­na­li­da­des co­mo la de Isabel; ese es uno de sus efec­tos, en es­te ca­so po­si­ti­vo. Co­mo ella de­cía, se pue­de apren­der mu­cho y ge­ne­rar bien des­de el pa­de­ci­mien­to de una do­len­cia que lle­va con­si­go una at­mós­fe­ra tan ne­ga­ti­va y frus­tran­te co­mo el cán­cer, so­bre to­do aque­llos más agre­si­vos o que dan la ca­ra en es­ta­dios más avan­za­dos. No ca­be pre­gun­tar­se, en­tre no­so­tros los cre­yen­tes, por qué Dios per­mi­te que una mu­jer co­mo Isabel, que irra­dia­ba tan­ta es­pe­ran­za pa­ra otras mu­chas mu­je­res, de­je una vi­da jo­ven ven­ci­da por la en­fer­me­dad. Dios per­mi­te el mal, el do­lor y el in­for­tu­nio, por­que nos ha he­cho li­bres. Él sa­brá por qué Isabel y tan­ta gen­te ma­ra­vi­llo­sa son víc­ti­mas de la fra­gi­li­dad de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Pe­ro, no pue­de con­ce­bir­se la vi­da sin que el mal y el do­lor for­men par­te del trán­si­to ha­cia la muer­te.

Se pue­de apren­der mu­cho y ge­ne­rar bien des­de el pa­de­ci­mien­to de una do­len­cia

ERASMO FENOY

Isabel Can­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.