El al­za­mien­to mi­li­tar de 1918 (II)

Bri­ga­das y sar­gen­tos fue­ron sus­pen­di­dos me­dian­te un li­cen­cia­mien­to que fue con­si­de­ra­do ile­gal Los áni­mos se en­sal­za­ron y las cla­ses de tro­pa se di­ri­gie­ron al Mi­nis­tro de la Gue­rra

Europa Sur - - CAMPO DE GIBRALTAR - MA­NUEL TA­PIA LE­DES­MA Ma­nuel Ta­pia Le­des­ma es di­rec­tor del Ar­chi­vo His­tó­ri­co No­ta­rial de Al­ge­ci­ras.

Días des­pués y sin jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na, bri­ga­das y sar­gen­tos fue­ron sus­pen­di­dos me­dian­te un li­cen­cia­mien­to que fue con­si­de­ra­do ile­gal, los áni­mos se en­sal­za­ron y las cla­ses de tro­pa se di­ri­gie­ron al Mi­nis­tro: “Exc­mo. Sr. Mi­nis­tro de la Gue­rra. Las cla­ses de tro­pa ven­cien­do el na­tu­ral y ló­gi­co co­me­di­mien­to que las ha su­je­ta­do se atre­ven á ha­cer las afir­ma­cio­nes ro­tun­das y ca­te­gó­ri­cas de que la unión de las cla­ses de tro­pa es ya un he­cho”.

“Una vez he­cha es­ta con­fe­sión ex­po­ne­mos á VE, fia­dos en los dis­cur­sos pro­nun­cia­dos en los dis­tin­tos ac­tos que con su pre­sen­cia ha hon­ra­do, y con los que cree­mos en­tre­ver en vues­tra per­so­na­li­dad, no al hom­bre rí­gi­do cu­ya pro­fe­sión fué la de las ar­mas, sino al ser qué, mo­vi­do por la de­mo­cra­cia im­pe­ran­te, tra­ta de re­ge­ne­rar las vi­cio­sas co­rrien­tes en que pa­re­ce en­cau­zar­se el ele­men­to mi­li­tar, sím­bo­lo de im­par­cia­li­dad y jus­ti­cia que de­be guiar a esa gran fa­mi­lia de hom­bres hon­ra­dos. Exc­mo. Sr. las cla­ses de tro­pa pro­si­gue el do­cu­men­to con­sul­ta­do-, al con­fe­sar á VE su unión des­cu­bren sus fi­nes: hom­bres del pue­blo y de él na­ci­dos, ex­po­nen sus ideas y á la par que es­tas, su fin, re­su­mi­do en es­tas pa­la­bras: dig­ni­dad, dig­ni­dad y dig­ni­dad. Nues­tros idea­les que­dan re­du­ci­dos pa­ro­dian­do las cé­le­bres frases de aquel hom­bre, que de hu­mil­de y su­bor­di­na­do sol­da­do, al­can­zó las más al­tas cum­bres de los po­de­res del Es­ta­do: Cúm­pla­se la vo­lun­tad na­cio­nal. El Ge­ne­ral Es­par­te­ro es el mol­de de nues­tro pen­sar”.

Al mis­mo tiem­po que el Mi­nis­tro de la Gue­rra D. Juan de la Cier­va y Pe­ña­fiel, se ha­cía eco del me­mo­rán­dum de los bri­ga­das y sar­gen­tos, en Al­ge­ci­ras la po­bla­ción veía con bas­tan­te preo­cu­pa­ción la in­ten­si­va vi­gi­lan­cia que las fuer­zas de or­den pú­bli­co y muy es­pe­cial­men­te la Guar­dia Ci­vil, ejer­cía so­bre los al­re­de­do­res de los acuar­te­la­mien­tos de la ciu­dad, tan­to en el distrito de El Con­ven­to co­mo en el de La Ca­ri­dad. No hu­bo pa­tio co­mo el lla­ma­do “Hon­do”, de la ca­lle Ma­ta­de­ro o Nue­va, don­de los ve­ci­nos no co­men­ta­ran el asun­to; fuen­te, co­mo la del “Cuerno”, en El Cal­va­rio –fren­te a la ca­lle Sevilla– don­de los agua­do­res no dis­cu­rrie­ran so­bre el te­ma; ó ven­ta, co­mo la de “Eri­ta­ña”, jun­to al ca­mino de San Ro­que –hoy, Avd. Ca­pi­tán On­ta­ñón–, don­de los arrie­ros no ex­pre­sa­ran cier­to ali­vio al aban­do­nar la ciu­dad.

Pe­ro si hu­bo un gre­mio que sin­tió es­pe­cial­men­te la si­tua­ción fue el de los ami­gos de la ja­ram­pa ó con­tra­ban­dis­ta, que an­te la gran pre­sen­cia de miem­bros de vi­gi­lan­cia tu­vie­ron que sus­pen­der du­ran­te la cri­sis sus “ac­ti­vi­da­des”.

Pe­ro vol­vien­do al des­pa­cho en­via­do por los sub­ofi­cia­les al mi­nis­tro de la Cier­va, el ci­ta­do con­ti­nua­ba ex­pre­san­do: “Las cla­ses de tro­pa al unir­se no pre­ten­den fi­nes po­lí­ti­cos, no pre­ten­den cam­bio de ré­gi­men, no pre­ten­den coac­cio­nar la so­be­ra­nía na­cio­nal ni en las per­so­nas de sus re­pre­sen­tan­tes, y siem­pre den­tro de la dis­ci­pli­na á la fé ju­ra­da y Po­der cons­ti­tui­do, so­lo pi­den dig­ni­fi­ca­ción. Al evo­lu­cio­nar los tiem­pos los mi­les de hom­bres que in­te­gran el Ejér­ci­to, y den­tro de las cla­ses de tro­pa, han evo­lu­cio­na­do tam­bién”.

“La cla­se me­dia, hoy día más cas­ti­ga­da, dá el ma­yor con­tin­gen­te á es­te ele­men­to ar­ma­do; los unos con sus opo­si­cio­nes fra­ca­sa­das; los otros, con sus es­tu­dios cor­ta­dos cuan­do creían al­can­zar la cum­bre de sus as­pi­ra­cio­nes han in­te­gra­do la cla­se de tro­pa. Los Co­le­gios mi­li­ta­res han coope­ra­do a esa ma­sa. In­te­li­gen­cias que no su­pie­ron mo­ver­se por los po­cos años de es­tu­dios en el li­bro de la vi­da, hoy, al pa­sar los años, im­pe­ró la sen­sa­tez y re­co­gie­ron y apro­ve­cha­ron los años pa­sa­dos en las au­las”.

“Las tác­ti­cas del día, los ele­men­tos de com­ba­te –pro­si­guen las ale­ga­cio­nes de los bri­ga­das y sar­gen­tos–, exi­ge á la cla­se de tro­pa co­no­ci­mien­tos su­pe­rio­res en gra­do a los de las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das. Es­tas cla­ses al am­pa­ro de las le­yes, han crea­do ho­ga­res que aque­llos nun­ca so­ña­ron; pués bien, es­tos ho­ga­res unen sus vo­ces á los ca­be­zas de fa­mi­lia, y por bo­cas de ellos, dig­ni­fi­ca­ción. Las impu­tacio­nes lan­za­das al tra­ba­jo de unión de la cla­se de tro­pa, son re­cha­za­das por ellas. Tra­ba­ja­ron y tra­ba­jan en la os­cu­ri­dad, no por te­mer á de­lin­quir, sino por res­pe­to á la dis­ci­pli­na; san­ta pa­la­bra, que ve­mos vul­ne­ra­da en su sig­ni­fi­ca­do por los que de­bie­ron dar­nos ejem­plo, y ha­ce­mos cons­tar que nues­tra an­te­rior de­cla­ra­ción no es hi­ja pa­ra juz­gar los ac­tos de nues­tros su­pe­rio­res, sino con­fe­sión al hom­bre re­pre­sen­tan­te del bra­zo ar­ma­do de la Na­ción, y en más con­tac­to, por or­den na­tu­ral y le­gis­la­do, co­mo el pri­mer sol­da­do de Es­pa­ña, nues­tro que­ri­do So­be­rano el Rey Don Al­fon­so XIII”.

“Al ha­cer­la en es­tos mo­men­tos no es vo­lun­ta­ria sino obli­ga­da, to­da vez que nues­tros idea­les han si­do ter­gi­ver­sa­dos por los que de­bie­ran sus­ten­tar su pu­re­za, y en vez de es­to, son los que acha­can á la unión de las cla­ses de tro­pa fi­nes po­lí­ti­cos y re­vo­lu­cio­na­rios. Al di­ri­gir­nos a VE –co­mien­za la par­te fi­nal de la mi­si­va–, lo ha­ce­mos en tono de sú­pli­ca, que es lo que a nues­tro no­ble pro­ce­der obli­ga; na­da de ame­na­zas que le­jos es­tán de

La po­bla­ción veía con preo­cu­pa­ción la in­ten­si­va vi­gi­lan­cia que las fuer­zas de or­den

nues­tro áni­mo, na­da de em­pla­za­mien­tos ni re­si­den­cias. Rue­go, im­plo­ro, sú­pli­cas: es­co­ja VE de es­tas tres pa­la­bras”.

Des­gra­cia­da­men­te pa­ra los sub­ofi­cia­les su­pli­can­tes, las pe­ti­cio­nes po­co o na­da re­mo­vie­ron la con­cien­cia del Es­ta­do y sus re­pre­sen­tan­tes, por lo que la ten­sión si­guió en las ca­lles y la bús­que­da de los ele­men­tos sub­ver­si­vos en los acuar­te­la­mien­tos. A to­do es­to, es­car­men­ta­do a lo lar­go de la his­to­ria, el pue­blo llano co­mo el al­ge­ci­re­ño con sus hi­jos en quin­tas, es­pe­ra­ba que es­tos no fue­ran –a la lar­ga– los per­ju­di­ca­dos de un mo­do u otro.

Al an­te­rior es­cri­to al mi­nis­tro, si­guió la pre­sen­te pe­ti­ción: “Exc­mo. Sr., pú­bli­co y no­to­rio es que VE tra­ta de re­for­mar la vi­da de la cla­se de tro­pa. Ya hay cir­cu­la­res de las Jun­tas de ofi­cia­les en las cua­les no se ha te­ni­do en cuen­ta las as­pi­ra­cio­nes de la cla­se de tro­pa, pues­to que a las mis­mas no se les ha he­cho el ho­nor de ser con­sul­ta­das. A par­tir de ha­cer­se pú­bli­co es­tas ba­ses, he­chos ais­la­dos nos afir­man tra­tan nues­tros su­pe­rio­res de ejer­cer coac­ción so­bre nues­tras as­pi­ra­cio­nes con el fin de amol­dar­nos á lo por ellos re­dac­ta­do. Las pa­la­bras pro­nun­cia­das por VE en la to­ma de su car­go que hoy pa­ra no­so­tros tan dig­na­men­te re­pre­sen­ta, fue­ron ha­cien­do cons­tar ve­nía de­seo­so de la vi­da real mi­li­tar, y que desea­ba oír la opi­nión de to­dos pa­ra en jus­ti­cia le­gis­lar”.

Es­ta di­fí­cil si­tua­ción sin du­da, ten­dría su pro­yec­ción per­so­nal en los do­mi­ci­lios de es­tos pro­fe­sio­na­les de la mi­li­cia des­ti­na­dos en Al­ge­ci­ras, co­mo por ejem­plo en el del bri­ga­da, Francisco Es­co­to Oroz­co, en­car­ga­do de la Ca­ja de Re­clu­tas de nues­tra ciu­dad, hi­jo a su vez, de quién fue sar­gen­to de la Guar­dia Ci­vil, Francisco Es­co­to Be­ní­tez, y por tan­to edu­ca­do en la más ab­so­lu­ta dis­ci­pli­na.

Los efec­tos tam­bién al­can­za­rían a las ac­ti­vi­da­des pro­pias del ejér­ci­to en una zo­na tan es­tra­té­gi­ca­men­te im­por­tan­te co­mo la nues­tra, que­dan­do sin ac­ti­vi­dad, en­tre otras, las pe­rió­di­cas subas­tas que se efec­tua­ban en la Je­fa­tu­ra de Transportes Mi­li­ta­res, si­ta en la ca­lle Ni­co­lás Sal­me­rón (ac­tual pro­lon­ga­ción ca­lles Río y Fe­li­pe Antonio Ra­di­llo), en el edi­fi­cio co­no­ci­do co­mo Cuar­tel del Po­zo del Rey, po­pu­lar­men­te nom­bra­do de Ca­ba­lle­ría, don­de se in­te­rrum­pió el pro­ce­di­mien­to pa­ra: “Subas­ta pa­ra con­tra­ta­ción ser­vi­cio de lan­cha­je en és­ta bahía du­ran­te un año y dos me­ses más, si a la ter­mi­na­ción del año, así con­vi­nie­re al es­ta­do pa­ra los em­bar­ques y des­em­bar­ques del per­so­nal, ga­na­do y ma­te­rial de gue­rra, ba­jo las ta­ri­fas y de­más con­di­cio­nes con­sig­na­das en el plie­go de con­di­cio­nes for­ma­do al efec­to, se­gún R. O. De 20 de fe­bre­ro de de 1915”.

De re­gre­so a las pre­ten­sio­nes de los sub­ofi­cia­les, es­tos si­guie­ron co­mu­ni­cán­do­le al Mi­nis­tro: “Al pa­re­cer, VE, oyó la opi­nión au­to­ri­za­da de nues­tros su­pe­rio­res, en la cual lo re­fe­ren­te á la cla­se de tro­pa so­lo ha po­di­do ser in­for­ma­da úni­ca­men­te en su par­te pu­ra­men­te mi­li­tar. Más co­mo pa­ra lle­gar á sos­te­ner es­ta con la dig­ni­dad que la pro­fe­sión mi­li­tar re­quie­re, in­flu­ye la privada, no co­no­ci­da por ellos, tan so­lo de mo­do muy su­per­fi­cial. Exc­mo. Sr. la Ley de 1912 sem­bró la dis­cor­dia (La Ley de 15 de ju­lio de 1012, di­vi­dió a la tro­pa del Ejér­ci­to en dos ca­te­go­rías, de 1ª y 2ª cla­se”.

“La pri­me­ra for­ma­da por ca­bos y sol­da­dos, y la se­gun­da por sar­gen­tos, bri­ga­das y sub­ofi­cia­les, es­tos dos úl­ti­mos em­pleos de nue­va crea­ción. Has­ta ese mo­men­to, en apli­ca­ción de la Ley cons­ti­tu­ti­va de 1889, so­lo exis­tían los ca­bos y sar­gen­tos co­mo cla­se de tro­pa), a me­dia­dos del año ac­tual se pi­dió á la cla­se de tro­pa ma­ni­fes­tar sus opi­nio­nes; pe­ro no en con­jun­to sino ais­la­da­men­te y no por re­gio­nes, sino por Cuer­pos. Esas ba­ses en­tre­ga­das por no­so­tros, no han vis­to, afor­tu­na­da­men­te la luz pú­bli­ca, en­gen­dra­da por dis­tin­ta po­ten­cia y ba­jo el in­flu­jo del su­pe­rior hu­bie­sen si­do otro des­con­cier­to más que aña­dir a la des­or­ga­ni­za­ción del Ejér­ci­to”.

Des­de que Vi­llal­ba Ri­quel­me ha­bía sus­ti­tui­do en el pues­to de Go­ber­na­dor Mi­li­tar del Cam­po, al Ge­ne­ral Mar­tín Ba­rro­so, no se ha­bía en­fren­ta­do a una si­tua­ción tan gra­ve en el in­te­rior de los cuar­te­les. Jo­sé Vi­llal­ba Ri­quel­me fue un Go­ber­na­dor Mi­li­tar muy apre­cia­do por la po­bla­ción de Al­ge­ci­ras; du­ran­te el de­sa­rro­llo de la I Gue­rra Mun­dial, no du­do en in­cau­tar tri­go y otros ali­men­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra pa­liar en lo po­si­ble el gra­ve pro­ble­ma de sub­sis­ten­cia que pa­de­ció la zo­na, lle­gan­do in­clu­so a or­ga­ni­zar dis­tin­tos ac­tos so­li­da­rios con los que ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos: “El Exc­mo. Sr. D. Jo­sé Vi­llal­ba Ri­quel­me, Go­ber­na­dor Mi­li­tar, ha­ce pu­bli­cas las cuen­tas de­ta­lla­das al cén­ti­mo del fes­ti­val or­ga­ni­za­do úl­ti­ma­men­te pa­ra ha­cer lle­gar fon­dos á la be­ne­fi­cen­cia […], el be­né­fi­co as­cien­de á 1.379’55 pe­se­tas, que­dan­do en po­der del Sr. Cu­ra Pá­rro­co la can­ti­dad de 159 pe­se­tas”.

Pe­ro aque­lla si­tua­ción era di­fe­ren­te y de­bía ate­ner­se, a pe­sar de su hu­ma­nis­mo de­mos­tra­do so­bra­da­men­te a la dis­ci­pli­na mi­li­tar, ha­cien­do cum­plir cuan­tas or­de­nes le lle­ga­ba des­de las al­tas ins­tan­cias del Es­ta­do. Tiem­po des­pués se­ría nom­bra­do Mi­nis­tro de la Gue­rra, y con­clui­da su vi­da po­lí­ti­ca, vol­ve­ría a di­ri­gir la Co­man­dan­cia Ge­ne­ral de Al­ge­ci­ras.

De re­gre­so a la di­fí­cil si­tua­ción cas­tren­se, crea­da en aque­llos años con­vul­sos don­de la Eu­ro­pa sa­li­da de la cruel gue­rra, ha­bría de ha­cer fren­te a los efec­tos de la re­vo­lu­ción que se es­ta­ba pro­du­cien­do en Ru­sia, y que re­mo­vió los ci­mien­tos de to­dos los es­ta­dos oc­ci­den­ta­les; el Mi­nis­te­rio de la Gue­rra es­pa­ñol, te­me­ro­so de que aque­lla co­rrien­te re­vo­lu­cio­na­ria es­tu­vie­ra tras las pe­ti­cio­nes de los bri­ga­das y sar­gen­tos, se­guía re­ci­bien­do las so­li­ci­tu­des de es­tos: “Exc­mo. Sr. Con­cé­da­nos VE un pla­zo que á su rec­to y jus­ti­cie­ro cri­te­rio con­si­de­re pru­den­cial, y las cla­ses de tro­pa, sin me­nos­ca­bo de la dis­ci­pli­na, res­pe­to á lo cons­ti­tui­do, amor á nues­tra Pa­tria y á nues­tro Rey, ha­rán con su con­fe­sión un ho­me­na­je al hom­bre que hoy nos re­pre­sen­ta y en el que con­fían en­con­trar am­pa­ro á nues­tra crí­ti­ca y pre­ca­ria si­tua­ción”.

El am­bien­te en los cuar­te­les, in­clui­dos los de Al­ge­ci­ras, es­ta­ba tan en­ra­re­ci­do que los par­ti­dos que de­fen­dían el cam­bio po­lí­ti­co apro­ve­cha­ron la con­tro­ver­sia: “Si las Jun­tas de De­fen­sa hu­bie­ran con­vo­ca­do á unas elec­cio­nes hon­ra­das, no las que se pre­ten­dían ha­cer...Unas elec­cio­nes sin­ce­ras, nues­tra Pa­tria es­ta­ría en el ca­mino de la sal­va­ción. Es­pa­ña, sol­da­dos de Es­pa­ña, to­da Es­pa­ña po­lí­ti­ca es una gan­gre­na to­tal. No es­car­mien­ta. Son gu­sa­nos en ca­dá­ver. De­vo­ran la ma­te­ria por ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca […], otro cri­men con­tra la Pa­tria se acer­ca...”.

En Al­ge­ci­ras se re­cru­de­ció a un más la vi­gi­lan­cia, da­da la pre­sen­cia de las dis­tin­tas tro­pas que man­da­das por aque­llos “sos­pe­cho­sos” sub­ofi­cia­les, es­pe­ra­ban su tras­la­do a la otra ori­lla del Es­tre­cho pa­ra con­ti­nuar la cam­pa­ña de Ma­rrue­cos, que por aquel en­ton­ces, da­da la si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el país, ha­bía pa­sa­do a un se­gun­do lu­gar. Los ele­men­tos más reac­cio­na­rios, in­ten­ta­ron ca­pi­ta­li­zar la pro­tes­ta pa­ra sus fi­nes re­par­tien­do en­tre los des­con­ten­tos: “Otro cri­men con­tra la Pa­tria se acer­ca. ¡Acu­did de una vez a sal­var a la Pa­tria! De mo­do enér­gi­co vi­ril­men­te de lo con­tra­rio os dis­gre­ga­reis in­fe­cun­da­men­te y es­te país cae­rá de nue­vo en la pos­tra­ción. Una in­dis­ci­pli­na úni­ca y fuer­te pue­de ser la sal­va­do­ra. Una in­dis­ci­pli­na la­ten­te so­lo es per­tur­ba­ción e in­efi­ca­cia. Lo di­ce un pa­trio­ta”.

Con­ti­nua­rá

La bús­que­da de los ele­men­tos sub­ver­si­vos con­ti­nuó en los acuar­te­la­mien­tos Los par­ti­dos que de­fen­dían el cam­bio po­lí­ti­co apro­ve­cha­ron la con­tro­ver­sia

El cuar­tel de El Cal­va­rio, tes­ti­go de los in­ci­den­tes de 1918.

En la ca­lle Río se en­con­tra­ba la Je­fa­tu­ra de Transportes Mi­li­ta­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.