Des­de Cá­diz al Va­lle de los Caí­dos

Cua­tro ex­pe­di­cio­nes tras­la­da­ron a Cuel­ga­mu­ros des­de la pro­vin­cia, en­tre 1959 y 1967, los res­tos de 45 fa­lle­ci­dos en la Gue­rra Ci­vil

Europa Sur - - PROVINCIA - T.R.

En 1953, el al­cal­de de Ol­ve­ra le pre­gun­tó a la viu­da de Juan Par­ti­da Te­rrón, je­fe lo­cal de Fa­lan­ge, si au­to­ri­za­ba el tras­la­do de los res­tos de su es­po­so y de su hi­jo Luis a Cuel­ga­mu­ros, el lu­gar es­co­gi­do por Fran­co pa­ra hon­rar la me­mo­ria de fa­lle­ci­dos en la Gue­rra Ci­vil. Ca­li­fi­ca­dos co­mo már­ti­res por los ven­ce­do­res de la gue­rra, Juan y Luis fue­ron ase­si­na­dos en ju­lio de 1936 en su pue­blo por un am­plio gru­po de mi­li­cia­nos lle­ga­dos de Ron­da que ma­ta­ron tam­bién a

otros sie­te ve­ci­nos. Am­bos ha­bían re­ci­bi­do se­pul­tu­ra en Ol­ve­ra y allí que­ría se­guir vi­si­tán­do­la la ma­dre y viu­da. Re­me­dios Ál­va­rez Ama­ya le res­pon­dió al al­cal­de que no, que no au­to­ri­za­ba el tras­la­do. Sin em­bar­go, ca­tor­ce años des­pués, en ma­yo de 1967, los res­tos de Juan y Luis fue­ron en­via­dos des­de Cá­diz al Va­lle de los Caí­dos. For­ma­ban par­te de una ex­pe­di­ción que trans­por­ta­ba los res­tos de 32 fa­lle­ci­dos en la gue­rra. Fa­mi­lia­res de al me­nos on­ce de ellos tam­bién ha­bían ex­pre­sa­do en 1953, cuan­do los al­cal­des de sus pue­blos les pre­gun­ta­ron, que no au­to­ri­za­ban el tras­la­do.

El mo­nu­men­to de Cuel­ga­mu­ros fue inau­gu­ra­do en 1959. La ope­ra-

ción pa­ra el tras­la­do de res­tos ha­bía co­men­za­do en la pro­vin­cia de Cá­diz, co­mo en el res­to de Es­pa­ña, en 1952. El 16 de no­viem­bre de ese año, el mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción, Blas Pérez Gon­zá­lez, le es­cri­bió una breve car­ta al go­ber­na­dor ci­vil de Cá­diz, Al­fon­so Cruz Conde. En tre­ce lí­neas, le da­ba las ins­truc­cio­nes. An­tes de fi­nal de año, de­bía pro­por­cio­nar­le una in­for­ma­ción: “Los com­ba­tien­tes que lu­cha­ron en nues­tra Cru­za­da y mu­rie­ron, de esa pro­vin­cia; los már­ti­res que en su ca­so hu­bie­ra y, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, nues­tros caí­dos de la pro­vin­cia con mo­ti­vo del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal”. Tam­bién re­cla­ma­ba otros da­tos: la lo­ca­li­za­ción de las se­pul­tu­ras y si las fa­mi­lias es­ta­ban dis­pues­tas a en­tre­gar los res­tos pa­ra tras­la­dar­los al Va­lle de los Caí­dos. “Pro­cu­re ac­tuar con su ha­bi­tual di­li­gen­cia y an­tes de la fe­cha in­di­ca­da en­víe­me su in­for­me”. El Ré­gi­men te­nía pri­sa.

La ne­ga­ti­va de Re­me­dios Ál­va­rez y la car­ta del mi­nis­tro for­man par­te del apro­xi­ma­da­men­te un mi­llar de do­cu­men­tos que con­ser­va el Ar­chi­vo His­tó­ri­co Pro­vin­cial de Cá­diz so­bre el tras­la­do de res­tos des­de la pro­vin­cia de Cá­diz al Va­lle de los Caí­dos. Los ha ca­ta­lo­ga­do San­tia­go Saborido, asesor téc­ni­co de Con­ser­va­ción e In­ves­ti­ga­ción del Ar­chi­vo. Exa­mi­nar ese fon­do do­cu­men­tal y cru­zar­lo con la lis­ta de 21.423 fa­lle­ci­dos iden­ti­fi­ca­dos in­hu­ma­dos en Cuel­ga­mu­ros (hay otros 12.410 des­co­no­ci­dos) ha per­mi­ti­do a es­te pe­rió­di­co re­unir da­tos de los 45 cu­yos res­tos fue­ron en­via­dos des­de Cá­diz en cua­tro ex­pe­di­cio­nes.

La pri­me­ra fue or­ga­ni­za­da en mar­zo de l959 con res­tos

mor­ta­les de sie­te per­so­nas. Un do­cu­men­to con in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por los ayun­ta­mien­tos (aun­que fal­tan San­lú­car, Cá­diz y Bar­ba­te) con­ta­bi­li­za 717 fa­lle­ci­dos en la gue­rra y ano­ta que au­to­ri­za­ban el tras­la­do las fa­mi­lias de 243, en su ma­yo­ría en­te­rra­dos en otras pro­vin­cias; mu­chos ig­no­ra­ban dón­de. En 1964 fue­ron en­via­dos los res­tos de tres sol­da­dos en­te­rra­dos en Je­rez. Y en 1966, los de tres fa­lan­gis­tas que ha­bían re­ci­bi­do se­pul­tu­ra en Cá­diz. Un año des­pués, en 1967, fue­ron tras­la­da­dos 32, la ma­yo­ría fa­lan­gis­tas.

La ope­ra­ción in­clu­yó, en 1958, una bús­que­da pue­blo a pue­blo de en­te­rra­mien­tos co­lec­ti­vos. Se tra­ta­ba, le ex­pli­ca­ba el mi­nis­tro de la

Go­ber­na­ción al go­ber­na­dor ci­vil de Cá­diz, de lle­var a Cuel­ga­mu­ros “a cuan­tos ca­ye­ron en nues­tra Cru­za­da, sin dis­tin­ción del cam­po en el que com­ba­tie­ran, se­gún im­po­ne el es­pí­ri­tu cris­tiano de per­dón”, siem­pre que unos y otros fue­ran “de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y re­li­gión ca­tó­li­ca”. Con tres o cua­tro ex­cep­cio­nes, los al­cal­des res­pon­die­ron que en su mu­ni­ci­pio no ha­bía ta­les en­te­rra­mien­tos co­lec­ti­vos. Pa­ra ellos no con­ta­ban los de ase­si­na­dos o fu­si­la­dos por los ven­ce­do­res.

La documentación mues­tra con cla­ri­dad que la ma­qui­na­ria del Es­ta­do se em­pleó a fon­do du­ran­te años en lo­ca­li­zar, ex­hu­mar y hon­rar a los “hé­roes y már­ti­res de la Gue­rra de Li­be­ra­ción”. Jus­to lo con­tra­rio de lo que ocu­rrió des­pués, cuan­do los fa­mi­lia­res de los ven­ci­dos en la Gue­rra Ci­vil re­cla­ma­ron su de­re­cho a bus­car y re­cu­pe­rar los res­tos de sus muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.