Peu­geot 3008 GT

El 3008 se rein­ven­ta pa­ra com­pe­tir en una ca­te­go­ría pla­ga­da de ri­va­les. ¿Es al­go más que una ca­ra bo­ni­ta?

EVO (Spain) - - PERSONAJE -

Lu­gar de la prue­ba: Bo­lo­nia, Ita­lia

MGPS: 40.4661997,-3.7311227,14 Me pre­gun­to si la en­car­ga­da del re­par­to de lla­ves no quie­re oír, es ca­be­zo­ta, o si lle­vo azul es­cri­to en la fren­te. He pe­di­do tres ve­ces un Peu­geot 3008 dié­sel bi­co­lor de 180 CV co­mo el de las fotos, pe­ro lo úni­co que he ob­te­ni­do son unas lla­ves y un “que dis­fru­tes de la uni­dad azul” co­mo des­pe­di­da. Así que es­toy en el par­king del ae­ro­puer­to de Bo­lo­nia –Ita­lia– a pun­to de pro­bar un Peu­geot 3008 GT 2.0 BlueHDI de 180 CV con cam­bio au­to­má­ti­co de con­ver­ti­dor de par EAT6 de seis ve­lo­ci­da­des y co­lor azul.

Más allá de es­te re­la­to, lo im­por­tan­te es que el Peu­geot 3008 ha de­ja­do de ser un cru­ce en­tre mo­no­vo­lu­men y to­do ca­mino, pa­ra con­ver­tir­se en un SUV sin re­pa­ros. Y es bas­tan­te ob­vio que el cam­bio le ha sen­ta­do bien.

Ade­más, en el aca­ba­do su­pe­rior GT –el úni­co dis­po­ni­ble pa­ra es­te mo­tor–, re­sul­ta pin­tón gra­cias a las llan­tas de 19”, el te­cho en co­lor ne­gro, los cro­ma­dos de los pa­ra­gol­pes o de­ta­lles co­mo los in­ter­mi­ten­tes di­ná­mi­cos o la fran­ja ne­gra que re­co­rre la tra­se­ra de la­do a la­do...

Por otro la­do, los clien­tes que bus­quen al­go di­fe­ren­te po­drán op­tar por la pin­tu­ra bi­tono Coupé Fran­che –1.430e–, que per­mi­te com­bi­nar una tra­se­ra ne­gra con tres co­lo­res de ca­rro­ce­ría: Gris Pla­tino, Gris Ama­zo­ni­te y Me­ta­llic Cooper.

Abro la puer­ta, me aco­mo­do en unos asien­tos de cue­ro de Nap­pa –2.200e– y una sen­sa­ción agra­da­ble me in­va­de. Por di­se­ño, el in­te­rior del Peu­geot 3008 mar­ca dis­tan­cias con cual­quie­ra de sus ri­va­les gra­cias a la se­gun­da ge­ne­ra­ción del pues­to de con­duc­ción i-cock­pit. Co­mo en los 308 o 2008, en­ci­ma de un pe­que­ño vo­lan­te elip­soi­dal se ubi­ca la ins­tru­men­ta­ción, que en es­te ca­so es una pan­ta­lla de 12,3” per­so­na­li­za­ble –ofre­ce cin­co apa­rien­cias di­fe­ren­tes– ca­paz de mos­trar las in­di­ca­cio­nes del na­ve­ga­dor.

Ade­más, aho­ra hay unos bo­to­nes que per­mi­ten ac­ce­der di­rec­ta­men­te a los me­nús de la pan­ta­lla de 8” de la con­so­la cen­tral. Tie­nen el as­pec­to de la te­cla de un piano y, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en otros Peu­geot, evi­tan te­ner que na­ve­gar por la com­ple­ja pan­ta­lla tác­til pa­ra ha­cer al­go tan sen­ci­llo co­mo co­nec­tar el cli­ma­ti­za­dor.

Los ma­te­ria­les tie­nen una ca­li­dad de no­ta­ble. Lo úni­co que des­en­to­na en el in­te­rior son unos ajus­tes po­co cui­da­dos en la par­te ba­ja del sal­pi­ca­de­ro y el li­mi­ta­do re­gla­je del asien­to del acom­pa­ñan­te que, in­clu­so en la po­si­ción más ver­ti­cal, que­da al­go ‘tum­ba­do’.

To­do pa­re­ce en or­den, así que pul­so el bo­tón de arran­que y ti­ro de la lla­ma­ti­va pa­lan­ca de cam­bio by­wi­re ha­cia la po­si­ción D.

En los pri­me­ros tra­mos del re­co­rri­do ju­gue­teo con el con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo con fun­ción Stop&Go –416e–, co­nec­to el ma­sa­je de los asien­tos –1.351e– e in­ten­to des­cu­brir cuál de las tres fra­gan­cias del am­bien­ta­dor que in­cor­po­ra el 3008 de se­rie es mi fa­vo­ri­ta.

Tam­bién com­prue­bo co­mo la ca­ja de cam­bio au­to­má­ti­ca EAT6 ha­ce su tra­ba­jo de for­ma rá­pi­da, sua­ve y agra­da­ble. Qui­zá se­ría per­fec­ta si en vez de apu­rar las mar­chas has­ta 4.500 rpm en el mo­do Sport cam­bia­ra un pe­lín an­tes pa­ra apro­ve­char me­jor el em­pu­je del mo­tor a me­dio ré­gi­men... pe­ro es al­go que se pue­de so­lu­cio­nar uti­li­zan­do las le­vas que hay tras el vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.