No seas te­rro­ris­ta

EVO (Spain) - - PORTADA - Ja­Vier arÚs Di­rec­tor

el VE­RANO ES el MO­MEN­TO del año en el que, ge­ne­ral­men­te, más ki­ló­me­tros re­co­rre­mos en un cor­to pe­rio­do de tiem­po. Y los que tra­ba­ja­mos en es­ta re­vis­ta, no so­mos una ex­cep­ción. Por nues­tra es­pe­cial re­la­ción con el mun­do del au­to­mó­vil, es cier­to que los que com­po­ne­mos es­ta re­dac­ción ha­ce­mos más ki­ló­me­tros que la me­dia con vehícu­los muy di­fe­ren­tes: pe­ro, en el mo­men­to de las va­ca­cio­nes , los des­pla­za­mien­tos son más lar­gos y va­ria­dos, rom­pien­do con la ru­ti­na dia­ria.

To­do es­to lo di­go por­que he­mos per­ci­bi­do que el ni­vel del man­te­ni­mien­to del par­que es­pa­ñol es más bien ti­ran­do a ma­lo. Por ejem­plo, un sus­crip­tor y ami­go tie­ne una ex­tra­ña afi­ción, que acen­túa en la épo­ca es­ti­val; es­ta no es otra que ob­ser­var el es­ta­do de los neu­má­ti­cos de los co­ches que se va en­con­tran­do por la ca­lle y el re­sul­ta­do es alar­man­te.

con fra­ses co­mo “en ve­rano no llue­ve, así que ya apu­ro y cam­bio las rue­das en in­vierno” o “si to­da­vía tie­nen di­bu­jo de so­bra” – e igual la fe­cha de fa­bri­ca­ción in­di­ca que son neu­má­ti­cos con seis o más años–, la gen­te apu­ra has­ta el ex­tre­mo que se pue­de ver el ma­te­rial me­tá­li­co y tex­til que con­for­ma la car­ca­sa del neu­má­ti­co, co­mo mos­tra­mos en la fo­to in­fe­rior.

Es­to me obli­ga a ha­cer una re­fle­xión; si unos neu­má­ti­cos pue­den lle­gar a se­me­jan­te des­gas­te sin que el pro­pie­ta­rio del vehícu­lo se plan­tee su cam­bio, no quie­ro ni pen­sar si es­tas per­so­nas con­tem­plan si­quie­ra el es­ta­do de com­po­nen­tes más ‘es­con­di­dos’ co­mo el lí­qui­do, los dis­cos o las pas­ti­llas de freno, el con­jun­to mue­lle/amor­ti­gua­dor, fue­lles de trans­mi­sión...

igual pen­sáis que exa­ge­ro, pe­ro creo que es­te ti­po de con­duc­to­res son au­tén­ti­cos te­rro­ris­tas al vo­lan­te. sien­to usar es­te tér­mino tan ra­di­cal y ma­ni­do en es­tos tiem­pos que co­rren, sin em­bar­go, no con­si­go en­ten­der có­mo una per­so­na pue­de cir­cu­lar así con su vehícu­lo po­nien­do en pe­li­gro a los even­tua­les ocu­pan­tes, y al res­to de usua­rios de la vía a los que po­dría afec­tar si su­frie­ra un ac­ci­den­te.

Por eso, os in­vi­to a vo­so­tros, lec­to­res, a si os en­con­tráis con el due­ño de al­gún vehícu­lo en mal es­ta­do, le ad­vir­táis des­de la edu­ca­ción y hu­mil­dad de los pe­li­gros a los que ellos mis­mos es­tán ex­pues­tos y nos ex­po­nen a los de­más.

No quie­ro de­jar pa­sar es­tas lí­neas sin agra­de­ce­ros que nos leáis en vues­tro tiem­po li­bre y dis­fru­téis con es­te equi­po de nues­tras prue­bas, re­por­ta­jes, en­tre­vis­tas, ex­pe­rien­cias y vi­ven­cias. re­cor­dad que po­déis es­cri­bir­nos y man­dar­nos fo­tos a evo@lui­ke.com. Nos en­can­ta re­ci­bir vues­tras opi­nio­nes. L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.