ALLEN TIM

EVO (Spain) - - PORSC H E 9 1 1 CARRERA GTS VS A STON MART I N V 1 -

El ac­tor, có­mi­co y es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se al­can­zó la fa­ma mun­dial gra­cias a la se­rie Un­cha­pu­za­sen ca­sa – emi­ti­da en­tre 1991 y 1999–, aun­que tam­bién triun­fó en el mun­do del do­bla­je po­nien­do voz, por ejem­plo, a Buzz Light­year, pro­ta­go­nis­ta de Toy Story. Y eso, a pe­sar de que su ju­ven­tud no fue sen­ci­lla: en 1978 fue de­te­ni­do con más de me­dio ki­lo de co­caí­na y se en­fren­tó a la po­si­bi­li­dad de ser con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua; sin em­bar­go, ob­tu­vo una im­por­tan­te re­duc­ción de con­de­na, cum­plien­do só­lo dos años y cua­tro me­ses de cár­cel. Tam­bién sor­pren­de la afi­ción de Allen por los au­to­mó­vi­les si te­ne­mos en cuen­ta su trá­gi­ca re­la­ción con ellos: su pa­dre mu­rió en un ac­ci­den­te de co­che y, ade­más, Allen fue de­te­ni­do en 1997 por con­du­cir ba­jo los efec­tos del al­cohol y con­de­na­do a un año de pri­sión.

Gra­cias a su pa­tri­mo­nio, es­ti­ma­do en unos 185 mi­llo­nes de dó­la­res –Allen lle­gó a ga­nar 1,25 mi­llo­nes de dó­la­res por ca­da ca­pí­tu­lo de la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Un­cha­pu­za­sen­ca­sa–, el ac­tor ha lo­gra­do re­unir más de 50 co­ches en una co­lec­ción que des­ta­ca, so­bre to­do, por los mus­cle­cars tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­nos –au­to­mó­vi­les de ta­ma­ño me­dio-gran­de, con un mo­tor muy po­ten­te, así co­mo ras­gos de­por­ti­vos y “muscu­losos”, cua­li­da­des que les do­tan de un as­pec­to muy agre­si­vo–. Ade­más, el fa­mo­so ac­tor es un au­tén­ti­co apa­sio­na­do de los Che­vro­let: po­see un Im­pa­la SS – el pri­mer Che­vro­let que ofre­ció un pa­que­te Su­per Sport–, o un Bel Air del 62 – era la de­no­mi­na­ción que uti­li­za­ba la mar­ca de De­troit pa­ra de­no­mi­nar a sus mo­de­los de lu­jo–. Allen tam­bién cuen­ta con va­rios mo­de­los Ford, co­mo un Roads­ter del año 33 y, en es­pe­cial, un RS 200 de co­lor blan­co – mo­de­lo de la mí­ti­ca ca­te­go­ría del Gru­po B del Mun­dial de Rall­yes, que do­mi­na­ron la com­pe­ti­ción en­tre 1982 y 1986, año en que fue­ron prohi­bi­dos tras va­rios dra­má­ti­cos ac­ci­den­tes–.

Tam­bién po­seía un bru­ta­li­za­do Ford Mo­del A Track T – el de­no­mi­na­do por el ac­tor co­mo Li­co­ri­ce Streak Spe­cial, al­go así co­mo “ra­yos de re­ga­liz”, fue trans­for­ma­do de arri­ba aba­jo por el pre­pa­ra­dor Moal Coach­buil­ders: te­nía un mo­tor V8 de 5.7 li­tros, 400 CV y ga­nó va­rios con­cur­sos y ex­hi­bi­cio­nes–, que subas­tó en 2009 por más de 100.000 dó­la­res. Otras jo­yas del ac­tor son un Shelby AC Co­bra, un Pors­che Ca­rre­ra GT o un Volks­wa­gen Kar­mann Ghia mo­di­fi­ca­do. Allen per­mi­tió a la re­vis­ta GQ en­trar en su ga­ra­je y gra­bar su co­lec­ción; pue­des ver el ví­deo en bit.ly/2uzw­dVV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.