Ford Fies­ta 1.0 125 vs Seat Ibi­za 1.0 TSI 115

El Ford Fies­ta y el Seat Ibi­za aca­ban de re­no­var­se y se han con­ver­ti­do en los dos co­cos del seg­men­to de los ur­ba­nos. Has­ta que lle­guen sus ver­sio­nes más de­por­ti­vas, es­tas nos permitirán ha­cer al­gu­na que otra dia­blu­ra.

EVO (Spain) - - BICICLETAS - M. Ti­neo

MI PRI­MER CO­CHE FUE un Ford Fies­ta. Era un 1.4 CLX de 1990, con cin­co puer­tas. Su­pon­go que, por eso, le ten­go tan­to ca­ri­ño al Fies­ta. Así que, cuan­do ha­ce po­co más de un mes con­se­gui­mos ga­nar las 24 Ho­ras Ford con la Fun­da­ción NIPACE y, pre­ci­sa­men­te, con un Fies­ta de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, me sen­tí es­pe­cial­men­te fe­liz.

Po­cos días des­pués de aque­lla vic­to­ria, ese mis­mo Fies­ta 1.0 EcoBoost 125 Ti­ta­nium de las 24 Ho­ras Ford ca­yó en nues­tras ma­nos pa­ra ha­cer una prue­ba por ca­rre­te­ra. Y, con ese pal­ma­rés, na­da me­jor que com­pa­rar­lo con el otro ur­bano que es­tá más de mo­da en es­te mo­men­to: el Seat Ibi­za FR 1.0 TSI 115.

Sí, el aca­ba­do ideal pa­ra en­fren­tar­se a un Ibi­za FR ha­bría si­do un Fies­ta ST-Li­ne, pe­ro la vic­to­ria del Ja­ra­ma en las 24 Ho­ras Ford pe­sa­ba de­ma­sia­do. Ade­más, aún re­cuer­do lo bien que iba el cha­sis de es­te Fies­ta Ti­ta­nium en aque­lla ca­rre­ra, por lo que no tar­da­mos en po­ner­nos en mar­cha ha­cia al­gún si­tio es­con­di­do y con el me­nor trá­fi­co po­si­ble pa­ra ha­cer es­ta com­pa­ra­ti­va.

De­ci­dí co­men­zar por el Ford Fies­ta. Co­mo te co­men­ta­ba, el aca­ba­do Ti­ta­nium es, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, co­mo la op­ción in­ter­me­dia de la ga­ma aun­que con al­gu­nos de­ta­lles de­por­ti­vos a la par que ele­gan­tes, co­mo las llan­tas de 16” –nues­tra

uni­dad equi­pa­ba las de 17” con unos ex­ce­len­tes Mi­che­lin Pi­lot Sport 4; 200e– o el pe­que­ño ale­rón tra­se­ro.

En el in­te­rior, lo más lla­ma­ti­vo es un no­ve­do­so di­se­ño mu­cho más mo­derno y fun­cio­nal. El or­de­na­dor de a bor­do en co­lor o la pan­ta­lla tác­til cen­tral do­tan al nue­vo Fies­ta de una ima­gen mu­cho más co­ol que la que te­nía su an­te­ce­sor, que en es­te apar­ta­do se ha­bía que­da­do cla­ra­men­te des­col­ga­do fren­te a su com­pe­ten­cia. Por ca­li­dad, el Fies­ta tam­bién ha da­do un pa­si­to ade­lan­te, si­tuán­do­se en­tre los me­jo­res ge­ne­ra­lis­tas en es­te apar­ta­do. A gran­des ras­gos, el pues­to de con­duc­ción es­tá bien re­suel­to, y no es de­ma­sia­do com­pli­ca­do en­con­trar­se a gus­to a los man­dos del Fies­ta.

En mar­cha, el mo­tor 1.0 EcoBoost tur­bo de 125 CV se mues­tra es­pe­cial­men­te vo­lu­ta­rio­so a ba­jo y me­dio ré­gi­men, por lo que re­sul­ta bas­tan­te agra­da­ble pa­ra mo­ver­se con agi­li­dad en ciu­dad con un con­su­mo re­la­ti­va­men­te con­te­ni­do. Cuan­do in­ten­tas apu­rar al­gu­na de sus seis mar­chas has­ta las 6.000 rpm, ci­fra en la que en­tre­ga su po­ten­cia má­xi­ma, te en­cuen­tras con una par­te al­ta del cuen­ta­vuel­tas co­rrec­ta, con un buen em­pu­je, pe­ro qui­zá no tan ex­plo­si­va co­mo sí lo pa­re­cía a eso de las 3.000 rpm. Aún así, con una ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h en 9,9 se­gun­dos, es­te Fies­ta tie­ne unas pres­ta­cio­nes bas­tan­te dig­nas pa­ra un ur­bano de 4,04 m de lar­go y 1.164 ki­los de pe­so. ¿Qué más quie­res por un con­te­ni­do y ra­zo­na­ble pre­cio 16.495e?

El Fies­ta se mue­ve bien por au­to­pis­ta y en las vías rá­pi­das, don­de con la sus­pen­sión del aca­ba­do Ti­ta­nium se mues­tra más có­mo­do que aplo­ma­do. De he­cho, cuan­do co­ges al­gún ba­che en pleno apo­yo, no­tas que la sus­pen­sión se to­ma un po­co más de tiem­po pa­ra com­pri­mir­se y ex­ten­der­se, y eso se tra­du­ce en unas reac­cio­nes un po­co me­nos ági­les de lo que uno es­pe­ra. En el Ja­ra­ma, con un as­fal­to per­fec­to, es­to no era un ma­yor pro­ble­ma. Pe­ro el as­fal­ta­do de las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las no es, ni por aso­mo, co­mo el de un cir­cui­to...

Pe­se a ello, el cha­sis del Fies­ta sor­pren­de por­que cam­bia de di­rec­ción con cier­ta fa­ci­li­dad, y no cues­ta no­tar có­mo el eje tra­se­ro te ayuda a re­don­dear las cur­vas a po­co que jue­gues con la pre­sión so­bre el pe­dal del ace­le­ra­dor en pleno apo­yo.

La di­rec­ción, por su par­te, se mues­tra un po­co más asis­ti­da de la cuen­ta. Por eso, y aun­que es muy pre­ci­sa, le fal­ta trans­mi­tir un pcoo más de in­for­ma­ción. Y los fre­nos, que aho­ra ya han cam­bia­do los de tam­bor tra­se­ros por unos de dis­co, cum­plen con bas­tan­te dig­ni­dad in­clu­so por re­sis­ten­cia, y eso que el día de la prue­ba la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te no ba­jó de 350C.

Con to­do, me que­dé con las ga­nas de sa­ber có­mo iría es­te Fies­ta con el aca­ba­do ST-Li­ne, pues ade­más de una es­té­ti­ca más de­por­ti­va, es­ta ter­mi­na­ción in­clu­ye una sus­pen­sión un 15% más fir­me y 15 mm más ba­ja. Así que, ya con las fo­tos ter­mi­na­das, le pe­dí a nues­tros ami­gos de Ford que si po­dían de­jar­nos un ST-Li­ne. Por ca­rro­ce­ría y mo­tor no ca­sa­ba

‘En el Fies­ta ST-Li­ne, la sus­pen­sión cam­bia por com­ple­to y tu con­fian­za cre­ce de for­ma ex­po­nen­cial’

con las ca­rac­te­rí­si­tias del Ibi­za de es­ta com­pa­ra­ti­va, pe­ro esa uni­dad sí me sir­vió pa­ra com­pro­bar que, con esa sus­pen­sión, el Fies­ta es otra co­sa. Pier­de un po­co de co­mo­di­dad, cier­to, pe­ro los cam­bios de apo­yo se com­ple­tan mu­cho an­tes, se fil­tran me­jor las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to y tu con­fian­za al vo­lan­te cre­ce ex­po­nen­cial­men­te a la ho­ra de ir de­pri­sa. Es, en po­cas pa­la­bras, un mo­de­lo más ágil, más pre­ci­so y, so­bre to­do, más de­por­ti­vo y di­ver­ti­do. Y to­do por unos mi­se­ra­bles 400e más so­bre la ver­sión Ti­ta­nium.

Con mi cu­rio­si­dad sa­tis­fe­cha y con la cla­ra re­fe­ren­cia de las dos sus­pen­sio­nes, a los dos días vol­ví a la zo­na de la prue­ba con el Seat Ibi­za FR 1.0 TSI 115. La ver­dad es que, si el Fies­ta ofrece un pues­to de con­duc­ción y un es­pa­cio in­te­rior de gran no­ta, el Ibi­za es in­clu­so un po­qui­to me­jor.

Lo cier­to es que, al po­co tiem­po de co­men­zar a cir­cu­lar, uno tie­ne la sen­sa­ción de que es­te Ibi­za es más co­che que el Ford. Por mo­men­tos, has­ta tie­nes pien­sas que es­tás a los man­dos de un León. Pe­ro, cla­ro, cuan­do com­prue­bas que un Seat Ibi­za co­mo el de es­ta prue­ba arran­ca en los 19.030e –y que es­ta uni­dad, en con­cre­to, ron­da los 25.000e...– pien­sas aque­llo de que: “con buen lá­piz, bue­nas car­tas se es­cri­ben”. O al­go así.

In­de­pen­dien­te­men­te de eso, el mo­tor 1.0 TSI de 115 CV es me­nos po­ten­te que el del Fies­ta y su pe­so es ca­si el mis­mo –1.140 ki­los–, pe­ro su res­pues­ta es un po­co más ins­tan­tá­nea al ace­le­rar y, en la par­te al­ta del cuen­ta­vuel­tas, tam­bién se mues­tra más vo­lun­ta­rio­so. Se­gún las ci­fras ofi­cia­les, es­te Ibi­za tar­da 9,3 se­gun­dos en pa­sar de 0 a 100 km/h, y eso es 0,6 se­gun­dos me­nos que el Fies­ta. No lo dis­cu­to. Pe­ro, des­pués de con­du­cir­los, ca­si me pa­re­ce que esa di­fe­ren­cia se que­da cor­ta. Ade­más, su cam­bio ma­nual de seis mar­chas tie­ne un tac­to aun más sua­ve y pre­ci­so que el del Fies­ta, y ju­gue­tear con él pa­ra sa­car­le to­do el ju­go al pe­que­ño 1.0 TSI es un ejer­ci­cio

de lo más re­co­men­da­ble pa­ra ba­jar los ni­ve­les de es­trés.

En cuan­to al com­por­ta­mien­to, hay que te­ner en cuen­ta al­gu­na que otra con­si­de­ra­ción de vi­tal im­por­tan­cia. La pri­me­ra es que es­te Ibi­za es­tá crea­do so­bre la pla­ta­for­ma MQB A0. Y es bue­na. Muy bue­na. Ade­más, a eso hay que su­mar que es­te Ibi­za lle­va la sus­pen­sión adap­ta­ti­va con dos ni­ve­les de du­re­za, que va­le só­lo 280e. En el Fies­ta, no es po­si­ble mon­tar­la. Y no só­lo eso: el Fies­ta no tie­ne una pla­ta­for­ma tan no­ve­do­sa co­mo la del Ibi­za. En reali­dad, el Ford es­tre­na una pro­fun­da evo­lu­ción del cha­sis del an­te­rior Fies­ta, al­go que por otro la­do no es­tá na­da mal, pues de­bo re­cor­dar­te que to­da­vía hoy es­ta­mos es­pe­ran­do a que al­guien pre­sen­te un ur­bano con cha­sis me­jor que el del Ford Fies­ta ST...

In­de­pen­dien­te­men­te de eso, y com­pa­ra­do con el Fies­ta Ti­ta­nium de es­ta prue­ba, es­te Ibi­za es igual de có­mo­do y, en cur­va, re­sul­ta mu­cho más es­ta­ble y pre­ci­so. Fren­te al ST-Li­ne, el Ibi­za es más có­mo­do, pe­ro en tér­mi­nos de agi­li­dad la co­sa se igua­la bas­tan­te. Es más, has­ta me atre­ve­ría a de­cir que el Ford Fies­ta ST-Li­ne es, en es­te as­pec­to, aun más di­ver­ti­do que el Seat Ibi­za.

Y es que el Ibi­za es más efi­caz. Y más es­ta­ble. Y más no­ble. Y más pre­de­ci­ble. Es un co­che del Gru­po VAG en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, y eso sig­ni­fi­ca que, bá­si­ca­men­te, só­lo tie­nes que preo­cu­par­te de fre­nar en el mo­men­to opor­tuno, tra­zar por el lu­gar ade­cua­do y po­ner­te ace­le­rar en cuan­to te dé la ga­na. Es tan fá­cil de lle­var y trans­mi­te tan­ta con­fian­za que sa­bes que to­do sal­drá bien, in­de­pen­dien­te­men­te de lo rá­pido que va­yas. Pe­ro, cuan­do quie­res ir­te de fies­ta, se­gu­ro que pre­fie­res ha­cer­lo con un ami­go con el que reír­te y que ha­ga al­gu­na que otra lo­cu­ra; al fin y al ca­bo, esas anéc­do­tas se­rán las que re­cuer­des cuan­do ten­gas 70 años...

Con to­do, es­tá cla­ro que el Ibi­za es me­jor co­che. De acuer­do. Pe­ro te­nien­do en cuen­ta lo bien que te lo pue­des pa­sar con un Ford Fies­ta ST-Li­ne –y me­jor que con el Ibi­za– por muuuuu­cho me­nos di­ne­ro, es­toy con­ven­ci­do de que es­ta­re­mos de acuer­do en que el Ford es el jus­to ga­na­dor de es­ta com­pa­ra­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.