RE­CE­TA PA­RA FRE­NOS PRE­MIUM

Hay una bue­na ra­zón pa­ra mon­tar es­tos f re­nos: l os se­má­fo­ros.

EVO (Spain) - - TECN -

Fa­bri­car unos fre­nos efec­ti­vos es re­la­ti­va­men­te fá­cil. Bas­ta con un dis­co muy gor­do, la pin­za más gran­de que que­pa en la llan­ta, y em­plear unas bue­nas pas­ti­llas de freno; es de­cir, de esas que en frío ' chi­llan' sin fre­nar ab­so­lu­ta­men­te na­da, y en ca­lien­te do­tan al pe­dal de un tac­to pro­gre­si­vo y mo­du­la­ble mien­tras se de­sin­te­gran en pe­que­ños frag­men­tos in­can­des­cen­tes. Por des­gra­cia, pa­ra un fa­bri­can­te esa no es una so­lu­ción del to­do acep­ta­ble. El clien­te de un Pors­che es­pe­ra que sus fre­nos no pa­li­dez­can ba­jan­do un puer­to, pe­ro tam­bién que pa­ren el co­che jus­to an­tes de ca­da pa­so de pea­to­nes cuan­do lle­van a los ni­ños al co­le­gio. Y, en el ca­so del Ca­yen­ne, tam­bién es­pe­ran que sean ca­pa­ces de tran­si­tar por un in­mun­do lo­da­zal – aun­que só­lo sea una vez al año– sin que in­con­ta­bles pie­dre­ci­tas alo­ja­das en los ori­fi­cios del dis­co emi­tan una cam­bian­te y pe­ne­tran­te me­lo­día al pa­rar­se en ca­da se­má­fo­ro.

Es de­cir... los fre­nos del Ca­yen­ne tie­nen que ha­cer bien mu­chas co­sas; que cum­plir mu­chos com­pro­mi­sos. Y pa­re­ce que es­tos nue­vos PSCB son ca­pa­ces de to­do eso. De fre­nar sin des­fa­lle­cer, sin re­chis­tar y sin tiz­nar sus in­ma­cu­la­das pin­zas blan­cas. ¿Y sin ala­bear­se? Pa­ra com­pro­bar eso, aún ten­dre­mos que es­pe­rar unos me­ses...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.