La lla­ve de Mia­mi

EVO (Spain) - - LA ÚLTIMA - Te x to: An­to­nio Rodr í gue z ‘ To­ñe jo’ R R 23 aro­dri­guez@lui­ke.com

Mi pró­xi­mo re­to? Pro­bar un ca­mión de bom­be­ros ame­ri­cano, sí, uno de esos que co­no­ce­mos tan in­men­so y bo­ni­to, con los alu­mi­nios pu­li­dos, la pin­tu­ra co­mo si fue­ra nue­va y con to­dos sus com­po­nen­tes hu­ma­nos en es­ta­do de re­vis­ta. Pa­ra ello, y co­mo no po­dría ser de otra ma­ne­ra, acu­do al ase­sor in­ter­na­cio­nal y mano de­re­cha del al­cal­de de Mia­mi, Don Ju­lián Li­na­res. ¿Lo­cu­ra? Hom­bre, si he pro­ba­do una uni­dad po­li­cial, ¿por qué no un ca­mión de bom­be­ros? Tam­po­co pi­do tan­to. Je­je­je­je.

Con­tac­tar con Ju­lián no es ta­rea fá­cil y la ver­dad es que lle­va­ba un tiem­po lla­mán­do­le sin re­sul­ta­do po­si­ti­vo, has­ta que un día vi una lla­ma­da per­di­da su­ya y se la de­vol­ví de in­me­dia­to sin éxi­to. ¿Có­mo ha­bía po­di­do no es­cu­char su lla­ma­da? Tras un par de in­ten­tos vol­vió a con­tac­tar con­mi­go y an­tes de de­jar­le ha­blar le di­je. Ho­la Ju­lián, di­me que me han da­do per­mi­so pa­ra pro­bar el ca­mión de bom­be­ros y su res­pues­ta me de­jó un po­co pa­ra­do. “To­ñe­jo, no sé có­mo ha­cer­te en­ten­der la di­fi­cul­tad que en­tra­ña el que prue­bes un ca­mión de bom­be­ros, pe­ro des­cui­da que si­go in­ten­tán­do­lo, aun­que no te lla­mo pa­ra eso sino pa­ra co­mu­ni­car­te otra no­ti­cia”. Me que­dé expectante por sa­ber cuál era en­ton­ces el mo­ti­vo de su lla­ma­da te­nien­do en cuen­ta su apretada agenda y que ha­bía lla­ma­do él.

To­ñe­jo, no sé si sa­bes que el al­cal­de de Mia­mi, Don To­más Re­ga­la­do, ter­mi­na su le­gis­la­tu­ra el pró­xi­mo mes de no­viem­bre y en la úl­ti­ma reunión con los co­mi­sio­na­dos han de­ci­di­do con­ce­der­te la lla­ve de oro de la Ciu­dad de Mia­mi. ¿Qué? ¿Có­mo?, ¿es una bro­ma? Le pre­gun­té el porqué de tan im­por­tan­te ga­lar­dón y me di­jo que si te­nía tiem­po me lo con­ta­ría esa mis­ma tar­de. Aún, es­cri­bien­do es­tas lí­neas, si­go sin creér­me­lo.

Acu­dí rau­do a la ci­ta pa­ra co­no­cer cuá­les ha­bían si­do mis mé­ri­tos y de­lan­te de un re­fres­co sin azú­car, se­rio co­mo si fue­ran a ex­tra­di­tar­me, di­jo: “To­ñe­jo, la de­ci­sión pa­ra otor­gar­te tan va­lo­ra­da dis­tin­ción ha si­do tomada es­tu­dian­do va­rios as­pec­tos. Por un la­do, lo pe­sa­do e in­sis­ten­te que fuis­te pa­ra con­se­guir rea­li­zar la prue­ba del co­che de la po­li­cía, los re­por­ta­jes que has he­cho de la ciu­dad y tu vi­da de­por­ti­va”. Uff, me sen­tí co­mo en una nu­be. Me co­mu­ni­có la fe­cha y rá­pi­da­men­te se me pa­só por la men­te que coin­ci­día con el ho­me­na­je a mi que­ri­do Án­gel Nie­to, pre­gun­té si se po­día cam­biar el día pe­ro me di­je­ron que no. Así que lla­mé a la mu­jer de Án­gel pa­ra co­men­tar­le que no po­dría es­tar en Ma­drid, y ella me di­jo que en­ten­día per­fec­ta­men­te lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí Án­gel y que es­ta­ría allí con ellos aun­que no es­tu­vie­ra pre­sen­te.

El día de la en­tre­ga lle­gué pun­tual al Ayun­ta­mien­to, lla­mé a D. Ju­lián pa­ra de­cir­le que es­ta­ba aba­jo y así pa­sar los con­tro­les de se­gu­ri­dad más rá­pi­do. Só­lo ha­bían trans­cu­rri­do 5 días del pa­so del hu­ra­cán Ir­ma por Mia­mi, y no to­do en la ciu­dad fun­cio­na­ba al 100%, mu­chas zo­nas se­guían sin luz y los as­cen­so­res del Ayun­ta­mien­to no iban muy bien. Sin­ce­ra­men­te, pen­sé que se re­tra­sa­ría el even­to, pe­ro no, Mia­mi es una sú­per ciu­dad en la que to­do el mun­do co­la­bo­ra, mi­les de vo­lun­ta­rios sa­len a tra­ba­jar ca­da día pa­ra que en po­co tiem­po re­co­bre el as­pec­to de siem­pre y to­dos sus ser­vi­cios fun­cio­nen a la per­fec­ción.

Cuan­do re­ci­bes un pre­mio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas le­jos de ca­sa, lo vi­ves de una ma­ne­ra más in­ten­sa y te sue­les acor­dar de to­das esas per­so­nas que ha­cen o han he­cho que tu vi­da sea al­go me­jor. En mi ca­so, al re­ci­bir la lla­ve de las ma­nos del al­cal­de de Mia­mi, Don To­más Re­ga­la­do, en pre­sen­cia del cón­sul ge­ne­ral de España, Don Cán­di­do Creis y de Don Ju­lián Li­na­res, en­tre otros, me acor­dé de to­dos mis fa­mi­lia­res y ami­gos, los que es­tán y los que no, de mis pa­dres, de Án­gel… tí­mi­da­men­te le­van­té los ojos, mi­ré al cie­lo y os lo de­di­qué a to­dos. ¡Gra­cias de co­ra­zón!

Una vez con­clui­do el ac­to de la en­tre­ga, y con­tra­rio al pro­to­co­lo, el al­cal­de Don To­más Re­ga­la­do, se que­dó ha­blan­do con to­dos los que es­tu­vi­mos pre­sen­tes y nos des­cri­bió in­fi­ni­dad de in­tere­san­tes vi­ven­cias. Nos di­jo que él fue pe­rio­dis­ta y ha­bía si­do co­rres­pon­sal en Washington du­ran­te el man­da­to de los pre­si­den­tes Ri­chard Ni­xon y Ro­nald Rea­gan, con­tó co­sas in­tere­san­tí­si­mas de las que allí pa­sa­ban pe­ro es in­for­ma­ción re­ser­va­da. TOP SE­CRET.

Nos ex­pli­có que no es­ta­ba en ab­so­lu­to de acuer­do con la po­lí­ti­ca me­dioam­bien­tal del ac­tual pre­si­den­te Trump y que hay que cui­dar el en­torno pa­ra bien de to­dos. Tam­bién, nos in­di­có que, du­ran­te el pa­so del hu­ra­cán, so­li­ci­tó a los SWATS – la uni­dad de éli­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad– sa­lir a com­pro­bar có­mo es­ta­ba la ciu­dad en la nue­va tan­que­ta blin­da­da y, co­mo anéc­do­ta, de­ci­ros que el je­fe de los SWATS le co­mu­ni­có que uti­li­za­rían la an­ti­gua, ya que no que­ría ara­ñar la nue­va que ha­bía cos­ta­do 400.000$. Os po­déis ima­gi­nar lo que le pre­gun­té al al­cal­de en ese mo­men­to. ¿La pue­do pro­bar pa­ra la re­vis­ta? Y con­tes­tó, sí, ha­bla con Ju­lián. Ja­ja­ja­ja­ja, po­bre Ju­lián ya es­toy en mar­cha pa­ra con­se­guir los per­mi­sos ne­ce­sa­rios y ofre­ce­ros esa pri­mi­cia.

Es un gran ho­nor pa­ra mí ha­ce­ros a to­dos par­tí­ci­pes de tan dis­tin­gui­do ga­lar­dón, ya que sin vues­tro apo­yo no hu­bie­ra si­do po­si­ble y an­te to­do: ¡GRA­CIAS!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.