AS­TON MAR­TIN DB11 V8

¿Sus­ti­tuir el mo­tor V12 por un V8 bi­tur­bo fir­ma­do por Mercedes-AMG ha­brá con­ver­ti­do al DB11 en una cria­tu­ra más ágil y de­por­ti­va?

EVO (Spain) - - SUMARIO - Ja­mes Dis­da­le & Álvaro Sau­ras

LA LLE­GA­DA DEL DB11 V8 de­be­ría ser una bue­na no­ti­cia y un mo­men­to de ce­le­bra­ción pa­ra As­ton Mar­tin, por­que es el pri­mer fru­to pal­pa­ble de la coope­ra­ción en­tre la mar­ca bri­tá­ni­ca y Mercedes-AMG. Ese fru­to es su mo­tor, el 4.0 V8 bi­tur­bo, di­rec­ta­men­te im­por­ta­do del Mercedes-AMG C 63 S –tan só­lo se ha mo­di­fi­ca­do el cár­ter, pa­ra po­der mon­tar­lo en una po­si­ción más ba­ja–. Al ser más li­ge­ro que el V12 al que re­em­pla­za, y po­der­se mon­tar en una po­si­ción más ba­ja y re­tra­sa­da, el nue­vo mo­tor prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za que el com­por­ta­mien­to del nue­vo DB11 V8 sea más de­por­ti­vo, y más pa­re­ci­do a lo que po­dría­mos de­no­mi­nar un ‘ evo DB11’. Al fin y al ca­bo, el nue­vo mo­delo es 115 kg más li­ge­ro que su pre­de­ce­sor… y aho­ra el 51% del pe­so des­can­sa so­bre el eje tra­se­ro –fren­te al 49% en el ca­so del V12–.

El mo­tor es prác­ti­ca­men­te idén­ti­co al del Mercedes – in­clu­so en­tre­ga los mis­mos 510 CV–, aun­que As­ton ha mo­di­fi­ca­do el sis­te­ma de es­ca­pe – pa­ra do­tar­le de la ca­rac­te­rís­ti­ca acús­ti­ca de los As­ton Mar­tin– y la elec­tró­ni­ca – pa­ra ‘dul­ci­fi­car’ un po­co la en­tre­ga de par–.

El cha­sis del DB11 tam­bién re­ci­be cam­bios. Se ha mo­di­fi­ca­do pa­ra que ofrez­ca una res­pues­ta más afi­la­da, y pa­ra com­pen­sar la re­duc­ción y re­ubi­ca­ción de la ma­sa del mo­tor. Por ejem­plo, el sub­cha­sis tra­se­ro em­plea pun­tos de an­cla­je más rí­gi­dos, y hay un mon­tón de cam­bios en la geo­me­tría de los ejes, los ta­ra­dos de sus­pen­sión, etc. Ade­más, gra­cias a que el eje de­lan­te­ro aho­ra so­por­ta menos pe­sos, As­ton ha po­di­do re­du­cir las ma­sas no sus­pen­di­das ali­ge­ran­do las pin­zas delanteras fi­jas de seis pis­to­nes.

Pe­ro va­mos al grano… ¿qué tal va el DB11 V8? Bueno, em­pe­ce­mos acla­ran­do una co­sa: las fo­tos de es­te re­por­ta­je no co­rres­pon­den a la prue­ba que he­mos rea­li­za­do en Bar­ce­lo­na, por­que du­ran­te la pre­sen­ta­ción ha­cía un tiem­po ho­rren­do, con chu­bas­cos le­ves y fuer­tes al­ter­nán­do­se to­do el ra­to. Sin em­bar­go, por su­pues­to, las im­pre­sio­nes del

tex­to sí que ha­cen re­fe­ren­cia a un DB11 pro­ba­do en ese con­tex­to. En cual­quier ca­so, el as­fal­to des­li­zan­te siem­pre es un alia­do a la ho­ra de des­cu­brir de­fec­tos en un co­che, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a la pues­ta a pun­to del cha­sis.

Pe­ro va­mos a em­pe­zar por el mo­tor, que al fin y al ca­bo es la ma­yor no­ve­dad del co­che. La bue­na no­ti­cia es que ja­más adi­vi­na­rías que se tra­ta del mis­mo pro­pul­sor que em­plea el ‘ató­mi­co’ AMG C 63 S.

Al arran­car­lo, te re­ga­la un ace­le­rón tea­tral… pe­ro el so­ni­do se apa­ci­gua de in­me­dia­to y se ve re­du­ci­do a un dis­cre­to ra­len­tí. El en­fo­que ‘de perfil ba­jo’ con­ti­núa una vez en mar­cha, y el bur­bu­jeo ca­rac­te­rís­ti­co de es­te mo­tor se ha mi­ti­ga­do has­ta con­ver­tir­lo en la me­lo­día ca­si im­per­cep­ti­ble que es­pe­ras en­con­trar a bor­do de un au­tén­ti­co Gran Tu­ris­mo.

Aca­ri­cia el ace­le­ra­dor, y la no­ta ad­qui­ri­rá un tim­bre más agre­si­vo, aun­que el bra­mi­do si­gue sien­do ele­gan­te. Ac­ti­var las mo­da­li­da­des Sport o Sport+ in­cre­men­ta el vo­lu­men y, si cir­cu­las re­te­nien­do, ban­da so­no­ra in­cor­po­ra una co­lo­ri­da co­lec­ción de pops y bangs, pe­ro los de­ci­be­lios no se des­ma­dran ni si­quie­ra cuan­do la agu­ja del ta­có­me­tro es­tá lle­gan­do a la zo­na ro­ja.

Pe­ro que sea silencioso no im­pli­ca que es­te DB11 sea lento. As­ton de­cla­ra un 0-100 km/h de 4,0 se­gun­dos… un tiem­po que se si­túa tan só­lo una dé­ci­ma por en­ci­ma de la mar­ca del DB11 equi­pa­do con el mo­tor V12 de 608 CV. En cual­quier ca­so, el V8 sube de vuel­tas con más sol­tu­ra que el V12, y su de­mo­le­dor par má­xi­mo de 675 Nm –700 Nm en el ca­so del V12– es­tá dis­po­ni­ble des­de tan só­lo 2.000 rpm. Eso se tra­du­ce en que es­te DB11 res­pon­de con más agi­li­dad y ce­le­ri­dad a las so­li­ci­tu­des del ace­le­ra­dor. De he­cho, tie­ne tan­to par a ba­jo ré­gi­men que bas­ta­ban tí­mi­das apli­ca­cio­nes de gas pa­ra que las rue­das tra­se­ras co­men­za­ran a pa­ti­nar so­bre el as­fal­to mo­ja­do, obli­gan­do a in­ter­ve­nir al con­trol de es­ta­bi­li­dad.

Prue­ba en una mar­cha más al­ta pa­ra que los Brid­ges­to­ne aga­rren,

y el V8 te re­ga­la­rá una ava­lan­cha inagotable de ace­le­ra­ción. En tér­mi­nos prác­ti­cos, me te­mo que no hay nin­gu­na cir­cuns­tan­cia en la que es­te V8 sea más lento que el V12.

La ca­ja au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des tam­bién pro­ce­de de Mercedes… aun­que las le­vas del vo­lan­te tie­nen un 50% menos de re­co­rri­do – lo cual con­tri­bu­ye, cuan­do la usas en mo­do ma­nual, a un tac­to más di­rec­to y de­por­ti­vo– y ape­nas es un po­qui­to más len­ta que una de do­ble em­bra­gue equi­va­len­te. En cuan­to al fun­cio­na­mien­to en mo­do au­to­má­ti­co, dé­ja­la de­ci­dir a ella y to­dos los cam­bios se eje­cu­ta­rán con ex­tre­ma dul­zu­ra.

El V8 em­plea la mis­ma di­rec­ción que el V12, con una cre­ma­lle­ra re­la­ti­va­men­te rá­pi­da –2,4 vuel­tas en­tre to­pes–, aun­que la asistencia eléc­tri­ca se ha re­ca­li­bra­do pa­ra brin­dar un tac­to más fir­me, que ins­pi­ra con­fian­za. En con­di­cio­nes de llu­via es di­fí­cil va­lo­rar la can­ti­dad de ad­he­ren­cia, pe­ro pa­re­ce bas­tan­te in­ci­si­va y efec­ti­va a la en­tra­da de las cur­vas… siem­pre que no tra­tes de en­trar co­la­do. Sa­lir de las cur­vas re­quie­re un po­co más de tac­to, por­que el pa­ta­dón bi­tur­bo

ha­ce que ago­tar la mo­tri­ci­dad del tren tra­se­ro sea re­la­ti­va­men­te fá­cil. La par­te bue­na es que el com­por­ta­mien­to es muy neu­tro, y la di­rec­ción te­le­gra­fía per­fec­ta­men­te las in­ten­cio­nes del cha­sis.

En cuan­to al res­to de as­pec­tos, es­te V8 pa­re­ce me­jor cons­trui­do que las uni­da­des V12 que pro­ba­mos en el pa­sa­do, con me­jo­res ajus­tes en los pa­ne­les de la ca­rro­ce­ría y un in­te­rior de apa­rien­cia más só­li­do y me­jor re­ma­ta­do... aun­que sin lle­gar al ni­vel de, por ejem­plo, un Bentley.

La pos­tu­ra al vo­lan­te, bas­tan­te re­cli­na­da, es te­rri­ble­men­te con­for­ta­ble, mien­tras que los man­dos que se han tomado pres­ta­dos de Mercedes es­tán bien in­te­gra­dos... a ex­cep­ción de esa enor­me pa- lan­ca a la iz­quier­da de la co­lum­na de la di­rec­ción, que aglu­ti­na el ma­ne­jo de in­ter­mi­ten­tes y lim­pia­pa­ra­bri­sas, y que pa­re­ce tras­plan­ta­da de un Mercedes Cla­se A... sin mu­chas con­tem­pla­cio­nes. Por sa­car al­gún de­fec­to, nues­tra uni­dad pa­de­cía un irri­tan­te rui­do ae­ro­di­ná­mi­co pro­ce­den­te de un jun­qui­llo de una ven­ta­ni­lla, y que pro­ba­ble­men­te se tra­te de un pro­ble­ma ais­la­do.

Ten­dre­mos que es­pe­rar a pro­bar el co­che en se­co pa­ra lle­gar a más con­clu­sio­nes... pe­ro po­de­mos ir ade­lan­tan­do que es­te mag­ní­fi­co DB11 V8 ha­ce que su her­mano V12, que cues­ta unos 25.000 eu­ros más, re­sul­te bas­tan­te re­dun­dan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.