LAM­BORG­HI­NI AVEN­TA­DOR S

Las ins­truc­cio­nes por par­te de Lam­borg­hi­ni son cla­ras. Tenemos la misión de re­co­ger un Aven­ta­dor S en la fá­bri­ca ita­lia­na de Sant’ Aga­ta y lle­var­lo has­ta la se­de en Reino Uni­do. El via­je re­sul­tan­te es­tá lleno de mo­men­tos inol­vi­da­bles.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por da­vid v i v ian & Ja­vier arús fo­to­gra­fía por step­hen hall

Rea­li­za­mos un via­je inol­vi­da­ble des­de la fá­bri­ca ita­lia­na de Sant’ Aga­ta has­ta la se­de en Reino Uni­do

Es un jue­ves por la tar­de en el sur de Fran­cia, y me en­cuen­tro ser­pen­tean­do una pre­cio­sa ca­rre­te­ra de mon­ta­ña al vo­lan­te de un Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor S. El Col de Ven­ce es­tá allí, a lo le­jos... con el sol ocul­tán­do­se po­co a po­co tras la co­li­na. Es una as­cen­sión tre­men­da­men­te es­tre­cha, y la in­ten­si­dad del pro­pio mo­delo se ha­ce to­da­vía más evi­den­te en es­te en­torno tan ago­bian­te.

Y es que no de­jo de pen­sar lo bien que lo pa­sa­ría aquí conduciendo mo­de­los co­mo un Lo­tus Eli­se Cup 250 o, in­clu­so, un mo­des­to Maz­da MX-5. El ab­sur­da­men­te an­cho Aven­ta­dor no es la cla­se de au­to­mó­vil con el que cir­cu­lar rá­pi­do por aquí, y menos tra­tar de que la tra­se­ra se mue­va ni lo más mí­ni­mo. Por suer­te, la trac­ción to­tal ha­ce que el ni­vel de ad­he­ren­cia sea su­per­la­ti­vo, aun­que re­sul­ta com­pli­ca­do ter­mi­nar de en­ten­der có­mo fun­cio­na el eje tra­se­ro di­rec­cio­nal.

Pe­ro... ¿por qué per­se­gui­mos al sol? Mi fo­tó­gra­fo y co­pi­lo­to co­no­ce un lu­gar al otro la­do del Col don­de po­dre­mos con­se­guir una fo­to es­pec­ta­cu­lar con el na­ran­ja del cie­lo com­po­nien­do un fon­do úni­co. No obs­tan­te, nuestro ni­vel de es­trés es ele­va­do, ya que tenemos un tiem­po li­mi­ta­do. Nues­tra misión con­sis­te en lle­var es­te co­che des­de la fá­bri­ca ita­lia­na de Sant’ Aga­ta has­ta Lon­dres, pa­ra que pa­se a for­mar par­te de la flo­ta de pren­sa de la fir­ma en el Reino Uni­do. Sin que le pa­se na­da, cla­ro.

De vuel­ta en el sur de Fran­cia, la com­bi­na­ción de la luz y el so­ni­do del mo­tor V12 at­mos­fé­ri­co es una experiencia inol­vi­da­ble. Ten­go cla­ro que mi com­pa­ñe­ro des­de ha­ce un ra­to se pre­gun­ta por qué no es­toy conduciendo más rá­pi­do; la ra­zón es que lle­vo al vo­lan­te más de 400 ki­ló­me­tros des­de que sa­li­mos de Sant’ Aga­ta y, en es­te mo­men­to, las pa­re­des de ro­ca las veo más cer­ca de lo que se­gu­ra­men­te se en­cuen­tran, con va­rios pe­drus­cos dis­per­sos por el as­fal­to. Al­can­za­mos la vie­ja ru­ta de Na­po­león, lu­gar de obli­ga­do pe­re­gri­na­je si te gus­ta con­du­cir, la cual nos aca­ba­rá lle­van­do a la pin­to­res­ca po­bla­ción de Cas­te­lla­ne pa­ra pa­sar la no­che.

Pron­to nos da­mos cuen­ta de que no nos va a dar tiem­po a cru­zar la co­li­na an­tes de que se pon­ga el sol, por lo que con el op­ti­mis­mo por los sue­los qui­ta­mos el agre­si­vo mo­do Cor­sa pa­ra co­nec­tar el más ra­zo­na­ble Sport. Nos re­sig­na­mos a bus­car al­gu­nos lu­ga­res al­ter­na­ti­vos pa­ra ha­cer fo­tos chu­las an­tes de po­ner rum­bo de­fi­ni­ti­va­men­te a Cas­te­lla­ne. Con el Col de Ven­ce de fon­do, no es la fo­to que bus­cá­ba­mos pe­ro no es­tá mal del to­do. En­ton­ces, al­go ca­si mi­la­gro­so su­ce­de, ya que la na­tu­ra­le­za re­com­pen­sa nuestro ba­nal es­fuer­zo con una tí­mi­da llu­via que ge­ne­ra un pre­cio­so ar­coi­ris que es­tá con no­so­tros du­ran­te 10 má­gi­cos mi­nu­tos –pue­des ver la ins­tan­tá­nea en el su­ma­rio–. No es una pues­ta de sol, pe­ro lo que he­mos con­se­gui­do a cam­bio es­tá al mis­mo ni­vel en cuan­to a be­lle­za.

po­dría­mos ha­ber lle­ga­do con tiem­po de so­bra al Col de Ven­ce; sin em­bar­go, es una es­pe­cie de tra­di­ción que cuan­do co­ge­mos un de­por­ti­vo en una fá­bri­ca ita­lia­na, los ho­ra­rios prees­ta­ble­ci­dos nun­ca se cum­plen. Siem­pre su­ce­de al­go que lo es­tro­pea to­do, en es­te ca­so un in­ci­pien­te olor a ga­so­li­na en el ro­da­je pre­vio que rea­li­za­mos pa­ra com­pro­bar que to­do es­ta­ba co­rrec­to an­tes de em­pren­der nuestro via­je. Des­pués de una re­vi­sión, la co­sa no era se­ria... pe­ro pro­vo­có que, cuan­do lle­ga­mos a nues­tra ci­ta a

‘De al­gu­na for­ma, la me­cá­ni­ca V12 en­cap­su­la la his­to­ria de es­ta mar­ca’

las 9 de la ma­ña­na, tu­vié­ra­mos que es­pe­rar, to­mán­do­nos un ca­fé y va­rias pie­zas de bo­lle­ría in­dus­trial en el co­me­dor pa­ra em­plea­dos, a que el equi­po de me­cá­ni­cos des­cu­brie­ra la fu­ga. Po­co des­pués nos tras­la­da­ron a la re­cep­ción don­de, con otros ca­fés de por me­dio, va­rios em­plea­dos nos iban ac­tua­li­zan­do nues­tra ho­ra de par­ti­da.

Des­pués de pa­sar tan­to ra­to allí, ha­bría es­ta­do ge­nial que nos hu­bie­ran per­mi­ti­do en­trar a co­no­cer to­das las ins­ta­la­cio­nes. Pe­ro la si­tua­ción nos te­nía re­ser­va­da una sor­pre­sa, y es que los ope­ra­rios ha­bían sa­ca­do el mo­tor de nuestro co­che. Hay po­cas vis­tas más ins­pi­ra­do­ras que un pro­pul­sor V12 ‘a lo vi­vo’. De al­gu­na for­ma, es la me­cá­ni­ca que en­cap­su­la la his­to­ria de es­ta mar­ca, re­me­mo­ran­do aquel pro­pul­sor de prin­ci­pios de los años 60; el ex­tra­or­di­na­rio 3.5 litros, ca­si de com­pe­ti- ción, di­se­ña­do por el ex-in­ge­nie­ro de Fe­rra­ri Giot­to Biz­za­rri­ni. En el mo­men­to en el que se mon­tó en el mí­ti­co Miu­ra en 1966, ya ha­bía ‘cre­ci­do’ has­ta los cua­tro litros y desa­rro­lla­ba 350 CV. Con 12 ci­lin­dros, cua­tro cá­ma­ras de com­bus­tión, seis car­bu­ra­do­res do­bles y mul­ti­tud de ca­de­nas in­ter­nas, fue una me­cá­ni­ca de tras­cen­den­tal im­por­tan­cia. Des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal, po­co ha cam­bia­do 52 años des­pués.

Pa­ra cap­tar un po­co me­jor el sig­ni­fi­ca­do del pa­so de to­do es­te tiem­po, el Aven­ta­dor S ofre­ce un 6.5 litros V12 de 740 CV a 8.400 rpm, lo que per­mi­te un pa­so de 0 a 100 km/h en 2,9 se­gun­dos. Es­to su­po­ne que es­te mo­delo ofre­ce más del do­ble de po­ten­cia y tar­da la mi­tad de tiem­po en ace­le­rar –hoy en día, no hay nin­gún mo­delo at­mos­fé­ri­co que lo su­pere–, con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 350 km/h. De he­cho, tie­ne la capa-

ci­dad de per­ma­ne­cer en los re­tro­vi­so­res de cual­quier hí­per co­che hí­bri­do, lo cual re­sul­ta bas­tan­te im­pre­sio­nan­te. Creo que Fe­rruc­cio Lam­borg­hi­ni es­ta­ría or­gu­llo­so.

Es­pe­ran­do en la re­cep­ción, nos en­tre­te­ne­mos echan­do un vis­ta­zo a la ho­ja de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pa­ra en­ten­der la sig­ni­fi­can­cia de la ‘S’ en el Aven­ta­dor. Es­ta le­tra aña­de las cua­tro rue­das di­rec­tri­ces, amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos re­ca­li­bra­dos, neu­má­ti­cos Pi­re­lli es­pe­cí­fi­cos, una ae­ro­di­ná­mi­ca más efi­caz –con un ale­rón tra­se­ro ac­ti­vo que ge­ne­ra has­ta un 130% más de fuer­za con­tra el sue­lo–, y un cuar­to mo­do de con­duc­ción de­no­mi­na­do Ego, que per­mi­te con­fi­gu­rar de for­ma in­di­vi­dual el ta­ra­do de la di­rec­ción, la res­pues­ta del mo­tor y el cha­sis.

CA­SI TRES HO­RAS DES­PUÉS DE NUES­TRA lle­ga­da al cuar­tel ge­ne­ral de Lam­borg­hi­ni, un in­ma­cu­la­do Aven­ta­dor S, ya sin el in­ten­so olor a ga­so­li­na, lu­ce pre­cio­so es­pe­ran­do a nues­tra lle­ga­da. Pe­ro lo de sa­lir ya de por sí es­tre­sa­dos no nos lo qui­ta na­die.

Abres las puer­tas de ti­je­ra y ac­ce­des a un in­te­rior digno de un avión de com­ba­te, to­do re­ple­to de pan­ta­llas TFT y una guar­da ro­ja pa­ra ac­ce­der al botón de arran­que. Lo que no nos gus­ta tan­to es que no exis­tan lu­ga­res pa­ra de­jar ob­je­tos, a ex­cep­ción del hue­co que hay de­trás de los asien­tos, ocu­pa­do en es­tos mo­men­tos por dos trí­po­des me­tá­li­cos.

Con to­dos los es­pa­cios dis­po­ni­bles en el co­che re­ple­tos con nues­tros tras­tos, y des­pués de rea­li­zar al­gu­nas con­tor­sio­nes pa­ra aco­mo­dar­nos, arran­ca­mos. Es un mo­men­to má­gi­co, con un li­ge­ro re­tar­do des­de que pul­sas el botón has­ta que, des­pués de unos cuan­tos rui­dos in­ter­nos, se po­ne en mar­cha la me­cá­ni­ca. Es al­go digno de ex­pe­ri­men­tar.

El Aven­ta­dor se per­ci­be tan an­cho co­mo es. No es de esos co­ches en los que cuan­do te po­nes al vo­lan­te di­si­mu­lan su ta­ma­ño y te ha­cen sen­tir en per­fec­ta sin­cro­nía con ello. El enor­me pa­ra­bri­sas jun­to con una vi­si­bi­li­dad tra­se­ra de­fi­cien­te, así co­mo el ca­lor que des­pren­de el mo­tor 6.5 V12 com­bi­na­do con la ru­de­za del cam­bio se­cuen­cial de sie­te mar­chas, ha­cen que no te en­cuen­tres có­mo­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Es jus­to lo opues­to a lo que sien­tes en un McLaren 720S, y la mar­ca ita­lia­na ha­ce es­to de for­ma de­li­be­ra­da. Na­da de sua­vi­dad, ni de ais­la­mien­to, ni de su­ti­le­za. To­do es ás­pe­ro, tí­pi­co de au­to­mó­vi­les de otra épo­ca. Y son as­pec­tos a los que el con­duc­tor se tie­ne que adap­tar si quie­re dis­fru­tar del di­na­mis­mo

‘Qui­ta­mos las te­la­ra­ñas de los tú­ne­les con la tí­pi­ca ban­da so­no­ra de un buen V12 at­mos­fé­ri­co’

de un co­che co­mo es­te, gran­de y muy po­ten­te. Ro­dar en­tre el trá­fi­co es un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo pa­ra los de­más usua­rios de la vía. Pa­ra no­so­tros es una tor­tu­ra.

Sin em­bar­go, con el co­che ya con to­dos sus ele­men­tos a la tem­pe­ra­tu­ra co­rrec­ta de fun­cio­na­mien­to y en un en­torno más re­la­ja­do co­mo es una au­to­pis­ta, la si­tua­ción me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te; no se me ocu­rre un me­jor co­che en el que es­tar. El cur­so si­nuo­so de la ca­rre­te­ra que nos lle­va rum­bo a Gé­no­va y a la fron­te­ra con Fran­cia, cuen­ta con mu­chos tú­ne­les que atra­vie­san las mon­ta­ñas. Los co­ches que nos acom­pa­ñan rue­dan a una ve­lo­ci­dad ele­va­dí­si­ma, so­bre to­do un Au­di A6 al que pa­re­ce que le han pues­to un la­dri­llo so­bre el ace­le­ra­dor.

Sin apa­ren­te es­fuer­zo, ‘es­ca­pa­mos’ de la gen­te que nos ha­cen fo­tos con sus mó­vi­les de­jan­do tras no­so­tros un es­truen­do­so bra­mi­do. Con­se­gui­mos qui­tar to­das las te­la­ra­ñas de los tú­ne­les con la tí­pi­ca ban­da so­no­ra de un buen V12 at­mos­fé­ri­co ro­dan­do a al­ta ve­lo­ci­dad. Los glo­rio­sos ki­ló­me­tros caen sin es­fuer­zo.

Mi preo­cu­pa­ción lle­ga cuan­do en el pea­je si­tua­do en el pa­so de Italia a Fran­cia, un po­li­cía se­ña­la con el de­do a nuestro Aven­ta­dor y nos ha­ce un ges­to pa­ra que nos apar­te­mos a la de­re­cha, don­de es­tán unos cuan­tos agen­tes con ca­ra de po­cos ami­gos. Igual he­mos ve­ni­do rá­pi­do.

Nos pi­den los pa­pe­les, nos ha­cen pre­gun­tas… y nos in­vi­tan a ba­jar­nos del co­che pa­ra ha­cer al­gu­na fo­to del in­te­rior.

Más tar­de, aque­lla mis­ma no­che, mien­tras ce­ná­ba­mos en Cas­te­lla­ne, con­ta­mos esa anéc­do­ta co­mo una vic­to­ria que com­pen­sa­ba las tres ho­ras de de­mo­ra en Sant’ Aga­ta. Evi- den­te­men­te, no nos ca­yó nin­gu­na multa, sino que sim­ple­men­te les lla­mó la aten­ción el co­che. De lo que po­día ha­ber si­do a lo que fue… lo di­cho, una ‘triun­fa­da’ com­pen­sa­to­ria.

To­da­vía nos que­dan mu­chos ki­ló­me­tros que re­co­rrer, pa­ra al­can­zar una ca­rre­te­ra en par­ti­cu­lar; se tra­ta de la D996, una vía muy apro­pia­da pa­ra ex­plo­tar las cua­li­da­des del Lam­bo, es­pe­cial­men­te el tra­mo que vin­cu­la las po­bla­cio­nes de Saussy y Saint-Broing-les Moi­nes. Mar­ca­mos es­te pun­to co­mo el lu­gar cla­ve pa­ra el vier­nes.

CAS­TE­LLA­NE por LA MA­ÑA­NA ES Un LU­GAR agra­da­ble en el que es­tar. Las bru­mo­sas cum­bres de las mon­ta­ñas y las ca­lles des­po­ja­das del bu­lli­cio tí­pi­co de las ciu­da­des trans­mi­te paz. Por suer­te, el Aven­ta­dor si­gue apar­ca­do don­de lo de­ja­mos ayer por la no­che. Ile­so, ape­nas atrae el in­te­rés de los ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar. Na­da que ver con lo ex­pe­ri­men­ta­do has­ta aho­ra.

Sa­li­mos rum­bo a la D996 con el ob­je­ti­vo de ha­cer mu­chos ki­ló­me­tros hoy: cer­ca de 500. Ter­mi­na­re­mos nues­tra ru­ta de vier­nes en el ho­tel Mai­son Cre­me An­glai­se.

Le to­ca con­du­cir a mi fo­tó­gra­fo, un au­tén­ti­co ob­se­so del drif­ting in­clu­so en co­ches que no es­tán pen­sa­dos pa­ra ello. Aquí es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do. Sus im­pre­sio­nes ini­cia­les son muy pa­re­ci­das a las mías, es­pe­cial­men­te las re­la­cio­na­das con la di­rec­ción. Ape­nas trans­mi­te da­tos del ni­vel de ad­he­ren­cia que es­ta­mos usan­do en el eje de­lan­te­ro, por lo que con­du­cir rá­pi­do se con­vier­te mu­chas ve­ces en un ac­to de fe cie­ga. Di­cho es­to, tam­bién le que­da cla­ro có­mo se trans­fie--

ren las ma­sas del co­che en to­do mo­men­to, lo que re­sul­ta de mu­cha uti­li­dad una vez te acos­tum­bras.

Na­die es in­mu­ne a la ma­ne­ra que es­te co­che tie­ne de en­tre­gar la po­ten­cia, in­clu­so si lle­vas conduciendo Lam­borg­hi­ni to­da tu vi­da. Pa­sa al­go pa­re­ci­do a lo que su­ce­de con la es­té­ti­ca. Por mu­chos Lam­borg­hi­ni que ha­yas vis­to, su diseño re­sul­ta es­pec­ta­cu­lar.

No obs­tan­te, el V12 es la ver­da­de­ra jo­ya de la co­ro­na. En lo que se re­fie­re a trans­mi­sión de sen­sa­cio­nes al afor­tu­na­do con­duc­tor, nin­gún mo­tor so­bre­ali­men­ta­do del pa­sa­do o el pre­sen­te, in­clu­so con más po­ten­cia, es ca­paz de igua­lar­lo. A me­di­da que las rec­tas se ha­cen más lar­gas en la A51 a la al­tu­ra de Gre­no­ble, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que en tér­mi­nos de ace­le­ra­ción los mo­to­res tur­bo equi­va­len­tes re­sul­tan más con­tun­den­tes, so­bre to­do si se com­bi­nan con mo­der­nas ca­jas de cam­bio de do­ble em­bra­gue. Sin em­bar­go, no ofre­cen un ca­rác­ter ni tan si­quie­ra cer­cano, sino que se pa­re­cen más bien a un Air­bus 320 des­pe­gan­do.

De nue­vo al vo­lan­te, en es­te mo­men­to, la ca­rre­te­ra es rec­ta y es­tá muy bien as­fal­ta­da, por lo que no me re­sis­to a pi­sar el ace­le­ra­dor a fon­do en pos de es­tre­llar­me con­tra el ho­ri­zon­te. El trá­fi­co al­re­de­dor pa­re­ce es­tar apar­ca­do. Se­lec­ciono el mo­do Cor­sa – el cual au­men­ta el so­ni­do, ti­ñe de ro­jo la pan­ta­lla TFT de la ins­tru­men­ta­ción y con­fi­gu­ra de ma­ne­ra muy agre­si­va el mo­tor, cam­bio y sus­pen­sión–, re­duz­co a ter­ce­ra a gol­pe de le­va y tra­to de to­car la mo­que­ta con el an­ver­so del ace­le­ra­dor. Lo que su­ce­de des­pués es al­go bru­tal­men­te fan­tás­ti­co; vi­vi­mos una si­tua­ción cru­da, vis­ce­ral, vio­len­ta, con una fuer­za que nos ex­trae el ai­re de los pul­mo­nes y nos se­ca la cuen­ca de los ojos. Ca­da cam­bio de mar­cha es una sa­cu­di­da sal­va­je. Qué pa­sa­da. En só­lo unos po­cos se­gun­dos, el Aven­ta­dor S nos sir­ve una experiencia en lí­nea rec­ta que se in­crus­ta en nues­tra me­mo­ria pa­ra siem­pre.

Al­can­za­mos una ve­lo­ci­dad que se que­da re­gis­tra­da en el or­de­na­dor de a bor­do, y que nun­ca re­ve­la­re­mos. De to­das for­mas, se que­da le­jos de los 345 km/h que re­gis­tró el pi­lo­to de prue­bas de la mar­ca an­te­rior­men­te –me pre­gun­to có­mo se pudo re­sis­tir a al­can­zar los 350 km/h–.

Lle­ga­mos a otro mo­men­to de trá­fi­co den­so. Vi­vi­mos si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas ya que el res­to de usua­rios de la vía se que­dan hip­no­ti­za­dos con la pre­sen­cia del Aven­ta­dor. Ha si­do un tra­yec­to de to­mar mu­cho ca­fé, ha­cer fo­tos, co­mer bo­ca­tas, al­gún que otro he­la­do y cu­brir mu­chos ki­ló­me­tros has­ta lle­gar a la D996. Y, pa­ra ser jus­tos, pa­re­ce que he­mos via­ja­do en un Gran Tu­ris­mo, por­que no es­ta­mos de­ma­sia­do fa­ti­ga­dos.

La D996 es La ca­rre­te­ra per­fec­ta pa­ra va­li­dar el di­na­mis­mo de un buen su­per­de­por­ti­vo, con zo­nas de as­fal­to sua­ve y ad­he­ren­te, y otras con el sue­lo más ro­to

y res­ba­la­di­zo. Nun­ca an­tes he es­ta­do aquí, y si tu­vie­ra que ele­gir un mo­delo de la fir­ma ita­lia­na pa­ra sa­car to­do el par­ti­do a es­ta vía des­co­no­ci­da, se­gu­ra­men­te se­ría el Hu­ra­cán Per­for­man­te, so­bre to­do por­que tie­ne un ta­ma­ño ra­zo­na­ble y ofre­ce una gran com­bi­na­ción en­tre aga­rre y agi­li­dad. Di­cho es­to, los me­jo­res tra­mos de la ru­ta no son tan es­tre­chos, por lo que el ta­ma­ño del Hu­ra­cán no es una cues­tión tan im­por­tan­te. Los már­ge­nes de po­ten­cia, aga­rre y fre­na­da son tan am­plios, que el ni­vel de se­gu­ri­dad es siem­pre tran­qui­li­za­dor. El cha­sis per­mi­te apro­ve­char to­da la fuer­za del mo­tor sin pro­ble­ma; y si bien la di­rec­ción no acom­pa­ña, lo cier­to es que el eje de­lan­te­ro muer­de el as­fal­to con ra­bia y guía el co­che ha­cia don­de apun­ta­mos con pre­ci­sión, lo que te ha­ce lle­gar a la con­clu­sión de que, sim­ple­men­te, tie­nes que con­fiar en el que el co­che va a en­trar.

La for­ma en la que es­te mo­delo ‘li­dia’ con las sec­cio­nes más ba­chea­das de es­ta D996 es sim­ple­men­te im­pre­sio­nan­te. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que el Aven­ta­dor no es un co­che dó­cil y no­ble cuan­do al­can­zas el lí­mi­te. No es de los que in­dul­ta los po­si­bles ex­ce­sos por par­te de con­duc­tor. Por tan­to, no es­ta­mos an­te uno de esos mo­de­los a los que ‘les gus­ta’ des­li­zar con nin­guno de los dos ejes. Tie­nes la sen­sa­ción con­ti­nua de que, si en al­gún mo­men­to te pa­sas y pier­des el con­trol, en­tra- rás a for­mar par­te del pai­sa­je sin re­me­dio. Con­du­cir­lo rá­pi­do re­quie­re una mez­cla de mano du­ra y res­pe­to.

Des­pués de una fan­tás­ti­ca no­che en el ho­tel Mai­son Cre­me An­glai­se, en­fi­la­mos rum­bo Pa­rís por la A6, y mi fo­tó­gra­fo por fin con­si­gue su fo­to al ano­che­cer en los cam­pos cer­ca­nos a las ca­sas for­ti­fi­ca­das de Mon­treal, al­go de lo que se sien­te par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­so.

Pa­ra­mos a un la­do de una so­li­ta­ria ca­rre­te­ra del con­da­do bri­tá­ni­co de Es­sex pa­ra que Step­hen fo­to­gra­fíe al­gu­nos de­ta­lles. Es­to me da tiem­po pa­ra ha­cer una re­fle­xión fi­nal mien­tras ob­ser­vo el co­che des­de el otro la­do de la vía... Es­te ti­po de au­to­mó­vi­les son obras de ar­te úni­cas, con sus ra­re­zas y sus pe­cu­lia­ri­da­des. Y pre­ci­sa­men­te eso es lo que les apor­ta esa per­so­na­li­dad in­con­fun­di­ble que los ha­ce im­pres­cin­di­bles en un pa­no­ra­ma ca­da vez más abu­rri­do. Lam­borg­hi­ni de­be se­guir fa­bri­can­do es­te ti­po de co­ches, es­tos bichos ra­ros ado­ra­bles, es­tas pie­zas de co­lec­ción que con­for­man la his­to­ria vi­va de es­ta in­dus­tria.

‘Ace­le­rar a fon­do nos ex­trae el ai­re de los pul­mo­nes y nos se­ca la cuen­ca de los ojos’

Aba­jo iz­da.: Con­du­cir un Lam­borg­hi­ni con mo­tor V12 ro­dea­do de mu­ros de pie­dra es una experiencia so­no­ra inigua­la­ble.

Aba­jo: Po­cos mo­de­los atraen más mi­ra­das. Cual­quier pa­ra­da ge­ne­ra­ba cu­rio­sos.

Arri­ba iz­da.: Sa­lien­do de la fá­bri­ca de Lam­borg­hi­ni. La po­li­cía in­tere­sa­da en ha­cer­se una fo­to con el co­che.

Arri­ba dcha.: El trans­por­te pa­ra pa­sar el Eu­ro­tú­nel nos que­da­ba un po­co es­tre­cho.

La pan­ta­lla TFT de la ins­tru­men­ta­ción re­sul­ta es­pec­ta­cu­lar, so­bre to­do por la no­che. Aba­jo

iz­da.: El mo­tor 6.5 V12 de 740 CV es una obra de ar­te... Uno de los úl­ti­mos pro­pul­so­res at­mos­fé­ri­cos de gran ci­lin­dra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.