GA­RA­JE EVO

BMW ha in­cor­po­ra­do tan­ta tec­no­lo­gía en el nue­vo Se­rie 5 que el pe­que­ño de­ta­lle de que el M550i es un M5 en mi­nia­tu­ra po­dría pa­sar­te del to­do des­aper­ci­bi­do... has­ta el mo­men­to en el que, ca­sual­men­te, ace­le­ras a fon­do por pri­me­ra vez.

EVO (Spain) - - SUMARIO - Álvaro Sau­ras

BMW M550i xD­ri­ve, In­fi­ni­ti Q60 3.0t Sport

Por nues­tra re­dac­ción pa­san más de 300 co­ches ca­da año. Nor­mal­men­te, los más emo­cio­nan­tes, no­ve­do­sos y alu­ci­nan­tes aca­ban ana­li­za­dos a fon­do en las pá­gi­nas de , sin em­bar­go, no hay hue­co pa­ra to­dos. Pe­ro eso no quie­re de­cir que los res­tan­tes no me­rez­can la pe­na ser dis­fru­ta­dos. En es­ta sec­ción en­con­tra­rás los que, por una ra­zón u otra, nos han pro­por­cio­na­do gra­tas sen­sa­cio­nes al vo­lan­te.

AN­TA­ñO, 550i ERA un gua­ris­mo muy res­pe­ta­ble. Me re­fie­ro a los vie­jos tiem­pos, a los bue­nos tiem­pos de la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do se ven­día el Se­rie 5 de la se­rie E90. En aque­llos días, un Se­rie 5 con la ins­crip­ción 550i en la ta­pa del ma­le­te­ro pa­re­cía un error ti­po­grá­fi­co ro­dan­te im­bui­do de una ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción a ca­ba­llo en­tre lo ab­sur­do y lo in­co­rrec­to. Aquel 550i era un co­che in­ne­ce­sa­ria­men­te po­ten­te, y eso era al­go que per­ci­bías tras re­co­rrer só­lo 100 me­tros.

Una dé­ca­da más tar­de, las co­sas han cam­bia­do sen­si­ble­men­te. El Se­rie 5 ya no tie­ne un as­pec­to tan des­gar­ba­da­men­te de­por­ti­vo, sino que pa­re­ce más bien una ver­sión pe­que­ñi­ta y edu­ca­da de un Se­rie 7. La ins­crip­ción en el ma­le­te­ro de es­te M550i de­be­ría po­ner­te la car­ne de ga­lli­na, aun­que el pro­duc­to es­tá en­vuel­to en tan­ta so­fis­ti­ca­ción y sun­tuo­si­dad que el fan­tás­ti­co 4.4 V8 bi­tur­bo de 462 CV tie­ne que es­for­zar­se por lla­mar tu aten­ción.

La de­por­ti­vi­dad es­tá ahí, pe­ro pri­me­ro tie­nes que ho­ra­dar un tú­nel a tra­vés de un enor­me nú­me­ro de ca­pas de lu­jo. De ma­ne­ra que pa­sas los pri­me­ros días ju­gue­tean­do a me­ter­lo y sa­car­lo de hue­cos im­po­si­ble­men­te es­tre­chos usan­do la –tal vez in­ne­ce­sa­ria­men­te enor­me– dis­play­key y dis­fru­tan­do del fan­tás­ti­co equi­po de so­ni­do. Más tar­de sa­bo­reas la ex­qui­si­ta sua­vi­dad de su ca­ja de ocho ve­lo­ci­da­des, de­jan­do que el con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo y el asis­ten­te de di­rec­ción con­duz­can por ti mien­tras alu­ci­nas con el in­men­so Hea­dU­pDis­play. Jue­gas a su­bir y ba­jar el vo­lu­men sim­ple­men­te mo­vien­do un de­do en el ai­re e in­ten­tas com­pren­der có­mo es po­si­ble que, en au­to­pis­ta y a rit­mos le­ga­les, es­te M550i gas­te 7 litros.

En al­gún mo­men­to –nor­mal­men­te en­tre el ter­cer y cuar­to día de uso– se da la cir­cuns­tan­cia de que tie­nes la su­fi­cien­te pri­sa co­mo pa­ra ha­cer el es­fuer­zo de des­ba­ra­tar to­do ese Zen pul­san­do el botón Sport un par de ve­ces an­tes de ace­le­rar a fon­do. El cam­bio no es bru­tal, pe­ro sí im­pac­tan­te. La ins­tru­men­ta­ción se ti­ñe de ro­jo y el M550i ad­quie­re to­da la ca­pa­ci­dad pa­ra ser ile­gal e irres­pon­sa­ble­men­te rá­pi­do en cual­quier tra­za­do mí­ni­ma­men­te rec­to.

Nun­ca lle­ga a ad­qui­rir ese ca­rác­ter afi­la­do, vio­len­to e in­clu­so crí­ti­co que ca­rac­te­ri­za­ba has­ta aho­ra al M5 –y que oja­lá con­ser­ve la nue­va ge­ne­ra­ción–. La sus­pen­sión nun­ca ad­quie­re una ri­gi­dez pé­trea, la di­rec­ción no re­zu­ma tac­to y los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría nun­ca lle­gan a es­tar con­tro­la­dos fé­rrea­men­te, de ma­ne­ra que ca­re­ce de la tí­pi­ca pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca que te invita a ex­plo­rar los lí­mi­tes. Es, en de­fi­ni­ti­va, un Se­rie 5 lo bas­tan­te lu­jo­so, po­ten­te, man­so y obe­dien­te co­mo pa­ra ca­li­fi­car­lo de ‘com­pra ra­zo­na­ble’... a pe­sar de esos 462 CV.

Aba­jo iz­quier­da:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.