MU­SEO DE JA­MES BOND

Gran par­te de la le­yen­da de Ja­mes Bond, el agen­te se­cre­to más fa­mo­so de la his­to­ria del ci­ne, des­can­sa en un mu­seo cer­ca de Co­vent Gar­den, en Lon­dres –Inglaterra–. Y los co­ches son los gran­des pro­ta­go­nis­tas.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por rogelio ca­mar­go

Gran par­te de la le­yen­da de Ja­mes Bond, el agen­te se­cre­to más fa­mo­so de la his­to­ria del ci­ne, des­can­sa en un mu­seo cer­ca de Co­vent Gar­den, en Lon­dres – Inglaterra–. Y los co­ches son los gran­des pro­ta­go­nis­tas

En 1962, Al­bert r. broc­co­li y Harry Sal­tz­man lle­va­ron por pri­me­ra vez a la pan­ta­lla gran­de a Ja­mes Bond, en la pe­lí­cu­la Agen­te007con­tra­elDr.No. Des­de el prin­ci­pio, con esa pri­me­ra se­cuen­cia de per­se­cu­ción al vo­lan­te de un Al­pi­ne Sun­beam azul, los pro­duc­to­res en­ten­die­ron la im­por­tan­cia de los co­ches en la sa­ga. De he­cho, a lo lar­go de las si­guien­tes 24 pe­lí­cu­las, se fue­ron con­vir­tien­do en uno de los ele­men­tos cen­tra­les de las di­ver­sas en­tre­gas, con es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo de Aston Martin.

Una im­por­tan­te par­te de ellos es­tán reuni­dos en el Mu­seo del Ci­ne de Lon­dres, en Co­vent Gar­den, que des­de mar­zo de 2014 es­tá de­di­ca­do en ex­clu­si­va y de ma­ne­ra per­ma­nen­te a to­do lo re­la­cio­na­do con el per­so­na­je crea­do en los años 50 por Ian Fle­ming.

La puer­ta de en­tra­da al re­cin­to, en el nú­me­ro 45 de la aje­trea­da ca­lle We­lling­ton, pa­sa bas­tan­te des­aper­ci­bi­da pa­ra los vian­dan­tes. Ape­nas un par de ban­de­lo­ras con el le­ma Bond in Mo­tion – así se de­no­mi­na la ex­po­si­ción– lla­man la aten­ción. En pri­mer lu­gar, el vi­si­tan­te se da de bru­ces con to­do el mer­chan­di­sing: ca­mi­se­tas, lla­ve­ros, ma­que­tas... has­ta fra­gan­cias pa­ra hom­bre o mu­jer con el le­ma 007. So­bre nues­tras ca­be­zas, la plan­ta su­pe­rior tam­bién es­tá de­di­ca­da a la par­te co­mer­cial, al­go que nos ha­ce pre­gun­tar­nos dón­de es­ta­rá la ex­hi­bi­ción, pues el lo­cal no pa­re­ce ex­ten­der­se mu­cho más allá.

Ac­to se­gui­do, una ama­ble se­ño­ri­ta nos se­ña­la unas es­ca­le­ras que des­cien­den ha­cia una plan­ta se­mi­só­tano: em­pie­za el show. Al de­jar atrás el úl­ti­mo es­ca­lón apa­re­ce el pri­mer co­che: se tra­ta del Rolls-Roy­ce Phan­tom III de 1937 con el que los se­cua­ces del vi­llano Gold­fin­ger per­si­guen a Bond en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma.

Tras una bre­ve ex­pli­ca­ción por par­te de Dia­ne, nues­tra guía, pa­sa­mos a una zo­na de des­can­so, don­de es­tán ex­pues­tas al­gu­nas mo­tos – sí, co­mo ire­mos vien­do más ade­lan­te, no to­do son co­ches– que tu­vie­ron cier­to pro­ta­go­nis­mo en al­gu­nas pe­lí­cu­las de la sa­ga. No obs­tan­te, lo me­jor es­tá por lle­gar. En la si­guien­te sa­la apa­re­ce an­te nues­tros ojos el Aston Martin Van­quish que pro­ta­go­ni­za una de las es­ce­nas más es­pec­ta­cu­la­res del ci­ne con­tem­po­rá­neo – al me­nos, lo es a ojos de un ser­vi­dor–. A sus man­dos, Bond –in­ter­pre­ta­do por Pier­ce Bros­nan– in­ten­ta za­far­se del cruel Zao en Muere otro día, de 2002. Co­mo se pue­de apre­ciar en la ima­gen que abre es­te re­por­ta­je, se tra­ta de una de las uni­da­des que se em­plea­ron en el ro­da­je, do­ta­da con lan­za­mi­si­les, ame­tra­lla­do­ras y de­más ar­ti­lu­gios pa­ra de­fen­der­se de los ‘ ma­los’.

Jun­to al Van­quish es­tá apar­ca­da una mo­to de nie­ve Bom­bar­dier MX Rev Ski-Doo, otro de los vehícu­los em--

plea­do por el agen­te 007 pa­ra huir de sus enemi­gos. El mu­seoo se dis­tri­bu­ye por pe­lí­cu­las. Por fal­ta de es­pa­cio no es­tán re­pre­sen­ta­das las 24 y, en oca­sio­nes, cam­bian los au­to­mó­vi­les. No se uti­li­zan ré­pli­cas: to­dos los vehícu­los ex­pues­tos se usa­ron en al­gu­na de las pe­lí­cu­las.

Otro rin­cón es­te­lar es el de­di­ca­do al Aston Martin DBS, pro­ta­go­nis­ta tan­to de Ca­sino Ro­ya­le –2006– co­mo de Quan­tum of So­la­ce –2008–, en am­bos ca­sos con un ca­tas­tró­fi­co des­tino. En la pri­me­ra, Bond vuel­ca pa­ra evi­tar atro­pe­llar a su ama­da y da has­ta sie­te vuel­tas de cam­pa­na; un he­cho, por cier­to, que fi­gu­ra co­mo ré­cord en el li­bro Guinness. La uni­dad ex­pues­ta en el mu­seo co­rres­pon­de a la se­gun­da pe­lí­cu­la, que no que­da en me­jor es­ta­do tras una vi­bran­te per­se­cu­ción en la que, in­clu­so, pier­de la puer­ta del con­duc­tor.

Ob­via­men­te, la fir­ma bri­tá­ni­ca se lle­va gran par­te del pro­ta­go­nis­mo den­tro del mu­seo. Es más, si Ca­sino Ro­ya­le se uti­li­zó pa­ra dar a co­no­cer un modelo que aún es­ta­ba en fa­se de pro­to­ti­po, el DBS, en Spec­tre –2015– fue­ron aún más allá. Se­gún nos con­tó el di­rec­tor de di­se­ño de Aston Martin, Ma­rek Reich­man, du­ran­te la pre­sen­ta­ción del Vantage, cuan­do la fa­mi­lia Broc­co­li vi­si­tó la fac­to­ría de Gay­don en 2014 pa­ra ha­blar so­bre un co­che pa­ra la pe­lí­cu­la, vie­ron los pri­me­ros bo­ce­tos de Vantage y se in­tere­sa­ron mu­chí­si­mo por él. Pe­ro co­mo no era po­si­ble ya que aún es­ta­ba en fa­se de de­sa­rro­llo, crea­ron el DB10, del que úni­ca­men­te se cons­tru­ye­ron diez uni­da­des.

Aun­que lo que to­dos es­pe­ra­mos du­ran­te nues­tra vi­si­ta al mu­seo es la pre­sen­cia del DB5; el ‘co­che Bond’ por an­to­no­ma­sia, que le ha acom­pa­ña­do en na­da me­nos que seis pe­lí­cu­las. Su ima­gen y la del agen­te 007 es­ta­rán uni­das pa­ra siem­pre; es más, es el modelo más fa­mo­so de su his­to­ria des­de su apa­ri­ción en Gold­fin­ger –1964–. Su úl­ti­ma pre­sen­cia has­ta el mo­men­to ha si­do en Sky­fall –2012–, don­de aca­ba des­trui­do tras ser ame­tra­lla­do des­de un he­li­cóp­te­ro. En es­te ca­so, y por for­tu­na, la ‘ma­gia’ del ci­ne crea una ilu­sión óp­ti­ca, ya que el co­che ‘de­sin­te­gra­do’ es una mez­cla de una ma­que­ta a es­ca­la con mu­chos efec­tos es­pe­cia­les.

La lis­ta, no obs­tan­te, no aca­ba aquí. Uno de los mo­de­los más lla­ma­ti­vos del mu­seo es el Aston Martin V8 Vantage de 007: Al­ta ten­sión –1987–, la pri­me­ra de las dos pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por Ti­mothy Dal­ton. ¿Qué tie­ne de es­pe­cial? Que lle­va in­cor­po­ra­dos dos es­quís y un cohe­te pa­ra po­der des­li­zar­se por la nie­ve a to­da ve­lo­ci­dad, un gad­get nun­ca vis­to en la sa­ga.

Otros fa­bri­can­tes tam­bién han em­plea­do la sa­ga pa­ra pu­bli­ci­tar sus úl­ti­mos lan­za­mien­tos y tie­nen su lu­gar en el mu­seo. La fir­ma ame­ri­ca­na Ford, por ejem­plo, mos­tró el nue­vo Ka en Quan­tum of So­la­ce, al igual que pre­via­men­te hi­zo con el Mon­deo en Ca­sino Ro­ya­le. En otras oca­sio­nes, sin em­bar­go, la pre­sen­cia de vehícu­los no res­pon­de a pro­mo­cio­nes de lan­za­mien­to y son bas­tan­te me­nos gla­mu­ro­sas. Es el ca­so del Land Ro­ver De­fen­der pick-up que con­du­ce la agen­te Eve Mon­ney­penny en Sky­fall, que tie­ne su rin­cón en el mu­seo.

Más ex­tre­mo es el ca­so de Lo­tus, que reali­zó a mano un Es­prit pa­ra La es­pía que me amó –1977– que de­bía po­der trans­for­mar­se en sub­ma­rino. Se uti­li­za­ron sie­te uni­da­des pa­ra ro­dar las es­ce­nas sub­acuá­ti­cas, y una de las que so­bre­vi­vió es­tá ex­pues­ta en el mu­seo.

No se uti­li­zan ré­pli­cas: los co­ches ex­pues­tos se usa­ron en al­gu­na de las pe­lí­cu­las

otra mar­ca que tu­vo un pa­so fu­gaz por la fran­qui­cia fue bmw; en con­cre­to, en­tre 1995 y 1999, en gol­de­ne­ye, el ma­na­ña nun­ca muere y el mun­do nun­ca es su­fi­cien­te, to­das pro­ta­go­ni­za­das por pier­ce bros­nan. en nues­tra vi­si­ta es­ta­ba ex­pues­to uno de los z8 que se uti­li­za­ron en la úl­ti­ma... pe­se a que en la cin­ta sufre un trá­gi­co fi­nal, par­ti­do en dos por una es­pe­cie de sie­rra me­cá­ni­ca ado­sa­da a un he­li­cóp­te­ro. si al­guien su­frió por aque­lla pér­di­da – en su épo­ca cos­ta­ba más de 120.000 eu­ros y, ac­tual­men­te, no se en­cuen­tran en el mer­ca­do de se­gun­da mano por me­nos de 190.000e–, pue­de vol­ver a dor­mir tran­qui­lo: se tra­ta­ba de una ma­que­ta.

pa­ra los fans acé­rri­mos de la sa­ga, el apar­ta­do de mis­ce­lá­nea es in­clu­so más in­tere­san­te. des­de el in­des­crip­ti­ble ar­te­fac­to vo­la­dor ‘little ne­llie’ de só­lo se vi­ve dos ve­ces –1967– has­ta la lan­cha mo­to­ra que apa­re­cía en el mun­do nun­ca es su­fi­cien­te.

más allá del mun­do del mo­tor, se pue­den ad­mi­rar ar­mas de to­do ti­po, bo­ce­tos en los que se re­pre­sen­ta­ban al­gu­nas es­ce­nas y guio­nes ori­gi­na­les, ade­más de di­ver­sos ele­men­tos de atre­zo, co­mo pa­sa­por­tes o car­net de con­du­cir de los per­so­na­jes. en la vi­tri­na de­di­ca­da a sky­fall tam­bién apa­re­ce una cla­que­ta au­to­gra­fia­da por el mis­mí­si­mo da­niel craig; un ob­je­to digno de co­lec­ción, sin nin­gu­na du­da.

en de­fi­ni­ti­va, un lu­gar de pe­re­gri­na­je obli­ga­to­rio pa­ra to­do aman­te de la sa­ga bond, y muy re­co­men­da­ble pa­ra cual­quier afi­cio­na­do al ci­ne y/o a los co­ches. pa­ra quien pien­se pla­ni­fi­car un via­je, de­be sa­ber que el lon­don film mu­seum es­tá abier­to los sie­te días de la se­ma­na, sal­vo en oca­sio­nes es­pe­cia­les – el es­pa­cio se de­di­ca a even­tos– o el día de na­vi­dad y el ‘bo­xing day’ –26 de di­ciem­bre–. ade­más, la ex­po­si­ción es per­ma­nen­te y no tie­ne fe­cha pre­vis­ta de fi­na­li­za­ción. un con­se­jo: no la de­jes pa­sar.

Es ‘el Aston Martin’, sin más ex­pli­ca­ción. El DB5 es el ‘co­che Bond’ por an­to­no­ma­sía, el sím­bo­lo de la sa­ga. Es­ta uni­dad en con­cre­to se uti­li­zó en

Gol­de­ne­ye –1995–, pro­ta­go­ni­za­da por Pier­ce Bros­nan.

Ame­tra­lla­do­ras que emer­gen del ca­pó del Van­quish. Uno de los 10 Aston DB10 de Spec­tre. El Land Ro­ver De­fen­der de Sky­fall. Así que­dó el DBS tras la es­ce­na ini­cial de Quan­tu­mo­fSo­la­ce. ¿Un Lo­tus Es­prit ‘sub­ma­rino? Sí, en Laes­pía­que­mea­mó. Bo­ce­tos y una cla­que­ta fir­ma­da por Da­niel Craig.

Arri­ba: Otro Aston Martin; es­te un V8 Vantage, de 007: Al­ta­ten­sión.

De­re­cha: Las mo­tos tam­bién han te­ni­do ca­bi­da en la sa­ga Bond.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.