MIT­JA BORKERT

Ha di­se­ña­do al­gu­nos de los co­ches más es­pec­ta­cu­la­res de la his­to­ria del au­to­mó­vil, pri­me­ro en Pors­che y, des­de 2016, en la ita­lia­na Lam­borg­hi­ni.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por ser­gio ro­drí­guez

Des­pués de asu­mir pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en el de­par­ta­men­to de di­se­ño de Pors­che, en 2016 Mit­ja fi­chó por Lam­borg­hi­ni pa­ra co­man­dar re­tos tan im­por­tan­tes co­mo el de tra­zar có­mo se­rán los pri­me­ros mo­de­los hí­bri­dos de la mí­ti­ca fir­ma ita­lia­na

cuan­Do aÚn no era MÁS Que un

ni­Ño, Mit­ja Borkert ya so­ña­ba con atra­ve­sar al­gún día el Te­lón de Ace­ro pa­ra po­der tra­ba­jar en Pors­che. Na­ci­do en la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta, en la que era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble vis­lum­brar un vehícu­lo de cor­te mo­derno y oc­ci­den­tal –por las ca­lles de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na só­lo cir­cu­la­ba el clá­si­co Tra­bant y mo­de­los si­mi­la­res–, lo úni­co que el pe­que­ño Borkert po­día ha­cer pa­ra con­tem­plar los co­ches que fan­ta­sea­ba con po­der con­du­cir de ma­yor, era co­lec­cio­nar imá­ge­nes de re­vis­tas.

Pe­ro la caí­da del Mu­ro de Berlín, el con­si­guien­te hun­di­mien­to del blo­que co­mu­nis­ta y la uni­fi­ca­ción de las dos Re­pú­bli­cas ale­ma­nas, le abrió un mun­do de po­si­bi­li­da­des prác­ti­ca­men­te inima­gi­na­bles hasta en­ton­ces. En ese mo­men­to, Borkert se en­con­tra­ba en ple­na ado­les­cen­cia – con­ta­ba 15 años cuan­do ca­yó el Mu­ro–, lo que le per­mi­tió cur­sar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en uno de los cen­tros más pres­ti­gio­sos de la an­ti­gua zo­na oc­ci­den­tal. Borkert apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad y lo­gró li­cen­ciar­se en Di­se­ño de Trans­por­te por la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Apli­ca­das de Pforz­heim.

Muy pron­to, en 1999 y con ape­nas 25 años, su es­fuer­zo tu­vo pre­mio e in­gre­só en Pors­che. Así, co­men­zó a tra­ba­jar en el De­par­ta­men­to de Di­se­ño que la com­pa­ñía ale­ma­na tie­ne en el Cen­tro de De­sa­rro­llo de Weis­sach, uno de los más mo­der­nos del mun­do y la cu­na de to­dos los mo­de­los del fa­bri­can­te. Allí ocu­pó di­ver­sos car­gos, in­clui­do el de di­rec­tor ge­ne­ral de Di­se­ño Avan­za­do y, des­de 2014, el de di­rec­tor de Di­se­ño Ex­te­rior.

Du­ran­te esa épo­ca, Borkert par­ti­ci­pó en la crea­ción de vehícu­los co­mo el Pors­che Ma­can, el Ca­yen­ne o el 987 Boxs­ter, muy in­fluen­cia­dos por su tra­ba­jo, así co­mo en con­cepts co­mo el Pa­na­me­ra Sport Tu­ris­mo o el Mis­sion E.

Esa bri­llan­te eta­pa de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal le sir­vió, no só­lo pa­ra cum­plir su de­seo de in­fan­cia, sino tam­bién pa­ra ad­qui­rir ex­pe­rien­cia y au­men­tar co­no­ci­mien­tos. Ade­más, po­día par­ti­ci­par di­rec­ta­men­te –y con po­der en la to­ma de de­ci­sio­nes– so­bre el di­se­ño de al­gu­nos de los co­ches más es­pec­ta­cu­la­res que se ha­yan vis­to so­bre las ca­rre­te­ras.

Pe­ro, en abril del año 2016, re­ci­bió una ofer­ta prác­ti­ca­men­te irre­cha­za­ble: di­ri­gir el Cen­tro de Es­ti­lo Lam­borg­hi­ni. La ca­sa del To­ro –su fun­da­dor, Fe­rruc­cio Lam­borg­hi­ni, era un enamo­ra­do de la tau­ro­ma­quia, de ahí al­gu­nos nom­bres de sus mo­de­los co­mo Miu­ra, Es­pa­da, Urra­co– anun­cia­ba ofi­cial­men­te en el Sa­lón de Gi­ne­bra de ese año su nom­bra­mien­to co­mo di­rec­tor de di­se­ño, su­ce­dien­do a Fi­lip­po Pe­ri­ni.

El pa­so de Pors­che a Lam­borg­hi­ni su­pu­so un au­tén­ti­co desafío pro­fe­sio­nal pa­ra Borkert, te­nien­do en cuen­ta las gran­des di­fe-

ren­cias en los en­fo­ques de di­se­ño de am­bas com­pa­ñías. Ha­bía mu­cha cu­rio­si­dad por ver có­mo un di­se­ña­dor de Pors­che des­de ha­cía mu­chos años apli­ca­ba sus ha­bi­li­da­des so­bre los mo­de­los de la mar­ca ita­lia­na.

Aun­que el ale­mán no se sin­tió in­ti­mi­da­do en nin­gún mo­men­to: “du­ran­te mi eta­pa en Pors­che tra­ba­jé en mu­chos mo­de­los en Tu­rín, así que ten­go ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do y la cul­tu­ra ita­lia­nos. Pa­ra mí, es in­tere­san­te adap­tar­se”. In­clu­so con­ta­ba con al­gu­na ven­ta­ja: “siem­pre he si­do un gran ad­mi­ra­dor del le­ga­do de Lam­borg­hi­ni y se­guía muy de cer­ca lo que ha­cían Wal­ter de Sil­va, Luc Donc­ker­wol­ke y Fi­lip­po”.

Así, ins­ta­la­do en la fac­to­ría de Sant’Aga­ta Bo­log­ne­se, aho­ra es el má­xi­mo res­pon­sa­ble de dar for­ma a los fu­tu­ros vehícu­los de la mí­ti­ca mar­ca ita­lia­na de su­per­de­por­ti­vos. “Lam­borg­hi­ni es el au­to­mó­vil de mis sue­ños”, afir­ma en­tu­sias­ma­do ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad. “To­dos los miem­bros del equi­po so­mos cons­cien­tes de que es­ta­mos tra­ba­jan­do en un lu­gar es­pe­cial”.

Y es que, Borkert es­tá en­can­ta­do de su nue­va aven­tu­ra en Ita­lia: “es una vi­da ge­nial pa­ra una per­so­na crea­ti­va, con su ama­ble gen­te, la cul­tu­ra… es di­fe­ren­te a tra­ba­jar en una gran em­pre­sa co­mo Pors­che, don­de to­do lo que di­ces o ha­ces lla­ma mu­cho la aten­ción y tie­ne gran re­per­cu­sión”. El ale­mán es­tá con­ven­ci­do de que, pe­se a que Lam­borg­hi­ni se ca­rac­te­ri­za por la enor­me po­ten­cia de sus co­ches, “nues­tro le­ga­do es el di­se­ño. Nues­tros au­to­mó­vi­les tie­nen un len­gua­je de di­se­ño com­ple­ta­men­te úni­co. No hay más que vi­si­tar el Mu­seo Lam­borg­hi­ni pa­ra com­pro­bar­lo”, ex­pli­ca con gran or­gu­llo.

Borkert con­si­de­ra que un su­per­de­por­ti­vo rá­pi­do tie­ne que ser ae­ro­di­ná­mi­co, te­ner una for­ma fun­cio­nal. Por eso, cree que es fun­da­men­tal el tra­ba­jo con­jun­to en­tre di­se­ña­do­res e in­ge­nie­ros. De esa co­la­bo­ra­ción sur­gió el sis­te­ma ALA –acró­ni­mo de Ae­ro­di­na­mi­ca Lam­borg­hi­ni At­ti­va o Lam­borg­hi­ni Ac­ti­ve Ae­rody­na­mics–, que ges­tio­na la ae­ro­di­ná­mi­ca ac­ti­va, adap­tán­do­se al es­ti­lo de con­duc­ción del pi­lo­to y a las con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra: así, pue­de au­men­tar la car­ga ver­ti­cal pa­ra ayu­dar a la es­ta­bi­li­dad en el pa­so de cur­vas o re­du­cir la re­sis­ten­cia ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra ayu­dar a la ace­le­ra­ción y al­can­zar la ve­lo­ci­dad má­xi­ma.

“UNA DE SUS MI­SIO­NES SE­RÁ LA DE DE­CI­DIR CÓ­MO EN­CA­RAR TO­DO LO QUE RES­PEC­TA A LOS CO­CHES AU­TÓ­NO­MOS Y ELÉC­TRI­COS ”

Su pri­mer tra­ba­jo com­ple­to pa­ra el fa­bri­can­te ita­liano fue el Cen­te­na­rio Roads­ter, pre­sen­ta­do en la Mon­te­rey Car Week de Ca­li­for­nia, en agos­to del año 2016.

Le si­guie­ron el Aven­ta­dor S, que él mis­mo des­cri­be co­mo “por­ta­voz del pu­ris­mo de la mar­ca, con lí­neas re­fi­na­das y esen­cia­les”, y el Hu­ra­cán Per­for­man­te. To­dos ellos en­ca­ja­ban to­tal­men­te con la fi­lo­so­fía del fa­bri­can­te ita­liano.

Mu­chos me­nos or­to­do­xo es el Urus, el SUV de Lam­borg­hi­ni, en el que tam­bién in­ter­vino de al­gu­na ma­ne­ra. Aun­que cuan­do lle­gó en­con­tró el pro­yec­to prác­ti­ca­men­te fi­na­li­za­do, aún tu­vo tiem­po de re­fi­nar al­gu­nos de­ta­lles. Se tra­ta de un sec­tor muy ex­tra­ño pa­ra los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos, pe­ro Borkert se mues­tra op­ti­mis­ta: “pa­re­ce un ver­da­de­ro Lam­borg­hi­ni y es el pri­mer su­pe­rSUV del mun­do con unas pro­por­cio­nes que los de­más so­ña­rían con te­ner”.

Aun­que su equi­po es­tá for­ma­do por di­se­ña­do­res de to­do el pla­ne­ta –Ar­gen­ti­na, Por­tu­gal, Bul­ga­ria, Croa­cia, Chi­na…–, la mi­tad de ellos son ita­lia­nos. Y Borkert tie­ne cla­ro que, en el fu­tu­ro, su in­ten­ción es “per­ma­ne­cer en el la­do ita­liano de las co­sas. Quie­ro te­ner ese sa­bor ita­liano en to­do lo que ha­ce­mos”. De­fi­ne la re­la- ción en­tre ellos co­mo de “es­pí­ri­tu de equi­po in­creí­ble. No he sen­ti­do es­to en nin­gún otro si­tio”.

Pe­ro su afán per­fec­cio­nis­ta le lle­va a bus­car cons­tan­te­men­te nue­vos ta­len­tos, “aun­que no es fá­cil en­con­trar al ti­po que se ajus­te per­fec­ta­men­te a nues­tro equi­po. No quie­ro divas. Ne­ce­si­to ca­rác­ter y ta­len­to, am­bos tie­nen la mis­ma im­por­tan­cia”. Y con­si­de­ra que las mu­je­res de­ben te­ner más pro­ta­go­nis­mo en una mar­ca co­mo Lam­borg­hi­ni: “aun­que las pro­pues­tas que re­ci­bo son prin­ci­pal­men­te mas­cu­li­nas, no hay ab­so­lu­ta­men­te nin­gún obs­tácu­lo pa­ra in­cor­po­rar di­se­ña­do­ras fe­me­ni­nas. De he­cho, en­tre el tres y el cin­co por cien­to de nues­tros clien­tes ac­tua­les son mu­je­res y el Urus po­dría cam­biar eso, por­que el seg­men­to de los SUV en ge­ne­ral es más atrac­ti­vo pa­ra las clien­tas que el de los su­per­de­por­ti­vos”.

Ade­más, a su lle­ga­da tam­bién de­ci­dió in­tro­du­cir cam­bios en el mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción. Si, cuan­do ate­rri­zó, to­do el di­se­ño es­ta­ba cen­tra­li­za­do, en es­te 2017 Borkert ha de­ci­di­do crear dos de­par­ta­men­tos se­pa­ra­dos: uno pa­ra los ex­te­rio­res y otro pa­ra el di­se­ño in­te­rior. “De­be­mos adap­tar­nos a me­di­da que la em­pre­sa cre­ce”, ex­pli­ca. Y no só­lo en ese as­pec­to: “nues­tros di­se­ña­do­res pue­den usar to­das las he­rra­mien- tas: des­de el lá­piz hasta el mo­de­la­do 3D, pa­san­do por el ví­deo o la reali­dad vir­tual”.

De ca­ra al fu­tu­ro, una de sus prin­ci­pa­les mi­sio­nes se­rá la de de­ci­dir có­mo en­ca­rar to­do lo que res­pec­ta a los co­ches au­tó­no­mos y eléc­tri­cos. Es­tos, en teo­ría, tie­ne un di­fí­cil en­ca­je con la fi­lo­so­fía de la mar­ca. “Por aho­ra, só­lo es­ta­mos cen­tra­dos en fa­bri­car vehícu­los que quie­ren ser con­du­ci­dos”, afir­ma Borkert. Pe­ro, en al­gún mo­men­to, se ve­rán obli­ga­dos a abor­dar la si­tua­ción. Y el ale­mán lo tie­ne cla­ro, se­rá de una ma­ne­ra úni­ca: “mi fi­lo­so­fía es que siem­pre de­be­mos ha­cer al­go real­men­te nue­vo. Es­pe­rar lo ines­pe­ra­do. Es­to es lo que nos im­pul­sa”.

Otro de los pró­xi­mos re­tos de Borkert con­sis­ti­rá en ser­vir­se de la im­pre­sión en tres di­men­sio­nes pa­ra per­so­na­li­zar los vehícu­los: “la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes tien­den a in­di­vi­dua­li­zar sus co­ches. Es­ta­mos di­se­ñan­do pa­tro­nes com­ple­jos y creo que la im­pre­sión 3D se­rá muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, pues per­mi­te una gran li­ber­tad de di­se­ño”.

Con res­pec­to a los pro­yec­tos en los que ac­tual­men­te es­tá tra­ba­jan­do no da de­ma­sia­das pis­tas. Eso sí, Borkert avisa: “el año pa­sa­do en Lam­borg­hi­ni fue el más crea­ti­vo de to­da mi ca­rre­ra. Es­ta­mos pen­san­do en mu­chas di­rec­cio­nes di­fe­ren­tes y crean­do un mi­llón de mo­de­los. Tal vez Lam­borg­hi­ni nun­ca ha vis­to tan­tos. Así que, de mo­men­to, ha­brá que es­pe­rar pa­ra co­no­cer más de­ta­lles”. En­ton­ces sa­bre­mos si Borkert es ca­paz de man­te­ner el cre­cien­te rit­mo de ven­tas de la mar­ca: y es que 2016 fue otro año ré­cord pa­ra Lam­borg­hi­ni, con 3.457 uni­da­des ven­di­das en to­do el mun­do.

Es­tu­dios Di­se­ño de Trans­por­te por la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Apli­ca­das de Pforz­heim –Ale­ma­nia–. Tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal De­par­ta­men­to de Di­se­ño en el Cen­tro de De­sa­rro­llo de Weis­sach de Pors­che (1999-2011) Di­rec­tor Ge­ne­ral de Di­se­ño Avan­za­do de Pors­che (2011-2014) Di­rec­tor de Di­se­ño Ex­te­rior (2014-2016) Di­rec­tor del Cen­tro de Es­ti­lo Lam­borg­hi­ni (2016-ac­tua­li­dad).

De­re­cha: El di­se­ña­dor jun­to a su pró­xi­mo pro­yec­to, el Lam­borg­hi­ni Ter­zo Mi­llen­nio. Se tra­ta del mo­de­lo que an­ti­ci­pa el di­se­ño de los pró­xi­mos su­per­de­por­ti­vos de la fir­ma ita­lia­na... ya con so­lu­cio­nes hí­bri­das en el apar­ta­do me­cá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.