emo­cio­nes ase­qui­bles

JA­VIER ARÚS Di­rec­tor

EVO (Spain) - - SUMARIO -

EN MUL­TI­TUD DE OCA­SIO­NES he ob­ser­va­do que los afi­cio­na­dos al mo­tor sue­len re­la­cio­nar las emo­cio­nes al vo­lan­te con el di­ne­ro que cues­ta un au­to­mó­vil. Es evi­den­te que los co­ches de­por­ti­vos, po­ten­tes y ge­ne­ral­men­te ca­ros, dan ac­ce­so a un uni­ver­so de sensaciones al vo­lan­te muy am­plio del que dis­fru­ta­mos los que nos gus­ta con­du­cir. Pe­ro tam­bién he de­cir que pa­ra ac­ce­der a ese uni­ver­so, lo nor­mal es que ten­gas que acu­dir a un cir­cui­to ya que, a no ser que quie­ras aca­bar en la cárcel, en una ca­rre­te­ra con­ven­cio­nal abier­ta al trá­fi­co es com­pli­ca­do que al­can­ces el rit­mo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer de esa ex­pe­rien­cia al­go úni­co e inol­vi­da­ble. Al­gún ace­le­rón suel­to, una cur­va un po­co más rá­pi­do de lo nor­mal, al­gu­na fre­na­da apu­ra­da... pe­ro son só­lo de­ta­lles de al­go que, tam­bién ad­mi­to, una vez has pro­ba­do quie­res vol­ver a sen­tir siem­pre que pue­das.

Sin em­bar­go, exis­ten mu­chos au­to­mó­vi­les que, por un pre­cio ra­zo­na­ble, ofre­cen un um­bral emo­cio­nal más ac­ce­si­ble. Co­ches co­mo los urba-

Lnos de­por­ti­vos, ca­pa­ces de po­ner­te una son­ri­sa en la ca­ra en cual­quier sec­ción de cur­vas en­la­za­das sin te­ner que co­me­ter nin­gu­na ile­ga­li­dad –nos lo he­mos pa­sa­do muy bien con la com­pa­ra­ti­va del Ford Fies­ta 1.0 ST Li­ne y el Seat Ibi­za 1.5 TSI FR–. O coupés co­mo el Ja­guar F-Type o el Pors­che Cay­man de nues­tra por­ta­da, que de­mues­tran que no es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble acu­dir a sus va­rian­tes más pres­ta­cio­na­les y ca­ras pa­ra pa­sar­lo real­men­te bien con­du­cién­do­los. En es­te sen­ti­do, tam­bién te pro­po­ne­mos otros ejem­plos vá­li­dos, co­mo el Nis­san 370Z, el Ford Mus­tang, el Audi TT, el BMW Se­rie 2... Mo­de­los con una gran re­la­ción eu­ro/CV/di­ver­sión.

Es­tá cla­ro que to­dos so­ña­mos con te­ner en el ga­ra­je los vehícu­los más de­por­ti­vos del pla­ne­ta, y te ase­gu­ro que si al­gu­na vez con­si­gues sa­car­le to­do el ren­di­mien­to a al­guno de ellos, no vas a sen­tir na­da igual. Pe­ro co­mo no to­dos te­ne­mos una cuen­ta co­rrien­te in­fi­ni­ta, hay otras op­cio­nes más ase­qui­bles que no te de­ja­rán in­di­fe­ren­te en tus des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos. Es cues­tión de sa­ber apre­ciar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.