DEL MON­TA­JE AR­TE­SA­NAL A LOS COBOTS

Cons­truir un co­che es una ta­rea que va mu­cho más alla de di­se­ñar­lo. Ase­gu­rar­se de que el pro­duc­to plas­ma­do en los pla­nos se pue­de fa­bri­car y or­ga­ni­zar esa fa­bri­ca­ción pa­ra que sea lo más efi­cien­te y fia­ble po­si­ble es un ar­te que se lle­va pu­lien­do más de u

EVO (Spain) - - SUMARIO - Tex­To por Á lva­ro SauraS

Ana­li­za­mos la evo­lu­ción de la fa­bri­ca­ción de los vehícu­los, des­de sus ini­cios a las más mo­der­nas téc­ni­cas ac­tua­les

Mu­chas gran­des ideas han na­ci­do en un ga­ra­je”, de­cía un anun­cio de audi allá por 1997. “Ya es ho­ra de que vuel­van”, apos­ti­lla­ba la lo­cu­ción. lo se­gun­do es me­ra­men­te un slo­gan pu­bli­ci­ta­rio, pe­ro la afir­ma­ción ini­cial no po­dría ser más acer­ta­da. Mu­chas ideas, y más con­cre­ta­men­te el au­to­mó­vil, han na­ci­do en un ga­ra­je, con­ce­bi­das co­mo pie­zas úni­cas fru­to del tra­ba­jo ar­te­sa­nal.

Sin em­bar­go, el au­to­mó­vil era una idea de­ma­sia­do re­vo­lu­cio­na­ria co­mo pa­ra que­dar­se en ese es­ta­do, y su pro­duc­ción evo­lu­cio­nó rá­pi­da­men­te. De he­cho, el au­to­mó­vil ha si­do la pun­ta de lan­za de to­das las pe­que­ñas re­vo­lu­cio­nes in­dus­tria­les que se han pro­du­ci­do des­de que, a fi­na­les del si­glo xvIII, la in­ven­ción de la má­qui­na de vapor echa­ra a an­dar la Gran re­vo­lu­ción In­dus­trial y el mun­do co­men­za­ra a cam­biar ver­ti­gi­no­sa­men­te.

Pa­ra com­pren­der el re­co­rri­do que va­mos a ha­cer a lo lar­go de la evo­lu­ción de la fa­bri­ca­ción del au­to­mó­vil, hay que en­ten­der que és­ta vie­ne dic­ta­da por tres gran­des fuer­zas que per­ma­ne­cen en mu­tuo equi­li­brio. la pri­me­ra, es la tecnología de fa­bri­ca­ción, cu­ya evo­lu­ción se tra­du­ce en que se pueden fa­bri­car pie­zas de ma­yor ca­li­dad, con más com­ple­ji­dad y pre­ci­sión... y más de­pri­sa. la segunda es la tecnología au­to­mo­triz, que se be­ne­fi­cia di­rec­ta­men­te de las me­jo­ras en la fa­bri­ca­ción pa­ra dar lu­gar a pro­duc­tos me­jo­res y más so­fis­ti­ca­dos. Y la ter­ce­ra pue­de pa­re­cer, a prio­ri, la me­nos atrac­ti­va de to­das... pe­ro es la más im­por­tan­te de ca­ra a que un pro­yec­to sea via­ble. Se tra­ta de la or­ga­ni­za­ción in­dus­trial u or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción: la dis­ci­pli­na en­car­ga­da de en­con­trar la for­ma más efi­cien­te de sa­tis­fa­cer la de­man­da de fa­bri­ca­ción de mi­les o mi­llo­nes de uni­da­des de un pro­duc­to.

In­dus­trIa 1.0: la era ar­te­sa­nal

al prin­ci­pio, co­mo di­ce la Bi­blia, to­do era os­cu­ri­dad y ti­nie­blas. los pri­me­ros co­ches de la hu­ma­ni­dad son an­te­rio­res a prác­ti­ca­men­te cual­quier cla­se de or­ga­ni­za­ción in­dus­trial, y tam­bién a cual­quier ves­ti­gio de tecnología de fa­bri­ca­ción. en aque­lla épo­ca, las úl­ti­mas dos dé­ca­das del si­glo xIx, el tra­ba­jo in­ge­nie­ril era ar­te­sa­nal has­ta ex­tre­mos in­sos­pe­cha­dos. Pri­me­ro, ape­nas exis­tían má­qui­nas es­pe­cí­fi­cas pa­ra con­for­mar com­po­nen­tes me­cá­ni­cos co­mo por ejem­plo en­gra­na­jes. los co­ches se fa­bri­ca­ban, en gran me­di­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.