CEN­TRO AU­TÓ­NO­MOS

Ha­ce me­nos de una dé­ca­da la con­duc­ción 100% au­tó­no­ma pa­re­cía co­sa del fu­tu­ro le­jano, pe­ro ya exis­ten pro­to­ti­pos de vehícu­los que pue­den cir­cu­lar sin un con­duc­tor a sus man­dos. Te con­ta­mos có­mo, y en qué en­torno, se po­nen a prue­ba.

EVO (Spain) - - SUMARIO -

EN 1994, DOS VEHÍCU­LOS GE­ME­LOS de Daim­ler-Benz y el in­ge­nie­ro Ernst Dick­mans con­du­je­ron de for­ma au­tó­no­ma a lo lar­go de más de 1.000 ki­ló­me­tros por una au­to­pis­ta de Pa­rís con tres ca­rri­les, en días laborables y con trá­fi­co in­ten­so, a ve­lo­ci­da­des de has­ta 130 km/h. Am­bos mo­de­los, de­no­mi­na­dos VaMP y Vi­ta-2, só­lo ne­ce­si­ta­ron pe­que­ñas in­ter­ven­cio­nes hu­ma­nas y de­mos­tra­ron que la con­duc­ción au­tó­no­ma era via­ble. Tan­to an­tes de ello co­mo des­pués, otros fa­bri­can­tes y equi­pos de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­ron prue­bas si­mi­la­res que sir­vie­ron pa­ra dar un pa­so ade­lan­te en es­te te­rreno, pe­ro la con­duc­ción com­ple­ta­men­te au­tó­no­ma ha si­do prác­ti­ca­men­te una uto­pía has­ta ha­ce muy po­co.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, los avan­ces en es­ta ma­te­ria han per­mi­ti­do que co­ches con un ni­vel 2 de au­to­no­mía rue­den por nuestras ca­rre­te­ras de for­ma ha­bi­tual, sin em­bar­go, los pró­xi­mos años se­rán cru­cia­les pa­ra lo­grar que los vehícu­los con ni­vel 5 de au­to­no­mía –con­duc­ción 100% au­tó­no­ma– lle­guen al mer­ca­do. Es­ta es­ca­la con cin­co ni­ve­les de­ter­mi­na el gra­do de au­to­no­mía de ca­da au­to­mó­vil; el pri­me­ro abar­ca sis­te­mas de con­duc­ción au­to­má­ti­cos, co­mo el con­trol de cru­ce­ro, y el úl­ti­mo su­po­ne una au­to­no­mía to­tal, por lo que se pres­cin­de de cual­quier in­ter­ven­ción hu­ma­na y de­jan de ser ne­ce­sa­rios ele­men­tos co­mo los pe­da­les o el vo­lan- te. En la ac­tua­li­dad, los fa­bri­can­tes han al­can­zan­do el ni­vel 2 gra­cias a los sis­te­mas de asistencia a la con­duc­ción, aun­que la res­pon­sa­bi­li­dad de la con­duc­ción re­cae úni­ca­men­te en la per­so­na que se en­cuen­tra al vo­lan­te.

El ob­je­ti­vo es al­can­zar, cuan­to an­tes, el ni­vel 5. Va­rios fa­bri­can­tes ya han de­ja­do cla­ra su in­ten­ción de con­se­guir­lo a co­mien­zos de la pró­xi­ma dé­ca­da, pe­ro an­tes de­ben rea­li­zar to­do ti­po de prue­bas pa­ra ase­gu­rar el buen fun­cio­na­mien­to de su tec­no­lo­gía y, so­bre to­do, pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ocu­pan­tes del vehícu­lo y del res­to de usua­rios de la ca­rre­te­ra. Ade­más de rea­li­zar una fuer­te in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo, es ne­ce­sa­rio mo­di­fi­car el mar­co le­gal pa­ra con­tem­plar es­ta nue­va for­ma de mo­vi­li­dad y per­mi­tir que las in­fra­es­truc­tu­ras evo­lu­cio­nen de for­ma pa­ra­le­la al sec­tor de la au­to­mo­ción. Y es que, al me­nos por aho­ra, los co­ches au­tó­no­mos de­be­rán con­vi­vir con el res­to de vehícu­los y, más allá del re­to téc­ni­co y tec­no­ló­gi­co, es­te es el ma­yor de los pro­ble­mas. Por es­te mo­ti­vo, al­gu­nas de las prue­bas ne­ce­sa­rias pa­ra au­men­tar el ni­vel de au­to­no­mía se desa­rro­llan de ma­ne­ra vir­tual –si­mu­la­ción– o en cen­tros es­pe­cí­fi­ca­men­te crea­dos pa­ra es­te fin, pe­ro el de­sa­rro­llo en ca­rre­te­ra abier­ta es im­pres­cin­di­ble y, co­mo ve­rás en la si­guien­te pá­gi­na, los tres ti­pos de prue­bas es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.