BMW M5 vs AMG E63 S

EVO (Spain) - - SUMARIO - por á lva­ro sau­ras fo­to­gra­fías por ja ime sainz de la ma­za

En­fren­ta­mos es­tas dos ber­li­nas de mo­tor V8 bi­tur­bo, cam­bio au­to­má­ti­co y trac­ción to­tal

Es­tas dos ver­sio­nes su­per­de­por­ti­vas de BMW y Mer­ce­des so­lían ir por de­rro­te­ros di­fe­ren­tes. Que, en es­ta oca­sión, am­bas mar­cas se ha­yan em­pe­ña­do en ri­va­li­zar cons­tru­yen­do dos co­ches ca­si idén­ti­cos, só­lo po­día con­du­cir a un re­sul­ta­do: dos má­qui­nas ex­ce­si­vas y le­gen­da­rias.

ES­TA VEZ, VA A SER COM­PLI­CA­DO DE­CI­DIR QUIÉN GA­NA. Y es una no­ve­dad, por­que no so­lía ser­lo. Au­di RS6, BMW M5, AMG E63... has­ta aho­ra, en cier­to mo­do, an­tes de su­bir­te a uno, ya sa­bías de qué pie co­jea­ba.

En es­ta oca­sión, el jue­go es di­fe­ren­te. Por pri­me­ra vez, es­tos dos co­ches, el BMW M5 y el Mer­ce­des-AMG E63 S, com­par­ten la mis­ma fi­lo­so­fía, jue­gan con las mis­mas ar­mas y re­cu­rren a una se­lec­ción pa­re­ci­da de tec­no­lo­gías. Es de­cir, aho­ra com­pi­ten por la mis­ma por­ción de tar­ta. Y eso es una noticia fan­tás­ti­ca pa­ra no­so­tros, por­que la com­pe­ten­cia es bue­na pa­ra el ne­go­cio... y pa­ra la emo­ción de con­du­cir.

Pa­ra lle­gar a es­te pun­to, se ha te­ni­do que pro­du­cir un acer­ca­mien­to mu­tuo. Am­bos mo­de­los han cam­bia­do. Por un la­do, es­tá el M5, que ha per­di­do al­go de ra­di­ca­li­dad. O, tal vez, ha ga­na­do mu­cho de usa­bi­li­dad. Y por el otro, es­tá el E63, que ha me­jo­ra­do... mu­chí­si­mo.

Co­mo de­cía­mos, los dos con­ten­dien­tes se pa­re­cen co­mo go­tas de agua. Am­bos cuen­tan con mo­to­res V8 bi­tur­bo, su­pe­ran los 600 CV y dis­po­nen de un sis­te­ma de trac­ción to­tal que pro­me­te com­por­tar­se de for­ma tan trans­pa­ren­te que só­lo no­ta­rás que es­tá ahí cuan­do em­pie­ces a ne­ce­si­tar de­ses­pe­ra­da­men­te de su ayu­da. No sue­na mal del to­do… aun­que tam­bién es cier­to que se que­dan al bor­de de las dos to­ne­la­das y tra­du­cen cual­quier pe­rio­do de con­duc­ción ex­tro­ver­ti­da en una abul­ta­da factura de com­bus­ti­ble. En cual­quier ca­so, la pro­me­sa fun­da­men­tal de am­bos mo­de­los con­sis­te en ofre­cer una gran la­ti­tud; en re­sul­tar muy mul­ti­di­men­sio­na­les. Es de­cir, ter­mi­no­lo­gía de mar­ke­ting al mar­gen, en ser bue­nos en la eje­cu­ción de un mon­tón di­fe­ren­te de ta­reas, des­de ‘re­pre­sen­tar’ la opu­len­cia de su due­ño a trans­por­tar­le con­for­ta­ble­men­te, y pa­san­do por ser ca­pa­ces de de­vas­tar cual­quier tra­mo de ca­rre­te­ra a ve­lo­ci­da­des si­de­ra­les.

CO­MEN­CE­MOS con el BMW. Al fin y al ca­bo, du­ran­te mu­chos años, ha rei­na­do en so­li­ta­rio en es­ta ca­te­go­ría –la de las su­per­ber­li­nas– y, aun­que só­lo sea por una cues­tión his­tó­ri­ca, po­de­mos asu­mir que de­fien­de su cin­tu­rón de cam­peón.

Es­ta ge­ne­ra­ción del M5 ha ex­pe­ri­men­ta­do muy po­cos cam­bios es­té­ti­cos. Por fue­ra, si­gue pa­re­cien­do enor­me. Pue­de que no se con­fun­da con un Se­rie 7 –por po­co–, pe­ro ha­ce que eches de me­nos los bue­nos tiem­pos del M5 E39 de 1998 y sus pro­por­cio­nes sim­ple­men­te per­fec­tas. La pers­pec­ti­va en la que re­sul­ta más con­vin­cen­te es vis­to des­de de­trás, con esas in­men­sas cua­tro sa­li­das de es­ca­pe tan ca­rac­te­rís­ti­cas de las crea­cio­nes de Mo­tors­port.

Abres la puer­ta del BMW, te sien­tas… y la pri­me­ra im­pre­sión que te asal­ta es la de que es­tá muy bien he­cho. Me­jor in­clu­so que el Mer­ce­des. Es una im­pre­sión vis­ce­ral, pe­ro el in­te­rior del M5 pa­re­ce es­tar más im­preg­na­do de pro­pó­si­to que el de su rival. Los asien­tos con la M re­tro­ilu­mi­na­da en la par­te su­pe­rior del res­pal­do –bueno, con es­to igual se les ha ido un po­co la mano–, el sal­pi­ca­de­ro re­ple­to de zo­nas so­fis­ti­ca­das con fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, el tú­nel cen­tral – que si­gue esa mis­ma fi­lo­so­fía–, la pa­lan­ca con pul­sa­do­res pa­ra ajus­tar la ve­lo­ci­dad del cam­bio, la for- ma en la que la ins­tru­men­ta­ción te in­for­ma de ma­ne­ra per­ma­nen­te so­bre en qué mo­da­li­dad se en­cuen­tra ca­da uno de los sis­te­mas, y esos dos bo­to­nes ro­jos ro­tu­la­dos M1 y M2 del vo­lan­te… to­do se con­ju­ra pa­ra re­sul­tar más se­duc­tor que el E63. Más emocionante. Más es­pe­cial. Y, so­bre to­do, pa­ra re­cor­dar­te de for­ma más sos­te­ni­da que es­tás a bor­do de un BMW Se­rie 5 es­pe­cial.

En mar­cha, la ex­pe­rien­cia es­tá do­mi­na­da por la mul­ti­tud de re­gla­jes que ofre­ce. En es­to, el M5 si­gue fiel­men­te la es­te­la de sus pre­de­ce­so­res, y con­ti­núa ofre­cien­do tres re­gla­jes pa­ra el mo­tor, la di­rec­ción, la sus­pen­sión y el cam­bio. Por eso es po­si­ble que, en­tre se­me­jan­te en­sa­la­da de po­si­bi­li­da­des, se te pa­se por al­to la más im­por­tan­te de to­das: el ele­gir en­tre tres mo­da­li­da­des de trac­ción; 4WD, 4WD Sport y, pa­ra los más co­ra­ju­dos, 2WD.

El leit­mo­tiv de es­ta prue­ba gira en torno a la bri­llan­tez del sis­te­ma de trac­ción to­tal de am­bos co­ches, y su ra­pi­dez, agi­li­dad, ni­ti­dez y efec­ti­vi­dad a la ho­ra de re­par­tir el El in­te­rior del BMW es mu­cho más atrac­ti­vo y ‘es­pe­cí­fi­co’ que el del Mer­ce­des. El in­ter­faz de usuario es más in­tui­ti­vo, y man­dos co­mo la pa­lan­ca de cam­bios crean un en­torno más es­pe­cial. La ins­tru­men­ta­ción te in­for­ma de ma­ne­ra cla­ra y per­ma­nen­te acer­ca de la mo­da­li­dad en la que cir­cu­las.

par en­tre los dos ejes. Y, so­bre to­do, acer­ca de su ha­bi­li­dad pa­ra pa­re­cer un trac­ción tra­se­ra. De ma­ne­ra que se­lec­ciono 4WD Sport y par­to pa­ra dar una cor­ta vuel­ta de re­co­no­ci­mien­to.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción del M5 es lo que co­rre. En­tre el 5 y el 7 del cuen­ta­vuel­tas ofre­ce una pa­ta­da por­ten­to­sa, ab­so­lu­ta­men­te ca­paz de con­se­guir que te con­cen­tres en lo que es­tás ha­cien­do y en don­de aca­ba exac­ta­men­te la recta por la que es­tás con­du­cien­do.

Lo se­gun­do que no­tas es que la sus­pen­sión es du­ra. Bas­tan­te du­ra. En to­dos sus mo­dos. Te sien­tes en con­tac­to con la ca­rre­te­ra, y en ese sen­ti­do pa­re­ce un co­che más in­ter­ac­ti­vo, más co­mu­ni­ca­ti­vo... aun­que eso no sea siem­pre lo más efec­ti­vo.

En cuan­to a as­pec­tos co­mo el so­ni­do... gran par­te pro­ce­de de los al­ta­vo­ces. No es un rui­do des­agra­da­ble o ar­ti­fi­cial, pe­ro creo que el me­ro he­cho de que iden­ti­fi­ques con cla­ri­dad la pro­ce­den­cia es un as­pec­to ne­ga­ti­vo. Afor­tu­na­da­men­te, el pul­sa­dor que en teo­ría des­ac­ti­va el es­ca­pe de­por­ti­vo pa­re­ce erra­di­car es­te ‘so­ni­do de la­ta’. En cual­quier ca­so, re­sul­ta cho­can­te que el M5 es­té in­so­no­ri­za­do de tal for­ma que su ban­da so­no­ra re­sul­te más im­pac­tan­te es­cu­cha­da des­de fue­ra que des­de den­tro.

¿Y el nue­vo sis­te­ma de trac­ción to­tal? Pues es una au­tén­ti­ca ma­dre y un pro­di­gio de efec­ti­vi­dad. Po­dría es­tar pues­to a pun­to pa­ra ‘asus­tar­te’ un po­qui­to... pe­ro BMW ha pre­fe­ri­do de­jar­lo ‘en su pun­to’ pa­ra sa­lir de cual­quier cur­va co­mo un ti­ra­chi­nas. Es... co­mo un Nis­san GTR gi­gan­tes­co. To­ca el vér­ti­ce, abre gas a fon­do apun­tan­do con el vo­lan­te ha­cia la sa­li­da y de­ja que el sis­te­ma de trac­ción se bus­que la vi­da pa­ra que avan­ces exac­ta­men­te ha­cia allí. Ce­ro sub­vi­ra­je. Tal vez le fal­te al­go de su­ti­le­za, de ajus­ta­bi­li­dad. A bor­do del Mer­ce­des, la at­mós­fe­ra no es tan es­pe­cial. La ra­zón es di­fí­cil de ex­pli­car. Los ma­te­ria­les son de ca­li­dad. Es­tá re­ple­to de de­ta­lles. Las dos pan­ta­llas son im­po­nen­tes... Pe­ro los man­dos con los que in­ter­ac­túas ca­re­cen de ca­ris­ma. El pro­ble­ma es lo so­sa que re­sul­ta la pa­lan­ca del cam­bio, si­tua­da en el vo­lan­te, o ese ri­dícu­lo ba­lan­cín ro­tu­la­do Dy­na­mic que hay en el tú­nel cen­tral y el he­cho de que, en pa­ra­do, tan só­lo al­te­re una le­tri­ta en la ins­tru­men­ta­ción. De­mo­nios... ¿dón­de es­tá la emo­ción y el dra­ma?

Lo gra­cio­so de es­te E63 S es lo con­for­ta­ble que se sien­te de­ján­do­se sub­es­ti­mar. Esa fal­ta de una at­mós­fe­ra de­por­ti­va abre la puer­ta a ex­pe­ri­men­tar, más tar­de, una de­li­cio­sa su­ce­sión de ex­qui­si­tas sor­pre­sas.

Co­men­zan­do por la ca­pa­ci­dad pa­ra ga­nar ve­lo­ci­dad. Sin­ce­ra­men­te, no me pa­re­cía po­si­ble que Mer­ce­des pro­por­cio­na­se más ace­le­ra­ción que el M5, aun­que tu­vie­ra 12 CV más. Sin em­bar­go... lo ha­ce. Es una pa­ta­da enor­me, bru­tal, me­mo­ra­ble. Con­cen­tra­da en la zo­na me­dia del cuen­ta­vuel­tas, es cier­to, pe­ro es tan in­ten­sa que in­clu­so te in­du­ce una car­ca­ja­da. Dios San­to, ¡cuán­to co­rre es­te bi­cho!

El so­ni­do tam­bién es me­mo­ra­ble. El E63 S ru­ge y pe­tar­dea más que el M5. Emi­te un so­ni­do más bron­co y na­tu­ral; más in­ti­mi­dan­te e im­pli­ca­ti­vo. Siem­pre, y des­de el mis­mo mo-

‘To­do gira en torno al ‘tris­te’ man­do Dy­na­mic y a la so­ber­bia su­ce­sión de per­so­na­li­da­des a las que abre la puer­ta’

men­to del arran­que. Co­mo de cos­tum­bre, AMG ha cla­va­do es­te as­pec­to.

Sin em­bar­go –y es­to es de lo más lla­ma­ti­vo e ines­pe­ra­do–, to­do es­to pa­li­de­ce al la­do de la so­ber­bia su­ce­sión de per­so­na­li­da­des a las que abre la puer­ta el ‘tris­te’ man­do Dy­na­mic.

En Com­fort, el E63 S es un Mer­ce­des bas­tan­te abu­rri­do, y el prin­ci­pal atrac­ti­vo con­sis­te en intentar apla­car el con­su­mo pa­ra que se man­ten­ga por de­ba­jo de los 12 li­tros/100 km. La sus­pen­sión es in­creí­ble­men­te con­for­ta­ble, y en ella re­si­de gran par­te de la ex­pli­ca­ción de la bri­llan­tez de es­te Mer­ce­des: las cá­ma­ras neu­má­ti­cas de vo­lu­men va­ria­ble per­mi­ten cam­bios en el ni­vel de du­re­za ca­pa­ces de afec­tar de for­ma pro­fun­da a la per­so­na­li­dad y tac­to del co­che. Los amor­ti­gua­do­res elec­tró­ni­cos del BMW per­mi­ten lo­grar al­go pa­re­ci­do, pe­ro sus mue­lles de ace­ro son una li­mi­ta­ción im­por­tan­te –ade­más, a Mi­guel le pa­re­cen un pe­lín in­ne­ce­sa­ria­men­te du­ros–.

La me­jor par­te del Mer­ce­des es que la su­ce­sión de mo­dos Sport, Sport+ y Ra­ce re­pre­sen­ta una pro­gre­sión de­li­cio­sa, por­que es­tán per­fec­ta­men­te con­jun­ta­dos y es­pa­cia­dos. El gra­do de mo­tri­ci­dad, de la­xi­tud del ESP y de vi­gor del cam­bio, y en ge­ne­ral la tensión del co­che, cre-

ce en por­cio­nes cla­ra­men­te per­cep­ti­bles. Ca­da mo­da­li­dad da lu­gar a un co­che dis­tin­to... y eso es una ex­pe­rien­cia su­bli­me.

En Sport, la sus­pen­sión neu­má­ti­ca se en­du­re­ce un po­co, el ace­le­ra­dor se afi­la, y las re­duc­cio­nes se pro­du­cen un po­co an­tes. La di­rec­ción siem­pre con­ser­va el mis­mo tac­to, un po­co duro pa­ra la fi­lo­so­fía de gran ber­li­na del co­che. Es una mo­da­li­dad que in­cre­men­ta la ra­pi­dez de res­pues­ta del mo­tor, y se­ría la pre­fe­ri­da pa­ra usar a dia­rio, si no fue­ra por­que el con­su­mo se dis­pa­ra en la mis­ma pro­por­ción en que au­men­ta la fre­cuen­cia en la que la agu­ja del cuen­ta­vuel­tas su­pera la fron­te­ra de las 2.000 rpm.

Es una cla­ra in­vi­ta­ción a se­lec­cio­nar Sport+, una mo­da­li­dad en la que el pro­ce­so se re­pi­te y la tensión de to­do el co­che se re­nue­va. El mo­tor co­mien­za a pe­tar­dear de for­ma no­ta­ble. El cam­bio se vuel­ve más in­ci­si­vo, y los cam­bios de mar­cha ní­ti­dos y per­cep­ti­bles. La res­pues­ta de las le­vas se tor­na más ins­tan­tá­nea. Y en ge­ne­ral, la ca­ja del Mer­ce­des con­si­gue que la ZF del M5 pa­rez­ca, a su la­do, un po­co más re­mo­lo­na. ¡Quien me ha­bría di­cho ha­ce un par de años que lle­ga­ría a es­cri­bir es­to!

El mo­do Ra­ce es un au­tén­ti­co es­cán­da­lo. La sus­pen­sión si­gue sien­do ab­sor­ben­te, aun­que los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría es­tán to­da­vía me­jor con­tro­la­dos. En cuan­to al equi­li­brio del co­che, se vuel­ve in­ti­mi­dan­te­men­te so­bre­vi­ra­dor al abrir gas, y sien­tes la ne­ce­si­dad de mo­du­lar el ace­le­ra­dor a la sa­li­da de las cur­vas, una de­li­ca­de­za que en el M5 re­sul­ta del to­do in­ne­ce­sa­ria.

Re­gre­so al pun­to ini­cial bas­tan­te tur­ba­do. Sa­bía que el Mer­ce­des era bueno, pe­ro no es­pe­ra­ba que re­sul­ta­se tan ver­sá­til ni, des­de lue­go, tan te­rri­ble­men­te rá­pi­do.

Pa­ra Mi­guel, la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal es­tá en el fun­cio­na­mien­to de la sus­pen­sión. El BMW va tan duro de mue­lle que pue­de lle­gar al lí­mi­te de lo efi­caz en ca­rre­te­ras ba­chea­das, mien­tras que la sus­pen­sión del Mer­ce­des se lo tra­ga to­do, y pa­sa por los ba­ches más gran­des con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Es de­cir, fun­cio­na co­rrec­ta­men­te.

A mí no me pa­re­ce tan du­ra, aun­que re­co­noz­co que el per­ma­nen­te tra­que­teo de al­ta fre­cuen­cia pue­de re­sul­tar car­gan­te des­de el pun­to de vis­ta del con­fort de los pa­sa­je­ros.

En cuan­to a la pues­ta a pun­to de los sis­te­mas de trac­ción, hay que re­co­no­cer que el Mer­ce­des

‘Sa­bía que el Mer­ce­des era bueno, pe­ro no es­pe­ra­ba que re­sul­ta­se tan ver­sá­til ni tan te­rri­ble­men­te rá­pi­do’

pa­re­ce el más am­bi­cio­so, exi­to­so y emocionante... aun­que pro­ba­ble­men­te el en­fo­que de BMW re­sul­te el más efec­ti­vo. ¿Se echa de me­nos en al­guno de los dos la trac­ción tra­se­ra? En ab­so­lu­to. Pue­de que se eche de más el in­cre­men­to de pe­so y con­su­mo que su­po­ne con­tar con ella –nun­ca lo sa­bre­mos, ya que no hay con qué com­pa­rar–, pe­ro lo com­pen­sa con cre­ces la tran­qui­li­dad de po­der ace­le­rar a fon­do. Y eso, con el sue­lo seco... no di­ga­mos ya so­bre mo­ja­do.

Tal y co­mo ad­ver­tí al prin­ci­pio, lle­gar a un veredicto de­fi­ni­ti­vo re­sul­ta com­pli­ca­do de ver­dad. El Mer­ce­des tie­ne un tac­to más li­ge­ro, pa­re­ce un po­co más ágil, y creo que pue­de re­sul­tar más rá­pi­do. En el mo­do Ra­ce, ofre­ce un po­co más de ad­jus­ta­bi­li­dad que el M5. Tam­bién sue­na sen­si­ble­men­te me­jor. Y cuen­ta con una sus­pen­sión más bri­llan­te. Sin em­bar­go, el BMW trans­mi­te más con­fian­za, im­pli­ca más al con­duc­tor en mu­chos sen­ti­dos, cuen­ta con un mo­tor más bri­llan­te en la par­te al­ta del cuen­ta­vuel­tas –aun­que es­to re­sul­te una vic­to­ria al­go pí­rri­ca fren­te a un mo­tor que pa­re­ce ti­rar con furia en ca­si to­da la ban­da de re­vo­lu­cio­nes–. De for­ma que ga­na el Mer­ce­des... aun­que por la mí­ni­ma di­fe­ren­cia en mu­cho tiem­po.

El in­te­rior del E63 S es un po­co co­mo el de un Cla­se A ve­ni­do a más. To­do es ex­qui­si­to, pe­ro na­da re­sul­ta so­bre­sa­lien­te... y es­ta­ría bien al­go que nos re­cor­da­se que es­ta­mos en un AMG... más allá de la fi­bra de car­bono – op­cio­nal, por 1.419 €–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.