NÜR­BUR­GRING / SPA

Si te pre­gun­ta­sen cuá­les son los dos cir­cui­tos más mí­ti­cos de Eu­ro­pa, ¿qué res­pon­de­rías? Si pen­sas­te en Nür­bur­gring Nords­chlei­fe y Spa Fran­cor­champs, no de­be­rías per­der­te las si­guien­tes pá­gi­nas.

EVO (Spain) - - SUMARIO - por ROGELIO CA­MAR­GO fotos ÁLEX AGUI­LAR/ BMW /SUBARU

Vi­si­ta­mos es­tos dos tem­plos con el ex­clu­si­vo BMW M3 CS y el di­ver­ti­do Subaru WRX STI

Ya sea en el cine, la mú­si­ca, el de­por­te o en cual­quier otro ám­bi­to de la vida, al­can­zar la ca­te­go­ría de mi­to no es un asun­to ba­la­dí. lle­gar a es­ta co­ta su­po­ne tras­cen­der en el tiem­po, que las di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes ten­gan con­cien­cia de una gran­de­za mís­ti­ca, ca­si so­bre­hu­ma­na. Que el le­ga­do que de­jan sea eterno.

el cir­cui­to de nür­bur­gring nords­chlei­fe es uno de es­tos símbolos. se ha con­ver­ti­do en lu­gar de pe­re­gri­na­ción obli­ga­do pa­ra to­do apa­sio­na­do del mo­tor, ten­ga 60 ó 20 años; to­dos tie­nen sus ca­si 21 km de pis­ta en el pri­mer lu­gar de su lis­ta de de­seos. Y no es pa­ra me­nos.

En la mía fi­gu­ra­ba ha­ce ya mu­cho tiem­po, y a es­tas al­tu­ras aún no lo ha­bía ta­cha­do. Por for­tu­na, es­ta pro­fe­sión, a ve­ces tan in­gra­ta, te da opor­tu­ni­da­des co­mo dis­fru­tar de una jor­na­da com­ple­ta a los man­dos de un BmW M3 CS y un Subaru WRX STi, to­do ello con la or­ga­ni­za­ción de los que más sa­ben, nues­tros ami­gos de 8000vuel­tas.com. ¿Qué más se pue­de pe­dir?

El día se des­pier­ta gris y al­go llu­vio­so. en la puer­ta de nues­tros apar­ta­men­tos des­can­sa el BMW M3 CS, cu­ya ca­rro­ce­ría pin­ta­da en azul ma­te – se de­no­mi­na Fro­zen Dark Blue II– lu­ce aún más es­pec­ta­cu­lar con las go­tas de agua. me en­tre­ten­go ob­ser­ván­do­lo mien­tras ba­jan mis com­pa- ñe­ros, no sin mo­ti­vo: ano­che me co­mu­ni­ca­ron que voy a abrir pis­ta con él, en el mis­mo cir­cui­to en el que fue ges­ta­do.

Hay que ad­mi­tir que Nür­bur­gring Nords­che­lei­fe no tie­ne el gla­mour es­té­ti­co de otras pis­tas, al me­nos, des­de el pun­to de vis­ta vi­sual. es más, si lle­gas a pri­me­ra ho­ra, sin aje­treo, con el apar­ca­mien­to aún va­cío, no pen­sa­rías que es­tás en una pis­ta de ca­rre­ras. De he­cho, en reali­dad lo es... a me­dias. en nin­gún cir­cui­to te per­mi­ten en­trar con cual­quier vehícu­lo –sí, prác­ti­ca­men­te con cual­quie­ra– pa­gan­do ape­nas 25 eu­ros. De he­cho, es­tá con­si­de­ra­do co­mo una vía pú­bli­ca de pea­je.

mien­tras cum­pli­mos con los per­ti­nen­tes trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos ne­ce­sa­rios pa­ra ro­dar, va au­men­tan­do el am­bien­te en el par­king. Hay mul­ti­tud de Pors­che 911, la ma­yo­ría GT3 y GT3 RS –más dos GT2 RS de la ge­ne­ra­ción 991–, BMW M3, un par de Fe­rra­ri 458 Ita­lia... y la es­tre­lla del día, un fla­man­te McLa­ren 720S. El olor a ga­so­li­na es ca­da vez más evi­den­te y, por for­tu­na, la llu­via no ha­ce ac­to de pre­sen­cia.

Hoy dis­fru­ta­re­mos de un track day, un even­to pri­va­do en el que se re­uni­rán unos 150 co­ches co­mo má­xi­mo, la mi­tad de los per­mi­ti­dos du­ran­te cual­quier día nor­mal en el que el tra­za­do es­tá abier­to al pú­bli­co. Y tam­bién sig­ni­fi­ca que se pue­de ha­cer la rec­ta com­ple­ta, don­de per­fec­ta­men­te se pue­den al­can­zar los 280 km/h de ve­lo­ci­dad pun­ta del cs. no se­ré yo, quien lo prue­be, des­de lue­go, por­que es mi pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el co­che y la pis­ta y no pa­sa por mi cabeza arries­gar mi in­te­gri­dad y la del vehícu­lo.

la pri­me­ra im­pre­sión que ten­go es que nür­bur­gring –a par­tir de aho­ra, sim­ple­men­te ‘El Ring’– es co­mo una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia. En los pri­me­ros 4 ki­ló­me­tros hay po­cas cur­vas y da la sen­sa­ción de que ya lo tie­nes con­tro­la­do. Pe­ro la reali­dad es que aún te que­dan más de 16 km por de­lan­te, y no pre­ci­sa­men­te sen­ci­llos. en la parte más al nor­te, la que pa­sa jun­to a ade­nau –un co­que­to pue­blo–, em­pie­zan los pro­ble­mas. el es­pe­so bos­que no te de­ja ver mu­cho más allá de lo que hay tras la si­guien­te cur­va, co­mien­zan los cam­bios de ra­san­te, las pen­dien­tes que al­can­zan el 17% de in­cli­na­ción y, pa­ra col­mo, em­pie­zo a ver por los re­tro­vi­so­res có­mo se acer­ca una jau­ría de 911 GT3. Debo de ha-

ber pa­sa­do unas 20 cur­vas y ya no me acuer­do de nin­gu­na de ellas. ¡Y me que­dan otras 50 por de­lan­te! Es­to va a ser in­clu­so más com­pli­ca­do de lo que yo pen­sa­ba...

Y así, lle­go al Ka­ru­sell, sin du­da el gi­ro más mí­ti­co de El Ring. Se tra­ta de una hor­qui­lla con un gran pe­ral­te que se tra­za por el in­te­rior, don­de hay una es­pe­cie de ce­men­to ru­go­so en lu­gar de as­fal­to. Si­guie­do los con­se­jos de va­rios ex­per­tos, es­pe­ro unos me­tros pa­ra ti­rar­me al in­te­rior... y, va­ya, pa­ra ser la pri­me­ra vez, no ha sa­li­do mal. A par­tir de aquí, ya só­lo que­dan unas po­cas cur­vas pa­ra en­trar en la rec­ta de me­ta y po­der de­cir que he com­ple­ta­do –sin in­ci­den­tes– mi pri­me­ra vuel­ta a El Ring.

Sien­to no ha­ber po­di­do ha­cer de­ma­sia­do ca­so a mi mon­tu­ra, pe­ro es­ta­ba ocu­pa­do en otros me­nes­te­res. Lo cier­to es que los 29 CV ex­tra del CS res­pec­to al M3 se no­tan, más in­clu­so de lo que ca­bría es­pe­rar. Una vez me voy sol­tan­do, lo que más im­pre­sio­na es su ca­pa­ci­dad de trac­ción. Creo que con un M3 no hu­bie­se po­di­do abrir gas tan pron­to en las cur­vas ce­rra­das; qui­zá se de­ba sim­ple­men­te al he­cho de mon­tar unos neu­má­ti­cos de mayor sec­ción en el eje tra­se­ro –285 mi­lí­me­tros fren­te a 275 mm–, o por la pre­sen­cia de los in­fa­ti­ga­bles fre­nos car­bo­ce- rá­mi­cos que equi­pa de se­rie, pe­ro lo cier­to es que el CS trans­mi­te mu­cha más con­fian­za.

Sin más di­la­ción me con­vo­can pa­ra vol­ver a en­trar a pis­ta, es­ta vez con el Subaru Im­pre­za WRX STi, li­ge­ra­men­te re­no­va­do de ca­ra a 2018. Los pri­me­ros gi­ros in­ten­to des­in­to­xi­car­me de las sen­sa­cio­nes del CS, pa­ra va­lo­rar en su jus­ta me­di­da al mo­de­lo ja­po­nés, que tam­bién se sien­te muy a gus­to –y me lo ha­ce sen­tir a mí– en el as­fal­to. Y eso que el an­te­rior com­pa­ñe­ro se ol­vi­dó de re­fri­ge­rar bien los fre­nos y han que­da­do un po­co to­ca­dos. El ‘Su­bi’ es exac­ta­men­te co­mo lo re­cor­da­ba: va so­bre raí­les por muy brus­co que seas con la di­rec­ción y el ace­le­ra­dor, y tan­to la di­rec­ción – con asis­ten­cia hi­dráu­li­ca– co­mo el cam­bio tie­nen ese tac­to fir­me que ca­da vez es me­nos ha­bi­tual.

SON LAS CIN­CO DE LA TAR­DE

cuan­do ter­mi­na­mos la jor­na­da y nos dis­po­ne­mos a re­co­rrer los po­co más de 100 ki­ló­me­tros que nos se­pa­ran de Spa. Sí, yo tam­bién me he sor­pren­di­do de la cer­ca­nía de es­tos dos tem­plos del mo­tor, que po­seen las dos cur­vas más fa­mo­sas del pa­no­ra­ma au­to­mo­vi­lís­ti­co eu­ro­peo. De­ja­mos atrás el Ka­ru­sell y va­mos en bús­que­da de LA CUR­VA, de Eau Rou­ge

Por se­gun­da vez en dos días, voy a po­der ta­char otro cir­cui­to en mi lis­ta de de­seos. Los ví­deos de You­Tu­be y unas cuan­tas ho­ras de Pla­yS­ta­tion me han ser­vi­do pa­ra, al me­nos, fa­mi­lia­ri­zar­me con los sie­te ki­ló­me­tros de Spa Fran­cor­champs. Las re­fe­ren­cias que me han da­do son mag­ní­fi­cas; in­clu­so hay quien co­men­ta que es más ex­ci­tan­te que El Ring. Fran­ca­men­te, du­do mu­cho que así sea, pe­ro dé­mos­le una opor­tu­ni­dad.

Aquí sí se res­pi­ra el tí­pi­co am­bien­te de cir­cui­to, con el olor a ga­so­li­na ‘pa­ta ne­gra’ y de la go­ma de los neu­má­ti­cos siem­pre pre­sen­te. De he­cho, com­par­ti­re­mos jor­na­da con va­rios equi­pos de competición, co­mo el que es­tá en el box de nues­tra de­re­cha. To­do es mu­cho más pro­fe­sio­nal, na­da que ver con el am­bien­te que he­mos vi­vi­do en Nür­bur­gring. In­clu­so he­mos de iden­ti­fi­car nues­tros co­ches con unos dor­sa­les en las puer­tas y unas pe­ga­ti­nas en el pa­ra­gol­pes tra­se­ro que in­di­ca al res­to de usua­rios de la pis­ta que so­mos ‘no­va­tos’ y que, en teo­ría, ro­da­re­mos más len­tos que el res­to.

En el obli­ga­to­rio BrIE­finG nos in­di­can las nor­mas a se­guir, unas ins­truc­cio­nes bas­tan­te di­fe­ren­tes a las que re­ci­bi­mos en Nür­bur­gring, ya que es­to sí es un cir­cui­to de ve­lo­ci­dad.

Es­ta vez mi pri­mer turno es con el Subaru. La pri­me­ra vuel­ta la ha­ré se­gui­do de cer­ca por el BMW pa­ra que Álex, el fo­tó­gra­fo que nos vie­ne acom­pa­ñan­do du­ran­te to­do el via­je, pue­da cap­tar una bue­na ins­tan­tá­nea de los dos co­ches en Eau Rou­ge. El vo­lu­men de tráfico tam­po­co tie­ne na­da que ver con El Ring, don­de pue­des pa­sar tres o cua­tro mi­nu­tos sin ver un so­lo co­che. El WRX STi vuel­ve a de­mos­trar que, sin es­tar orien­ta­do a los cir­cui­tos, es ca­paz de dar la ta­lla gra­cias a su sen­sa­cio­nal ca­pa­ci­dad de trac­ción y a unas bue­nas pres­ta­cio­nes pa­ra su po­ten­cia – cu­bre el 0 a 100 km/h en 5,2 seg.–. El pro­ble­ma es­tá en la es­ca­sa pe­ri­cia del con­duc­tor, y en que aquí hay co­ches ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­dos con­du­ci­dos por pi­lo­tos muy ex­pe­ri­men­ta­dos, y te aca­bas con­vir­tien­do en una chi­ca­ne mó­vil. Aun así, guar­da­ré en mi co­ra­zón al WRX co­mo el pri­mer co­che con el que pa­sé por Eau Rou­ge.

La tan­da con el BMW co­mien­za a es­ca­sos diez mi­nu­tos del cie­rre de la pis­ta. Por des­gra­cia, un ac­ci­den­te obli­ga a los co­mi­sa­rios a mos­trar la ban­de­ra ne­gra y dar por fi­na­li­za­da la se­sión an­tes de la cuen­ta, jus­to cuan­do me dis­po­nía a em­pe­zar mi se­gun­da vuel­ta. Una lás­ti­ma. No obs­tan­te, la bre­ve to­ma de con­tac­to me ha ser­vi­do pa­ra re­afir­mar la im­pre­sión que tu­ve del CS en El Ring: es mu­cho más que un M3 ‘tu­nea­do’. Re­cuer­do la pre­sen­ta­ción en el cir­cui­to de Por­ti­mao –Por­tu­gal– que, sal­van­do las dis­tan­cias, se ase­me­ja al tra­za­do de Spa por los gran­des des­ni­ve­les. Tan­to el M3 co­mo el M4 trans­mi­tían una sen­sa­ción de des­con­trol que lle­ga­ba a re­sul­ta ago­bian­te. Fue una época de lo­cu­ra tran­si­to­ria en la di­vi­sión de­por­ti­va de la mar­ca bá­va­ra, ini­cia­da por el in­go­ber­na­ble M5 F10. Con el CS han re­cu­pe­ra­do la cor­du­ra, y aho­ra mis­mo, no ten­go nin­gu­na du­da: es­te es el me­jor BMW M que he con­du­ci­do. Lás­ti­ma que los 129.600 e que cues­ta y el he­cho de ser una edi­ción li­mi­ta­da –só­lo diez lle­ga­rán a nues­tro país– lo ale­je de es­tar en­tre mis fu­tu­ri­bles.

Res­pec­to al Subaru, ha so­bre­vi­vi­do a una ex­pe­rien­cia muy exi­gen­te, y no to­dos los de­por­ti­vos de su pre­cio – 46.900 e– lo hu­bie­sen he­cho. Su sitio es­tá más en una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña que en un pit la­ne, pe­ro la ve­te­ra­nía es un gra­do. De he­cho, pe­se a los pro­ble­mas ini­cia­les, no hi­zo fal­ta re­cu­rrir de la uni­dad de re­pues­to –con aca­ba­do Con­fort, es de­cir, sin ale­rón tra­se­ro– e in­clu­so aguan­tó con los mis­mos com­po­nen­tes con los que sa­lió de Ma­drid.

En cuan­to a mí, só­lo pue­do dar las gra­cias a Bor­ja de BMW, a Íñi­go de Subaru, y a to­do el equi­po de 8000vuel­tas.com por per­mi­tir­me vi­vir es­ta mag­ní­fi­ca ex­pe­rien­cia.

La pin­tu­ra azul ma­te –Fro­zen Dark Blue II– del M3 CS cau­só una gran ex­pec­ta­ción en un apar­ca­mien­to don­de ha­bía mul­ti­tud de Pors­che 911 GT3 y GT3 RS, Fe­rra­ri, Lam­borg­hi­ni e, in­clu­so, un McLa­ren 720 S. El no me­nos dis­cre­to WRX STi tam­po­co pa­só inad­ver­ti­do, y aguan­tó co­mo un ja­ba­to una jor­na­da de con­duc­ción muy exi­gen­te.

Ape­nas 100 ki­ló­me­tros se­pa­ran las dos pis­tas con más pe­di­grí del Vie­jo Con­ti­nen­te, lo que con­vier­te a es­ta ex­pe­rien­cia en un clá­si­co pa­ra los pe­trol­head de to­da Eu­ro­pa. Además, las gran­des di­fe­ren­cias en­tre am­bos tra­za­dos per­mi­ten pro­bar a fon­do cual­quier de­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.