JAC­QUES.

Bio­pic. Crí­ti­ca pág. 19

Fotogramas - - ESTRENOS DEL MES - por Ma­rio­na Bo­rrull.

LA HIS­TO­RIA:

Jac­ques Cous­teau (Lam­bert Wil­son) se em­bar­ca­ba en 1948, con su mu­jer Si­mo­ne ( Au­drey Tau­tou), en una odi­sea por la cien­cia, la fa­ma y la te­le­vi­sión. Pe­ro su re­la­ción con su es­po­sa e hi­jos (Pie­rre Ni­ney y Ben­ja­min La­vern­he) se tor­ce­ría y Cous­teau se en­con­tra­ría pron­to en apu­ros eco­nó­mi­cos.

Reivin­di­can­do el mi­to

To­do em­pe­zó con uno de mis hi­jos. Yo es­ta­ba ha­blan­do so­bre Cous­teau en ca­sa y vi que mi hi­jo no te­nía ni idea de lo que yo es­ta­ba ha­blan­do. ¡Nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de sus pe­lí­cu­las, del Caly­pso, del equi­po de los go­rros ro­jos! Pa­ra la gen­te de mi ge­ne­ra­ción, el ca­pi­tán Cous­teau era co­mo Je­sús, uno de los hom­bres más fa­mo­sos del mun­do. Sen­tí la ne­ce­si­dad de con­tar al mun­do, no só- lo la his­to­ria de es­te hé­roe de los ma­res, sino tam­bién có­mo era el hom­bre detrás del mi­to. El di­rec­tor re­me­mo­ra así el ori­gen del pro­yec­to, pe­ro Lam­bert Wil­son, Cous­teau en la pe­lí­cu­la, ma­ti­za: Aun­que se con­vir­tió en un ído­lo de ma­sas, en el fon­do, era só­lo un hom­bre co­mo cual­quier otro, un mu­je­rie­go, que tu­vo re­la­cio­nes con mu­chas mu­je­res du­ran­te sus viajes. La par­te que veo me­nos fá­cil de ex­cu­sar es la re­la­ción con sus hi­jos... En­con­tré si­mi­li­tu­des en có­mo era mi pa­dre con­mi­go.

Una aven­tu­ra por el mar

Siem­pre re­cor­da­ré un atar­de­cer en la An­tár­ti­da, a bor­do de nues­tro Caly­pso. Nos mar­chá­ba­mos de De­cep­tion Is­land des­pués de gra­bar el plano fi­nal de la pe­lí­cu­la, de­jan­do atrás una pla­ya cu­bier­ta de hu­mo vol­cá­ni­co. Fue un ins- tan­te má­gi­co. Ha si­do una gran aven­tu­ra, y me he sen­ti­do en to­do mo­men­to co­mo pez en el agua, co­men­ta Au­drey Tau­tou, que di­ce ser una chi­ca de mar. Pe­ro la ver­da­de­ra aven­tu­ra es la que vi­vió Wil­son, que tu­vo que per­der diez ki­los pa­ra pa­re­cer­se al ca­pi­tán: La di­fi­cul­tad con Cous­teau es que yo te­nía que ser muy del­ga­do, pe­ro, al mis­mo tiem­po, te­nía que ha­cer es­fuer­zos muy fí­si­cos, co­mo bu­cear. Ro­dar 14 ho­ras al día ca­si en ayu­nas me hi­zo desear unas lar­gas va­ca­cio­nes le­jos del mar. A Pie­rre Ni­ney, que in­ter­pre­ta al hi­jo ma­yor de Cous­teau, lo que le im­pre­sio­nó más fue que la pe­lí­cu­la pu­die­se ro­dar­se: Cuan­do Jé­rô­me me lla­mó y me di­jo que íba­mos a pa­sar dos se­ma­nas ro­dan­do en la An­tár­ti­da, no le creí. Y unos me­ses des­pués, allí es­tá­ba­mos. Fue in­creí­ble. ES­TRENO: 15 SEP­TIEM­BRE

Au­drey Tau­tou y Lam­bert Wil­son son el ma­tri­mo­nio Cous­teau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.