Ryan Gosling y Harrison Ford, por Bla­de Runner 2049.

“Un do­ble enig­ma en­ce­rra­do en un es­pe­jo de dos ca­ras”. Así de­fi­ne Harrison Ford la re­la­ción en­tre su per­so­na­je, el mí­ti­co Dec­kard de ‘Bla­de Runner’, y el de Ryan Gosling en es­ta es­pe­ra­da con­ti­nua­ción. Dos ase­si­nos de replicantes que sa­ben más de lo que cu

Fotogramas - - SUMARIO - Por Faus­to Fer­nán­dez (Bar­ce­lo­na/Bu­da­pest).

Si hay al­guien que pue­da com­pren­der lo que re­pre­sen­ta el pa­so del tiem­po, ese soy yo, iro­ni­za un re­la­ja­do, y a ra­tos has­ta bro­mis­ta, Harrison Ford (Chica­go, 1942) en el set de Bla­de Runner 2049: Rick Dec­kard ha en­ve­je­ci­do, lo mis­mo que el mun­do que le ro­dea­ba y del que tra­tó de es­ca­par ha­ce 30 años. Re­sul­ta cu­rio­so, has­ta ma­li­cio­sa­men­te con­tra­dic­to­rio, que un film am­bien­ta­do en el fu­tu­ro mues­tre de­sola­ción, so­bre to­do, mo­ral, pe­ro ha­cia ahí va­mos. Ryan Gosling (Lon­don, Canadá, 1980) pro­si­gue ese dis­cur­so del ve­te­rano ac­tor: El tiem­po y lo que en­ten­de­mos por tiem­po son el pilar del re­la­to. Dec­kard ha en­ve­je­ci­do, sí, pe­ro tal vez viva en un tiem­po di­fe­ren­te al de K, mi per­so­na­je, que ha ido a él pa­ra que sea al­go así co­mo un pa­dre o un orácu­lo.

DOS CA­BAL­GAN (POR LAS SOM­BRAS) JUN­TOS

K y Dec­kard se com­ple­men­tan. Po­dría de­cir­se que son un mis­mo per­so­na­je des­do­bla­do en una pa­ra­do­ja tem­po­ral, con­ti­núa Gosling: Lo más fuer­te de la pri­me­ra pe­lí­cu­la es que no se tra­ta­ba de una sim­ple his­to­ria de bue­nos y ma­los, sino de qué nos ha­ce ser hu­ma­nos en reali­dad. En ese sen­ti­do fue ad­mi­ra­ble lo que hi­zo Harrison. Su ca­pa­ci­dad pa­ra rom­per con su pro­pia ima­gen en be­ne­fi­cio de una his­to­ria en­vuel­ta en cla­ros­cu­ros. Ford re­cuer­da aquel pa­pel: Ve­nía de una se­rie de pe­lí­cu­las que fue­ron un gran éxi­to don­de en­car­na­ba al hé­roe lu­mi­no­so y sin do­ble­ces, y, de re­pen­te, los es­pec­ta­do­res que es­pe­ra­ban ver a Han So­lo o In­dia­na Jo­nes con un pé­si­mo cor­te de pe­lo ¡en el año 2019! se to­pa­ron con al­guien que no pes­ta­ñea­ba dis­pa­ran­do a una mu­jer por la es­pal­da, y que ca­re­cía de lo que pre­ci­sa­men­te te­nían los replicantes: em­pa­tía, com­pa­sión y amor.

PRE­GUN­TAS ¿SIN RES­PUES­TAS?

Yo lo ten­go muy cla­ro. Harrison

Ford sa­ca pe­cho (y en­se­ña bí­ceps al en­tre­vis­ta­dor) cuan­do le sa­ca a re­lu­cir lo de su re­gre­so cre­pus­cu­lar a sus héroes de fic­ción esen­cia­les: Dec­kard es hu­mano… pe­ro, ¿qué es hu­mano? ¿Quién es hu­mano? Lo más es­ti­mu­lan­te de es­ta se­cue­la es que res­pon­de a las pre­gun­tas que lle­va­mos tres dé­ca­das es­cu­chan­do, pe­ro qui­zá no ce­rran­do una puerta, y sí abrien­do otras más.

Gosling de­fien­de esa am­bi­güe­dad y com­ple­ji­dad: Si he­mos es­pe­ra­do tan­to pa­ra sa­ber qué ha­bía en el in­te­rior de per­so­na­jes co­mo el de Harrison o el de Sean Young, creo que po­de­mos acep­tar y ju­gar con que lo co­noz­ca­mos, y eso nos lle­ve a otro gi­ro, a otro enig­ma que nos ha­ga pen­sar. K co­mien­za a vi­vir de ver­dad cuan­do du­da, cuan­do des­co­no­ce las res­pues­tas. Afor­tu­na­da­men­te, y aho­ra ha­blo co­mo ac­tor, te­ner la suer­te y el ho­nor de tra­ba­jar jun­to a Harrison Ford te re­car­ga la ba­te­ría y pue­des pre­gun­tar­le lo que quie­ras, por­que él sa­be. En­ton­ces, Ford mira al jo­ven in­tér­pre­te ca­na­dien­se y, con una di­ver­ti­da po­se de re­sig­na­ción, re­ma­ta la char­la: Cla­ro que lo sé. Pre­ci­sa­men­te por eso, por­que soy vie­jo.

“LOS ES­PEC­TA­DO­RES ES­PE­RA­BAN VER A HAN SO­LO O IN­DIA­NA JO­NES Y SE TO­PA­RON CON AL­GUIEN QUE DISPARABA A UNA MU­JER POR LA ES­PAL­DA”. Harrison Ford, ac­tor “K, MI PER­SO­NA­JE, CO­MIEN­ZA A VI­VIR CUAN­DO DU­DA, CUAN­DO DES­CO­NO­CE LAS RES­PUES­TAS”. Ryan Gosling, ac­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.