De­troit. El re­gre­so de Kathryn Bigelow.

Los dis­tur­bios ra­cia­les de ju­lio de 1967 sir­ven a Kathryn Bigelow pa­ra rea­li­zar un ex­tra­or­di­na­rio y co­ral fres­co de aque­llos te­rri­bles días en ‘De­troit’, un te­rri­ble re­tra­to fil­ma­do con su ner­vio ha­bi­tual y con to­dos los nú­me­ros pa­ra dar que ha­blar en los

Fotogramas - - SUMARIO - Por Faus­to Fer­nán­dez.

“CUAN­DO ELI­GES UNA HIS­TO­RIA REAL, ADQUIERES UNA RES­PON­SA­BI­LI­DAD, PE­RO NO SIG­NI­FI­CA QUE TRAI­CIO­NES TU PUN­TO DE VIS­TA E IDEO­LO­GÍA”.

Mark Boal, guio­nis­ta

Soy yo la per­so­na ade­cua­da, co­rrec­ta, pa­ra ex­pli­car es­ta his­to­ria que su­ce­dió ha­ce ya me­dio si­glo? Kathryn Bigelow, la os­ca­ri­za­da di­rec­to­ra de La no­che más os­cu­ra (2012), con­tes

ta a su pro­pia pre­gun­ta: No, pe­ro sí que soy ca­paz de ex­pli­car con ho­nes­ti­dad to­do lo que pa­só aque­lla no­che del 25 de ju­lio de 1967 en el mo­tel Al­giers de De­troit. La rea­li­za­do­ra, que te­nía 15 años en aque­llos días, re­cuer­da la sen­sa­ción ex­tra­ña de que al­go pa­re­ci­do a la gue­rra es­ta­ba su­ce­dien­do en ca­sa. Vi­vía­mos Viet­nam de una ma­ne­ra muy di­rec­ta, pe­ro aque­llas re­vuel­tas ra­cia­les y la lis­ta de fa­lle­ci­dos nos to­có mu­cho. Pe­se a que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, so­bre to­do la te­le­vi­sión, fue­ron muy par­ti­dis­tas. Jus­to ahí le que­dó el gu­sa­ni­llo de, al­gún día, na­rrar lo su­ce­di­do.

Tiem­po des­pués, pro­si­gue Bigelow,

Mark Boal, que ya ha­bía tra­ba­ja­do con­mi­go co­mo guio­nis­ta en En tie­rra hos­til

(2008) y La no­che más os­cu­ra, me co­mu­ni­có que es­ta­ba es­cri­bien­do so­bre los ase­si­na­tos del Al­giers, su­pe que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to. Su­san Son­tag, que fue mi pro­fe­so­ra y men­to­ra en la uni­ver­si­dad de Nue­va York, me in­cul­có la idea de que la es­té­ti­ca y el com­pro­mi­so so­cial no eran con­cep­tos an­ta­gó­ni­cos.

LA LAR­GA NO­CHE DE JU­LIO

Mark Boal ha­bía he­cho un tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción ex­haus­ti­vo, re­cu­rrien­do a ma­te­ria­les de la épo­ca, pe­ro, prin­ci­pal­men­te, a los tes­ti­mo­nios de su­per­vi­vien­tes y tes­ti­gos. Cuan­do eli­ges con­tar una his­to­ria real, se­ña­la el guio­nis­ta, adquieres una res­pon­sa­bi­li­dad,

pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que trai­cio­nes tu pun­to de vis­ta y tu ideo­lo­gía: a ve­ces, la fic­ción te per­mi­te ser más real que un do­cu­men­tal. Kathryn Bigelow in­ci­de en

el te­ma: Han pa­sa­do 50 años y, co­mo ci­neas­ta, quie­res ser ob­je­ti­va, asép­ti­ca, pe­ro, cuan­do te en­tre­vis­tas con quie­nes vi­vie­ron aque­llos acon­te­ci­mien­tos, sa­bes que no pue­des ser­lo, no pue­des ser neu­tral. No de­bes ser neu­tral.

En esa bús­que­da pa­ra crear em­pa­tía con lo su­ce­di­do aquel ve­rano en De­troit, la au­to­ra de Le lla­man Bod­hi (1991) op­tó por echar mano de su con­tras­ta­do y

ra­bio­so es­ti­lo: Mi in­ten­ción era ha­cer vi­vir en tiem­po real y en pri­me­ra per­so­na to­do lo que pa­só. El uso de una cá­ma­ra ner­vio­sa, que no se es­tá quie­ta ni un mo­men­to, no só­lo era si­nó­ni­mo del caos en las ca­lles de una ciu­dad en es­ta­do de si­tio, sino la for­ma en la que el es­pec­ta­dor se me­te en la piel de los pro­ta­go­nis­tas. No quie­ro que los ac­to­res ac­túen an­te la cá­ma­ra. Quie­ro que tra­ba­jen co­mo si es­tu­vie­ran en una obra de tea­tro, y bus­car­les yo con mi mi­ra­da, con el ob­je­ti­vo y el en­cua­dre.

LA JAU­RÍA HU­MA­NA

Ant­hony Mac­kie, el Hal­cón del uni­ver­so ci­ne­má­ti­co Mar­vel, y tam­bién el sar­gen­to San­born de la os­ca­ri­za­da

En tie­rra hos­til, ya co­no­cía la ma­ne­ra de tra­ba­jar en un ro­da­je de Kathryn Bigelow: Ella te in­vi­ta a ex­plo­rar ca­da es­ce­na por se­pa­ra­do, a im­pro­vi­sar. No tra­ba­jas con un guion ce­rra­do, sino que ca­da jor­na­da te ex­pli­ca de qué va la es­ce­na y te de­ja que la cons­tru­yas den­tro

de lo que re­pre­sen­ta. El res­to de ac­to­res se en­con­tra­ron con es­te mé­to­do tan par­ti­cu­lar, pe­ro lo asu­mie­ron con ener­gía y en­tu­sias­mo. Es el ca­so de Al­gee Smith (de la te­le­se­rie Army Wi­ves), el des­cu­bri­mien­to del film, que en­car­na a Larry Reed, pri­mer vo­ca­lis­ta del gru­po The Dra­ma­tics: Kathryn me lle­vó a un juego de im­pro­vi­sa­ción emo­cio­nal muy fuer­te en el que to­do aca­bó flu­yen­do,

des­de la mú­si­ca al su­fri­mien­to y la tor­tu­ra, el do­lor. John Bo­ye­ga (el Finn de la nue­va tri­lo­gía Star Wars) es Mel­vin Dis­mu­kes, un guar­dia de se­gu­ri­dad plu­ri­em­plea­do, un hom­bre de­cen­te, des­cri­be el ac­tor, en el lu­gar y mo­men­to equi­vo­ca­dos. Dis­mu­kes in­ten­ta ha­cer lo que de­be, pe­ro se­rá juz­ga­do por to­dos de una ma­ne­ra muy du­ra. No obs­tan­te, pa­ra jui­cio y rol com­pli­ca­do, el de ese agen­te de po­li­cía ra­cis­ta, Phi­lip Krauss, al que pres­ta su ros­tro el bri­tá­ni­co Will

Poul­ter (El re­na­ci­do, El co­rre­dor del la­be­rin­to). No es un per­so­na­je real, sino la su­ma de mu­chos pa­re­ci­dos, nos in­for

ma el ac­tor: Es la esen­cia del Mal, un Mal muy co­ti­diano, que es ca­paz de in­fec­tar a los que tie­ne al la­do.

El re­par­to prin­ci­pal se completa con los afro­ame­ri­ca­nos Jacob La­ti­mo­re (Be­lle­za ocul­ta) y Ja­son Mit­chell (Straight Out­ta Com­pton), a los que se unen Jack Rey­nor (Sing Street, Free Fi­re), la bri­tá­ni­ca Han­nah Mu­rray (vis­ta, úl­ti­ma- men­te, en El Ele­gi­do, de An­to­nio Cha­va­rrías) y John Kra­sins­ki (13 ho­ras: Los sol­da­dos se­cre­tos de Ben­ga­si).

FAN­TAS­MAS DEL PA­SA­DO

El pro­pó­si­to del ar­te, su­pon­go, es la agi­ta­ción y el cam­bio. Kathryn Bigelow tie

ne cla­ro que el con­te­ni­do de­ter­mi­na la for­ma. No po­día­mos ha­cer una pe­lí­cu­la com­pla­cien­te y que no molestase. Se­gui­mos vien­do en los no­ti­cia­rios a jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos ase­si­na­dos por po­li­cías: en Chica­go, Fer­gu­son, la ciu­dad de Nue­va York… Una pe­lí­cu­la co­mo De­troit

(que, en reali­dad, se ro­dó en Bos­ton) te obli­ga a plan­tear­te si de ver­dad al­go ha cam­bia­do des­de aquel 1967. En agos­to de aquel año se es­tre­nó En el ca­lor de la

no­che, de Nor­man Je­wi­son, ejem­plo de ci­ne li­be­ral, an­ti­rra­cis­ta, y os­ca­ri­za­ble, pe­ro que sir­vió pa­ra que la ma­la con­cien­cia de mu­chos blan­cos de mi país se ol­vi­da­ra de la ma­tan­za en el mo­tel Al­giers. O pen­sa­ra que era al­go anóma- lo que no iba con ellos. Uno de los va­lo­res de mi­rar al pa­sa­do es ver el pre­sen­te des­de otra pers­pec­ti­va. Y, des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tro pre­sen­te si­gue sien­do una zo­na de gue­rra ra­cial de la que nos gus­ta­ría de­sen­ten­der­nos.

ES­TRE­NA: 15 SEP­TIEM­BRE

KATHRYN BIGELOW (Di­rec­to­ra)

Pri­me­ra mu­jer en ga­nar un Os­car a la Me­jor Di­rec­ción, por En tie­rra hos­til (2008), Kathryn Ann Bigelow (San Car­los, Ca­li­for­nia, 1951) po­see una ecléc­ti­ca fil­mo­gra­fía don­de des­ta­can tí­tu­los co­mo The Lo­ve­less, Los Viajeros de la no­che, Ace­ro azul, El pe­so del agua, Le lla­man Bod­hi, Días ex­tra­ños o La no­che más os­cu­ra. DE­TROIT (USA, 2017, 143 min.). Di­rec­ción: Kathryn Bigelow. In­tér­pre­tes: John Bo­ye­ga, Will Poul­ter, Al­gee Smith, Ant­hony Mac­kie, Jacob La­ti­mo­re, Han­nah Mu­rray, Jack Rey­nor, Ja­son Mit­chell, John Kra­sins­ki. Dis­tri­bui­do­ra: eO­ne. DRA­MA.

de­troit.mo­vie

“LA CÁ­MA­RA NER­VIO­SA ES EL SI­NÓ­NI­MO DEL CAOS DE LA CIU­DAD Y LA FOR­MA EN LA QUE EL PÚ­BLI­CO SE ME­TE EN LA PIEL DE LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS”.

Kathryn Bigelow, di­rec­to­ra

Un ra­cis­ta Will Poul­ter, en ple­na re­da­da.

John Bo­ye­ga es Dis­mu­kes, un guar­dia de se­gu­ri­dad. Ant­hony Mac­kie, víc­ti­ma de la to­ma del mo­tel Al­giers. Al­gee Smith, a la de­re­cha, al fren­te del gru­po The Dra­ma­tics.

Kathryn Bigelow.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.