La Fir­ma Invitada.

La Aca­de­mia de Ci­ne ha pro­pues­to crear un lis­ta­do de 30 pe­lí­cu­las es­pa­ño­las obli­ga­to­rias pa­ra es­tu­dian­tes me­no­res de 16 años. El his­to­ria­dor de ci­ne Fer­nan­do La­ra nos ha­bla de es­te pio­ne­ro e ilu­sio­nan­te pro­yec­to en cu­ya coor­di­na­ción tra­ba­ja.

Fotogramas - - SUMARIO - por Fer­nan­do La­ra.*

Po­dría­mos po­ner­nos en plan se­su­do pa­ra ar­gu­men­tar la ne­ce­si­dad de la al­fa­be­ti­za­ción au­dio­vi­sual en nues­tro país. Po­dría­mos acu­dir en nues­tro au­xi­lio a di­ver­sas di­rec­ti­vas de la

Unión Eu­ro­pea, o a las re­co­men­da­cio­nes mil ve­ces expresadas por co­mi­tés de ex­per­tos de to­do el mun­do mun­dial. Po­dría­mos fi­jar­nos en las es­tu­pen­das y con­tras­ta­das ini­cia­ti­vas en es­te te­rreno de paí­ses cer­ca­nos co­mo Fran­cia, Gran Bre­ta­ña o Di­na­mar­ca. Pe­ro no lo voy a ha­cer. Voy a fi­jar­me, en cam­bio, en esa ni­ña muy cer­ca­na que va a na­cer den­tro de po­co (no, no se asus­ten, no es la ni­ña de Ra­joy) y lo que yo de­seo pa­ra ella. En­tre otras mu­chas co­sas, y de ma­ne­ra fun­da­men­tal, que re­ci­ba una edu­ca­ción co­mo la que yo no re­ci­bí. En un ca­pí­tu­lo bá­si­co, co­mo es el del co­no­ci­mien­to, com­pren­sión y dis­fru­te del len­gua­je au­dio­vi­sual.

APREN­DER A MI­RAR

De­seo que apren­da a leer y a es­cri­bir, por su­pues­to; quie­ro que se fa­mi­lia­ri­ce con la mú­si­ca, con las ar­tes plás­ti­cas, con el tea­tro, con to­do aque­llo que va a per­mi­tir su de­sa­rro­llo cul­tu­ral. Pe­ro, igual­men­te, ¿por qué no?, con un mun­do fas­ci­nan­te de imá­ge­nes en mo­vi­mien­to que van a irrum­pir in­me­dia­ta­men­te en su vi­da a tra­vés del te­le­vi­sor y el or­de­na­dor.

Me ima­gino a es­ta ni­ña ju­gan­do muy pron­to a mo­ver sus di­bu­jos en stop­mo­tion o a in­ten­tar­lo con fi­gu­ras de plas­ti­li­na. Me gus­ta sen­tir­la di­ver­ti­da y emo­cio­na­da an­te films, pri­me­ro, de ani­ma­ción, lue­go, de ima­gen real, que no sean só­lo los de con­su­mo ma­si­vo. Me com­pla­ce ver­la co­no­cer, pa­so a pa­so, ese len­gua­je y fa­mi­lia­ri­zar­se y en­ca­ri­ñar­se con nom­bres fun­da­men­ta­les del ci­ne es­pa­ñol y de otras la­ti­tu­des. Me iden­ti­fi­co con sus sen­sa­cio­nes al acu­dir a una sa­la de ci­ne pa­ra ver, en pan­ta­lla gran­de, lo que ha apren­di­do en los li­bros y en frag­men­tos de pe­lí­cu­las, en có­mo se tra­du­ce ese len­gua­je tan pe­cu­liar y tan uni­ver­sal. In­clu­so me la ima­gino ha­cien­do sus pi­ni­tos, con los com­pa­ñe­ros de cla­se, po­nién­do­se a rea­li­zar un cor­to con una pe­que­ña cá­ma­ra o has­ta con un te­lé­fono mó­vil. Creo que se­ría fe­liz con to­do ello.

No, no se tra­ta de for­mar ci­neas­tas des­de las au­las, pa­ra eso ya es­tán (si se sien­te tal vo­ca­ción) las es­cue­las o fa­cul­ta­des co­rres­pon­dien­tes. Se tra­ta de una cues­tión de edu­ca­ción, de que esa ni­ña sal­ga de su ins­ti­tu­to o su co­legio sa­bien­do quién era Luis Bu­ñuel, Luis Gar­cía Ber­lan­ga, Juan An­to­nio Bar­dem o Fer­nán-Gó­mez; o por qué son im­por­tan­tes Pe­dro Al­mo­dó­var, Víc­tor Eri­ce, Ma­nuel Gu­tié­rrez Ara­gón, Alejandro Ame­ná­bar, Jo­se­fi­na Mo­li­na, Pilar

Mi­ró, Isa­bel Coi­xet o Icíar Bo­llaín; o cuán­to han sig­ni­fi­ca­do el Neo­rrea­lis­mo, la Nou­ve­lle Va­gue o los clá­si­cos nor­te­ame­ri­ca­nos y los in­de­pen­dien­tes. Por­que tam­bién de His­to­ria es­ta­mos ha­blan­do, de una His­to­ria de me­nos de 125 años que re­sul­ta perfectamente asu­mi­ble en su im­pres­cin­di­ble re­la­to del si­glo XX y lo que lle­va­mos del XXI.

LA EDU­CA­CIÓN DI­VER­TI­DA

Yo no quie­ro que es­ta ni­ña que hoy evo­co sea una au­to­di­dac­ta que ten­ga que bus­car aquí y allá (co­mo de­bi­mos ha­cer no­so­tros, por desgracia) lo que tie­ne de­re­cho a que se le en­se­ñe de ma­ne­ra or­de­na­da y me­tó­di­ca. Na­da me­mo­rís­ti­ca, na­da de apren­der­se la fil­mo­gra­fía cen­te­na­ria de un John

Ford co­mo si fue­ra la lis­ta de los Re­yes Go­dos. Na­da abu­rri­da, por­que la pe­da­go­gía ac­tual po­see re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra que no lo sea en ab­so­lu­to. ¿Es tan inau­di­to pe­dir pa­ra el ci­ne lo mis­mo que pa­ra otras dis­ci­pli­nas con­tem­po­rá-

“De­seo que esa ni­ña que va a na­cer re­ci­ba una edu­ca­ción que yo no re­ci­bí so­bre co­no­ci­mien­to y dis­fru­te del len­gua­je au­dio­vi­sual”.

neas, lo mis­mo que pa­ra una li­te­ra­tu­ra que nos per­mi­te co­no­cer a Cer­van­tes y Ma­cha­do, una pin­tu­ra que nos apor­ta a Go­ya y Pi­cas­so, una mú­si­ca que nos ha­bla de Mo­zart y Fa­lla, un tea­tro que nos acer­ca a Sha­kes­pea­re y a Lor­ca?

La Aca­de­mia del Ci­ne Es­pa­ñol ha em­pren­di­do con de­ci­sión un ca­mino con el fin de que esa cría que va a na­cer, y cuan­tos le pre­ce­den en edad, po­sean los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir­se en per­so­nas edu­ca­das en el me­dio au­dio­vi­sual y, por tan­to, con ca­pa­ci­dad crí­ti­ca an­te él. El pa­pel de la Aca­de­mia no es po­ner en prác­ti­ca un plan edu­ca­ti­vo con­cre­to, sino ca­na­li­zar an­te las au­to­ri­da­des pú­bli­cas, es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cas, lo que, des­de ha­ce tiem­po, es una am­plia de­man­da so­cial e in­sis­tir en que han de trans­for­mar­la en reali­dad. De una vez por to­das.

* Fer­nan­do La­ra es his­to­ria­dor de ci­ne y ex di­rec­tor del ICAA.

Luis Gar­cía Ber­lan­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.