Jerry Le­wis, ri­sa y ge­nio

De ges­tos exa­ge­ra­dos, e his­trió­ni­co a más no po­der, Jerry Le­wis tam­bién fue un si­ba­ri­ta de la co­me­dia, un fino es­ti­lis­ta del gag y la pla­ni­fi­ca­ción. Re­pa­sa­mos la ca­rre­ra de es­te ci­neas­ta con ma­yús­cu­las fa­lle­ci­do el 20 de agos­to a los 91 años.

Fotogramas - - SUMARIO - por Pe­re Vall. Fo­tos: Ar­chi­vo FO­TO­GRA­MAS.

His­trió­ni­co y exa­ge­ra­do en sus for­mas, re­vo­lu­cio­nó el slaps­tick con ela­bo­ra­das car­ca­ja­das. Nos de­ja un re­gue­ro de bue­nas pe­lí­cu­las (El pro­fe­sor chi­fla­do, El te­rror de las chi­cas...) que cer­ti­fi­can su lu­gar co­mo Rey de la Co­me­dia.

Jean-Luc Go­dard di­jo que Jerry Le­wis era uno de los ci­neas­tas más im­por­tan­tes del Holly­wood de los 60. Otros (crí­ti­cos o sim­ples es­pec­ta­do­res) opi­na­ban to­do lo con­tra­rio: só­lo veían en el ac­tor y rea­li­za­dor, fa­lle­ci­do el pa­sa­do 20 de agos­to a los 91, a un có­mi­co de ges­tos exa­ge­ra­dos y has­ta gro­tes­cos. Lás­ti­ma que no se fi­ja­ran en el en­vol­to­rio de ese his­trio­nis­mo, en la ar­qui­tec­tu­ra y la in­ge­ne­ría de sus gags, en el tras­fon­do tris­te y me­lan­có­li­co de per­so­na­jes co­mo el de El te­rror de las chi­cas (1961), una de sus obras maes­tras co­mo di­rec­tor, y don­de Le­wis ha­cía ga­la de una ele­gan­cia con la cá­ma­ra, la pla­ni­fi­ca­ción y el su­mi­nis­tro de si­tua­cio­nes có­mi­cas a la al­tu­ra de un con­tem­po­rá­neo co­mo Jac­ques Ta­ti: por ejem­plo, la pri­me­ra ma­ña­na de su per­so­na­je en la re­si­den­cia de se­ño­ri­tas. Por cier­to, no só­lo Go­dard ama­ba a Le­wis en Fran­cia: ahí ha­ce dé­ca­das que es un mi­to, un in­to­ca­ble. Pe­ro va­ya­mos a los ini­cios, a ese Je­ro­me Jo­seph Le­vitch que na­ció el 16 de mar­zo de 1926 en Ne­wark (Nue­va Jer­sey), hi­jo de pa­dres ju­díos ru­sos me­ti­dos en el mun­do del es­pec­tácu­lo y la mú­si­ca.

Con­se­cuen­cia: a los 5 años, ya es­ta­ba ha­cien­do ga­la de esa co­mi­ci­dad que, con el tiem­po, re­fi­na­ría pa­ra con­tar his­to­rias más pro­fun­das en films co­mo El pro­fe­sor chi­fla­do (1963), uno de sus pri­me­ros tí­tu­los co­mo rea­li­za­dor, tras El bo­to­nes (1960), la ci­ta­da El te­rror de las chi­cas y Un espía en Holly­wood (1961). An­tes, a me­dia­dos de los 40 co­no­ció a Dean Mar­tin, co­men­za­ron a ha­cer­se po­pu­la­res en lo­ca­les y en la te­le­vi­sión, y, en los años 50 ya eran pa­re­ja es­ta­ble ci­ne­ma­to­grá­fi­ca gra­cias a films di­ri­gi­dos por Nor­man Tau­rog (Vi­vien­do su vi­da, Un fres­co en

apu­ros, ¡Qué par de gol­fan­tes!) o Frank Tash­lin (Ar­tists and Mo

dels, Lo­co por Ani­ta). Y lle­ga­ron los pro­ble­mas: se di­ce que la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de la ca­ra có­mi­ca del due­to ener­vó al can­tan­te y ac­tor, y que es­to pro­vo­có las ten­sio­nes que desem­bo­ca­ron en rup­tu­ra.

La in­dus­tria más con­ven­cio­nal per­dió a una máquina de ha­cer dó­la­res, pe­ro el ci­ne ga­nó a un ar­tis­ta que, con unos pro­fe­so­res co­mo Tash­lin y Tau­rog (que ven­drían a ser lo que los rea­li­za­do­res Don Sie­gel o Ser­gio Leo­ne fue­ron pa­ra Clint East­wood), em­pe­zó a di­ri­gir, es­cri­bir y pro­du­cir sus pro­pias pe­lí­cu­las. A Tash­lin

le de­bo to­do lo que sé, ase­gu­ró el rea­li­za­dor, que ya sin Mar­tin de par­te­nai­re, si­guió co­la­bo­ran­do con su gran men­tor (El Ce­ni­cien­to, Lío en los gran­des al­ma­ce­nes).

LOS TRES FREN­TES DEL AUTOR

Cuan­do di­ri­jo, ha­go de pa­dre. Cuan­do es­cri­bo, ha­go de hom­bre. Cuan­do ac­túo

ha­go el idio­ta. Con es­ta re­ve­la­do­ra fra­se, Jerry Le­wis, que siem­pre se con­fe­só admirador de Char­les Cha­plin y Stan Lau­rel, se au­to­rre­tra­tó pa­ra la eter­ni­dad. Qui­zá exa­ge­ró en lo de idio­ta: mu­chos de sus per­so­na­jes, más que idio­tas, son ni­ños gran­des, ado­les­cen­tes in­adap­ta­dos a la edad adul­ta, tor­pes en una so­cie­dad cua­dri­cu­la­da. Y ese chi­co in­ca­paz de cre­cer con nor­ma­li­dad ar­ma el caos, des­es­ta­bi­li­za el or­den, rom­pe co­sas: véa­se Un espía en Holly­wood (J. Le­wis, 1961). Otra de sus fra­ses más cé­le­bres y di­fun­di­das: La co­me­dia es un hom­bre con pro­ble­mas. Sin ellos, no hay hu­mor.

En 1965, otro sal­to mor­tal: afi­cio­na­do a ha­cer va­rios pa­pe­les, en su Las jo­yas de la fa­mi­lia (1965) se mul­ti­pli­có por sie­te, sin las­ti­mar­se en el in­ten­to y, de pa­so, sir­vién­do­nos un re­la­to tan di­ver­ti­do co­mo tris­te, por­que no de­ja­ba de cri­ti­car, du­ra­men­te, la am­bi­ción, los ma­los sen­ti­mien­tos y el po­der del di­ne­ro por en­ci­ma de los la­zos fa­mi­lia­res. El hom­bre de ne­go­cios ame­ri­cano es un se­ñor que du­ran­te to­da la ma­ña­na ha­bla de golf en su des­pa­cho y que el res­to del día dis­cu­te de sus fi­nan­zas en el cam­po de golf. Así veía él a los em­pre­sa­rios, y, cuan­do sus pe­lí­cu­las co­men­za­ron a no lle­nar los bol­si­llos a los eje­cu­ti­vos de Holly­wood, se de­sen­ten­die­ron de Le­wis: a me­dia­dos de los 60, sus tra­ba­jos ya no da­ban tan­tos mi­llo­nes, y sal­tó de la Pa­ra­mount a la Co­lum­bia (pa­ra la que ro­dó la hi­la­ran­te Tres en un so­fá) y des­pués a la Fox, que le con­tra­tó pa­ra Un cha­la­do

en ór­bi­ta (1966), que di­ri­gió Gor­don Dou­glas.

UNA DE­CA­DEN­CIA (CO­MER­CIAL) IN­JUS­TA

En los años 70 y 80, ¿Dón­de es­tá el fren­te? (1970) o ¡ Da­le fuer­te,

Jerry! (1980) con­ser­va­ban el punch de su di­rec­tor y es­tre­lla, pe­ro no lle­ga­ron a enganchar al pú­bli­co. Una cu­rio­si­dad de 1972: la iné­di­ta (por pro­ble­mas le­ga­les y de ro­da­je) The Day the

Clown Cried, so­bre un pa­ya­so que ale­gra a los ni­ños ju­díos de ca­mino a la cá­ma­ra de gas. Los fans an­sían po­der ver al­gún día un tra­ba­jo tan arries­ga­do. El que sí que no ha­bía per­di­do su pa­sión por tan com­ple­jo ar­tis­ta (¡ca­paz de mos­trar­se de lo más an­ti­pá­ti­co an­te la pren­sa!) fue Mar­tin Scor­se­se, que en El Rey de la Co­me­dia (1982) le ofre­ció el pa­pel de Jerry Lang­ford, un có­mi­co que es ace­cha­do por otro más jo­ven (y sin ta­len­to), in­ter­pre­ta­do por Ro­bert De Ni­ro. Ho­me­na­jea­do en mil y un fes­ti­va­les, tam­bién par­ti­ci­pó en mu­chos ac­tos be­né­fi­cos, e in­clu­so tu­vo tiem­po, y ga­nas y cu­rio­si­dad, pa­ra in­ter­ve­nir en ex­qui­si­te­ces co­mo Mi re­bel­de Coo­kie

(Su­san Sei­del­man, 1989) o El sue­ño de

Ari­zo­na (Emir Kus­tu­ri­ca, 1993), un tí­tu­lo cu­yo ar­gu­men­to nun­ca lle­gó a en­ten­der, co­mo él mis­mo con­fe­só sin pu­dor.

Sin el res­pe­to de la in­te­lec­tua­li­dad que pue­dan te­ner un Woody Allen o un Bus­ter Kea­ton (al que di­cen que tu­vo co­mo guio­nis­ta es­cla­vo), pe­ro con sus mis­mas car­gas de ori­gi­na­li­dad e in­ven­ti­va (em­pe­zó a usar el ví­deo pa­ra con­tro­lar el ro­da­je des­de la dis­tan­cia, du­ran­te la fil­ma­ción de El pro­fe­sor

chi­fla­do), no se en­tien­de la ca­rre­ra de Adam Sand­ler o Jim Ca­rrey o los guio­nes de Judd Apa­tow (que a me­nu­do ha­blan del pa­vor a cre­cer) sin el pre­ce­den­te y la som­bra pro­tec­to­ra e ins­pi­ra­do­ra de Jerry Le­wis, que, co­mo que­rien­do res­tar im­por­tan­cia a su apor­ta­ción al ci­ne, so­lía de­cir: A mí me pa­gan por ha­cer co­sas por las que la ma­yo­ría de los ni­ños son cas­ti­ga­dos.

“A mí me pa­gan por ha­cer co­sas por las que la ma­yo­ría de los ni­ños son cas­ti­ga­dos”.

1. Le­wis y su pri­me­ra es­po­sa, Pat­ti Pal­mer (1944-1980) y sus seis hi­jos (adop­ta­ron uno).

2. Con su se­gun­da mu­jer, Sa­nDee Pit­nick, y la hi­ja que adop­ta­ron en 1992, Da­nie­lle Sara.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.