Blade Runner. ¿Sue­ñan las pe­lí­cu­las fra­ca­sa­das con un fu­tu­ro de cul­to?

Acom­pá­ñen­nos en un via­je al co­ra­zón de las ti­nie­blas que alum­bra­ron, con efec­to re­tar­da­do, un clá­si­co co­mo ’Blade Runner’. Un re­co­rri­do por 10 pun­tos que ex­pli­can có­mo un ro­da­je caó­ti­co y un fra­ca­so de pú­bli­co y crí­ti­ca se con­vir­tie­ron, con el pa­so del ti

Fotogramas - - SUMARIO - Por Faus­to Fer­nán­dez.

1 BUS­CAN­DO AL DI­REC­TOR ¿PER­FEC­TO?

Ham­pton Fan­cher que­ría di­ri­gir, Bud Yor­kin que­ría di­ri­gir e in­clu­so Dou­glas Trum­bull, el ge­nio de los efec­tos vi­sua­les, que­ría di­ri­gir (uti­li­zó al­gu­nas ideas en su Pro­yec­to Brains­torm, es­tre­na­da en 1983 y otro fra­ca­so en ta­qui­lla). Pe­ro War­ner, que en­tró co­mo dis­tri­bui­do­ra del ma­te­rial de la pro­duc­to­ra de Alan Ladd Jr., exi­gió un nom­bre co­mer­cial. Y na­die más co­mer­cial en­ton­ces que Ridley Scott, que ve­nía de arra­sar la ta­qui­lla con Alien, el 8º Pa­sa­je­ro (1979). Scott vino con un pro­duc­tor de con­fian­za, Mi­chael Dee­ley, un guion nue­vo y un book de di­se­ños vi­sua­les. Su ego des­me­su­ra­do y su per­fec­cio­nis­mo cho­ca­ron con los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en un Holly­wood que aca­ba­ba de vi­vir la ca­tás­tro­fe de La Puer­ta del Cie­lo (M. Ci­mino, 1980).

2 UNA NO­VE­LA INADAPTABLE

Pu­bli­ca­da en 1968 (año de re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les, de blade run­ners po­li­cia­les per­si­guien­do re­pli­can­tes, o sea, los hi­jos de una so­cie­dad con­ser­va­do­ra que se re­be­la­ban), ¿Sue­ñan

los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas? (aca­ba de sa­lir una cui­da­da edi­ción en castellano de Ed. Mi­no­tau­ro) fue la acos­tum­bra­da y des­con­cer­tan­te vi­sión de la reali­dad en cla­ve sci-fi del escritor Phi­lip K. Dick (fo­to). Ya a prin­ci­pios de los 70, es­tu­vo a pun­to de ser lle­va­da al ci­ne por Ro­bert Fuest (que pre­fi­rió adap­tar a otro autor di­fí­cil, Mi­chael Moor­cock, en The Fi­nal Pro­gram­me), pe­ro to­pó con la ne­ga­ti­va de Dick tras leer un pri­mer guion que no le sa­tis­fi­zo. Aun­que al vi­sio­na­rio no­ve­lis­ta no le ha­cía gra­cia el ci­ne, las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas le aca­ba­rían lle­van­do a ven­der los de­re­chos de su re­la­to.

3 HAM­PTON FAN­CHER Y LOS GUIO­NES PER­DI­DOS

Si al­guien po­día con­ven­cer a Phi­lip K. Dick, ese era Ham­pton Fan­cher. Ex ac­tor y es­po­so fu­gaz de Sue Lyon (Lo­li­ta),

Fan­cher era un asi­duo de las re­vis­tas un­der­ground sci-fi, con pres­ti­gio (po­see un Pre­mio Hu­go) y ob­se­sio­na­do con de­bu­tar co­mo di­rec­tor. ¿Con qué?

Pues con la no­ve­la de Dick. Has­ta ocho tra­ta­mien­tos es­cri­bió an­tes de to­par­se con Bud Yor­kin, di­rec­tor de co­me­dias y ami­go per­so­nal su­yo, que po­seía los de­re­chos li­te­ra­rios. Y otros diez guio­nes se es­cri­bie­ron, mu­chos, re­cha­za­dos. Fan­cher ter­mi­na­ría acre­di­ta­do co­mo co­guio­nis­ta (con Da­vid Webb Peo­ples, diez años des­pués, fir­man­te del Sin

per­dón de Clint East­wood). Y siem­pre es­tu­vo a pie de set, ajus­tan­do es­ce­nas y crean­do otras so­bre la mar­cha.

4 DI­SE­ÑAN­DO UN FU­TU­RO CER­CANO

Mien­tras F.F. Cop­po­la se arrui­na­ba re­cons­tru­yen­do Las Ve­gas en un set con Co­ra­zo­na­da (1982), Ridley Scott le­van­ta­ba un Los Ángeles de 2019 en los es­tu­dios War­ner de Bur­bank y en los bri­tá­ni­cos pla­tós de Shep­per­ton. Coor­di­nar el ro­da­je se re­ve­ló un caos. Más que na­da, por­que en Holly­wood boi­co­tea­ban los ex­ce­sos de Scott, y, en Londres, las huel­gas y un in­cen­dio re­tra­sa­ron el plan­ning. Scott qui­so que su ciu­dad fue­ra una amal­ga­ma de es­ti­los, a la que con­tri­bu­yó, con sus efec­tos vi­sua­les, Dou­glas Trum­bull, res­pon­sa­ble del arran­que del film. La ciu­dad que re­tra­ta­ron di­bu­ja una me­tá­fo­ra so­cio­po­lí­ti­ca: mi­se­ria aba­jo, ri­que­za arri­ba.

5 HA­RRI­SON FORD: EL ENEMI­GO EN CA­SA

El es­tu­dio ya te­nía un di­rec­tor con nom­bre. Así que lo ló­gi­co era con­se­guir un pro­ta­go­nis­ta es­te­lar. Ridley Scott no que­ría a Ha­rri­son Ford, pe­ro peor eran las ideas que se ba­ra­ja­ron (Dus­tin Hoff­man, John Tra­vol­ta, Ri­chard Ge­re…), así que pen­só que es­ta­ría bien rom­per la ima­gen del as­tro. Ford co­men­zó im­pli­ca­do, pe­ro, al ver có­mo el di­rec­tor se preo­cu­pa­ba más por los de­co­ra­dos y los gad­gets que por él, con el aña­di­do de los cons­tan­tes cam­bios de guion o los pa­ro­nes… pi­dió la ca­be­za de Scott an­te los pro­duc­to­res y ame­na­zó con des­pe­dir­se. Hay quien cree que aún no han he­cho las pa­ces.

6 UN RO­DA­JE DE LO­COS

Un di­rec­tor en­fren­ta­do a sus pro­duc­to­res, al sin­di­ca­to de los es­tu­dios USA, a su ac­tor (que, en­ci­ma, no se ha­bla­ba con Sean Young) y a los nú­me­ros ro­jos en un pre­su­pues­to que cre­cía sin freno… To­do es­ta­lló: Scott fue des­pe­di­do (aun­que se pa­só una no­ta a la pren­sa ha­blan­do de una in­dis­po­si­ción tran­si­to­ria por en­fer­me­dad), y Bud Yor­kin se hi­zo car­go del film. Yor­kin se lle­vó muy bien con Ha­rri­son Ford (lo su­yo era di­ri­gir ac­to­res, no téc­ni­cos en efec­tos es­pe­cia­les), al me­nos el po­co tiem­po que es­tu­vo en la si­lla de di­rec­tor. To­do es­ta­ba tan lia­do y de­pen­día tan­to de la bi­blia (el guion y story­board) de Scott... que la úni­ca ma­ne­ra de aca­bar el film era que lo ter­mi­na­ra él a su ma­ne­ra. Ridley vol­vió… pa­ra po­ner­se en­fer­mo y de­jar que su her­mano Tony se en­car­ga­ra de una se­cuen­cia mí­ti­ca: la muer­te del mag­na­te Ty­rell (Joe Tur­kel).

7 LAS IMPROVISADAS LÁ­GRI­MAS DE RUTGER HAUER

El ac­tor ho­lan­dés se to­mó los líos en el ro­da­je con fi­lo­so­fía (y otras hier­bas) y con esa iró­ni­ca cu­rio­si­dad eu­ro­pea an­te la an­tro­pó­fa­ga ma­qui­na­ria holly­woo­dien­se. Hauer, un no­va­to en las cin­tas de gran for­ma­to que pron­to ha­ría for­tu­na en el género (fue un in­tér­pre­te re­cu­rren­te en pro­duc­cio­nes mains­tream du­ran­te un par de dé­ca­das más), se to­mó la li­ber­tad de im­pro­vi­sar el mí­ti­co y psi­co­dé­li­co dis­cur­so fi­nal de su per­so­na­je, el re­pli­can­te Roy Batty, an­te el asom­bro de Scott (que lo man­tu­vo en la co­pia fi­nal) y el dis­gus­to de Ford, com­pa­ñe­ro de es­ce­na (ro­ba­da).

8 VANGELIS: MÚ­SI­CA PA­RA RE­PLI­CAN­TES

Cuan­do to­do ha­cía pen­sar que se­ría de nue­vo Jerry Golds­mith el com­po­si­tor de la ban­da so­no­ra de un film de Ridley Scott, tras Alien, el 8º Pa­sa­je­ro, el di­rec­tor ce­na­ba con el pro­duc­tor Da­vid Putt­nam. Es­te úl­ti­mo dis­fru­ta­ba del éxi­to os­ca­ri­zan­te de Ca­rros de

fue­go (1981), cu­yo sound­track, obra del mú­si­co grie­go Vangelis (fo­to), se ha­bía he­cho muy po­pu­lar. Es­cu­chan­do tra­ba­jos pre­vios de es­te, Scott de­ci­di­ría in­cluir­los en Blade Runner, lo­gran­do una ab­so­lu­ta sim­bio­sis en­tre la es­té­ti­ca fu­tu­ris­ta y el ai­re re­tro de se­rie ne­gra. El te­ma de amor si­gue sien­do un hit, tan­to co­mo to­da la ban­da so­no­ra, es­ta sí que un éxi­to de ven­tas ab­so­lu­to.

9 DEL FRA­CA­SO AL CUL­TO

La crí­ti­ca, en es­pe­cial, la es­ta­dou­ni­den­se, no en­ten­dió la pe­lí­cu­la: la acu­só de fría, in­co­ne­xa y pre­ten­cio­sa. El pú­bli­co, en un 1982 don­de la luz Spiel­berg, y de un ci­ne más pa­lo­mi­te­ro, rei­na­ban en la ta­qui­lla, le da­ría tam­bién la es­pal­da. Sin em­bar­go, en Eu­ro­pa no fue así, y, pe­se a su es­ca­so éxi­to co­mer­cial, fue adop­ta­da por una se­rie de in­te­lec­tua­les y una nue­va ge­ne­ra­ción de fans del sci-fi. A par­tir de ese cul­to, de ar­tícu­los, li­bros y, so­bre to­do, de la fa­go­ci­ta­ción de su es­ti­lo por par­te de la pu­bli­ci­dad, lle­gó al Olim­po.

10 LA IN­COM­PLE­TA IN­TE­GRI­DAD DEL FILM

El mon­ta­je del di­rec­tor, el mon­ta­je de­fi­ni­ti­vo, la edi­ción es­pe­cial… ¿Cuál es la ver­sión ofi­cial de Blade Runner? ¿La que eli­mi­na la voz en off y ese fi­nal en ver­des pra­de­ras que, en reali­dad, son pla­nos del co­mien­zo de El

res­plan­dor (1980), de Stan­ley Ku­brick? ¿La que se des­cuel­ga con flashes oní­ri­cos don­de ve­mos al uni­cor­nio de la pos­te­rior Le­gend (1985) del mis­mo Ridley Scott? ¿Aca­so im­por­ta? Es lo que tie­nen las obras de ar­te, por caó­ti­ca que sea su gé­ne­sis.

Ridley Scott pre­pa­ran­do una to­ma.

Dec­kard (Ha­rri­son Ford), pro­ta­go­nis­ta de un clá­si­co que pen­dió de un hi­lo.

Scott so­bre­vi­vió a un ro­da­je tu­mul­tuo­so.

Dou­glas Trum­bull po­sa jun­to a su crea­ción.

Ham­pton Fan­cher con Sue Lyon.

Una es­tre­lla con ca­ra de po­cos ami­gos.

Rutger Hauer, un re­pli­can­te muy ori­gi­nal.

Ha­rri­son Ford jun­to a Sean Young.

Daryl Han­nah, la re­pli­can­te Pris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.