La suer­te de los Lo­gan. 7 claves del úl­ti­mo gol­pe de So­der­bergh.

Ste­ven So­der­bergh po­ne pun­to fi­nal a su anun­cia­do re­ti­ro co­mo di­rec­tor de ci­ne con ‘La suer­te de los Lo­gan’. La Amé­ri­ca más pro­fun­da, un atra­co de an­dar por ca­sa, el Da­niel Craig más desata­do y bó­li­dos a to­do gas en una co­me­dia ne­gra que li­de­ran Chan­ning

Fotogramas - - SUMARIO - Por Dan Jo­lin (Londres).

1 UNA GUIO­NIS­TA MIS­TE­RIO­SA

¿Mi re­ti­ro? Se me lió un po­co, ad­mi­te Ste­ven So­der­bergh con me­dia son­ri­sa. Re­sul­tó más mo­vi­do de lo pre­vis­to, si­gue so­bre su su­pues­to adiós al ci­ne. Co­rría 2013, aca­ba­ba de es­tre­nar Efec­tos

se­cun­da­rios y el di­rec­tor, har­to, en­tre otras co­sas, de no po­der con­tro­lar el mar­ke­ting de sus pe­lí­cu­las, de­ci­dió con­cen­trar­se en la TV, medio en el que ha lan­za­do se­ries co­mo The Knick,

The Girl­friend Ex­pe­rien­ce o la pró­xi­ma God­less pa­ra Net­flix. Cua­tro años des­pués de esa des­pe­di­da, re­gre­sa a la gran pan­ta­lla con La suer­te de los

Lo­gan, otro th­ri­ller de atra­cos, su género fa­vo­ri­to, es­cri­to por una su­pues­ta ami­ga, Re­bec­ca Blunt, que le dio pa­ra leer el pri­mer guion que ha­bía es­cri­to. La iden­ti­dad de Blunt ha da­do mu­cho que ha­blar: na­die en la in­dus­tria sa­be quién es, su cu­rrí­cu­lum es inexis­ten­te y no tie­ne pro­yec­tos en mar­cha. Só­lo So­der­bergh pa­re­ce co­no­cer­la y es sa­bi­da la que­ren­cia del ci­neas­ta de fir­mar con pseu­dó­ni­mo sus tra­ba­jos co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía (con el alias Pe­ter An­drews) o de mon­ta­dor (co­mo Mary Ann Ber­nard). Re­bec­ca Blunt po­dría ser una nue­va iden­ti­dad, pe­ro, au­to­rías al mar­gen, su his­to­ria en­cen­dió el mo­tor.

2 UN BUEN PLAN

Me gus­tó mu­cho có­mo da­ba la vuel­ta a las cons­tan­tes del género, era un guion muy in­te­li­gen­te, cuen­ta

So­der­bergh: Sus pro­ta­go­nis­tas no son la­dro­nes cuan­do arran­ca la his­to­ria. Tam­bién me gus­tó que es­tu­vie­ran sin blan­ca, que no tu­vie­ran ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y chis­mes ha­bi­tua­les en es­ta cla­se de pe­lí­cu­las. Tam­po­co hay pis­to­las

ni vio­len­cia. Y, so­bre to­do, me en­can­tó que no hu­bie­ra nin­gu­na es­ce­na en la que to­dos se jun­tan y al­guien cuen­ta qué va a pa­sar. Los es­pec­ta­do­res des­cu­bren al mis­mo tiem­po que los per­so­na­jes que to­do va mal. La suer­te de los Lo­gan

se an­to­ja co­mo el re­ver­so pa­le­to de la sa­ga Ocean’s: del gla­mour y lu­jo de los ca­si­nos de Las Ve­gas sal­ta­mos al olor de ga­so­li­na de una ca­rre­ra NASCAR. Y en jue­go no hay mi­llo­nes, sino só­lo unas de­ce­nas de mi­les de dó­la­res. So­der­bergh pa­só de ayu­dar a Blunt a en­con­trar el di­rec­tor ade­cua­do a que­rer en­car­gar­se él del pro­yec­to: De­ci­dí que yo era el úni­co que po­día di­ri­gir­lo. Ade­más, coin­ci­dió con una se­rie char­las que man­tu­ve con gen­te me­ti­da en la dis­tri­bu­ción y ex­hi­bi­ción so­bre có­mo es­tre­nar una pe­lí­cu­la gran­de sin re­cu­rrir a los es­tu­dios.

3 TA­TUM Y DRI­VER,

UN PAR DE ¿CE­RE­BROS?

So­der­begh su­po al ins­tan­te que Chan­ning Ta­tum te­nía que ser Jimmy. Él iba a ser el ma­yor de los Lo­gan, una im­pul­si­va ex es­tre­lla del fút­bol ame­ri­cano de ins­ti­tu­to al que una le­sión de ro­di­lla con­de­na a una vi­da de tra­ba­jos chun­gos. Jimmy era el re­fle­jo des­gra­cia­do de Ta­tum, lo que ha­bría si­do de él de no ha­ber triun­fa­do en el ci­ne. Ya, yo tam­bién lo vi así. Y me aco­jo­né un po­co, con­fie­sa el ac­tor que, cuen­ta, ju­gué de run­ning back en el ins­ti­tu­to. Pa­ra Cly­de, el her­mano de Jimmy, So­der­bergh pen­só en Adam Dri­ver, un ac­tor al que des­cu­brió, al igual que el gran pú­bli­co, en la se­rie Girls. A Adam es im­po­si­ble de­jar de mi­rar­le, in­clu­so cuan­do no

ha­ce na­da, cuen­ta el di­rec­tor: Con Chan­ning in­ter­pre­tan­do a un ti­po que, emo­cio­nal­men­te, si­gue sien­do un crío, ne­ce­si­ta­ba a al­guien un con­tra­pun­to.

Dri­ver ra­ti­fi­ca a su di­rec­tor: Cly­de es un ti­po muy con­tem­pla­ti­vo, un po­co len­to.

El in­tér­pre­te, ex ma­ri­ne co­mo su pa­pel,

ex­pli­ca que le gus­tó que ha­ber pa­sa­do por el ejér­ci­to no fue­ra lo que de­fi­nie­ra el rol. Es un ve­te­rano de gue­rra que per­dió su bra­zo sir­vien­do, pe­ro no se de­ja ofus­car por ello. Tie­ne más mi­ga.

4 DA­NIEL CRAIG, EL CO­MO­DÍN

Pa­ra sa­car ade­lan­te su ro­bo, los her­ma­nos Lo­gan bus­can el con­se­jo de un ex­per­to en el te­ma que, cui­da­do, es­tá en­tre re­jas: Joe Bangs, un la­drón de ban­cos que So­der­bergh ofre­ció al mis­mí­si­mo Ja­mes Bond, Da­niel Craig. Pen­sé en él por­que le co­noz­co des­de ha­ce tiem­po, ex­pli­ca el di­rec­tor, quien, ha­ce

“DEL GUION ME GUS­TÓ CÓ­MO DA­BA LA VUEL­TA AL GÉNERO: NO HAY PIS­TO­LAS, NI VIO­LEN­CIA O ES­CE­NAS QUE LO EX­PLI­QUEN TO­DO”. Ste­ven So­der­bergh, di­rec­tor

12 años, fue uno de los pro­duc­to­res de The Jac­ket (J. Mar­bury, 2005), th­ri­ller en el que par­ti­ci­pó Craig. Da­niel tie­ne un sen­ti­do del hu­mor muy agu­do y es la mar de di­ver­ti­do. Siem­pre me he pre­gun­ta­do por qué nun­ca he­mos vis­to esa fa­ce­ta su­ya en pan­ta­lla. A sa­bien­das de que vie­ne de una fran­qui­cia en la que to­do es­tá ab­so­lu­ta­men­te me­di­do, le di­je: El look del per­so­na­je es co­sa tu­ya. Allá tú con tus pin­tas. Po­co des­pués me en­vió una fo­to ra­pa­do y te­ñi­do de ru­bio pla­tino. Ge­nial, le con­tes­té. Quie­ro lle­var ta­tua­jes, me di­jo. ¡Pues fan­tás­ti­co! Creo que se lo pa­só muy bien cons­tru­yen­do el per­so­na­je, ríe el ci­neas­ta.

5 RO­DAR A 177 KM/H

Ro­da­da en el ve­rano de 2016, en so­lo 36 días y con un pre­su­pues­to de 25 mi­llo­nes de eu­ros, La suer­te de los Lo­gan fue un re­to lo­gís­ti­co pa­ra to­do el equi­po. Por suer­te, Ste­ven tra­ba­ja rá­pi­do, ex­pli­ca Dri­ver: Yo tu­ve que ajus­tar­me a su rit­mo, es­toy acos­tum­bra­do a ro­da­jes ti­po ma­ra­tón y es­te fue co­mo un sprint cons­tan­te. Aun­que, pa­ra ve­lo­ci­dad, la que se so­me­tió el di­rec­tor pa­ra ro­dar las es­ce­nas de las ca­rre­ras de bó­li­dos. En el cir­cui­to Atlanta Mo­tor Speed­way, So­der­bergh se subió al co­che- cá­ma­ra, un Pors­che Ca­yen­ne adap­ta­do que ro­dó so­bre el as­fal­to a 177 ki­ló­me­tros por ho­ra. Te­nía que ha­cer ver que es­ta­ba la mar de tran­qui­lo, ríe el ci­neas­ta: Co­mo si es­tu­vie­ra con­cen­tra­do en la to­ma... y no muer­to de mie­do, co­mo es­ta­ba. Pe­ro te­nía que ha­cer­lo, que­ría la cá­ma­ra tan cer­ca de los co­ches co­mo de los ac­to­res, que se sin­tie­ra la ve­lo­ci­dad.

6 EL MON­TA­JE DEL CRI­MEN

El clí­max de la his­to­ria trans­cu­rre en el Gran Pre­mio Co­ca-Co­la 600 de Atlanta, uno de los pla­tos fuer­tes del ca­len­da­rio de la fór­mu­la NASCAR al que So­der­bergh tu­vo un ac­ce­so sin pre­ce­den­tes. El rea­li­za­dor com­bi­nó el ma­te­rial ro­da­do ahí (a pie de cir­cui­to, las gra­das o los bas­ti­do­res de es­te even­to que reúne a más de 100.000 per­so­nas), con el ob­te­ni­do jun­to a los es­pe­cia­lis­tas o en el es­tu­dio con los ac­to­res. Pa­ra mí, esa es la ver­da­de­ra ma­gia del ci­ne, di­ce, en­tu­sias­ma­do: Que un per­so­na­je sal­ga de cua­dro en un plano y en­tre por cor­te en otro, ro­da­do en un es­ta­do dis­tin­to y cua­tro me­ses des­pués, es al­go que si­gue alu­ci­nán­do­me. Me vuel­ve lo­co. En el ci­ne to­do es men­ti­ra.

7 EL BO­TÍN

Cuan­do FO­TO­GRA­MAS se sien­ta con So­der­bergh y sus es­tre­llas, La suer­te de los Lo­gan lle­va ya unas se­ma­nas en car­tel en Es­ta­dos Uni­dos… y su bo­tín en ta­qui­lla no es el que es­pe­ra­ban.

Pe­se a las bue­nas crí­ti­cas, la cin­ta no ha en­con­tra­do su pú­bli­co jus­to don­de creían que iba a fun­cio­nar me­jor: la Amé­ri­ca in­te­rior. De he­cho, Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal, cuen­ta So­der­bergh, el

Es­ta­do don­de se si­túa la tra­ma, es don­de me­nos he­mos re­cau­da­do. Es­toy per­ple­jo. Una sen­sa­ción que com­par­te Ta­tum, que apun­ta el abis­mo que se­pa­ra re­cep­ción crí­ti­ca y ta­qui­lla: no lo en­tien­do. So­der­bergh, sin em­bar­go, se­gui­rá con su ma­ne­ra de en­ten­der el ci­ne: Quie­ro con­tro­lar to­das las eta­pas del pro­ce­so, sa­ber que to­do el mun­do que ha tra­ba­ja­do en la pe­lí­cu­la com­par­te to­da la in­for­ma­ción en to­do mo­men­to.

Lo tie­ne tan cla­ro que ya tie­ne otra pe­lí­cu­la en co­la de es­pe­ra, Un­sa­ne, con Clai­re Foy y Juno Tem­ple co­mo ca­be­zas de car­tel y ro­da­da con un iPhone. Si eres mu­jer, se tra­ta de una cin­ta de te­rror. Pe­ro si eres un tío o, me­jor, una cier­ta y es­pe­cial cla­se de tío, es co­mo una guía pa­ra en­con­trar a tu me­dia na­ran­ja, ase­gu­ra, pro­vo­ca­dor. A un úl­ti­mo tra­ba­jo siem­pre le si­gue otro... Y So­der­bergh no iba a ser dis­tin­to. ES­TRENO: 13 OC­TU­BRE

STE­VEN SO­DER­BERGH (Di­rec­tor)

Na­ci­do en Atlanta en 1963, de­bu­tó con Se­xo, men­ti­ras y cin­tas de ví­deo (1989). Os­car al Me­jor Di­rec­tor por Traf­fic (2001), com­bi­na ci­ne mains­tream (la sa­ga Ocean’s) e in­die (The Girl­friend Ex­pe­rien­ce).

Joe Bang (Da­niel Craig) y sus her­ma­nos ham­po­nes: Fish (Jack Quaid) y Sam (Brian Glee­son).

La cin­ta se am­bien­ta en el mun­do de la Fór­mu­la NASCAR.

Joe Bang (Craig) y Cly­de (Dri­ver) po­san pa­ra la cá­ma­ra du­ran­te su de­ten­ción.

Seth Ma­cFar­la­ne y Adam Dri­ver. Ka­tie Hol­mes es Bob­bie Jo, la ex de Jimmy (Chan­ning Ta­tum).

LUCKY LO­GAN (USA, 2017, 118 min.). Di­rec­ción:

Ste­ven So­der­bergh. In­tér­pre­tes: Chan­ning Ta­tum, Adam Dri­ver, Da­niel Craig, Riley Keough, Hi­lary Swank, Ka­tie Hol­mes, Seth Ma­cFar­la­ne. Dis­tri­bui­do­ra: DeAP­la­ne­ta. CO­ME­DIA.

www.la­suer­te­de­los­lo­gan.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.