Pa­blo So­larz, por El úl­ti­mo tra­je.

Mi­guel Ángel So­lá en­car­na a un vie­jo ju­dío de­ci­di­do a sal­dar una deu­da de su pa­sa­do. El di­rec­tor Pa­blo So­larz nos ha­bla de su film más per­so­nal. por Juan Pan­do.

Fotogramas - - SUMARIO -

LA HIS­TO­RIA: Abraham (Mi­guel Ángel So­lá), su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to afin­ca­do en Ar­gen­ti­na, al que sus hi­jas quie­ren in­gre­sar en una re­si­den­cia, se es­ca­pa y em­pren­de un via­je de re­torno al pa­sa­do, pa­ra re­en­con­trar­se en su Po­lo­nia na­tal con el ami­go que le sal­vó la vi­da.

Da la im­pre­sión de que la his­to­ria de Abraham es­tá ins­pi­ra­da en su fa­mi­lia.

Mi abue­lo pa­terno, Juan, era sas­tre y ha­bía na­ci­do en Lodz, co­mo Abraham. En su ca­sa no se po­día pro­nun­ciar el nom­bre de Po­lo­nia por­que lo con­si­de­ra­ba una ma­la pa­la­bra, se ne­ga­ba a ha­blar po­la­co y ha­bía que­ma­do s u pa­sa­por­te de es­te país.

Abraham es, pues, su abue­lo.

Mis abue­los emi­gra­ron de Po­lo­nia, pe­ro lo hi­cie­ron en el pe­río­do de en­tre­gue­rras: no eran su­per­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to. La idea pa­ra la pe­lí­cu­la sur­gió de una con­ver­sa­ción que es­cu­ché en una ca­fe­te­ría. Un hom­bre de unos 70 años le con­ta­ba a otro có­mo su pa­dre, no­na­ge­na­rio, se ha­bía es­ca­pa­do pa­ra re­en­con­trar­se en Hun­gría con el ami­go ca­tó­li­co que le ha­bía sal­va­do la vi­da. Con­tra to­do pro­nós­ti- co, lo en­con­tró. Al con­cluir, el hom­bre que es­cu­cha­ba ex­cla­mó: ¡Me hi­cis­te llo­rar, hi­jo de pu­ta! Yo me vol­ví, emo­cio­na­do, y le di­je: A mí tam­bién.

¿ Es­cri­bió el guion pen­san­do en al­gún ac­tor con­cre­to pa­ra pro­ta­go­ni­zar­lo?

No. La pri­me­ra ver­sión del guion da­ta de 2004, cuan­do ni si­quie­ra ha­bía di­ri­gi­do mi pri­me­ra pe­lí­cu­la y ni so­ña­ba en di­ri­gir­lo yo. Lo tu­vo una pro­duc­to­ra va­rios años, pe­ro no lle­gó a ha­cer­se en­ton­ces. La opor­tu­ni­dad sur­gió cuan­do el pro­duc­tor Ge­rar­do He­rre­ro se in­tere­só por él. Te­nía, ade­más, el pro­ble­ma de que no se po­día es­pe­rar mu­cho más por­que, a po­co tiem­po que pa­sa­ra, no iban a que­dar vi­vos, por edad, su­per­vi

vien­tes del Ho­lo­caus­to.

PA­BLO SO­LARZ (Di­rec­tor)

“Mi abue­lo que­mó su pa­sa­por­te po­la­co y se ne­ga­ba a pro­nun­ciar el nom­bre de su Po­lo­nia na­tal”.

El ar­gen­tino Pa­blo So­larz (1969) es­tu­dió ci­ne en Chica­go y ha si­do guio­nis­ta de éxi­tos co­mo Un no­vio pa­ra mi mu­jer o ¿Quién di­ce que es fá­cil? De­bu­tó co­mo di­rec­tor con Jun­tos pa­ra siem­pre.

un ac­tor que es­tu­vie­ra en los 60. So­lá me pa­re­ció el me­jor.

¿Fue muy com­pli­ca­do en­ve­je­cer­le?

So­lá te­nía dos ho­ras dia­rias de ma­qui­lla­je y 45 mi­nu­tos pa­ra des­ma­qui­llar­se. Lle­va mu­cho lá­tex en la ca­ra y man­chas de ve­jez muy es­tu­dia­das. El pe­lo es el su­yo, pe­ro muy de­co­lo­ra­do.

¿Y có­mo fue tra­ba­jar con Án­ge­la Mo­li­na y Na­ta­lia Verbeke?

Di­ri­gir a Án­ge­la Mo­li­na, una gran es­tre­lla, que ha tra­ba­ja­do con gen­te co­mo Luis Bu­ñuel, ha si­do ma­ra­vi­llo­so, una ex­pe­rien­cia im­por­tan­te pa­ra mí. Nos en­ten­di­mos muy bien des­de el prin­ci­pio. En cuan­to a Na­ta­lia Verbeke, me pa­re­ce una ac­triz téc­ni­ca­men­te per­fec­ta, ca­paz de ha­cer cual­quier co­sa que se pro­pon­ga.

Án­ge­la Mo­li­na y Mi­guel Ángel So­lá.

ES­TRENO: 6 OC­TU­BRE EL ÚL­TI­MO TRA­JE (Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na, 2017, 86 min.). Di­rec­ción: Pa­blo So­larz. In­tér­pre­tes: Mi­guel Ángel So­lá, Án­ge­la Mo­li­na, Na­ta­lia Verbeke. Dis­tri­bui­do­ra: Syl­da­via. DRA­MA.

www.tor­na­sol­films.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.